Madness 2
leyendasdelrock
Taken
evildog

Crónicas

Rock al Parque 2019: 25 años

«Esperemos que el festival no pierda su esencia rockera, así esta se concentre en un solo día»

Del 29 de junio al 1 de julio

Parque Simón Bolívar, Bogotá (Colombia)

Texto: Carolina Cifuentes. Fotos: Carolina Cifuentes, Germán Rojas y Camila Velásquez

En primer lugar, es preciso contextualizar qué significa Rock al Parque (RaP) para la ciudad de Bogotá y para los artistas. Este festival constituye uno de los patrimonios culturales de la capital colombiana, es un espacio de diversidad, tolerancia y convivencia, donde el rock no es el único protagonista, en sus escenarios confluyen géneros como el reggae, ska, punk y metal. Sin embargo, desde 1995, el metal tiene un día especial, el sábado, en estos 25 años hemos podido apreciar un sin número de bandas nacionales e internacionales dentro las distintas variantes del género.

El festival se realiza durante tres días en el Parque Simón Bolívar, en tres distintos escenarios: Plaza, Bios y Lago, siendo los dos primeros donde se concentran las presentaciones internacionales y las de rock y metal, mientras el escenario Lago recibe a bandas de otros géneros. Por consiguiente, los asistentes son diversos, miles de almas que buscan un espacio de encuentro, libertad y música. Otros van por curiosidad, ya que el festival es gratuito. Por otra parte, para los artistas locales es una gran oportunidad de darse a conocer de manera amplia y significativa. De hecho, para muchas bandas presentarse en RaP es una meta dentro de su trayectoria, ya que este festival constituye una vitrina a nivel regional y mundial.

En su versión número 25, RaP contó aproximadamente 340.400 asistentes (el mayor número en toda su historia), más de 70 bandas, un componente académico y un show especial para niños. También fueron protagonistas la lluvia y el frío, sin embargo, no lograron dispersar a los asistentes, fieles a escuchar a los artistas que a cada uno le convocaban.

Sábado 29 de junio  

Comienza el festival con un día gris, la lluvia, aunque amenazante, dio una tregua para los asistentes, más de 84.000 personas. Como noticia de ese día, la agrupación sueca Grave debió cancelar su presentación, ya que su vocalista Ola Lindgren tenía dos personas muy cercanas a él en delicado estado de salud. Pese a esta ausencia que lamentamos y esperando que mejoren las cosas para Ola, las presentaciones de este día fueron las siguientes.

Tarja Turunen. Foto: Germán Rojas

Power Insane (Escenario Plaza). Esta agrupación fue de las primeras en el escenario Plaza, sus integrantes Kevin Rodríguez en la batería, Magu Garzón en la guitarra, Yimi Silva en el bajo, Alexandre Romero guitarra y en la voz de Diego Rodríguez nos brindaron una poderosa descarga de heavy metal. Con canciones como “Resistir es vencer” o “Sueño sin fin”, entre otras, sorprendieron al público que hasta ahora comenzaba a llegar al parque. También rindieron homenaje a André Matos, el recientemente fallecido exvocalista de Angra, con la canción “Ready to fight”. Muy merecida para esta banda, que celebraba diez años de trayectoria, la oportunidad de calentar los motores de este festival.

Tarja Turunnen (Escenario Plaza). La diosa finesa tuvo una impecable presentación que dejó al público maravillado, no solo por su halo de hermosura, sino por su carisma y esplendida voz. Sus seguidores coreaban temas como “No Bitter End”, “500 Letters”, “Demons in You”, “Innocence”, “Over the Hills and Far Away”, la cover de Gary Moore, y “Until My Last Breath” para cerrar. Tarja convocó una gran audiencia, miles de almas estaban prendadas de alegría con su presentación y también ella se mostraba sorprendida por la gran cantidad de asistentes y el cariño que estos le manifestaban. Para quienes la vimos por primera vez nos convence vehementemente su carisma, calidad vocal, puesta en escena, sus excelentes músicos, y lo impecable de su show.

Capilla Ardiente. Foto: Germán Rojas

Capilla Ardiente (Escenario Bio). Esta banda chilena, que fusiona el doom metal con algunos riffs heavy, despertó la atención de los asistentes al escenario Bio, que no estuvo muy concurrido al estar en simultáneo con la presentación de Tarja. La mixtura pastosa de sus sonidos y la extensión de sus canciones es a lo que ellos mismos llaman doom metal suramericano. Entre sus temas destacaron “Cuagula”, “Nothing Here For Me”, “Towards the Midnight Ocean”, “They Who Were Lost and Now Are Cursed”, “Waltz In The Night” e “Into Unknow Lands”. Cabe destacar que la banda ha participado en festivales como Heavy Days in Doomtown en Dinamarca, Dordretch Doom Day en Holanda y Muskelrock en Suecia. Personalmente es una banda que me sorprendió, un sonido difícil de digerir (algo propio del Doom), pero interesante. Aunque poco conocida lentamente abre espacios para llegar a sus oídos en diferentes latitudes.

Tenebrarum. Foto: Germán Rojas

Tenebrarum (Escenario Plaza). Es una banda que nace en Medellín a inicios de los 90 y forma parte de la historia del metal nacional. En esta ocasión los pudimos apreciar con la voz lirica de Nataly Ossman, el violín de David Rivera, los teclados y la voz de Luis García, la batería de Andrés Giraldo, y el bajo de Julián Rivera. Esta banda de gothic/death metal con 10 álbumes en su haber y una trayectoria de más de 20 años se ha convertido en una insignia del metal colombiano. Durante su presentación escuchamos temas como “Claustrofobia”, “El Cristo”, “Miseria”, “El vuelo de las almas”, “Presencia maligna”, entre otros. Estos músicos logran un excelente ensamble musical, con un sonido particular al no utilizar la guitarra eléctrica, además su sonido está lleno de contrastes. Un show que evocó la nostalgia de aquellos días en que la banda se presentaba por primera vez y se ganaba un lugar en la escena para quedarse.

Diying Fetus. Foto: Germán Rojas

Diying Fetus (Escenario Bio). La banda estadounidense de death metal es la encargada de cerrar la noche para el escenario Bio. Su sonido fue contundente, veloz y crudo, lo que llevó a la ovación por parte de centenares de seguidores de este género, que es un referente en Colombia. Entre sus temas escuchamos “The Trenches”, “Fixated On Devastation”, “One Shot, One Kill”, “Destroy The Opposition”, “Your Treachery Will Die With You” y “Wrong One To Fuck With” uno tras otro, casi sin pausa, desataron un headbanging acompasado que rompía el frio de la noche. A pesar de que esta banda no está dentro de mis afectos, si resalto la velocidad y precisión de estos músicos, en especial de su baterista Trey Williams. Un buen cierre para este escenario con metal extremo.

Angra (Fabio Lione). Foto: Germán Rojas

Angra (Escenario Plaza). Sin duda Angra fue una de las bandas más esperadas de la noche. La voz poderosa de Fabio Lione, sus movimientos en el escenario y su dialogo constante con el público captaban nuestra atención. Dentro del set list interpretado teníamos:  “Newborn Me”, “Travelers of Time”, “Waiting Silence”, “Nothing to Say”, “Black Window’s Web”, “Time”, “Rebirth” y “Carry On”. Antes de este último tema el guitarrista Rafael Bittencourt se dirige al público y señala que esta canción es un homenaje a André Matos, un homenaje con mucho respeto por el legado musical de este gran maestro recientemente fallecido. Para ello invita al escenario a dos artistas locales: Andrés Álvarez en la guitarra, y Andrés Arce en la voz.  Fue un show donde se esperaban más temas clásicos y que dicho homenaje tuviese una mejor interpretación vocal por parte del invitado, además en varios momentos hubo fallas de sonido. Un tributo flojo y del que se esperaba mucho más.

Under Threat. Foto: Germán Rojas

Under Threat (Escenario Plaza). En el cartel estaban señalados como show especial de este primer día, y no era para menos, pues se trataba de rememorar sus 20 años de carrera artística.

De sus cinco álbumes interpretaron canciones de cada uno, desde los inicios hasta el más reciente.  Lo cual significaba recordar las circunstancias y los sucesos de esa época, para ello también se valieron de ayudas visuales, como videos de fondo, y algunos efectos de sonido. Algunos de los temas fueron: “Lymbic Zone”, “Gates of Deception”, “Embrace by Disaster”, “To the Great Unknow”, y “A New Myth”.

Bien por estos muchachos que siguen batallando en este difícil campo de la música.

Deicide. Foto: Germán Rojas

Deicide (Escenario Plaza). Este era el cierre del primer día del festival en el escenario principal, con Deicide se garantizaría que la estridencia y el metal extremo tuvieran su día. Los sonidos variados hicieron parte de la jornada en la que hubo voces liricas, guturales, guitarras afiladas, violines, bajos densos, en fin, la variedad estuvo a la orden día. Con Deicide escuchamos: “Dead by Dawn”, “When Satan Rules His World”, “Scars of the Crucifix”, “They Are the Children of the Underworld”, “Once Upon The Cross”, “Seal the Tomb Below”, “Oblivious to Evil”, “Dead but Dreaming”, “Deicide”, y “Lunatic Of God’s Creation” para finalizar. De esta manera la legendaria banda estadounidense de death metal formada por el baterista Steve Asheim y el bajista y cantante Glen Benton brindaría un show que rememoraba sus 30 años de carrera.

Domingo 30 de junio

En este día no había muchos representantes del rock, sin embargo, contamos con tres invitados de lujo: Devasted, Toxic Holocaust y Sodom en el escenario Plaza. La lluvia y el frío hicieron presencia por un momento, pero los acordes del thrash encendieron los motores que los disiparon inmediatamente.

Devasted. Foto: Carolina Cifuentes

Devasted (Escenario Plaza). Poder thrashero que nace en 2008 en la ciudad de Palmira-Valle y se traslada a la ciudad de Bogotá. Posee ese sonido veloz y agresivo del más clásico thrash metal de los 80, pero con la crudeza de las realidades latinoamericanas plasmadas en sus liricas. De las cuales escuchamos: “Oda a la muerte”, “Planeta guerra”, “Absurda religión”, “Holocausto nuclear”, “Maniatico Thrasher”, entre otros. Bien por estos muchachos que se robaron el show en el segundo día del festival, y una gran oportunidad el presentarse en el escenario principal.

Toxic Holocaust. Foto: Germán Rojas

Toxic Holocaust (Escenario Plaza). Desde Portland, Oregon una interesante mezcla de los sonidos del thrash, punk y black metal, se tomaban los ecos de la noche conquistando a los asistentes a este escenario. Los feroces riffs, tóxicas líricas, y furiosa actitud de Joel Grind desencadenaron grandes y poderosos “mosh” en esta noche. Con temas como “Gravelord”, “Acid Fuzz”, “In the Name of Science”, “Awaken the Serpent”, “Nuke the Cross”, “Bitch”, “666”, “Silence”, “War Is Hell”, “Wild Dogs” y “The Lord of the Wasteland” pudimos disfrutar de una aplanadora  y brutal banda de thrash que no pasó inadvertida. Buen sonido para este día y gran aforo.

Sodom. Foto: Germán Rojas

Sodom (Escenario Plaza). Otra leyenda que no necesita muchos preámbulos para su presentación.

La demoledora máquina de thrash alemana nos dio un golpe contundente a la mandíbula con sus clásicos “Agent Orange”, “Sodomy and Lust”, “Outbreak of Evil”, “Partisan”, “The Saw Is the Law”, “Nuclear Winter”, “Blasphemer”, “One Step Over the Line”, “Tired and Red”, “Bombenhagel”, y “Conflagration”. 45 minutos parecieron muy poco para disfrutar con esta imperdible puesta en escena, esperamos verlos muy pronto, ya que son visitantes asiduos de estas tierras tórridas.

Lunes 1 de julio

Fue un día bastante particular para el cierre. A pesar de la lluvia incesante, el frio que traspasaba cualquier atuendo, las largas esperas para los ensambles, el hambre y el cansancio, los más de 150.000 asistentes no se rindieron y se mantuvieron firmes hasta el final del evento que tocó la primera hora del siguiente día. Las sorpresas fueron una tras otra en este cierre, con bandas de rock clásico y en español, entre las que vale la pena mencionar a: Tappan, El Tri, Fito Paez y la Orquesta Filarmónica de Bogotá con un ensamble en que varios artistas del rock nacional cantaban una canción representativa.

Tappan. Rock and roll directo y sin tapujos, así se autodenomina este proyecto conducido por William Tappan su guitarrista y vocalista, acompañado de Camilo Cruz en el bajo y Cristian Herrera en la batería. Con sus electrizantes y limpios riffs, una composición libre y enérgica, y algo de blues pudimos dar inicio al último día del festival, escuchando temas como: “Carne”, “Ardiente”, “Teoría de la Máquina Imperfecta”, “El mismo tren”, “Furia”, “Predador” y “Bendita Luz”.

El Tri. Es la banda más legendaria de México, liderada por Alex Lora, y llevan 50 años en la escena musical. Surge a finales de los 60 y su nombre original es “Three souls in my mind”, en el año 1985 se queda con el nombre de El Tri. Con más de 50 álbumes, giras y seguidores en todo el mundo se ha convertido en un referente del rock clásico latinoamericano. Las canciones que se robaron los aplausos de los asistentes fueron: “Mentes rockeras”, “Todo por el rock and roll”, “Pobre soñador”, “Todo me sale mal”, “A.D.O”, “Nostalgia de fin de siglo”, “La triste canción de amor”, “Cuando tu no estas”, y “Las piedras rodantes”.

Foto: Germán Rojas

Orquesta Filarmonica. Con una hora y media de atraso, en medio de una incesante lluvia, con un escenario a reventar, más de 150.000 almas que esperaban, se realizó el ensamble de la Orquesta Filarmónica de Bogotá, que tuvo más de 90 personas en la tarima, entre músicos sus músicos, una banda soporte y los intérpretes originales de las canciones escogidas. Se eligieron nueve canciones con unos arreglos deslumbrantes, la fusión perfecta entre rock y la música clásica. Los arreglos y los temas fueron “¿Comprendes Mendes?” de Control Machete, “Muévete” de  Estados Alterados, “El puñal y el corazón” de Café Tacvba, “Maligno” de Aterciopelados, “Tu amor” de Pedro Aznar, “Vestido de cristal” de Kraken, interpretada por Roxana Restrepo; “Penélope” de Draco Rosa, “Ay qué dolor” de La Derecha,  y se cerró con todos estos artistas interpretando “Florecita Rockera” de Aterciopelados. Todo un repertorio de rock en español que recogía la historia de los 25 años de este festival.

En esta jornada final del festival también hubo representación española sobre el escenario Bio, de manos de La Fuga, y ha sido el propio Nando de Miguel, guitarrista de la banda cántabra, el que nos ha contado sus impresiones tras pasar por el escenario de Rock al Parque: “Lo de Bogotá, la verdad es que ha sido brutal, tanto por la respuesta del público como de toda la prensa. En lo referente al público, sinceramente, no esperábamos una acogida así de masiva y calurosa. Eran las cuatro de la tarde y todo apuntaba a que iba a ser una presentación modesta, pero vamos, nada que ver… Y sobre todo, lo q más me impresionó no fue la cantidad (que era increíble) si no la calidad. Ver a toda esa cantidad de público cantando todos los temas con los brazos en alto, los pogos de DVD de Metallica que se veían desde arriba, la emoción general… La verdad es que fue un día inolvidable. En la próxima gira Colombia será un plato fuerte sin duda”.

La Fuga. Foto: Camila Velásquez

Mil felicitaciones, sin embargo, esperemos que el festival no pierda su esencia rockera, así esta se concentre en un solo día.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

5 comentarios

  • Juandie says:

    Sin duda el ROCK AL PARQUE 2019 con el paso de los años se ha convertido en uno de los mejores festivales ya no solo de Latinoamérica sino que me atrevería a decir de este planeta y más viendo las pedazos de bandas que han pasado por su escenario con el paso de los años. En lo concerniente a las actuaciones la verdad que todas las bandas estuvieron a la altura cada cual a su estilo pero que encima lleven a una de nuestras mejores bandas como son LA FUGA a dicho festival es todo un honor y la verdad que los de Reinosa aprovecharon su momento para ofrecer su potente directo rockero como mejor saben hacer desde hace muchos años. Pedazo de crónica la que se ha marcao Carolina Cifuentes en uno de los mejores festivales del mundo.

  • Anónimo says:

    Se ve que es un festival agradable con buenas bandas espero algún día poder ir

    Una pregunta cual reunirá más gente este o el vive latino??

  • Ester says:

    Q buen ambiente se ve en este festival. Q bien se lo han pasado todos y q mal no poder estar allí. Esto es un ejemplo, si señor. Gracias Mariskal

  • Anderson says:

    Pregunta de un colombiano para Carolina Cifuentes, Mariskal o quien pueda responder, ¿por qué diablos nunca hay bandas de heavy español en el cartel de Eock al Parque??? Hacen muchísima falta!!! Siempre guardo esperanzas de ver alguna cada año en cada publicación de bandas, pero nunca ha ocurrido.

    Por cierto, gracias por la reseña. Es la primera vez que veo nombrar a Rock al Parque en esta web. Ojalá que se conozca en España y se aprecie un poquito de lo que se hace con el Leyendas en Colombia y toda Latinoamérica.

    Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.