Madness 2
ironmaiden
dobleesfera
azrael
elhombredelvalle
saratoga
strangers
effe
javiersolo
graspop

Crónicas

Electric Mary + The Lizards: Nunca hace frío cuando hay bandas calientes

«No solo consiguen llenar la pequeña sala, sino que se consolidan en la capital del País Vasco como uno de los nuestros. Electric Mary siempre serán bienvenidos a España. Lo último que se escuchaba: ¡Beste bat!»

15 noviembre 2019

Hell Dorado, Vitoria-Gasteiz

Texto y fotos: Matt Izaguirre

Electric Mary

La verdad es que siempre es un placer volver a Vitoria, una ciudad tranquila, pero llena de vida y cultura. Aunque, la verdad sea dicha, acercarnos a esta capital un día de noviembre o diciembre supone aceptar la baja temperatura de esta ciudad, bien llamada por sus habitantes “Siberia-Gasteiz”. Aún así, el frío era lo de menos, en el trayecto del viaje sólo pensar en lo que iba a acontecer nos hacia sentir el calor del fuego bajo.

No hay nada más electrizante y caluroso que asistir al show de una banda australiana que acaba de publicar un hard rock blues puro made in Bad Company, Free, Whitesnake, Led Zeppelin, mucho sureño y por supuesto, el agua de la que beben todos los “canguros”, AC/DC.

El rock australiano es una de las escenas musicales más interesantes de toda la vida. Desde The Easybeats o Billy Thorpe and the Aztecs, han surgido centenares de bandas que han cosechado éxitos a nivel internacional. Nos referimos a bandas como Rose Tatto, Airbourne, Wolfmother y cómo no, a la banda más grande de la historia del rock australiano. Ahora le toca el turno a Electric Mary. Estos canguros llevan en activo desde el año 2003, tienen en su haber cuatro álbumes de estudio y cinco EPs. Además de este material, tienen un álbum en directo. ¿Y en qué sala grabaron el directo? Pues en la misma sala a la que iba a asistir, señoras y señores. ¡Hell Dorado ya es como una segunda casa para la banda!

El quinteto de Melbourne nos presentaba su mejor obra hasta la fecha. Han pasado muchas cosas desde la creación de la banda en el año 2003, pero realmente se hicieron un hueco en Europa gracias a poder girar con Whitesnake. Todas las grandes bandas que pasan por Australia requieren de ellos para que les abran y calienten los motores. En su país tienen un reconocimiento logrado a base de mucho trabajo. En Europa giran en salas más bien de poco aforo, como es el caso de Hell Dorado, pero para este tipo de bandas es el mejor lugar de confort, pueden escupir su rock más feroz a nuestras caras, pero Electric Mary no solo calienta motores, sino que demuestra que ya es un grupo sólido y que no necesita a ningún grande para promocionarse.

The Lizards

Antes de ver a los de Melbourne, tuvimos la oportunidad de oír como teloneros a un power trío de Barcelona, The Lizards. Su última obra, ‘Inside Your Head’, nos demuestra que es una banda hambrienta, con ganas de comerse el mundo y tocan un punk-rock con una gran influencia de bandas como Motörhead, entre otras. Dos de los miembros son mujeres, Carla (guitarrista y voz) y Judith (Bajo). El batería, Edgar estaba en el centro, marcando ritmos rápidos y enérgicos.

Fuera de la sala apenas llegaba a un grado la temperatura, pero nada más entrar y escuchar a los barceloneses el frio se nos había olvidado. El concierto empezó a las 10:30 y durante 40 minutos nos demostraron lo mejor que saben hacer. No podía haber unos teloneros mejores para calentar al público antes de que empezara el plato fuerte.

Empezaron con “Burning City”, de su primer álbum, y me recordaron a los Ramones, sin mucha charla, una canción detrás de otra, sin parar, casi misiles. Me quedo con las canciones del último disco, como “Everybody sucks”, “Rockers Hate You” o “What I Am”, son un placer sonoro. Algo que me llamó la atención es la actitud de Edgar, no paraba de sonreír en todo momento, y eso gana mucho, el hecho de ver que un músico está disfrutando, te hace disfrutar. Es el detalle que más me llamó la atención. Y ese detalle transmitía un buen rollo significativo.

Terminaron con “Sing Out Loud”, todos estábamos calientes y nos quedamos con la sensación de que hicieron lo que tenían que hacer, animarnos, darnos cuenta de que era viernes y que tocaba disfrutar del rock ‘n’ roll.

Después de un rato, Electric Mary empezó a calentar los instrumentos como si estuviera en su local de ensayo, los músicos aparecieron como si nada, como si estuvieran relajados. Pero entonces, de repente giraron, nos miraron, avisaron y empezó la acción con “Let Me Out” del álbum `Down to the Bone’. Una tralla que no solo hizo vibrar al pobre Hell Dorado, sino a todo el público. Es en ese momento cuando te quitas la chaqueta, te pillas una birra y pones las manos en los bolsillos porque sabes que va a ser una noche de buen rock ‘n’ roll. Acto seguido, El Hell Dorado aúlla aún más cuando suenan los primeros acordes de “Gimme Love”, canción del último disco, ‘Mother’, y con mucha influencia de los Zeppelin que tanto nos gustan.

Cuando suena “No-One Does It Better Than Me” todos ya estamos calentitos, ya que el tema nos recuerda a los mejores Aerosmith, siempre con la desgarrada voz del gran jefe de la noche: Rusty Brown. Rusty es el mítico rockero que atrae a todos con su sola presencia. ¡Qué manera de conectar con el público y de liderar el escenario con su perfil de hombre de carretera y motero! Ya lo dijo en alguna ocasión: “Hell Dorado está llena de gente entregada que ama y cree en el rock ‘n’ roll”. Aunque el Alex (el bajista) también tiene lo suyo, el hombre no paraba, su sonrisa, actitud y su bajo destrozado trasmitía rock ‘n’ roll en estado puro. Siguió el frenesí con “Love me”, “Gasoline & Guns” (por cierto, me encantaron los coros, me recuerdan a los Crüe) y “Hold Onto What You Got”, éste último, una de las mejores canciones de su último trabajo.

Es en este momento donde el concierto empieza a subir el nivel, en cierta medida por la canción que venía a continuación. “Sorry Baby” es un temazo, que tiene una gran influencia de los Free. Lo cojas por donde lo cojas, la canción tiene de todo, ese inicio lento, con la voz subiendo poco a poco, hasta que la banda se une y crea una atmosfera de un hard rock lento que tanto nos gusta, esa mezcla de Led Zeppelin, el rock americano y el groovy de Rusty es de aplaudir.

En la siguiente canción Alex coge la harmónica para presentarnos “Sweet Mary C”, otro de sus clásicos. En “One Foot in the Grave”, mostraron todas sus influencias, que son infinitas: Whitesnake, Deep Purple, Free… y empezaron a jugar con el público, aunque ya lo tenían en el bolsillo, solo era un detalle más de su dominación absoluta del escenario. Con “Nicotine”, de ‘The Last Grea Hope’, nos hicieron volver al hard rock con cierta influencia de los Sabbath más clásicos.

El siguiente zarpazo pertenecía también al último disco. “The Way you Make Me Feel” es rápida, eléctrica y directa. El cantante necesitaba descansar un momento, se le notaba asfixiado, pero con fuerza y convicción. Todo un guerrero. Al acabar esta canción, nos susurra en tono cansado: “Gracias, gracias”.  El espectáculo continuó con “Already Woman”, una canción lenta que bajó el ritmo de la noche, pero que suelen ser las típicas canciones que sirven de gancho para luego poder cerrar el concierto con los últimos trallazos. En dicha canción, también aprovecharon para presentar a los cinco miembros del grupo.

Y es entonces cuando suena “Woman” (canción que compuso el guitarrita Pete Robinson, que también ha compuesto temas como “Hold Onto What You Got”), que es otro chute de adrenalina que nos recuerda a los Led Zeppelin más salvajes. Sin parón, comienzan con el riff de “My Best Friend”, en la mitad de la canción Paul Marret se marca un solo, y Alex Raunjak le sigue el juego, estableciendo una base rítmica que es el reflejo de toda la noche. Buena base donde permiten a las guitarras poder sacar todo el hard rock sucio y cómo no, dejar al cantante como un animal suelto. Y ahora si, toda la banda se une, los cinco, para finalizar con el estribillo y con solo incluido demostrando que el hecho de girar con bandas internacionales les ha enseñado cómo cerrar correctamente los conciertos, dejando todo patas arriba y mostrando que, aunque el líder sea Rusty, ante todo es una banda, en la que todos tienen lugar para poder sobresalir en un momento u otro. Y cuando parecía que todo iba a terminar nos sueltan el ultimo gancho: “Long Way from Home”.

De nuevo Hell Dorado, de nuevo Vitoria y de nuevo conciertazo. No solo consiguen llenar la pequeña sala, sino que se consolidan en la capital del País Vasco como uno de los nuestros. Electric Mary siempre serán bienvenidos a España. Lo último que se escuchaba era “¡Beste bat!”, que significa: “¡Otra más!”.

Electric Mary, Hell Dorado:
Let Me Out
Gimme Love
No one Does it
Love me
Gasolinr and Guns
Hold onto What
Sorry Baby
Sweet Mary C
One Foot in the Grave
Nicotine
The way you make me fell
Already gone
Woman
My Best Friend

 

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie says:

    Estupendas actuaciones en una de las mejores salas de Vitoria por parte de estas dos cojonudas bandas en esta gira compartida por nuestro pais.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.