Madness 2
leyendasdelrock
Taken
evildog

Crónicas

Eddie Vedder + Glen Hansard: Una bendición musical

«Tras dos horas y media de show, Eddie Vedder se corona como una de las mejores voces en activo del rock»

22 junio 2019

WiZink Center, Madrid

Texto: Alejandro Pérez. Fotos: Alfonso Dávila

Tras su paso por el Mad Cool Festival de 2018, Eddie Vedder regresaba en solitario para traernos lo mejor de su música en formato acústico e intimista.

El encargado de abrir la velada no es otro que este entrañable músico irlandés, Glen Hansard, galardonado con un Óscar a la mejor canción. Con aproximadamente la mitad del aforo del Wizink Center y guitarra en mano, salió dispuesto a cautivar al público madrileño. Caracterizado por su sonido melódico y minimalista, consiguió llevar al público hasta la más profunda emoción. Esto se debe a sus canciones sencillas, que ganan intensidad, in crescendo, pasando de unos acordes tímidos acompañados por una voz melódica y suave a unos rasgueos furiosos y toda la potencia de su voz. En otros momentos, el músico optó por ir acompañado de su piano y tocar una canción bastante más emocional y sincera. Uno de los puntos álgidos llegó con el blues “Way Back in the Way Back When”, que puso a todo el público en pie. Otro de los momentos clave de la interpretación de Hansard fue cuando cantó completamente a capella “Grace Beneath the Pines”, canción dedicada al poeta granadino Federico García Lorca. Esta es una de sus mayores influencias poéticas, por lo que era necesario rendirle tributo en su país. Sin duda alguna, Glen Hansard estuvo espectacular y fue una de las múltiples sorpresas que nos esperaban esta noche.

Era el turno para el vocalista de Pearl Jam de subir al escenario. Con una puesta en escena intimista y sobria, propia de los MTV Unplugged en los 90 como el de Nirvana o los propios Pearl Jam, entrábamos en materia para recibir la bendición musical que supone un concierto de Eddie Vedder.

Los primeros acordes en sonar fueron los de “Alive”, interpretados por el cuarteto de cuerda Red Limo, los cuales acompañaron durante casi todo el concierto dando un toque melódico muy agradecido a las canciones. Acto seguido, entre multitud de ovaciones, un Eddie Vedder emocionado subía al escenario para comenzar con su música. Las primeras canciones del show fueron un compendio de temas de Pearl Jam tales como “Indifference”, “I Am Mine” o “Inmortality”, a excepción de la canción de apertura que fue “Far Behind”, de su disco en solitario.

La primera versión de la noche vino con “Wildflowers” de Tom Petty. Tras esto, llego el momento más triste de la noche. Elliot Roberts, manager de Neil Young, había fallecido hacía tan solo unas horas. Es por ello que Eddie Vedder decidió dedicarle “Man of the Hour”. Visiblemente emocionado por su íntima relación con Elliot, la interpretación de Eddie fue soberbia y consiguió que a todos los presentes se nos pusiera la carne de gallina. Esto fue algo momentáneo porque, rendido el tributo, tocaba seguir disfrutando de su música. Otro de los momentos cumbre de la noche llegó con “Betterman”, tema icónico de la banda, que puso a absolutamente todo el Wizink Center en pie y coreando la melodía al unísono. Eddie se despidió del público con su monumental “Porch”, canción emblemática del ‘Ten’, uno de los discos más importantes de la historia del rock.

A continuación, se sobrevino un pequeño encore aderezado por el cuarteto de cuerda, que interpretó “Jeremy”. Eddie Vedder volvió al escenario dispuesto a un rato de música más. A partir de aquí se sobrevino una serie de canciones que respondieron a un público extático. Gracias a la inestimable ayuda de Glen Hansard y el cuarteto de cuerda, la interpretación de “Black” sonó mejor que nunca. Con la misma formación, se sucedieron “A Song of Good Hope”, del propio Glen, “Society” y “Should I Stay or Should I Go” de The Clash. La última canción no fue otra que “Hard Sun”, un colofón absolutamente perfecto a una noche espectacular.

Esto sería así de no ser por la insistencia del público, que logró que Eddie saliera de nuevo al escenario tras unos cuantos minutos de griterío en forma de súplica. Volvió lleno de energía para cerrar el concierto de forma más apropiada si cabe. Tras una espectacular “Smile”, la última canción no podía ser otra que “Rockin’ in the Free World” de Neil Young. El vocalista norteamericano se despidió del público madrileño dando las gracias por una velada excepcional.

Tras veintiocho canciones y dos horas y media de show, Eddie Vedder se corona como una de las mejores voces en activo del rock. Dada la naturaleza íntima del show, la comunión entre artista y público fue más estrecha que nunca. La sonoridad, por otra parte, fue excepcional. Con las canciones reducidas al mínimo, formadas sólo por unos cuantos acordes de guitarra y la voz, Eddie demostró que la música es pura emoción y que no se necesita de mucho para lograr conmover al respetable. Con un setlist que compilaba los mejores temas de Pearl Jam, versiones de otras bandas y canciones en solitario, podemos decir que fue sin lugar a dudas uno de los conciertos del año.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • Juandie says:

    Un placer haber leído esta interesante crónica del concierto en formato acústico que llevo a cabo un gran vocalista desde hace muchísimos años como es Eddie Vedder el cual tanto con temas propios como con alguna versión de su banda madre lo bordó una vez más en nuestro país. Hubiese estado de puta madre que Vedder hubiese tocado algún tema como homenaje a otro gran vocalista rockero como fue su amigo Chris Cornell.

  • Anabel says:

    Si Eddie hubiese tocado alguna canción, y sobre todo esa, en homenaje a Cornell la mayoria hubiésemos acabado llorando. Debe de sentir tanto dolor por su amigo que para el es una terapia no recordar en publico a su amigo. Estuve en Madrid y hubiese estado escuchándole toda la noche. Para mi un privilegio en menos de 12 meses escuchar a Pearl Jam en Barna y a su cantante en Madrid.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.