john conde
reylobo
Gernika Fest
estereofitos

Crónicas

Nighwish: Gloria y éxtasis musical

«Lo que se vivió esa noche simplemente fue místico e irrepetible»

7 octubre 2018

Arena Metropolitana (Ciudad de México)

Texto: Luis Adriel. Fotos: Archivo Nightwish

Tres años han pasado desde el comienzo de la última gira de Nightwish, donde Floor Jansen ya encaraba el puesto de vocalista de manera oficial. Aquella gira donde se alineó a la formación de manera definitiva a Troy Donockley, quien se encarga de todos los instrumentos de viento y algunos de cuerda, incluyendo su misma voz y aquella gira donde se decidió que Kai Hahto y, hasta la fecha, participara sustituyendo parcialmente a Jukka Nevalainen en la batería a la espera de que este último regrese.

Tres años han pasado desde la última visita de Nightwish a nuestra ciudad principal, la imponente Ciudad de México, donde la banda presentó parte de su último trabajo de estudio llamado ‘Endless Forms Most Beautiful’ en un majestuoso Teatro Metropolitan. Escenario donde vivimos temas tan apasionantes como “Weak Fantasy”, “She Is My Sin”, “Ever Dream” y “The Islander”, entre otros más.

La proyección en vídeo de una puerta de estilo místico arribó, como espiral se abrió y una voz previamente grabada dio algunas indicaciones, entre ellas, se invitaba a que la audiencia no hiciera uso del smarthphone durante el concierto para poder disfrutar plenamente de lo que estaba a punto de acontecer. Sin más espera, nuestro buen amigo Troy ascendió al escenario, tomó su lugar y comenzó a tocar lo que se considera como la introducción musical al concierto.

“Una vez tuve un sueño y fue vivir todos y cada uno de los conciertos de mis bandas favoritas y de las que lleven el arte de la música a su máxima expresión”. Estas palabras vivieron del pasado a mi mente al escuchar las palabras“Once I Have a Dream And This Is It terminada la participación de Troy en la intro de “Dark Chest Of Wonders”. No hubo mejor inicio que esta potente canción, momento en el que esa bomba de sentimientos acumulados explotó y me hizo sentir un placer total de felicidad.

Gracias, México” se escuchó por parte de Floor, y la banda no paró ahí, pues “Dark Chest Of Wonders” cedió el escenario a “Wish I Had An Angel”. Yo esperaba que esta segunda canción fuese tocada mas adelante, jamás imaginé que la interpretaran al principio. Terminada la misma, mi mente regresó por escasos segundos a la realidad y pensé: “si así han comenzado, no tengo ni idea de lo que nos prepararon para más adelante”.

El turno de “10th Man Down” llegó, procedente del sencillo ‘Over The Hills And Far Away’. Esta fue mi primera gran sorpresa, porque no la esperaba y me hizo recordar varios pasajes de mi época en la preparatoria, cuando conocí a Nightwish por conducto de una compañera con quien tomaba una clase de arte y expresión gráfica. Menciono que en cada en cada una de las canciones hubo un acompañamiento visual expresado en la gran pantalla de fondo. Cada vídeo haciendo referencia gráfica a la letra de cada canción; las proyecciones de altísima calidad y que le dieron mayor emotividad a cada pista interpretada en el escenario mexicano.

“Come Cover Me” tomó participación en esta añorada noche; una de las canciones con una lujuriosa interpretación se abrió camino minuto a minuto, segundo a segundo, al ser coreada por el respetable.¡Al fin! Una canción que sí esperaba no importando su lugar en el setlist. La disfruté mucho. Terminada esta interpretación, “Gethsemane” comenzó a ser tocada, otra sorpresa que disfruté demasiado.

Hasta aquí, todas las canciones fueron bien recibidas. Cero errores en las interpretaciones con un espectáculo de luces e imágenes digno de disfrutar. Sin embargo, sentí que apenas estábamos a la mitad del espectáculo y que lo mejor estaba por venir. Siguiendo con la lista de canciones a interpretar, la banda comenzó a tocar una melodía que no pertenece a ningún álbum conocido, pero sirvió de introducción para “Elvenpath” que no hizo sino saltar de emoción a los asistentes, pues pertenece al primer álbum de Nightwish: ‘Angels Fall First’. Se los dije: ¡lo mejor estaba por venir!

Pasando al siguiente tema, “I want My Tears Back” se presentó en el escenario, otra canción que hizo bailar a más de un asistente. Para la siguiente interpretación, Toumas tomó la iniciativa y comenzó a tocar una melodía que nos resultó muy familiar y que, en su momento, fue un hit de ‘Dark Passion Play. “Amaranth”, puesta en escena, fue todo un lujo escucharla, porque aparte de que fue la única que tocaron de este álbum y pudiendo ofrecer cualquier otra canción, nos regalaron una interpretación de las más emotivas canciones que tienen. Al final los múltiples aplausos y elogios lo dijeron todo.

Aún me encontraba perdido entre la melodía de “Nemo” cuando “Slaying The Dreamer” me hizo bajar de ese paraíso mental en el que me encontraba no solo yo, sino todos los presentes. Esta canción, como un vampiro, absorbió todas nuestras energías.

El cansancio comenzó a cobrar factura, y aunque entramos en la recta final del concierto, todavía estaba lejos de terminar. Me di cuenta de esto cuando Toumas una vez más, con su teclado, tomó la iniciativa de la penúltima canción. “¡Oh Dios!”, dije cuando escuché la melodía interpretada, lo que se avecinaba sencillamente era un vendaval de canción. En la gira anterior, por su gran duración no en todos los conciertos fue tocada al completo. Si la banda comenzaba por el capítulo I, significaba que “The Greatest Show On Earth” sería interpretada al completo. Ni en mil años se me hubiera ocurrido que esta canción fuese puesta en escena en este tour, en este concierto, en este escenario junto a un aproximado de 10.000 almas mexicanas, y así fue: Capítulos I, II y III fueron interpretados y el capítulo IV se reservó para el final del concierto, cuando se dejó oír sin ser interpretada, mientras la banda se despedía de su respetable audiencia, de sus respetables seguidores que, aunque aún no somos muchos, puedo decir con firmeza que sí somos más que hace tres años. Al cierre del último capítulo, el vídeo de la puerta espiral apareció, y al contrario que al principio, la puerta abierta se cerró y la pantalla se apagó por completo. Cerrado el telón, comenzamos abandonar la imponente Arena y al salir vi muchos rostros de felicidad absoluta. Lo que se vivió esa noche simplemente fue místico e irrepetible.

Tres años pasaron desde el último concierto de Nightwish en la Ciudad de México, y tres años de espera es un precio que estoy dispuesto a pagar por dos horas de gloria y éxtasis musical. Desde México para MariskalRock en España y de España para el mundo.


Recuerda que Nightwish girará por España tocando los días 30 de noviembre en Madrid (Wizink Center), 1 de diciembre en Barcelona (Sant Jordi Club) y 2 de diciembre en Bilbao (Bizkaia Arena BEC) junto a Beast In Black. Además, Floor Jansen nos ha hablado de cómo serán estos conciertos en nuestro país.

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Siempre dan el callo en directo con esos fantásticos temas del mejor Metal Melódico con lo cual en México lo volvieron a bordar. Volao esta por estos lares su gira y siempre se les ha tratao por España como son, una de las mejores bandas que hay en los últimos años. Estoy deseando ese futuro álbum de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.