Madness Live!
demonik
elperrodelbar
70000tons
daeria
magodeoz
morlanriver
tarque
gritandoensilencio
ancestronautas
estereofitos
confessintheblues
eldromedariorobedvd
rosendo
dobleesfera
ironmaiden

Crónicas

Michael Schenker: Michael Schenker y los cuatro tenores

«A Michael Schenker, que se ha ganado a pulso su estatus en el mundo del Rock, se le vio disfrutar sobre el escenario y junto a sus cuatro tenores, que suman la nada despreciable cifra de 256 años, nos transmitió que le queda cuerda para rato»

La Riviera, Madrid

Texto: José Luis Martín Fotos: Hughes Vanhoucke

Mientras que algunos guitarristas rebosan ego por los cuatro costados, como el sueco Yngwie Malmsteen, que nos ha visitado recientemente, y prescinden de vocalistas para su actuación, otros como el alemán Michael Schenker reclutan a cuatro de los cantantes más significativos en su carrera en solitario montando un Michael Schenker Fest para deleite de todos los que hemos seguido esta carrera desde principios de los ochenta y para las nuevas generaciones que llegaron más tarde.

Michael Schenker volvía a visitar nuestro país tras la gira del año pasado, aunque esta vez en Málaga y Madrid, que no habían entrado en aquella ocasión.

Para abrir boca y en horario infantil, los británicos Absolva eran los encargados de amenizar la espera del artista principal. La banda de los hermanos Appleton, los guitarristas Chris, que también se encarga de las voces, y Luke, que milita también en Iced Earth, son junto al bajista Karl Schrarmm y el batería Martin McNee la formación que acompaña en directo al ex-vocalista de Iron Maiden Blaze Bayley.

Tuvieron cuarenta y cinco minutos para mostrarnos su propuesta, que se desenvuelve dentro de los cánones del heavy metal clásico de forma muy acertada aunque sin grandes alardes.

Repasaron los cuatro trabajos que tienen hasta la fecha en sus seis años de historia, con especial énfasis en su último ‘Defiance’, con temas como el que le da título junto a “Life on The Edge” o “Rise Again”.  Chris fue el encargado de animar al público y mostró buenas maneras con la voz, aunque los temas, desconocidos para la mayoría, no ayudaban mucho. Completaron la actuación con cortes como “Only When It’s Over”, “Never Back Down”, “Live For the Fight” o “Code Red”. Después del concierto estuvieron firmando discos y haciéndose fotos con todo el mundo en la zona de merchandising.

Michael Schenker. Foto: Hughes Vanhoucke

A las 20:00 en punto, como así anunciaba la organización desde su página oficial, salió Michael Schenker y el guitarrista de Sarstedt se lanzó en solitario, con su voz, con una breve versión del clásico de Scorpions “Holiday”, mientras se iban incorporando los músicos de su banda base: A la guitarra rítmica y los teclados se encontraba Steve Mann, al bajo Chris Glen y a la batería Ted McKenna, ¡Todos unos “chavalillos”!

Curiosamente la segunda canción fue el clásico por excelencia de UFO, “Doctor, Doctor”, que todos esperábamos que se la guardaran para el final y la soltaron a las primeras de cambio. Después se fueron incorporando los vocalistas Graham Bonnet, Gary Barden y Robin McAuley.

El show estaba estructurado en cuatro partes, con el protagonismo de un vocalista en cada una de ellas, entrando y saliendo el resto para unirse o apoyar en los coros, con una canción instrumental como nexo entre cada parte.

El primer bloque fue el de Doogie White, que fue el último en incorporarse, interpretando “Vigilante Man” de Temple of Rock, “Lord of The Lost and Lonely”, “Take Me to The Church” del ‘Resurrection’ de Michael Schenker Fest, que tuvo un gran peso durante toda la noche, “Before the Devil Knows You’re Dead” y “Natural Thing”, la segunda de UFO que caía. Doogie mantuvo un excelente tono durante toda la noche, siendo uno de los cantantes más solventes. Steve tuvo problemas con su guitarra durante un par de temas, hasta que los técnicos lo subsanaron.

Gary Barden, Graham Bonnet, Doogie White y Robin McAuley. Foto: Hughes Vanhoucke

Tras la fantástica instrumental “Captain Nemo”, en la que Glen se puso unas gafas que proyectaban haces de láser, era el turno para Graham Bonnet, que en sus conciertos en solitario sufre a medida que avanza el show, pero que en este formato se desenvolvió con soltura, desde “Dancer”, pasando por “Searching for a Reason”, “Desert Song”, “Night Moods” o la magnífica “Assault Attack”.

La instrumental de Scorpions “Coast to Coast” era la que iba a preparar el terreno para Gary Barden que arrancaba con la imprescindible “Ready to Rock” y seguía con otras dos no menos importantes como “Attack of the Mad Axeman” y la vitalista “Rock My Nights Aways”, intercalando otra de las nuevas como “Messin’ Around”, antes de la combativa y aclamada “Armed and Ready”. Quizás fue el cantante al que más justito vimos, tratándose de temas muy enérgicos donde había que ponerlo todo.

Para otra de las canciones de Michael Schenker Fest como “Warrior”, se incorporaron los otros tres  vocalistas, resaltando y arropando a Barden en los coros.

La trepidante “Into the Arena”, con pleno lucimiento de Schenker, era la siguiente instrumental de transición que nos conducía hasta el irlandés Robin McAuley, bien reservado para la última entrega por su excelente estado de forma y su porte juvenil.

Canciones como “Bad Boys” o la contundente “Heart and Soul”, que aunque reciente nos huele a clásica, nos supieron a gloria en la voz de McAuley, aunque echamos de menos algunas como “Gimme Your Love”, “No Time for Losers” o una de nuestras favoritas, la maravillosa “Anytime”. En su repertorio cargaron un mayor contenido de éxitos de UFO con “Shoot Shoot”, “Only You Can Rock Me” y “To Hot to Handle”.

Tras tomarse un pequeño respiro, volvieron todos para enfrentarse a las dos joyas finales de los alienígenas británicos como “Rock Bottom” y “Lights Out”, que fueron coreadas por un público entusiasta, despidiéndose todos después a la francesa.

Dos horas y media de espectáculo que, salvo algunos problemas de continuidad lógicos cuando hay muchos invitados, se nos pasaron volando. Cuando el cancionero evoca tantos recuerdos y tantos bellos pasajes musicales, la atmosfera es la ideal para disfrutar de una gran noche. A Michael Schenker, que se ha ganado a pulso su estatus en el mundo del Rock, se le vio disfrutar sobre el escenario y junto a sus cuatro tenores, que suman la nada despreciable cifra de 256 años, nos transmitió que le queda cuerda para rato. ¡Que así sea!

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por José Luis Martín

10 comentarios

  • Juandie says:

    Un placer haber leído esta interesante crónica sobre el concierto del histórico Michael Schenker que dio en la mejor sala de Rock de Madrid con esos pedazos de vocalistas que tampoco quisieron perdérselo y que con algunos temas de SCORPIONS como de UFO y suyos propios lo bordaron en esas dos horas y media. Merece la pena pagar una entrada aunque valga un poco cara por disfrutar de estos genios juntos sobre un escenario.

  • David says:

    Estoy, en general, bastante de acuerdo con la crónica del redactor, pero ha sido algo suave al calificar de “justito” a Gary Barden. El llevar a cuatro cantantes es un reto interesante, si bien es cierto que es bastante desigual el rendimiento de ellos. Doggie White, sin ser un cantante que me apasione, cumple con bastante buena nota la primera parte de show. Graham Bonnet mantiene un buen timbre de voz, le cuesta horrores mantenerse en un escenario más allá de 4 o 5 canciones. Lo de Gary Barden fue realmente lamentable, creo que debería hacer una reflexión sincera de retirarse de los escenarios. Tampoco logro comprender como Schenker cuenta con él, siendo tan flojo su estado de forma desde hace tiempo. Sin ninguna duda el gran triunfador de la noche fue Robin Mcauley. Se encuentra en un gran estado vocal, canta como hace 30 años, mantiene un timbre y tono altísimos tratándose de un vocalista veterano (65 años). Me encantó, sin ninguna duda un gran profesional por el que merece la pena pagar una entrada.
    El resto de músicos estuvieron a un gran nivel, como el jefe Schenker.
    En líneas generales buen concierto, que podría haber sido de sobresaliente de no haber sido por la pobre actuación de Gary Barden.

  • Foc says:

    No logras comprender como Schenker cuenta con Barden. ? Ja,ja… hay peña que que va a disfrutar, tomar cervezas y bailar, aunque cada vez somo menos, y no a levantar el movil y a analizar quien es el triunfador y quien no, lo cual es muy relativo, porque para gustos colores.
    Para mi que voy camino de los 51 tacos y me enganche a Schenker como a tantos otros allá por 1981, ver la formación clásica del MSG con el Barden y el Bonnet precisamente es uno de los alicientes…
    Cierto, que Barden no es ni una una sombra de lo que era, pero quizá tienes mas tablas que ninguno y conecta bien con la peña. De cualquier forma yo lo que recuerdo es que cuando finalizó su bloque con Armed and Ready fue muy aclamado y aplaudido.
    Repito, estamos de acuerdo en que no es la sombra de aquel cantante de Una noche en el Budokan, donde por cierto canta a full y le sale algún gallo que otro, ja,ja…

  • Foc says:

    Por cierto, faltaron dos imprescindibles, de las mejores de Schenker para mi gusto, la enorme Let sleeping Dog Lies con Barden y cañera Save Yoursel con McKauley

  • JOSE BECKO says:

    gran concierto y cronica y abundo en lo de Gary barden. Mala voz pero carisma a raudales . Y mención especial a Ted mc Kenna en los parches y a Steve Mann que es un pedazo de multinstrumentista

  • Guillermo says:

    Lo de Gary Barden fue deprimente. Una lástima contemplar al que fuera un grandísimo vocalista dar un espectáculo tan lamentable. Graham Bonet mantuvo el tipo, y eso no es poco teniendo en cuenta su edad y la dificultad de sus temas. Doggie me parece muy lineal, con pocos matices, me da la impresión de que canta todas las canciones igual, a mi particularmente no me gusta. Muy bien McKauley. Y que decir de Michael Schenker. Es un fuera de serie, y es todo un privilegio poder contemplar en directo a uno de los grandes guitarristas de la historia del rock.

  • Javier Fernández says:

    Estuve allí con mi hijo y un amigo de la infancia. Ha sido un acierto ir y disfrutar de todo un espectáculo ofrecido por Michael Schenker y su banda. No puedo ponerle un pero, quizás a la acústica de la sala y algunos detalles del sonido y la iluminación. En cuanto a la entrega del grupo, el gusto y las ganas de darlo todo estuvieron patentes en todo momento.
    No estoy de acuerdo en las opiniones que se han realizado sobre los cantantes. Es algo digno de admirar la complicidad entre ellos sin mostrar ningún tipo de rivalidad. Teniendo en cuenta la edad de ellos y el trabajo tan continuo solo tengo buenas palabras pues creo que no deslució ninguno, es más, Graham Bonnet y Robin McAuley estuvieron sobresalientes. No me olvido por supuesto de los demás integrables del grupo Steve, Chris y Ted McKenna junto al jefe que estuvieron espectaculares.
    Un buen grupo, un buen momento y un buen sabor de boca. Me alegro de haber asistido a este concierto.

  • JUAN says:

    Muy buen concierto. Me emocionó cómo lo dio todo Graham Bonnet con esas canciones tan difíciles. Y el compañerismo y camaradería entre todos los cantantes, como dijo mi hermano, después de tantos años, los egos se quedan atrás (incluidos los de Michael) y superan sus diferencias.
    Me quedé con la espina de saber lo que dijo Schenker antes del Coast to coast, alguien lo sabe? Imagino que no serían buenas palabras para Rudolph….

  • Juanjo says:

    Me pareció que sobraron los temas de Scorpions y los de UFO. Me enfadé en la sala por ello. Pero recapacitando, casi ninguna banda te ofrece dos horas y media al nivel que ofrecieron en La Riviera. Y los temas no propios de MSG pueden considerarse los bises de un gran concierto.
    Por cierto, se me ocurrió pedir bebida blanca en el bar de la sala a pesar de estar advertido del peligro. Seguramente la causa principal de un enfado innecesario que no me permitió apreciar correctamente la calidad del concierto.

  • Juan says:

    El concierto en líneas generales fue muy bueno , creo que Mc Auley es el cantante ideal para defender el material de MSG. Por poner un pero debería haber cantado más canciones de su época que de Ufo como hicieron los demás

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.