Madness 2
noctambul
dobleesfera
azrael
elhombredelvalle
marionettes
puenterock
rulo
strangers
effe
javiersolo
graspop
ironmaiden

Crónicas

Devin Townsend + Haken: Para chuparse los dedos

«Todo se puede esperar del genio canadiense durante un concierto de dos horas para chuparse los dedos»

013 Tilburgo, Países Bajos

Texto y fotos: Hughes Vanhoucke

Devin Townsend

A principios de este año, Devin Townsend lanzó su enésimo álbum, titulado ‘Empath’, luego de diez años con Devin Townsend Project y cinco años después de ‘Z2’, su último trabajo en solitario. Tras varias actuaciones por su cuenta bajo el lema “An Evening With Devin Townsend”, había llegado el momento de la gira “Empath”, con su nueva banda de acompañamiento. París fue primero, el tercer día estaba reservado para la ciudad holandesa de Tilburgo. Entre ambos conciertos, el espectáculo en Amberes a tres cuartos del recorrido entre París y Tilburgo. Nuestras apreciaciones sobre el show de Tilburgo las detallamos a continuación.

Fue la banda británica de metal progresivo Haken la elegida para calentar la sala abarrotada sala 013. Haken ya no es una banda que suela tocar como telonera, pero cuando Devin Townsend te invita, obviamente no descartas esa oportunidad. Debido a que muchos de los fanáticos de Devin Townsend no son apasionados del rock y metal progresivo, muchos asistentes no estaban familiarizados con la súper banda que es Haken. Los londinenses lanzaron un set mixto con temas en su mayoría de sus trabajos ‘Vector’ y ‘Affinity’, sus dos últimos álbumes. Desafortunadamente, más de un puñado de asistentes se quedó en el bar durante el show de los británicos.

Ross Jennings (Haken)

Tras “Puzzle Box” y “A Cell Divides”, a los Londinenses se les ocurrió tocar “Nil by Mouth”, un tema instrumental de aproximadamente siete minutos en el que uno por uno, estos músicos estupendos mostraron lo que tenían en la tienda. Aquí y allá había gente mirando a la banda con la boca abierta de estupefacción. Haken fue genial. Haken es genial.

Seguiría “The Cockroach King” del tercer álbum de la banda, ‘The Mountain’, tema sacado bajo la manga y que al principio me recordaba al italiano Angelo Branduardi. Una canción con influencias de los años setenta, casualmente la década en la que Branduardi logró sus mayores éxitos.

De esos setenta imaginarios, la banda saltó a la siguiente década con “1985”, último tema de la noche, con un guiño a los ochenta por el uso intensivo de sintetizadores de esa época.

Hacia el final de la canción vimos a Ross Jennings tomar sitio detrás de la alineación del teclista mexicano Diego Tejeida, mientras él mismo estaba al frente del escenario con su keytar. Haken dejó el listón bien alto para Devin Townsend.

Durante la media hora entre las dos bandas, el escenario se ajustó y escuchamos música de una época pasada que recordaba a Hawái, por lo que el escenario se sumergió en una atmósfera hawaiana, palmeras incluidas.

Devin Townsend apareció con una camiseta hawaiana a las 8:45 pm, al igual que el resto de miembros de su actual banda de acompañamiento, incluido Mike Keneally, uno de los otros tres guitarristas junto a Marcus Reuter y la deslumbrante cantante canadiense Ché Aimee Dorval. El bajo Nathan Navarro, natural de Boston a pesar de su apellido español, se sumó al equipo de instrumentos de cuerda. De hecho, no menos de cuatro guitarristas estuvieron en el escenario durante ciertas canciones, mientras que el maestro fue asistido vocalmente por la elegante Ché Aimee Dorval, con quien Devin Townsend fundó el excelente proyecto Casualties of Cool hace cinco años.

Devin Townsend

Morgan Ågren fue el hombre detrás de la batería con tres bombos, también batería de Casualties of Cool, mientras que Diego Tejeida (Haken) hace doble turno durante la gira y también está currando de barman de escenario. El combo es completado por tres coristas en un pequeño escenario al lado de Diego Tejeida.

El espectáculo comenzó con Tejeida preparando cócteles detrás de sus teclados para sus compañeros músicos.

El primero en recoger una copa fue el guitarrista alemán Marcus Reuter, seguido de Mike Keneally y Ché Aimee Dorval. Uno por uno, la banda de acompañamiento subió al escenario, el gran maestro, armado con su Framus Stormbender, es el último en subir y saludar ampliamente a la masiva audiencia.

Otro miembro de Haken todavía estaba presente, pero en frente del escenario, específicamente en el foso de fotógrafos armado con su Nikon D3s. El cantante, Ross Jennings, se mantuvo de manera muy respetuosa entre los fotógrafos durante los dos primeros temas y salió del foso junto con el resto de los fotógrafos cuando nos echó una señorita de seguridad, que no alcanzó a distinguir correctamente los temas y no estaba abierta a discusión.

Con “Borderlands” y “Evermore” los dos primeros temas extraídos del último álbum, ‘Empath’, ya estuvimos a gusto durante más de quince minutos en los que Devin Townsend y Mike Keneally se divirtieron bastante.

“War” fue la tercera canción del set, un tema que en el pasado se interpretó repetidamente en vivo en compañía de Anneke Van Giersbergen, pero el domingo no estuvo en el escenario de Tilburgo, cuatro damas ya ocupaban el escenario y dieron lo mejor de sí mismas. Seguidamente llegaba “Sprite”, que en mi humilde opinión fue quizás el tema menos interesante de la noche.

Después de cuatro canciones, había llegado el momento para una serie de temas de Devin Townsend Project, comenzando con “Coast”, una jam session entre el propio maestro y su acólito de Casualties of Cool, Morgan Ågren, al frente del escenario donde el batería utilizó un pequeño instrumento de percusión operado con una mano y con la otra mano un sonajero. En esta canción y, por supuesto, también en otras, Townsend mostró el estupendo encantador de cuerdas que es.

Al comienzo de “Why” vimos a Ché Aimee Dorval con un tutú rosado, poco después llegó con un tutú negro y luciendo un amplio tatuaje en su pierna derecha con la inscripción “Canada”. Inmediatamente, casi todos los asistentes que tenían un smartphone en el bolsillo tomaron su dispositivo para tomar una foto de calidad fortuita.

Tras “Why” siguió la canción quizás más aplaudida de la noche, la sublime “Lucky Animals”, que conmocionó al público. Así que, lentos, pero seguros, llegamos hacia el final del set, ya llevábamos más de una hora y media en el show. “Genesis” y “Spirits Will Collide” de ‘Empath’ fueron elegidos para cerrar el set regular.

Durante “Genesis”, Devin Townsend usó nuevamente todos los trucos del manual, mientras que tocó acústicamente la última canción con una bandera local alrededor del cuello acompañado con las cuatro damas.

Como primer tema del bis, un emblemático tema de los legendarios The Trammps, “Disco Inferno”. Esta prueba de audacia no sorprendió a los fanáticos de Hevy Devy, todo se puede esperar del genio canadiense. La perla oscura de piernas inconmensurables que complementaba a su alteza Townsend en la voz se hizo notar en esta canción, tal como una diva de los setenta.

El espectáculo terminó con “Kingdom”, del álbum ‘Physicist’, que se grabó con los músicos de Strapping Young Lad, quizás el tema más rimbombante del espectáculo.

Con Ché Aimee Dorval y Morgan Ågren, el completo equipo de Casualties of Cool estuvo presente, desafortunadamente no se tocó ninguna canción del álbum sobresaliente que produjo el trío durante un concierto de dos horas para chuparse los dedos.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie says:

    Digno concierto por parte de ambas bandas en esta ciudad holandesa aunque por mi parte me gustaba mucho más el Metal de corte industrial de los STRAPPING YOUNG LANG con el brutal Devin Townsend al frente cosa muy distinta a lo que ofrece hoy dia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.