magictostadora

Entrevistas |Juan Martínez (Los Ruidos)

«En España se habla mucho de libertad de expresión, pero realmente nunca ha existido plenamente»

Por: Álvaro González

 

Foto: Alberto Cean-Bermúdez.

La siempre contestataria formación asturiana Los Ruidos vuelve a la carga con ‘Hablemos entre líneas’, disco del que puedes leer nuestra crítica en el que sus integrantes no se dejan nada en el tintero y cargan a diestro y siniestro contra muchas de las injusticias y miserias de este planeta. Con motivo de este lanzamiento, su líder Juan Martínez responde a las preguntas disparadas por Álvaro González.

‘Hablemos entre líneas’ supone el tercer disco de Los Ruidos y el sucesor del estrenado en 2014 ‘Nací cigarra’. ¿Qué novedades encontramos en este nuevo trabajo respecto a anteriores álbumes?

“Creo que con el tiempo nos hemos vuelto bastante más duros, más macarras. Actualmente la vida no es fácil para nadie y nuestra forma de afrontar los textos es diferente. Como es lógico, todo lo que a nuestra generación le está tocando vivir no nos ha hecho indiferentes, son ya dos crisis bien duras las que llevamos encima, y creo que hay que denunciar muchas cosas. De todas formas, Los Ruidos siempre hemos sido un grupo positivo y lo hacemos con cierta sensibilidad y creo que con inteligencia.

Algunos temas de nuestro nuevo disco ‘Hablemos entre líneas’ nos sumergen en aguas menos revueltas y contaminadas como “Motín a bordo”, o historias imaginarias como “Sangre en el lavabo”, que nos introduce en los baños de un viejo club. “Los chicos de la guerra”, habla de los inicios de “la gran guerra” y el sentimiento hostil de los jóvenes ante tal basura. “La estrella y el satélite” narra la vida de un “grupie trepas” hasta llegar a su objetivo. “Al diablo con el dinero” nos muestra la puerta de escape de alguien que está saturado de la vida en su ciudad y decide volver a las empolvadas rutas juveniles sin ningún tipo de miedo después del transcurso de los años. Como podéis comprobar, seguimos hablando de muchas cosas, no somos monotemáticos” (risas).

Foto: Alberto Cean-Bermúdez.

Reality shows musicales, fetichistas del vinilo, capitalismo, funcionarios... En este compendio de nuevos temas no dejáis vivo ni al apuntador. Parece que precisamente no vayáis escasos de temas sobre (o, mejor dicho, contra) los que tocar.

“Sobre los reality shows, creo que a nadie con dos dedos de frente debería pasarle desapercibido el tipo de basura que suponen, imagínate a los músicos que llevamos pateando el país de arriba a abajo con nuestra furgoneta, y ver a cuatro gilipollas que no tienen ni puta idea de nada y en dos días los jefes paletos de una multinacional, utilizando la caja tonta, los hacen “estrellitas”. Claro está que cuando los sueltan porque muchas veces ni así funcionan la hostia es cojonuda (risas). Pero es realmente ridículo y ofensivo, ¿no crees?

Lo de “el vinilo es para pijos” lo decimos porque creemos que  la industria está idiotizando a la gente. Y lo que hace 30 años estaba desfasado, ahora lo vuelven a poner de moda porque ellos mismos se han cargado el mercado con precios abusivos, y ahora no venden una puta copia. Y la gente va de tan moderna que traga. Editar 1.000 CDs es muy barato y suenan casi exactamente igual que en el estudio de grabación. No siempre es así con el vinilo.

El capitalismo desmesurado y sin control, sufre crisis cíclicas cada pocos años. Y es normal que no exista un mundo feliz cuando estamos controlados tan solo por 20 multimillonarios hijos de puta sin escrúpulos. Los Ruidos hacemos frente también a esa gentuza y les denunciamos sin pelos en la lengua. En cuanto a los funcionarios, nos parecen y les llamamos “necios chupatintas del estado”, porque son gente que no arriesga ni tienen ideales, y se conforman tan solo con un sueldo seguro a cambio de vivir medianamente bien sin creer en sus sueños ni en sus propias posibilidades”.

Casi igual de variada que la temática del disco es la gama de estilos presente en él, que va desde el punk hasta el rock n' roll más clásico. ¿Qué escuchan Los Ruidos a la hora de buscar inspiración?

“La verdad es que hacemos justamente lo contrario. Cuando entramos en el proceso de creación y composición procuramos no escuchar música para no recibir influencias inconscientes del exterior. Creo que las influencias deben ser clásicas y bien digeridas y a partir de ahí, crear tu propio estilo. La música siempre ha evolucionado por la asimilación de otras músicas. Es lógico, pero debidamente maceradas.  Los Ruidos hemos vivido muchas modas y estilos, los hemos digerido y hemos creado un estilo propio. Pero a base de fusionar, como bien dices, músicas diversas. No nos gusta ser lineales”.

Foto: Alberto Cean-Bermúdez.

Háblanos de la letra de “1969”. ¿Es una canción biográfica o sus protagonistas responden a arquetipos de aquella época?

“Ambas cosas, “1969”, narra la educación que nos ha tocado vivir a muchos niños antes de la transición política en nuestro país, que era a base de ostias de mil tipos y modalidades. Hoy en día no puedes ni tocar a un niño, y dista mucho de el tipo de educación que recibimos. No me parece bien que se le haga daño físico a nadie, y menos aún a un crío. Pero me parece ridículo que un niño pueda llegar a denunciar a su padre porque se le escapó una bofetadita en un momento puntual. Ni el maltrato que llevamos antes, ni tanta tontería. A veces una pequeña hostia a tiempo puede solucionar muchas cosas. A mi me las han dado, y para nada me siento traumatizado, quizá más educado. He visto a críos malcriados ahora, pasándose cuatro pueblos conocedores de su invulnerabilidad”.

Tu labor musical no se limita a cantar y tocar el bajo, ya que desde hace décadas también estás al mando de labores de producción, habiendo trabajado con grupos como Extremoduro o Dr. Explosión. ¿Qué diferencias hay entre producir para otra banda y autoproducirse?

“Me gusta aportar ideas nuevas para otras bandas a través de la producción. En el estudio me siento como pez en el agua, es mi medio natural, soy muy creativo cuando me dejan trabajar libremente. Pero al mismo tiempo soy consciente de quién es el grupo, y me gusta dejarlos fluir y sentir lo que llevan dentro, y palpar esto me lleva muy poco tiempo. A veces me entregan audios previos a la grabación e intento escucharlos, pero la verdad es que no son necesarios. Me basta media hora de pruebas en el estudio para saber perfectamente de qué van y cuáles son sus influencias. En cuanto a autoproducirse, es sencillamente dar rienda suelta a tu vena artística y creativa, pero además ejercer de técnico y productor para ti mismo, y a veces la cosa se complica y puede llegar a ser interminable” (risas).

Ya hace casi 30 años Los Ruidos eran censurados en muchos medios por letras como la de “Si te gustan los toros mata a los toreros”, y en todo este tiempo no solamente no se ha avanzado en materia de libertades sino que hemos visto numerosos casos de atraso en este campo. ¿Cómo ves el futuro para bandas como la tuya?

“Fue una censura encubierta. ¿No nos gusta tu manera de criticar el mundo taurino? Pues yo, Manolo, jefe de tal televisión, o tal emisora de radio, no emito tus canciones. En España se habla mucho de libertad de expresión, pero realmente nunca ha existido plenamente. De hecho, hay algunos artistas en la cárcel por decir lo que piensan. A pesar de esta censura encubierta nosotros logramos colocar “Si te gustan los toros mata a los toreros” hasta en Los 40 Principales de la época. De todas formas, el mundo taurino, al igual que la monarquía y la iglesia, acabarán desvanéciendose por sí solos; ya no tienen cimientos, y ellos mismos lo saben. Sólo hay que tener paciencia, eliminarles las ayudas económicas y cobrarles los impuestos como a todo el mundo, y sucederá.

El futuro de las bandas de rock de verdad todos sabemos que es muy complejo en este país. Algunos directivos de radios públicas promulgan la música electrónica y el aburridísimo indie en detrimento del rock y otras músicas de calidad. No son mas que otros paletos que han conseguido un cargo público e intentan dañar la música y a los artistas de verdad aludiendo que el rock está muerto. Si tienes la posibilidad de viajar un poco, te darás cuenta de que eso es falso y la música rock sigue viva en la mayoría del planeta. Por eso hay que luchar contra estos tipos que solo favorecen a grupitos inofensivos, amanerados y con las bocas bien cerradas”.

¿Cómo ha afectado la cuarentena a los planes de Los Ruidos? ¿Cómo afrontáis los meses venideros cuando comienza a levantar la veda?

“Para ser sinceros, hemos podido hacer bastantes cosas como terminar nuestro disco, nuestro primer video-single y hacer promoción en países latinoamericanos, donde hemos tenido muy buena acogida con frases que emocionan y te animan a seguir adelante. Nos encantaría poder dar el gran salto porque creemos que América aún conserva y necesita el espíritu de la música rock, a diferencia de lo que está sucediendo en España. Los Ruidos hemos tenido que suspender algunos conciertos y nos han salido otros tantos. Las condiciones laborales han empeorado para todos, era el objetivo de esta crisis. Los Ruidos llevamos casi 40 años en activo, y no va a acabar con nosotros ningún bichito cabrón, y mucho menos los imbéciles que lo han gestado”.

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

  • Rockandhell dice:

    A mí no me parece ser contestario criticar siempre a lo mismo, derecha, iglesia, oligarquías, etc. Aunque siempre hay motivos para hacerlo. Lo revolucionario sería criticar también a los "buenos", que motivos hay también. Los eres, mentiras, despedir a tus empleados con las condiciones de la reforma laboral que criticas. Eso sí que es ir a contracorriente.
    Por lo demás, no los conozco, les echaré una escucha y que tengan suerte.

  • Juandie dice:

    Pués le deseo lo mejor a esta veterana banda como son LOS RUIDOS a través del nuevo álbum el cual les salgan muchos conciertos por nuestro pais una vez pasado el dichoso virus. Tanto el tema como su correspondiente videoclip están bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.