el dromedario sober
sormoky
clang
artabans redemption
dino rockys
haches
spin offs
3n
poire
javier solo
VAIRE
Playa 4
tres de copas

Entrevistas |David Palau (Güru)

«Cuanto más conozco a la industria musical menos quiero estar cerca de ella»

Por: Josep Fleitas

Hablar de David Palau es hablar de una persona dedicada y apasionada, una persona muy cabal y segura de sí misma, una persona humilde, con las cosas claras y sin pelos en la lengua a la hora de decir y denunciar lo que no es correcto, amable con quién se muestra como él y cortante con lo que no es justo. Su trayectoria lo dice todo: guitarrista, compositor, productor y director musical que ha trabajado con grandes artistas como: Sabina, Serrat, Miguel Bosé, Ana Torroja, Alejandro Sanz, Sergio Dalma o David Bisbal, pero que también ha trabajado con y junto a gente tan imponente en la historia del rock como: Miguel Rios, Bobby Kimball (Toto), Fran Cosmo (Boston), Jimi Jamison (Survivor), Ted Poley (DangerDanger) o Bill Champlin (Chicago), entre muchos otros…  Palau, fue ganador de un Grammy Latino en 2012, pero, más allá de todo ello y de haber realizado miles de conciertos en todo el mundo, su ilusión, su pasión, la llama que le incendia, es su propia banda Güru, una banda formada por él mismo a las guitarras y voces, Diego Teruel al bajo (Lone Star, Amaro), Joan Barbé a la batería (Ha tocado junto a Bobby Kimball y Fran Cosmo entre otros…) y Dagarod a las voces (Is Pain, Burning Kingdom), banda que acaba de cumplir sus primeros diez años y que para su celebración ha editado el álbum ‘Güru 10 Years’, un disco que recopila la regrabación de tres canciones de cada uno de los tres discos que hasta la fecha la banda ha editado, álbum que se completa con cuatro nuevas composiciones que nos muestra la evolución de una banda que merece toda nuestra atención y respeto. Por ello, desde los estudios RTV Vilafranca (Vilafranca del Penedés, Barcelona), localidad natal de los dos protagonistas de la entrevista, Josep Fleitas y David Palau entablan esta larga e interesante entrevista.

En primer lugar, felicidades por estos diez años de existencia y por todo lo conseguido durante este tiempo, ¡que no es poco!

“Gracias a ti Josep por tu interés y apoyo, gracias a La Heavy y a MariskalRock por mantener viva la llama del rock durante tantos y tantos años, y sobre todo por el apoyo que ofrecéis a bandas emergentes, bandas que realmente necesitan de ello”.

David, tras una trayectoria tan sumamente coherente y cualitativa en tus tres discos, te has decidido a regrabar algunos de los temas que estos contienen. Quizás los fans nos esperábamos más un nuevo disco de estudio y nos sorprendes con estas regrabaciones y actualizaciones. ¿Por qué un recopilatorio y no un disco de estudio?

“Este año, un año extraño para todos hace diez años que cree Güru y pensé en que sería una buena idea mostrar lo que es la banda en la actualidad regrabando algunos de los temas más que ofrecer un disco con temas nuevos por lo que considero que este es el cuarto disco, el siguiente será el quinto, cuarto oficial según como lo veamos. Lo que no quería era ofrecer un recopilatorio simple, es decir: coger las canciones y simplemente remezclarlas para hacer un recopilatorio. Lo que he pretendido hacer es dar una muestra de los tres discos que hemos grabado hasta la fecha, coger tres canciones de cada uno de ellos y tocarlas de nuevo, ponerlas al día, actualizarlas… Lógicamente en estos diez años la banda ha cambiado y evolucionado, y con ella las canciones que tocamos en directo, canciones que de alguna manera hemos ido mejorando con el paso del tiempo. Por eso que pensé que era una buena idea mostrar en estudio como suena actualmente la banda y con ella las canciones y el sentido que ahora tienen, de ahí el volver a grabarlas, producirlas y mezclarlas con todo lo que nos ofrece la técnica actual, como suena ahora la banda y lo que podemos ofrecer en esas canciones que ya tienen cinco, ocho y diez años de edad. Esa es la razón de este disco, que además se completa con cuatro temas completamente nuevos, cuatro temas que muestran cómo va a sonar el nuevo disco que ya está de camino, al menos en mi mente ya está de camino…”

¿Tiene fecha de nacimiento este nuevo disco?

“Yo no pongo nunca fecha para no autopresionarme, me gusta proponer los temas cuando ya están bien asentados, bien maduros. No me gusta hacer discos que no estén completamente bien hechos porque si no, estos no perduran en el tiempo. De hecho, ‘Red’, nuestro último disco hasta la fecha, ya tenía casi cuatro años desde que empecé a componerlo. Somos una banda totalmente independiente y eso nos permite mucha libertad y por ello hacer muy bien las cosas con el resultado ideal para que sean discos que perduren. En mi mente hay un trabajo a realizar de dos o tres años, aunque evidentemente si considero que está antes de ese tiempo saldrá en ese momento, pero no tengo prisa, lo que sí quiero es que cuando la gente escuche el contenido lo quiera, lo abrace y lo valore, que sienta que detrás de cada canción hay mucho trabajo y que está muy bien hecho. Los temas nuevos representan por donde va a ir direccionado lo que ya está en camino”.

Volvamos a hablar sobre los temas reconformados. ¿La selección de las canciones que se incluyen como conmemoración a estos diez años de trayectoria ha sido cosa tuya o ésta ha sido una decisión democrática en la que ha participado toda la banda?

“La verdad es que hemos sido toda la banda la que hemos decidido qué temas eran los que pensamos que debían incluirse en el disco. El contenido lo sondeamos entre todos y la verdad es que la selección fue algo bastante fácil y natural, los temas se iban imponiendo por sí solos, cayendo por su propio peso. Hemos escogido las canciones que más han trascendido en el tiempo, los que más tocamos en directo, los que más nos gustan, los que más nos pide la gente… Aunque también hay alguna rareza, por ejemplo: el primer tema “Addictive Love” fue la primera canción que yo escribí para Güru, lo hice cuando estaba en los ensayos del ‘Premonición Tour’ de David Bisbal en el año 2007, ahí surgió el riff inicial de la canción y la idea principal de ella. Otro ejemplo es “No More Time”, quizás este no ha sido uno de los que más éxito haya tenido, pero guitarrísticamente creo que es el mejor tema que he compuesto, porque es complicado, porque es interesante, por muchas razones creo que es especial y por ello debía estar ahí. “Sometimes” es una canción que por lógica debía estar representada. De ‘White’ están “White”, “Straight Your Heart” y “All Different Now”, que creo que es un ejemplo bastante genérico de lo que fue la sonoridad de ‘White’. De ‘Red’ están “Red”, “Stay” y “I Can’t Believe”. ‘Red’ es un disco que hicimos en castellano del que nos pedían una versión en inglés y ahora ha sido el momento para hacer esa versión, así que “Stay” es “Quédate” y “I Can’t Believe” es “No puede ser” y los otros son inéditos”.

Viendo la disposición de los cuatro temas, situados antes de cada uno de los tres discos, todos menos “Into A Black Night”, que es el que cierra ’10 Years’. Con ello podemos pensar que cada canción estuvo compuesta durante las sesiones de cada álbum, o si más no, que han sido creados pensado en la época de cada uno de los discos que les suceden. ¿Esto es así o los temas son completamente de nueva composición?

“Los cuatro temas son completamente nuevos, son cuatro ideas que yo he escrito durante este tiempo de confinamiento. Los cuatro los he escrito mientras he estado encerrado en casa durante la pandemia y por ello quería que reflejasen este 2020, que fueran cuatro canciones rabiosamente actuales”.

Si escuchamos los temas que están en los discos y los que hay en esta recopilación podemos apreciar diferencias muy evidentes. Como guitarrista: ¿Cuáles son las diferencias que más destacarías en ‘Güru 10 Years’?

“Es una evolución, porque yo también crezco con los años. Creo que es una madurez. Pienso que he mejorado en la construcción del solo, para mí un solo es una composición dentro de la composición. Es como cuando Dagarod deja de cantar y entonces la que canta es mi guitarra. En los solos hay muchas cosas modernas, hay tapping, hay trémolos, hay muchas escalas exóticas, sobre todo he trabajado las polirítmias, hay patrones con desplazamiento de figura, con siete cuatros, hay muchas cosas de progresivo, pero sobre todo lo que he querido trabajar es la madurez de encontrar el contexto, descontextualizar el solo. Por ejemplo, en “Into A Black Night” el solo es muy sencillo porque son tres notas, pero era lo que la canción demandaba, no tenía sentido que hubiera querido introducir fuegos artificiales, con lo que lo que, sobre todo, he querido proponer lo que cada canción tuviera lo que necesitaba en cada momento”.

El álbum lo habéis grabado durante el confinamiento. ¿Cómo habéis propuesto las grabaciones? Es decir: ¿Habéis grabado por secciones y pistas o lo habéis hecho como si la grabación fuera un directo, todos juntos en estudio?

“Mientras duró el tiempo de confinamiento cada uno iba ensayando en su casa, pero ya cuando pudimos salir de casa y reunirnos lo hicimos en el estudio, cada uno de nosotros grababa su parte de forma individual. Pero sí hubo un trabajo previo online, el de preparación, y a posteriori, hubo un trabajo, el de grabación, que realizamos juntos en el estudio. Una cosa que valoro mucho es que cada uno de nosotros sea él mismo, que Diego Teruel proponga sus líneas de bajo, que Joan Barbé haga lo pertinente con las partes de batería y que Dagarod lo haga con la voz. Por mi parte, yo hice un poco como de maestro de ceremonias. Como productor me gusta que cada uno haga lo que le sale, que cada uno haga lo que mejor sabe hacer y dé de sí lo que le salga de dentro. Eso me recuerda a lo que hacen bandas a las que yo he admirado y a las que yo sigo en la actualidad”.

Al haber trabajado con tantos artistas de gran nivel eres una persona conocida y reconocida en el mundo musical del país y como tal seguro que has tenido la oportunidad de contactar con grandes discográficas, sin embargo, cuando la mayoría de bandas se rompen los nudillos llamando a las puertas de estas, tú siempre has preferido ser independiente en tus trabajos. ¿Por qué teniendo esa digamos que facilidad has preferido hacer las cosas de forma autónoma?

“Eso ha sido una decisión personal. Yo cuanto más conozco a la industria musical menos quiero estar cerca de ella y los criterios que hacen servir. Lo respeto, y está muy bien, a ellos les funciona y venden un tipo de producto de una forma determinada, pero la industria musical ha llegado a un punto en el que cada vez más el músico le molesta. Eso me sabe mal decirlo, pero yo tengo años de experiencia y podría explicar muchas cosas de porque no he querido que nadie ponga la mano sobre mi banda, que nadie me condicione, que nadie me diga que lo que hemos hecho funciona o no, que al cabo de unos días me retiren el producto del mercado simplemente porque alguien desde un despacho haya decidido que eso debe ser así. Si yo me paso un año componiendo una canción no puede venir un tipo que desde un despacho decida si ese single es válido o no. Digamos que hay una serie de peajes que hay que pagar. Eso lo entendería si hubiera una multinacional que me dijera: yo te compro seis números uno y dos años de número uno en la MTV, pero como nadie te asegura eso porque todo es “depende, depende…”, bueno pues si todo es “depende, depende”, ya me lo hago todo yo y así decido dónde llegar, el tiempo que quiero dedicar a ello y a qué medios quiero llegar”.

“Para mí, quienes vienen a vernos a los conciertos, quienes se interesan por la banda, son unos héroes”

“Si bien no apareceré en las grandes televisiones, en las grandes emisoras, en los grandes festivales, ya que todo eso tiene que ver con las relaciones que estos medios tienen con las grandes compañías, pero eso no me interesa en absoluto. Yo prefiero que mi banda llene salas de trescientas personas, eso sí, haciendo cien conciertos por toda Europa… Para mí quienes vienen a vernos, quienes se interesan por la banda, son unos héroes. No somos una banda que salga en la tele, que llene grandes estadios, que tenga una presencia destacada en los medios, somos una banda humilde que hace lo que le gusta, por eso la gente que viene a vernos, los que compran nuestras camisetas, nuestros discos, que les gusta lo que hacemos, los que nos descubren y le hablan y nos recomiendan para que sus colegas nos escuchen, esta es la gente que para mí tiene diez mil veces más valor que estar en manos de una gran compañía, porque ellos lo compran todo, son amos hasta de ese libro que escribirás de aquí a diez años, porque así son las cosas, así funcionan… No me extenderé mucho más en ello, pero la realidad es esa. Cuando yo trabajo para otros artistas la cosa cambia: bienvenidos y lo que sea, pero cuando yo soy artista ese es un camino que elijo no tomar”.

Aunque no estáis bajo el brazo de una compañía discográfica, sí que estáis en mercados muy importantes como Latinoamérica, sobre todo en Argentina, México, Chile, Colombia… Pero ¿Cómo estáis posicionados en mercados como en los de EE. UU., Alemania, Japón, y, sobre todo, en el reino del rock melódico: Suecia?

“Por suerte estamos muy contentos con toda América latina, allí se me quiere mucho desde hace años y el cariño es recíproco, los queremos y apreciamos mucho. La verdad es que, aunque no estamos con una compañía discográfica, sí tenemos la herramienta que suple a esta, para ello tenemos a Internet, algo que si sabes usarlo te abre las puertas que te permiten no depender de las grandes compañías discográficas. De hecho, el haber vuelto al inglés ha sido por eso mismo, a la gente de Latinoamérica que nos conoce no le importa si cantamos en inglés o lo hacemos en castellano, ellos nos quieren a nosotros independientemente del idioma en el que transmitamos; sin embargo, para la gente de países como EE.UU., Japón, Australia o Alemania cantar en inglés es algo casi imprescindible. Hace poco hemos enviado unos discos a Finlandia… Hablando de Escandinavia, te voy a dar una noticia en exclusiva: a finales de año, en el mes de noviembre, vamos a tocar en un crucero por el Báltico que sale desde Estocolmo a tocar junto a Bobby Kimball (Sweden Rock Cruïse), allí estaremos junto a gente como Nazareth y muchos otros de los grandes. Eso es algo que hemos conseguido por nosotros mismos y nuestro esfuerzo”.

“Este es un goteo que cuesta mucho trabajo conseguir, pero que se puede lograr. La verdad es que me parece mentira que siendo de Barcelona, teniendo cuatro discos y habiendo demostrado nuestra valía, aquí en Barcelona, nadie nos haya contactado para tocar en un gran festival, y me es igual que sea a las tres de la tarde a pleno sol, pero aquí no se apoyan a las bandas locales. Es triste tener que salir fuera del país para lograr un reconocimiento que humildemente creo que merecemos. En ese sentido yo mismo estoy siempre haciendo un trabajo digamos que underground, ese que parece que no se hace pero que es constante, estoy siempre llamando a puertas: bandas, artistas, promotores, conciertos, festivales… Es un trabajo duro pero que lentamente da sus frutos”.

Hablando sobre este trabajo de relaciones, sois una banda que goza de merecida fama, pero de la que a pesar de ello no está constantemente visible en los medios. ¿Qué trabajo es el que hacéis para seguir ahí a pesar de no contar con el apoyo más directo de una compañía que os puede facilitar esa promoción?

“Hoy en día una compañía multinacional no te ficha si no tienes 15.000, 30.000 o 1.000.000 de seguidores, no les interesa tu trabajo si no es así, entonces ¿para qué darle a una compañía que solo quiere su beneficio el trabajo que has hecho durante muchos años? Nadie va a cuidarte y quererte como tú mismo. No quiero estar en manos de alguien que de repente te diga que ya no me interesas porque decide que lo que haces ya no se lleva o por cualquier otro motivo… Nosotros después de un concierto nos vamos corriendo a la mesa de merchandising, pero no para vender discos y camisetas, sino para interactuar con la gente, para mirarlos a los ojos y hablar con ellos, conocer sus impresiones y hacernos fotos o que nos den su opinión, sea positiva o negativa, no importa, pero para nosotros eso es primordial, saber lo que opina sobre nuestro trabajo la gente y que puedan hacerse suyo ese espacio, eso algo que sí nos importa y mucho. Cuando hacemos un concierto contactamos con los medios y les decimos lo que vamos a hacer, y a ellos no les importa si estás en una gran compañía discográfica o no, allí estáis para cubrir la noticia y haceros eco de ella, sea quien sea quien está detrás, ahí eres tú, es la banda y lo que puedes aportar”.

“Toto eran capaces de ser roqueros sin ser macarras y tener unos discos absolutamente abrumadores”

Sobre las dificultades a las que te refieres, si le sumamos a lo que entraña ser una banda que no está bajo los auspicios de una discográfica, hacer un tipo de músicaque no es la que está más de moda: el hard rock melódico, el A.O.R. y que en este país si has tocado con según quién como en tu caso con David Bisbal, Miguel Bosé, Alejandro Sanz, Ana Torroja, Serrat, Sabina… te miran casi con desprecio, parece que esta sea una fórmula que puede hacer que una banda no pueda salir a delante, sin embargo tú has conseguido ganarte el respeto de la gente. Supongo que todo ello lo has sufrido en tu propia carne ¿Cómo lo has llevado a nivel personal?

“He tenido la fortuna de poder tocar con grandes artistas y me siento muy orgulloso de ello. Desde luego que lo que dices es cierto y he sufrido ese desprecio, pero a la vez, con el tiempo, la gente acaba diciendo: “Si este tío está ahí debe ser por algo”, y cuando te escuchan con tu propuesta acaban diciendo: “Ahora que he escuchado lo que haces con tu banda, cómo molas tío…”. Yo tengo muy claro que el ámbito profesional es una cosa y mi banda es otra”.

“Como artista siempre me ha gustado tener mi propia banda y mostrar mi capacidad como músico, como técnico y como productor, hacer lo que me gusta y como me gusta, hacer mi propia música, hacerla sin presiones y, sobre todo, hacerlo todo muy bien, trabajar en ello hasta que crea que el resultado final es lo que quería conseguir, hacerlo honestamente y sin prisas; y eso lo consigo con mi banda, Güru, y fuera de una discográfica que al final te va a envenenar el camino y dirigir hacia lo que a ellos les va a interesar. Desde el principio de mi carrera siempre he tenido muchas bandas locales: Estem Tips, Los Pollos, Aqua y en ellas siempre he intentado lo mismo, llegar a estar satisfecho con lo que hacía…”

“Para entenderlo todo mejor os comentaré que como fan empecé con el rock sinfónico. Yo vengo de Alan Parson’s, de Mike Oldfield, de Supertramp, de Tears For Fears, y después ya entré en el mundo del rock escuchando a Judas Priest, Van Halen, Yngwie Malmsteen, David Lee Roth… y el punto intermedio a todo ello eran Toto, por eso es que soy tan amante de lo que hacen. Toto eran capaces de ser roqueros sin ser macarras y tener unos discos absolutamente abrumadores a nivel de producción, discos llenos de detalles que a mí me hacían volar y me recordaban a Alan Parson, pero que contenían matices de lo que el rock más duro proponía”.

“Por eso yo siempre me he movido entre esos compases del hard rock melódico y el A.O.R., son las sensaciones que me gustan y es lo que intento replicar con Güru y hacerlo bien, lo mejor posible, intentar llegar a esa perfección. La gente no es tonta y cuando escuchan una cosa bien trabajada y con calidad sabe reconocerlo, se trata de hacer lo que te gusta, ponerle toda la pasión y ser honesto contigo mismo, prestar atención a los detalles y pulirlos hasta quedar convencido, eso es lo que me ha ayudado a salir adelante a pesar de las dificultades que mencionas”.

Hablemos sobre el tema de los conciertos. Tú eres una persona que ha tenido la fortuna de viajar tocando por todo el mundo, y lo has hecho con grandes y diferentes artistas. El pasado mes de febrero Güru tuvisteis la fortuna de poder actuar en un concierto en Telde (Las Palmas de Gran Canaria). Tras el parón forzado por la pandemia supongo que volver a los escenarios fue algo más que especial y emotivo. ¿Cómo viviste ese momento y qué crees que la pandemia va a hacer cambiar en los conciertos?

“Cuando empezó la pandemia yo tenía programados unos cuarenta conciertos con Serrat y Sabina, gente que para mí son el top… y de la noche a la mañana, al igual que todos, me encontré en el sofá de casa y encerrado en ella. Entonces pensé entre mi mismo: “David, aquí se acaba todo, ya no tocas más, se acabó…”, pero seguí haciendo lo que me gusta, y después de un año del trabajo que nadie ve salió este disco de décimo aniversario, y surgió la oportunidad de hacer un concierto, eso me ilusionó mucho, pero lo que más me ilusionó y me emocionó profundamente es que después de un año sin actuaciones, ese primer concierto no me lo dio un gran artista, me lo dio mi banda, me lo dio Güru porque había una demanda. Hubo un promotor con el que ya habíamos trabajado anteriormente (Juan Salan), una gran persona, con mucha integridad y con un conocimiento del negocio muy difíciles de encontrar hoy en día. La verdad es que vendimos muchos tickets, tantos como pudimos porque había un aforo bastante limitado, había distancias entre las sillas, había distancia entre las filas… Era la forma de volver a los conciertos y lo aceptamos”.

“La verdad es que podías sentir a la gente muy emocionada y con muchas ganas de volver a la normalidad, aunque fuera con mascarillas y con restricciones. Apagarse las luces e iniciar el show fue una sensación que me emocionó, de hecho, debo reconocerlo, después de tantos años actuando en tantos lugares y con tantos artistas, ese fue un concierto que no olvidaré, un concierto en el que sentir que todo podía volver a la normalidad me emocionó de verdad. Yo he decidido ser músico profesional, que la música sea mi vida y no me importa con quién tocar, lo he hecho delante de miles de personas, pero ese momento fue algo muy, muy especial. Hay que pensar que yo venía de hacer conciertos en Internet, más raro que eso… La gente tenemos ganas de volver a ser normales y a disfrutar, a hacerlo con precauciones, pero sin miedo, a cuidarse, sí, pero a que no nos impongan el no poder ser uno mismo. Ahora estamos preparando una gira que seguramente iniciaremos después de verano que las cosas estarán más claras… Ya os daré noticias sobre ello”.

En este año de parón forzoso y refiriéndome a lo que has estado haciendo durante este tiempo en el que la falta de conciertos ha hecho centrar a las bandas en las composiciones, las grabaciones y el trabajo de estudio, me imagino que como productor ha sido un año con mucho trabajo…

“Sí, realmente la gente a aprovechado para grabar y he tenido la fortuna de estar trabajando bastante en ese sentido. Afortunadamente hoy en día la tecnología te permite estar en la otra parte del mundo y poder seguir trabajando desde el estudio sin tener que estar presente, esa ha sido una ventaja para no estar totalmente parado y seguir con lo que me gusta, tanto que he tenido que decir que no a varios proyectos porqué ya estaba con otros que me ocupaban el tiempo”.

Palau y Fleitas tras la entrevista

En este tiempo también te has lanzado a crear tu propia escuela de música, de guitarra concretamente, la Palau Guitar School. ¿Cómo te va el proyecto?

“Sí, ese es uno de los proyectos que gracias a la pandemia y al tiempo que me ha dado el estar sin hacer giras he podido realizar. Hace ya mucho tiempo que la gente me pedía que les diera clases de guitarra, pero aunque la idea me gustaba, no podía por falta de tiempo, sin embargo ahora la cosa sí se ha podido dar y lo estoy haciendo con sorpresa porque gracias a ser un curso por Internet la cosa se ha expandido a muchos países, sobre todo a Latinoamérica, tengo alumnos de países como los que antes has nombrado: Argentina, Chile, México, Colombia, Perú, eso me ha abierto también muchas posibilidades como poder hacer conciertos por allí, posibilidades que espero en un futuro se puedan hacer realidad”.

Ahora que Güru vuelve a ser una banda que se expresa en inglés ¿Has pensado en la posibilidad de hacer esas clases también en ese idioma?

“La verdad es que no. En inglés ya hay muchas cosas y muy bien hechas, sin embargo, en castellano no las hay, o no tantas… Lo que sí he hecho son algunos conciertos para una marca de guitarras que me ofreció la oportunidad de hacer cosas con ellos y como por suerte me defiendo bien con el inglés he podido hacer algo con ellos, la marca es Yamaha y ésta creó una compañía en Europa, Yamaha Europe, que es con la que estoy haciendo algunas cosas, lo que también me ha permitido poder tener contactos en países como Alemania, por lo que espero que pronto pueda daros buenas noticias sobre ello”.

David, ha sido un verdadero placer poder mantener esta entrevista contigo. Espero que pronto podamos volver a charlar sobre esos proyectos que tienes pendientes y hacernos eco de ello…

“El placer ha sido mío, y por la pasión que demuestras en lo que haces. De verdad que muchas gracias por el apoyo que dais a las bandas que no son las de siempre, que por lógica se lo merecen, pero que ya tienen su apoyo por otros medios. Cuenta con que en cuanto tenga noticias seguras sobre lo que tenemos previsto vamos a volver a encontrarnos para charlar sobre ello. ¡Muchas gracias de nuevo por vuestro interés y apoyo!”

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Josep Fleitas

1 comentario

  • Juandie dice:

    Muy buen tema rockero y cañero como el otro tema con el mejor aroma a balada por parte de estos veteranos músicos de nuestro pais bajo el nombre de GURU. Donde esta David Palau la calidad esta servida como en su nueva placa de estudio la cual tiene que ser la ostia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.