leyendas del rock
metal paradise
puenterock2020
Anightofblackstars
barbarablack
LegacyOfBrutality
EnVano
The Apollardaos

Crónicas

Jared James Nichols + Laura Cox + Wolf Jaw: Encarnizado duelo de guitarras

«A los que no los hayáis visto en directo, por favor no dejéis de hacerlo porque no defraudan y te vuelves a casa con esa sensación de satisfacción y de estar deseando repetir»

4 marzo 2020

Sala But, Madrid

Texto: Cris Garrido. Fotos: Dara Christine e Silva

Una vez más, Madrid demostró el miércoles 4 de marzo en la Sala But que el rock está más vivo y potente que nunca. En esta ocasión, los madrileños se volcaron con Jared James Nichols, recién llegado de Wisconsin (Estados Unidos), con la francesa Laura Cox y el trío inglés Wolf Jaw. Lograron llenar la sala un miércoles y, si es difícil hacerlo un fin de semana, imaginad un miércoles laboral.

Wolf Jaw

El trío formado por Tom Leighton (voz y guitarra), Dale Tonks (bajo) y Karl Selickis (batería) arrancó a las 20:30. Con su forma de tocar impecable (que dejó a todos los asistentes con la boca abierta), supo captar la atención del público desde el primer momento con un riff que sería la primera de las sorpresas que nos darían a lo largo de la noche. Si bien es cierto que los chicos de Wolf Jaw eran los grandes desconocidos de la noche, enseguida se ganaron el cariño y la admiración de todos los presentes mientras presentaban su segundo álbum, 'The Heart Won't Listen'. Los riffs ya característicos de la guitarra de Tom y su  voz pura y emotiva tienen un sonido distintivo, diferente a cualquier otro. Toda la sala observaba atónita el gran espectáculo que nos ofrecieron en tan solo 25 minutos. Temas como "Hear Me", "Ain't Ready" o "City" dejaron muy claro que Wolf Jaw tiene que ser una fuerza a tener en cuenta, forjando un sonido impregnado, apasionado,  transladándonos a los héroes de los años 70 de la música negra más arraigada; el blues, sin perder la sensibilidad del rock del siglo XXI... ¿Cómo definirlo?  Rock & roll en estado puro.

Después le llegó el turno a la dama de la noche, Laura Cox. Para quien no la conozca, diré que con tan solo 14 años ya iba acompañada con su guitarra y versionaba a los más grandes, hasta que por fin halló su propio camino. Es llamada "la emperatriz del hard blues", título que le halaga pero, como ella misma me confesó, "es muy pronto, pero será un honor luchar por conservarlo". En mi opinión, Mademoiselle Cox, con 'Burning Bright' ha terminado de coronarse, y eso que es su segundo trabajo. Laura  no es una mujer ruda, es rockera con alma de blues y eso se nota en varios temas como "If You Wanna Get Loud" o "But Luck Blues", que hace que su guitarra produzca sonidos que están a punto de atravesarte el alma.

Laura Cox

Con esta fuerza, sencillez y su buena relación con el público, nuestra dama se catapulta entre las filas de las grandes guitarristas  del panorama actual y recordando a muchas grandes como Nancy Wilson o Joan Jett. Tras terminar su actuación con el tema "Heartbreak", volvió al escenario con dos temas más, dando el pistoletazo final con "Freaking Out Loaf", que todos coreaban. Muy emocionada y agradecida se despidió de todos. En un pequeño encuentro en privado me dijo que define su estilo como "southern hard blues", siendo esta una mezcla de las bandas con las que creció.

Tras esto, llegó nuestro simpatiquísimo Jared James Nichols. Me lo encontré en la entrada de la sala y, después de cruzar unas breves palabras con él, reconozco que su sonrisa y simpatía conquistan a cualquiera y, si te quedas a verle sobre el escenario, las dudas se disipan. Jared hizo acto de presencia a las 22:45, para poner el broche a la noche.
Presentaba su último trabajo, 'Black Magic', siempre con su Gibson de una sola pastilla en ristre y reventando con su grito de guerra, “Blues Power!". Y sí, señores, ahí ya me conquistó, pero terminó de hacerlo con el segundo corte, "End of Time" (y consiguió que se me erizaran hasta las uñas de los pies, perdón por tanta naturalidad). Por poneros un poquito en antecedentes, Jared nació a escasos kilómetros del Alpine Valley Resort, el lugar donde Stevie Ray Vaughan dio su último concierto (parece que algo heredó de la energía perdida en aquel trágico accidente). El concierto comenzó con “Last Chance”, que suena a la magia del delta, con buenos solos y progresiones sonoras que cautivan y que son constantes del mencionado álbum.

Jared James Nichols

Tema tras tema va invitando al público a cantar con él y todos estamos encantados, ¡qué bonita forma de unir al público y hacerle partícipe del concierto! Y, de repente, ¡sorpresa! Interpretó junto a su amigo Tony Moreno un fabuloso tema, "Funk 49", en el que transmitieron complicidad y buen rollo, sin olvidar a Erik Sandin (bajo) y Dennis Holm (batería). Ya terminando nos hizo una pequeña broma con el mítico tema de la pantera rosa, que solo era una treta para que no nos diéramos cuenta de que el punto final lo daría junto a Laura Cox con "Foxy Lady", del gran Jimi Hendrix, con el que hicieron saltar chispas sobre el escenario con semejante duelo de guitarras. No tuvieron ningún reparo en confraternizar con todos los asistentes.

Solo me queda dar las gracias a la sala por ampliar su horario y por el gran trato que nos mostraron a todos los presentes. Por otro lado, a Jared, Laura y Wolf Jaw, muchísimas gracias por elegirnos para abrir la gira. Muchísima suerte y, a los que no los hayáis visto en directo, por favor no dejéis de hacerlo porque no defraudan y te vuelves a casa con esa sensación de satisfacción y de estar deseando repetir. Como diría Status Quo, "¡Aquí estamos! ¡Aquí vamos! Todos a bordo y pisando la carretera. ¡Allá vamos! A rockanrolear por todo el mundo".

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.