proyecto hatta

Crónicas

Pearl Jam: Zúrich vs Berlín

«La magia de Berlín es difícilmente superable, nunca olvidaré el delirio, la furia desbocada y, quizá por ser al aire libre, sonaron mejor. De Zúrich destacaría la sobriedad, el orden y la contención»

23 junio 2022

Hallenstadion, Zúrich, Suiza

Texto y fotos: Sonia Hermosín

Pearl Jam cautivó con su talento y magia al público ferviente de música en directo en el Hallenstadion de Zúrich. Miles de fans se consagraron a cada uno de los gestos de la banda de Seattle.

Mike McCready, Jeff Amend, Stone Gossard y Boom Gaspar hicieron palpable la complicidad entre ellos, marco perfecto para la poderosa y profunda voz de Eddie Vedder. La autenticidad de Pearl Jam es una misión de fe, paz y amor que reparten por el mundo. Allá donde van suman fieles jóvenes para el grunge de los viejos rockeros.

En esta ocasión se produjo bajo el techo del Hallenstadion de la capital Suiza. La banda de Seattle hizo gozar al público con cada pieza de su repertorio, que poco repite en cada concierto, ya que cada uno de ellos es considerado como único. Sus fans les siguen, de ciudad en ciudad y de continente en continente, como una verdadera peregrinación.

El público era tranquilo, esperaba todo de la banda, nada que ver con lo que ocurrió dos días antes en el anfiteatro al aire libre Waldbühne de Berlín, donde aunque todo estaba calculado, el público necesitaba freno, y así lo pidió Eddie en varias ocasiones. Había muchos niños y mujeres situados en las primeras filas, y algunos espectadores no paraban de surfear incluso los temas más “románticos”, tal como apuntó el Eddie. En el rostro del vocalista se observaba el nerviosismo a la par que el disfrute al ver a la masa entregada a su banda favorita, recordando viejos tiempos, tanto dulces como amargos. El setlist de Zúrich, mucho más agitado, no hubiese sido posible en Berlín.

La banda intenta salvaguardarse en una burbuja que les evite posibles contagios, ya que en Estados Unidos se vieron obligados a cancelar varios shows. Por esta razón solo pudimos hacer nuestras tomas desde las alejadas mesas de sonido, demasiado retiradas del escenario para hacer un buen primer plano.

La magia de Berlín es difícilmente superable, nunca olvidaré el delirio, la furia desbocada y, quizá por ser al aire libre, sonaron mejor. De Zúrich destacaría la sobriedad, el orden y la contención. El concierto perfecto hubiese sido un Berlín un poco más sosegado. Pearl Jam mide sus fuerzas, mide a su público y se entrega.

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Otro buen concierto de los históricos PEARL JAM en Zurich como he podido leer aunque el único fallo de esta crónica de su concierto es la falta de los temas tocados aquella noche por parte de esta redactora que ha hecho este resumen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.