Madness 2
noctambul
dobleesfera
azrael
elhombredelvalle
marionettes
puenterock
rulo
strangers
effe
javiersolo
graspop
ironmaiden

Crónicas

Raimundo Amador y Javier Vargas: Blues mestizo

«El mestizaje, resultado de la comunión musical (de culturas diferentes), es magia pura»

15 octubre 2019

Teatro Nuevo Apolo, Madrid

Texto: Yorgos Goumas. Fotos: Sami Auvinen

España ha sido una tierra por la que han pasado muchas civilizaciones que, de una manera u otra, han dejado su impronta en la panorama nacional actual, igual que España dejó su impronta allá por el cono Sur. La música no podría ser una excepción, así que ha habido artistas que han sabido mezclar de manera natural y sabía influencias musicales muy dispares para crear algo nuevo y fresco, pero siempre con respeto a las tradiciones a través del conocimiento y del buen hacer.

Estos dos grandes guitarristas han sabido cómo incorporar en su propio potaje musical muchas influencias aparentemente dispares entre sí, que en realidad tienen mucho en común.

Raimundo Amador y su poderoso coro

Raimundo Amador, nacido en Andalucía, la tierra del flamenco, creció con la tradición musical gitana, pero también con el rock añejo, el blues, el soul y el funk, y en su legado hay algunos de los mejores discos de la música popular de las últimas décadas. Nunca había llegado a verle en directo antes, así que mis expectativas eran altas aunque la actuación tuvo sus altibajos. Por razones de trabajo, llegue un cuarto de hora después del inicio de su actuación y lo primero que vi fue un par de técnicos intentando solucionar un problema que sufría uno de sus guitarristas mientras los demás estaban metidos en una improvisación. Una vez sentado, arrancaron con la versión del clásico de B.B. King “The Thrill Is Gone” (a todos es conocida la amistad que existía entre los dos maestros), un tema ya de por sí melancólico, que junto al quejío añadido del flamenco se hace más melancólico aún si cabe.

No podía faltar un saludo al gran Paco de Lucía con un cante flamenco puro y duro, y por ello salieron tres coristas, y tanto Amador como su bajista/guitarrista agarraron las guitarras acústicas para su sentido homenaje. Una de las coristas mostró su portentosa voz cantando incluso fuera del micrófono. Amador acaba de completar su octavo disco en solitario, ’60 aniversario: Directo en casa’, un disco que conmemora su sexagésimo año en este planeta, en el que versiona a artistas y temas que le han marcado. Uno de ellos es “Cause We’ve Ended As Lovers”, que aunque fue compuesto por Stevie Wonder, los más rockeros lo conocerán por la versión de Jeff Beck en su disco ‘Blow By Blow’ (1975). En el mismo disco, se incluyen las versiones del tema de Sting (a quien teloneó en Córdoba en 2015) “Shape of My Heart”, y del “Back to Black” de Amy Winehouse, que las interpreta su nieta adolescente y que si no me equivoco, era una de las coristas y fue la que se encargó de interpretarlos en directo.

Raimundo Amador

Tiene una voz muy potente, increíblemente potente para su edad, y seguramente con el paso del tiempo sabrá cómo dominar esta potencia hacia efectos mejores aún. Vuelta a los tiempos de Pata Negra, su segunda banda después de Veneno, con dos de sus temas más conocidos: el instrumental “Blues de la Frontera” del homónimo disco del 1987, y “Pata Palo” del disco ‘Guitarras Callejeras’.

La actuación, más breve de lo que suele hacer en esta gira, terminó con otra dosis de flamenco por bulerías (no en vano han denominado a su música como Blueslería) dónde se lució la tercera de sus coristas, otro portento de voz. Una actuación, como dije, más corta de lo normal, que además se vio algo lastrada por los largos espacios de tiempo entre tema y tema, que rompían el ímpetu del show. Tal como afirmó en la entrevista que concedió en este mismo medio, la banda lleva preparado un amplio repertorio y hacen el setlist prácticamente sobre la marcha, según el ambiente en cada concierto, y puede que fuese esta la razón de tanto retraso entre temas. Si añadimos los problemas técnicos con la guitarra de Amador también (el jack se soltó más de una vez y la guitarra no sonaba, aparte de ese molesto sonido de conexión-desconexión) empañaron un poco su actuación, pero aún así un servidor pudo disfrutar de la magia que sale de sus queridas Mariquilla y Gerundina, su guitarras española y eléctrica respectivamente.

Javier Vargas

Javier Vargas, el mayor exponente del blues latino a nivel internacional, después de Carlos Santana, y su Vargas Blues Band siguen inmersos en la gira de presentación tanto del recopilatorio del año pasado, ‘King of the Latin Blues’ (que conmemora sus casi tres décadas como artista en solitario), como del disco que sacaron en conjunto con el frontman John Byron Jagger, ‘Move On’, de este año. Arrancaron con una versión instrumental del tema “Last Night” para que después el bajista argentino Luis Mayol tomara la rienda vocal para los temas “Para Guarachar” y “Chill Out (Sácalo)”, dos temas cuya identidad latina se reforzó por la labor del teclista catalán Kyke Serrano (Jarabe de Palo) y del percusionista colombiano Tony Rodríguez.

Aquí cabe señalar que casi todas las veces que he visto a Vargas en directo ha sido en teatros, pero a la vez he sido testigo de cómo siempre hay gente que prefiere estar de pie y bailar al son de sus melodías. Aquella noche no fue una excepción. Además se trata de dos temas que invitan a menear el cuerpo al son latino de manera sensual sí o sí, y detrás de mí, en la parte más alta del teatro, hubo un grupo que no paró de bailar y animar durante toda la velada.

Luis Mayol

Le tocaba al baterista holandés Peter Cook aportar su parte en las labores vocales en el tema “King of the Latin Blues”, que dio su nombre al ya mencionado recopilatorio. Los sonidos latinos sensuales siguieron sonando por todo el teatro con el tema “Vivir al Alba”, un instrumental que, tal como nos dijo Vargas, trata sobre la vida de los músicos que viven más intensamente durante las altas horas de la madrugada, que es cuando suelen encontrar su inspiración.

La sensualidad latina no nos da tregua ya que suena otro instrumental, “Spanish Fly”, ideal para escuchar en buena compañía, que sirvió como preámbulo para dos de mis temas favoritos de Vargas: el primero fue “Do You Believe in Love”, la balada que en la versión original cantó el gran Chris Rea, un tema que siempre me pone los pelos de punta. Luis Mayol la interpretó muy bien teniendo en cuenta la voz única y tan característica del músico inglés. El segundo es “Blues Latino”, que siempre he dicho que sería para Vargas lo que la balada “Europa (Earth’s Cry Heaven’s Smile)” fue para Santana. Además “Blues Latino” ha sido interpretado por ellos juntos en directo más de una vez.

Javier Vargas

Después del sentido homenaje al blues argentino y a su máximo exponente, Pappo, con su tema “Blues Local”, que fue cantado por Luis Mayol, le tocaba a John que tomara las riendas vocales para homenajear a otro grande, al padrino del rock’n’roll, al eterno Chuck Berry y su “Little Queenie”, un tema que por supuesto hizo que el respetable se levantara de sus asientos. Dicho sea de paso, este tema ha sido interpretado también por el tío de John, Mick Jagger, y sus “piedras rodantes”, entre otros grandes del rock. Después de pasar por el centro de los EE.UU. (Berry era de Saint Louis) el periplo continua hacia el sur (Louisiana) con la versión del “I’m The King Bee” de Slim Harpo (1924-1970), y después subimos hacia Chicago para escuchar “Evil” de Howlin’ Wolf. Es interesante ver cómo un vocalista tan novel como es John Byron Jagger se sumerge en el mundo del blues y del rock, un mundo que apenas conocía antes de conocer a Javier Vargas, tal como nos confesó en su entrevista conjunta para nuestra revista, y verle cómo sigue en proceso de aprendizaje y asimilación. Seguramente con un mentor como Vargas, será una experiencia artística que llevará consigo por toda su vida. La velada no podía terminar de otro modo sino con un guiño hacia su tío, con la versión del “Sympathy for the Devil”, aunque no la enlazaron con el tema “Muévete” de Rubén Blades, tal como hicieron en el disco ‘Move On’.

Una velada que nos mostró una vez más que, independientemente de nuestro lugar de origen, uno puede sentir como suya la tradición musical del otro, por mucha distancia que les separe. Blues, flamenco, funk, música latina, rock, soul, pop… al fin y al cabo todas son expresiones que emanan del mismo deseo de cualquier ser humano en cualquier rincón del planeta: expresarse. La música, puede que sea la mejor manera de comunicarse sin palabras, ya que seguramente uno podrá ser comprendido sin problemas por gente de las culturas más variopintas y el mestizaje, el resultado de esta comunicación musical, es magia en estado puro.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

9 comentarios

  • Óscar says:

    Llevo siendo muy fan de Raimundo toda la vida, desde el primer disco de Pata Negra.

    Ya lamento decir que hizo un concierto impresentable; impropio de una banda que se considera profesional.

    Problemas técnicos aparte, el bueno de Raimundo no sabía qué canción venía, ni cómo empezaba el tema ni mucho menos dónde terminarlo, el bajista y director musical sufrió durante todo el concierto para intentar reconducir unos solos improvisadamente pésimos y persiguiendo a Raimundo, intentando enchufarle el cable constantemente.

    Ya sé que al maestro (que lo es) Raimundo hay que quererle como es y que su anarquía es parte de su encanto pero es que no es que fallara notas; es que no cogía ni el tono. Olvidaba letras que lleva cantando treinta años…

    Creo humildemente que si tienes intención de volver a los escenarios lo mínimo que debes hacer es ensayar diez o doce días con tus músicos para por lo menos ponerte de acuerdo en cuando viene el estribillo.

    El concierto parecía una especie de ensayo o jam sessión de tres amigos en circulo con el batería y Raimundo por otro lado a su rollo enredando a un volumen de mezcla insoportable.

    Las niñas… pobrecitas mías, seguro que de mayores aprenden a cantar. Cuando perpetraron la canción de Sting juro que no podía creer lo que estaba oyendo.

    Talento e inspiración sobraban en el escenario pero faltó un poco (mucho) de trabajo previo.

    Creo que la “improvisación” no es eso.

    • Anónimo says:

      Yo ámbito las críticas de mis fans pero deberías dar la cara por lo menos

    • Anónimo says:

      Oscar lamento decirte que estas raspado de cultura musical por no decirte otra cosa, te recuerdo que estas hablando de una leyenda VivaRAIMUNDO AMADOR
      un artista consagrado creo que después de tantos años siendo fans de él grande te corrompistes te voy a dar un consejito sigue escuchando regueton u otro tipo de música esto te viene grande campeón un saludo

    • Anónimo says:

      Yo flipo con la gente la incultura que tenéis Raimundo Amador izo un pedazo de concierto y no se equivoco pero por favor si a ese honbre una equivocación le suena bonito para mi gusto es el mejor y si no os gusta sois unos incultos de mierda que no save is lo que hablas pero la envidia es muy mala y no tenéis vida y os tenéis que entretener criticando a este honbre que yeva 60 años en la música y es todo un mito no sabéis ni lo que ablais catetos, incultos, que ya se save que la envidia es muy mala pero si no os gusta para que vais a verlo. Yo estuve en el concierto y estuvo precioso y una cosita para Oscar asta los pedos de Raimundo Amador Ban a tono y tu mejor cortaré las orejas porque las tienes de decoración porque claro está que no entiendes musicalmente NADAUN

  • JOSE BECKO says:

    A mí me encantó el concierto de Raimundo a pesar de los problemas tecnicos del principio que el maestro gitano solventó con elegancia y humor …. Estuvo muy biena la guitarra , conecto con el publico madrileño y ofrecio un panorama variado de una carrera musical que ya tiene cuarenta y pico años… que se dice pronto… Ojala vuelva pronto por Madrid y de cabeza de cartel porque los fans nos quedamos con las ganas de poder saludarle al final del concierto, hacernos alguna foto o que nos firmara algun LP mitico de los suyos …. pues se fue pronto
    para dejar paso a Javier Vargas….

  • Juandie says:

    Dignos recitales por parte de ambos músicos en una de las mejroes salas de Madrid con el mejor aroma al Rock/Blues que tan bien destilan esos temas.

  • María says:

    Oscar, lo que tú has hecho no es una crítica es una agresión.
    Todos conocemos de muchos años el talento y la profesionalidad de Raimundo. Eso está fuera de duda.
    Oscar, has sido tan mezquino… pobrecito mío! tratar así a dos portentos de la música como son Esmeralda Rancapino y la Toñi Amador! Todos vosotros podéis oírlas y veréis que sí, ya saben cantar divinamente y con 15 años, más o menos. Afortunadamente Nos queda mucho tiempo para disfrutar de estas dos grandes artistas.
    Teniendo en cuenta Oscar, que esta es tu opinión personal y muy mal intencionada, por cierto… Te ruego que pongas pruebas de lo que dices, ya que es muy grave hacer ese tipo de acusaciones sin pruebas. (Tus palabras son palabras de loro)
    LO QUE TU DICES, NO ES LA VERDAD! Yo también estuve allí.
    Lamento decirte que tu comentario esta es una crítica impresentable, propia de alguien ignorante, mezquino y malintencionado, que se considera Crítico, ser critico es (según la Rae) Analizar pormenorizadamente algo y valorarlo según los criterios propios de la materia de que se trate). Y tú lo que haces aquí es criticar sin fundamento.
    El bueno de Oscar no sabe ni que decir para argumentar sus falsedades. Lo que yo percibo es el retrato de ti mismo; mezquindad, envidia del talento ajeno, etc).
    Esta crítica, es injusta y propia de alguien muy vanidoso y con necesidad de notoriedad y fama. Trabaja estudia y así tal vez algún día lo conseguirás.
    Creo humildemente Oscar, que debes tomarte la medicación y formarte más.
    Oscar… pobrecito mío, tú ni de mayor aprendes.
    Creo que tu comentario es una gran mierda.
    Atentamente,
    Una fan de Raimundo muy indignada que estuvo allí.
    Raimundo, mi admiración por ti no deja de crecer!

  • Antonio says:

    Yo sinceramente creo que a veces hay gente que por lo que sea tienen el oido desafinado un día y no es que los que tocan desafinen, es que esa persona ese día no oye bien. Lo digo porque no es la primera vez que escucho (leo en este caso) alguien que parece que ha estado en otro concierto que todos los demás.
    En este caso D. Oscar creo que tuvo la mala fortuna de estar ese día en esa tesitura. Que no le gustasen que hubiese demasiado tiempo entre temas, puede ser. Pero que diga que Raimundo no se sabe los temas o que no ha ensayado cuando lleva la tira de conciertos presentando este disco con un repertorio similar, con críticas unánimes de su gran nivel, y es capaz de tocar los temas de atrás para adelante si tercia. No toca el mismo repertorio porque precisamente le gusta ver por dónde va el público y conectar con ellos adaptando el repertorio con más blues, más flamenco, etc. Raimundo es auténtico. No se puede esperar un show tipo los Back Street Boys o Michael Jackson con cada detalle predefinido. No es ese tipo de show, y la verdad, muchos lo agradecemos. Porque lo que escuchas es al artista en directo y expresando ESE momento. No es el one-fits-all que se repite igual en Murcia que en Dinamarca. Es otra forma de comunicación más directa, más de verdad, más bidireccional.
    Si le pareció a Ud. que alguna de las cantantes (que no son coristas sólo) está aún verde, es posible, porque al menos una de ellas tiene 15 años. Y como es lógico madurez puede faltarle, pero arte y voz desde luego que no.
    De otras cosas, no me molesto en corregirle porque es evidente que no sabe de qué habla cuando ignora la cantidad de conciertos que lleva la banda, y sugiere que ensayen 10 días. O cuando se refiere al \”batería\” sin saber que se trata de Raimundo Amador (Junior, evidentemente) o se refiere a Manuel Romero como \”el bajista y director musical\” como si el director musical no fuese el propio Raimundo… En fin, una pena que estuviese ese día con el oido desafinado… Pruebe otro día D. Oscar que seguro que se alegra.
    Un abrazo a todos,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.