Madness 2
Hora Límite
Hysteria
natribu
nanowarofsteel
metal paradise
rivas rock

Crónicas

Sabaton + Apocalyptica + Amaranthe: Batallas y alianzas

« Sabaton saltaron de las trincheras al campo de batalla, conquistaron con su power metal bélico a lo grande, dispuestos a dominar el mundo de la industria musical»

4 febrero 2020

Sant Jordi Club, Barcelona

Texto: Markcerock. Fotos: Pablo Gándara

Sabaton

Llegaba una invasión de metal por partida triple reclamada por una legión de seguidores sedientos de metal pesado directo a las venas.

Amaranthe

Amaranthe inauguró la contienda a primera hora cuando la fría noche invernal caía en el recinto capitalino. La angelical Elyze Ryd dio el pistoletazo de salida con “Maximize” ataviada con una capa cual heroína de comic. Iluminó el camino para “Digital World” congelando a la audiencia con su mágica sonrisa, secundada por la gutural voz de Henrik Englund Wilhemsson, encapsulado en modernos sonidos electrónicos. Una a una las dianas fueron cayendo.”Hunger”, death metal melodico made in Suecia, la romántica “Amaranthine”, el dance de “Helix” con sólidos riffs, para acabar con “The Nexus” y “Drop Dead Cynical” una decena de canciones de metal moderno con aires house y coros powermetal para ir calentando.

Los veteranos fineses Apocalyptica, que lograron la fama con sus cellos versionando a Metallica, ya tienen identidad propia. El trío que forman Eicca Topinnen, Paavo Lotjonen y Perttu Kivilaksso ha tenido un gran acierto al adornar las partituras clásicas con todo el poderío de la percusión del batería Mikko Sirén. “Ashes of Modern World”, de su último disco, y “Path” abrían la noche para la música de conservatorio vestida de gala para el rock pesado. Llegaban las versiones y colaboraciones, como “Seeman” de los teutónicos Rammstein, en la que la reina del punk alemán, Nina Hagen, fue sustituida por Elyze Ryd de Amaranthe, que cumplió la función de vocalista también en “I Don’t Care”.

Apocalyptica

Su grandilocuente sonido nos llevó a “See & Destroy”, la razón de su existencia como banda, allá por 1993. Mostraron su pedigrí neoclásico con “Hall of The Mountain King” del compositor noruego Edvard Grieg, y terminaron con la icónica “Nothing Else Matters” de sus amados Metallica. La receta es simple, pero efectiva, violoncellos ejecutados al estilo Jimmy Page con partituras de Beethoven.

Los suecos Sabaton apostaron a caballo ganador, desde el minuto cero pusieron toda la carne al asador. Un enorme telón negro cubría el escenario con el logo de la banda grabado y “The Great Tour”.

Sabaton

Musicalizado con “In Flanders Fields” un campo minado de móviles ilumina la pista para estallar en artificios con “Ghost Division”. Era solo el comienzo. Joakim Brodén saluda a la tropa con un efusivo “Hola Barcelona”. El escenario aparece lleno de trincheras con alambradas de la primera guerra mundial. La batería de Hannes Van Dahl, como acostumbra, se aposta en un enorme tanque de la época, apuntando su cañón hacia el público.

No en vano han pasado 20 años desde su formación. Atrás quedaron sus presentaciones para audiencias menores, ahora juegan en las grandes ligas del negocio del entretenimiento. “Great War”, canción que da nombre al disco y al tour empieza a sonar bajo el fuego cruzado de la pirotecnia apostada en el frente y el fondo del escenario. Las legiones de fans corearon sin parar.

Punto aparte, vimos las mismas visuales de soldados marchando al campo de batalla que ya vimos en “One” de Metallica en su última gira. La imaginería bélica nos introduce en “The Attack of the Dead Man” en los terribles efectos de los gases tóxicos, personificados en Joakim ataviado con máscara antigás y disparando gas de utilería a las primeras filas narrando la tragedia bélica. Los guitarristas Chris Roland y Tommy Johansson cambian posiciones tácticas de un lado a otro con el bajista Par Sundstrom.

El nombre de la gira hecho con madera de barricadas se erige claramente desde el fondo del escenario. “Seven Pillars of Widson” es una pieza para enarbolar cánticos de power metal. La intro de “Diary of Unknow Soldier” da paso a “The Lost Battalion” y Joakim alza las manos en perfecta comunión del artista con sus feligreses devotos batiendo palmas. Un teclado Hammond encapsulado en una réplica de color rojo a escala del famoso biplano del célebre piloto alemán, el Barón Rojo, ingresa al ruedo. Joakim ejecuta alguno de los riff más emblemáticos de este instrumento por ejemplo “Smoke on the Water” de Deep purple, sirviendo de introducción de la canción “The Red Baron”, y posterior karaoke a la cuenta de tres con el coro “Higher” que nos llevó a “The last Stand” y “82nd All The Way”.

Sabaton

La sorpresa de la noche fue “Angels Calling” que sorprendió a todos al introducir a los miembros de Apocalyptica y no solo para una canción sino que uno a uno la metralla combinada cayó a manera de esquirlas también en “Fields of Verdun” coreografiadas con llamaradas. La épica “The Price of Mile” es el preludio para el papel protagonista de Apocalyptica con “Dominium Maris Baltici” y el imponente trío de cuerdas iluminados con luz cenital siendo la joya que coronó a “The Lion From The North” y “Carolus Rex” para dar por terminada la alianza estratégica sueco-finesa marcando el final de la presencia en las tablas de Apocalyptica.

Los bises no se hicieron esperar. “Primo Victoria” fue la primera diana que incendió la caja metálica del St Jordi Club. “Bismark” fue la que dio el testigo al cachondeo “Swedish Pagans”, con un gran coro por parte de las honorables huestes pro Sabaton. Sin duda unos de los bombazos de la noche. Los roadies se encargaron de suministrar sendos vasos de cerveza a cada uno de los integrantes para celebrar por la victoria al grito de “Sabaton, Sabaton” para despedirse con otro cántico “To Hell and Back”, en que no escatimaron en gastos y nos dieron artificio, fuego y una lluvia de billetes impresos del banco Sabaton de colección.

Ya forman parte de la banda sonora de los amantes de este particular estilo bélico medieval power metalero. Sabaton saltaron de las trincheras al campo de batalla, conquistaron con su power metal bélico a lo grande, dispuestos a dominar el mundo de la industria musical.

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

4 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.