Madness Live!
rosendo
guadalupeplata
abducidos
vagos
pendejo
morlanriver
gatoventura
eldromedariorobedvd
ironmaiden
gritandoensilencio
leyendasdelrock
javiersolo
suru

Crónicas

Las Pastillas del Abuelo en Madrid: Senseis del rock

«Las Pastillas del Abuelo demostraron las razones por las que llenan estadios en su país natal»

4 octubre 2018

Sala Caracol, Madrid

Texto y Fotos: Javier García Hualde

La última fecha de la extensa gira, que abarcó nada menos que ocho ciudades españolas, de Las Pastillas del Abuelo, tuvo lugar, como no podía ser de otra manera, en una de las salas con más renombre de la capital. La Caracol se llenó de almas para recibir a los de Piti Fernández y volver a demostrar que en Argentina la música se vive de otra manera.

La banda no salió al escenario hasta casi una hora después de la apertura de puertas, que resultó especialmente tediosa para los invitados y la prensa, quienes tuvimos que esperar hasta el comienzo del espectáculo para acceder a la abarrotada sala. El sonido fue impecable durante todo el recital. Los componentes de Las Pastillas del Abuelo demostraron, una vez más, las razones por las que llenan estadios en su país natal. Y es que el éxito de un grupo no sólo radica en su sonido, sino también en su capacidad para dar espectáculo y su actitud hacia su público. Piti se pasó el concierto entero interactuando con los fans, que se hallaban en un estado cercano al éxtasis. No era raro verle bromeando entre canción y canción, ofreciendo su mano a los allí presentes o incluso que algunos de los miembros de la formación compartieran copa con los asistentes. Un buen rollo así sólo se puede lograr con el inmenso cariño que los de Buenos Aires demuestran hacia su profesión y su fanaticada.

Uno de los temas que menos tardó en sonar fue “Rompecabezas de amor”, una de sus piezas más populares y también de las más coreadas de la noche. Nadie paró quieto en todo el recital, los asistentes se encargaron de hacer del concierto una gran fiesta de la que cualquiera podía ser partícipe, desde los más valientes y aguerridos que ocupaban las primeras filas y no dejaban de interpelar con el vocalista, hasta los que ocupaban la parte trasera del establecimiento, que, pese a no ser parte de la vanguardia de la legión de seguidores, no podían contener su emoción y ganas de pasárselo bien.

De esta manera se sucedieron muchos de los clásicos de la banda como “¿Qué hago yo esperando un puto as?” u “Otra vuelta de tuerca”. Piti llegó a sacar al escenario dos banderas, una de Argentina y otra de España, que lució con desenfadada torpeza durante parte de la interpretación. “Veo que hay un italiano en la sala”, dijo poco antes comenzar a chapurrear algunas frases en el idioma, incluso con algún guiño a la música de ‘El Padrino’ por parte de la banda.

El festival siguió y, como por arte de magia, varios globos aparecieron en la sala, para teñirla aún más de color. La gente jugaba con ellos, se podía observar al menos a dos o tres personas subidas a hombros de sus acompañantes durante cada canción.

Sin embargo, el tema más celebrado de la noche fue, sin duda, “El Sensei”, ese single que catapultó, en su momento, al éxito a Las Pastillas del Abuelo y que hoy sólo podemos escuchar en YouTube, dado que no se encuentra en Spotify. Pese a lo ilusionante que resultaba escuchar este tema, poco común en los directos más recientes del grupo, la sensación al escucharlo interpretado por la banda actual es un tanto desconcertante, dado que está bastante modificado respecto a la original, sobre todo en las líneas de voz. Aún con todo, el tremendo carisma que despidió el vocalista durante toda la interpretación hizo que estas pequeñas “inconveniencias” resultaran totalmente superfluas. Para demostrar esto sólo hace falta decir que, durante este último tema, una pequeña corriente de aroma cannábico inundó la parte de atrás de la sala. ¿Cómo van a interpretar una canción que trata sobre “el amor hacia la marihuana”, como dijo Piti, sin que nadie se acabe fumando un porro? En aquellos momentos finales, las reglas ya importaban más bien poco.

¡Una más, y no jodemos más!”, coreó el público cuando la banda amenazó con dejar el escenario tras hacer una pequeña versión de “La Pachanga”. Así, la formación se atrevió a interpretar un último tema para despedir el concierto y su gira española, no sin antes anunciar que estaban trabajando en volver a visitar nuestra tierra el año que viene. La preciosa “Viejo Karma” concluyó una actuación sobresaliente, que se hizo tan amena como corta. Y es que estos senseis del rock sí que saben hacernos disfrutar de la música, ¡nos vemos el año que viene!

 

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie says:

    Buena banda argentina y para ser su primera vez por nuestro país como he leído lo bordaron a su manera en tan histórica sala madrileña. Ójala vuelvan otra vez tras terminar esta extensa gira hispana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.