leyendas del rock
metal paradise
puenterock2020
isabel marco
inspector harry
dru
catstrike
Anightofblackstars
barbarablack
amyjo
The Apollardaos
graspop

Crónicas

Dream Theater: Un show de músicos sobrenaturales

«Espero ser parte en 2039 de la celebración de 20 años de ‘Distance Over Time’, con James LaBrie detrás del micrófono, por supuesto, que en aquel tiempo tendrá exactamente la misma edad que tiene Mick Jagger ahora»

12 enero 2020

Turbinenhalle, Oberhausen (Alemania)

Texto y fotos: Hughes Vanhoucke

Mi primer concierto del año tardó casi dos semanas en completarse, las vacaciones y la oferta fueron la base de esto. Era el duodécimo día del año nuevo y la banda al frente era nada menos que un mastodonte del mundo del metal progresivo, Dream Theater, a los que en un par de semanas tendremos en Barcelona (29 de enero) y Madrid (31).

Una hora antes de que abrieran las puertas de la sala Turbinenhalle en Oberhausen, Alemania, las cerraduras del cielo se abrieron una vez más, de modo que los primeros mil visitantes que esperaban entrar, ingresaron a la sala bien empapados.

Hace siete meses pude verlos en la Rockhal en Luxemburgo, cuando la banda visitó Europa por primera vez con su nuevo trabajo, ‘Distance Over Time’, que apareció a principios del año pasado. Entonces se trataba de una gira europea en la que esencialmente se presentó ese álbum, una extensión de la gira por Estados Unidos en la que también ‘Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory’ fue recordado. La diferencia visual con la gira del pasado verano fue el enorme telón interactivo de fondo con imágenes inicialmente futuristas de cuatro robots blancos que ocupaban casi todo el ancho del escenario. Delante de eso, el impresionante kit de batería de Mike Mangini, con dos pequeñas plataformas a ambos lados y dos escaleras de metal. En el frente central estaba el soporte de micrófono de James La Brie con una mano de robot sosteniendo una calavera en la parte superior, en analogía a la portada de ‘Distance Over Time’.

Música electrónica rítmica aumentó la tensión unos minutos antes del espectáculo. “Radiocativity” de Kraftwerk fue el último tema que resonó a través del equipo de sonido antes de que cayera el proverbial telón. Mientras los caballeros tomaron su lugar en el escenario, escuchamos “Atlas” de fondo, una composición de Power of Darkness.

La primera parte del espectáculo consistió principalmente en canciones del nuevo disco complementadas con dos temas de ‘Black Clouds & Silver Linings’ (“A Nightmare To Remember”) y ‘Systematic Chaos’ (“In The Presence of Enemies, Part I”). La banda dio una impresión muy segura a la vez que nunca había visto a un John Myung tan activo en el escenario como en “Untethered Angel”, la primera canción del espectáculo.

Los fanáticos de temas sólidos y complejos de metal progresivo pudieron chuparse los dedos, excepto por algunas notas del canadiense James LaBrie, todo sonaba como en un disco.

No nos equivoquemos, este fue un show en vivo con músicos sobrenaturales, tres de ellos alguna vez fueron estudiantes del famoso Berklee College of Music de Boston, y entre ellos uno era profesor del instituto de música más famoso de este mundo y también fue nombrado repetidamente el baterista más rápido del mundo, Mike Mangini.

El mago Jordan Rudess mantuvo un perfil bajo durante los primeros quince minutos, pero hacia el final de “A Nightmare To Remember” se adelantó al borde del escenario con su keytar, justo cuando tuvimos que dejar el foso.

También mágico John Petrucci, que permaneció bastante tranquilo, como siempre, lo que no altera el hecho de que una vez más demostró que lo que emana de sus dedos es oro puro.

No hay desgaste en esta banda que ha existido desde mediados de la década de los ochentas y celebrará su 35° cumpleaños este año. Después de una hora, 58 minutos para ser exactos, la primera parte del espectáculo acabó al final de la hermosa y especialmente dramática “Pale Blue Dot”, con una batalla técnica entre Jordan Rudess y John Petrucci.

Durante el descanso me acerqué al puesto de merchandising para ver qué cosas hermosas habían traído los estadounidenses. Las camisetas se vendían por 35€, que es el precio habitual para las grandes bandas de este mundo, aunque de una calidad de tela mediocre, pero 90€ por un solo vinilo con las firmas de los cinco, me pareció exagerado. Un poco más de respeto por los fans no vendría mal. El mismo vinilo con CD incluido, sin firmas, me costó 25€ hace menos de un año.

Después de algo más de quince minutos, Dream Theater regresó al escenario con más o menos el mismo ornamento, pero con música más antigua.

El año pasado, el influyente álbum conceptual ‘Metropolis, Pt. 2: Scenes From A Memory’ celebró su vigésimo aniversario y esta gira conmemora este álbum de la misma forma que lo hicieran hace tres años con ‘Images and Words’, cuando este cumplió un cuarto de siglo.

El álbum que encontró inspiración en discos clásicos del mundo del rock progresivo se tocó de inicio a final. Durante casi una hora y media escuchamos las 12 canciones del primer álbum en el que Jordan Rudess hizo su contribución y que cuenta la historia de un tal Nicholas que comenzó en ‘Images and Words’.

Cambios de ritmo y solos volaron alrededor de los oídos de la audiencia alemana. A inicio del segundo set vimos a James LaBrie sentado y cantando en las escaleras de acero al costado del escenario durante “Regression”, luego tomaría su posición central durante “Overture 1928”.

Eran ya pasadas las once cuando con "At Wit's End" regresamos por última vez a ‘Distance Over Time’, que terminó la noche como un bis, una canción cuya letra fue escrita por, en mi humilde opinión, el siempre criticado James LaBrie quien, como los otros miembros, ya no es un chavalillo desde hace buen tiempo.

Espero ser parte en 2039 de la celebración de 20 años de ‘Distance Over Time’, con James LaBrie detrás del micrófono, por supuesto, que en aquel tiempo tendrá exactamente la misma edad que tiene Mick Jagger ahora.

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie says:

    Un placer haber leído esta crónica del gran concierto que se marcaron los históricos del Metal Progresivo como son DREAM THEATER en tierras germanas presentando su ultimo álbum de estudio como sus temas de siempre aunque quizás lo mejor seria haberse tocado de principio a fin todo un discazo y de sus mejores albumnes como es METROPOLID PART 2- SCENES FROM A MEMORY en su vigésimo aniversario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.