Madness Live!

Crónicas

Sweden Rock Festival 2018 (miércoles 6 de junio)

«Primer día de éxito rotundo y con ganas de seguir con la fiesta»

6 junio 2018

Sölvesborg, Suecia

Texto: Josep Fleitas y Mariano Muniesa. Fotos: Josep Fleitas

Un año más estamos en el Sweden Rock Festival, sin duda uno de los festivales de referencia y mayor calado de los que se dan cita en Europa. Este año, dos de los reporteros que dieron a conocer el nombre del Sweden Rock en nuestro país hace ya más de quince años, Mariano Muniesa y Josep Fleitas, se reúnen en él para darnos cumplida crónica y puntual información sobre todo lo que ha sucedido al sureste de Suecia, en las, este año, no tan verdes praderas de Norje/Sölvesborg.

Three Dead Fingers

Tras unos años en los que la presencia de lluvia, nubes, viento, sol tímido y frío nocturno fueron los protagonistas del clima del Sweden Rock Festival, este año el calor y la sequía son las inéditas previsiones para disfrutar del festival.

La intervención de Live Nation en el SRF se nota cada vez un poquito más. Los cambios en las estructuras del evento van confiriendo forma y fórmulas que intentan atraer al público más joven y convencer, a los ya adeptos al festival, de que sigue siendo una de las mayores referencias en el mundo del rock ‘n’ roll.

Como ya es tradicional en el SRF, éste abre sus puertas con la acción dispuesta en los tres escenarios menores de los cinco que conforman el festival. Esta es una jornada que sirve como preparación, como calentamiento, a lo que en los tres días posteriores a éste va a ser el gran espectáculo del rock ‘n’ roll en Europa.

Con un calor típico del mediterráneo más que de estas tierras nórdicas, nos plantamos frente al escenario 4 Sound Stage, el segundo en dimensiones del día. Sobre él, una de las buenas sorpresas del festival, que da clara perspectiva de lo que es Suecia en referencia a la cultura en general y a la música en particular. Three Dead Fingers, un quinteto formado por chavales de 12 y 13 años, que en dos años han conseguido cautivar al público sueco y que nos ha sorprendido a nosotros muy gratamente. Con un EP en su haber, la exitosa actuación en varios programas del Swedish Got Talent y un concurso ganado frente a bandas noveles del país, Three Dead Fingers cautivaron a un público que se entregó, ¡hasta el punto de crear momentos de slam y circle pits! Con sus dosis de heavy y de thrash metal, supieron combinar, con la excelencia de una banda novel, elementos del metal más moderno y actual, el blandido por bandas como 5FDP, Slipknot, Korn o RATM.

Astral Doors

El 6 de junio en Suecia es un día especial, es el día nacional, una festividad que se siente y celebra de una forma tradicional, tradición a la que en el SRF gusta sumarse. Por eso es que cada año, se invita a una formación del país y a miembros del gobierno sueco a entonar el himno nacional (“Du gamia, du fria”) en tono de rock. En el caso de este año la banda seleccionada para la ocasión fue Astral Doors, con su cantante Nils Patrick Johansson al frente. Sobre el escenario del Sweden Stage, Astral Doors apuntillaron el himno en versión power con tres temas propios: “It’s Time to Rock”, “Evil is Forever” y “New Revelation”. Este año, extrañamente, no volaron los cazas de la Svenska Flygvapnet (Fuerza Aérea Sueca) sobre el espacio aéreo del festival, pero el power metal melódico de Astral Doors sí hizo flotar a más de uno.

Josep Fleitas


En su tradición de recuperar o fomentar nombres clásicos de la historia del rock, una de las mejores actuaciones de esta primera jornada corrió a cargo de Brian Downey´s Alive and Dangerous. El que fuera batería original de los irlandeses ha formado en torno a él un grupo para versionar el repertorio histórico de Thin Lizzy, en el cual ha sabido rodearse de músicos muy jóvenes, pero que tocan ese repertorio con verdadera pasión y lo hacen realmente muy bien, en especial sus guitarristas, así como el bajista-cantante, un verdadero sosias de Phil Lynott, al que imita perfectamente, tanto cantando, como en su look y en sus movimientos. En la parte inicial del concierto, gustaron especialmente “Jailbreak”, “Rosalie” y “Dancing In The Moonlight”, a la que siguieron, entre las mejores, dentro de un ritmo de concierto muy potente y muy enérgico, la inevitable “The Boys Are Back In Town”, y ya hacia el final, “Don´t Believe A Word” y “Bad Reputation”. Balance muy positivo de un show del que todos los que lo presenciamos salimos con muy buen sabor de boca.

Mariano Muniesa


En el Sweden Stage tuvieron una de sus primeras actuaciones CyHra. Una superformación que está conformada por los In Flames Jesper Strömblad y Peter Iwers (guitarra y bajo, respectivamente); el cantante de apoyo en Amaranthe, Jack E; el guitarra de Shining, Edge Varlovirta, y el batería de los Raphsody de Luca Turilli, Annihilator, Stratovarious, etc… Alex Landenburg. CyHra han nacido con la pretensión de no quedarse en un proyecto y consolidarse en la escena proponiendo un ámbito musical que, aunque no va a gustar a los más puristas del hard rock, sí propone algo de novedad cualitativa en el estilo. Por sorpresa nos agarró a todos que la formación se presentase en la fórmula de cuarteto, ante la consabida falta del bajista Peter Inwers en sus filas. Aun así, las líneas de bajo sí sonaron, pregrabadas, claro está.
La actuación de CyHra estuvo basada en su primer larga duración, ‘Letter to Myself’ (2017), del que fueron buen soporte temas como: “Closure”, “Dark Clarity”, “Rescue Ride”,  “Karma”, “Here to Save You” y “Black Winds”. Estos fueron los más destacados de un setlist con el que CyHra supo llegar y motivar a un público que celebró de manera efusiva la entrega de la banda, y de un esforzado Jake E, que, al respecto, está comprobando que no es lo mismo ser acompañante a la voz que tener que aguantar una hora y quince minutos como cantante principal. En definitiva, muy buena actuación la de un combo que me convenció en actitud, entrega e iniciativa musical.

Josep Fleitas


Por desgracia, la gran decepción para mí, de esta primera jornada de Sweden Rock, fue la mediocre, pobre y desinspirada actuación de Nocturnal Rites, grupo de heavy metal clásico que siempre me gustó mucho y que esperaba ver  con mucha expectación tras su reunión del pasado año tras diez años de separación con nuevo disco de estudio incluido, álbum, por cierto, excelente y que recuperaba a los mejores Nocturnal Rites. Pero si bien grabados siguen siendo un grupazo, los diez años de inactividad han pasado una factura innegable a Nocturnal Rites en lo que se refiere a conciertos en directo. Se nota el desgaste físico y, en vivo, están muy por debajo de lo exigible a un grupo de su talla. Faltos de fuerza, sin garra, fríos con el público y haciendo un concierto mecánico, rutinario, solo salvaría de esta desafortunada actuación su versión de “Never Again”. Confío en que sean conscientes de que se espera mucho más de ellos, y que si tienen intención de seguir en la carretera, se pongan mucho, pero mucho, las pilas.

Mariano Muniesa


The Quireboys

Son de los que nunca fallan. Siempre que veáis en el cartel de cualquier festival el nombre de The Quireboys, tened la seguridad de que, con ellos, pasaréis una noche puro rock´n´roll con el mejor sabor de la tradición británica de los Faces, los Stones, Slade y demás grandes nombres de los 70. Sweden Rock 2018 no fue en modo alguno la excepción. Su líder Spike, arropado como siempre de una banda competente, entregada y profesional, derrochó en todo momento su buen y fino humor británico, haciendo una excelente actuación y dándolo todo, a pesar de que llevaba en su pierna izquierda un aparato ortopédico a modo de escayola. Tuvo el detalle simpático de despedir, tras la tercera canción, a los fotógrafos que dejaban el foso diciéndoles “¿Por qué no hacéis unas bonitas fotos a esta maravillosa audiencia?” antes de ofrecernos un “It´s Closed Again” que fue de las mejores piezas de la noche. Presentó “una canción que recuerdo que compuse aquí en Suecia, aunque no tengo la menor idea de en qué ciudad fue” y que también gustó sobre manera a todos los presentes. En ese clima de diversión, buen rollo y fiesta de pub llevada a un gran escenario, “This Is Rock´n´Roll”, “Tramps And Thieves” de su segundo disco ‘Bittersweet And Twisted’ y las ya clásicas “It´s Seven O’Clock” y “Sex  Party” nos llevaron al final de un show, una vez más, impecable por parte de losbritánicos.

Mariano Muniesa


Bullet

El sol ya había dejado de brillar cuando el quinteto de Vätsjö, Bullet, saltó a las tablas del 4 Sound Stage. Y lo hicieron con todas las ganas y fuerza de ese heavy metal cercado en partes con el sello del hard rock de estilo boogie que siempre ha iluminado a bandas de la escuela AC/DC. Hace apenas unas semanas que Bullet ha pasado por España en unos conciertos más que convincentes, conciertos que dejaron a la gran mayoría de público con el buen recuerdo de haber querido disfrutar de una de las bandas más entregadas y pasionales del estilo. En esta ocasión Bullet jugaba en casa, en el mejor de los estadios y con un público totalmente volcado a su favor, por lo que la fiesta fue enorme. Clásicos y más clásicos como “Into the Fire”, “Storm of Blades”, “Stay Wild” o ”Dusk til Down” se fusionaron a la perfección con los novedosos “Fuel the Fire”, “Highway Love” o “Dust to Gold”. Un set que contó con el tratamiento de desvertebradores himnos, que, además de su efectividad musical, se vieron reforzados por la siempre eficaz fórmula de una producción digna de bandas del mayor calado. Efectos de pirotecnia, amplias llamaradas y fogonazos, un espectacular juego de luces, humo a mansalva y hasta burbujas de jabón, casi hicieron realidad lo que el guitarra y líder de Bullet, Hampus Klang, me comentó en la reciente entrevista que pude hacerle con motivo de la edición de su flamante ‘Dust to Gold’: “Vamos a demoler el escenario en el que toquemos en el SRF y a reventar las cabezas de los que allí estén”… No llegaron a tanto, pero con los finales “Turn it Up Load” y “Bite the Bullet” casi lo consiguen… En breve les veremos en escenarios mayores del festival, ya que Bullet va escalando puestos de manera eficaz y merecida.

Josep Fleitas


Tras la descarga de Bullet sólo quedaba el plato fuerte de la noche y superar todo lo vivido en este primer día no iba a ser tarea fácil, pero Hardcore Superstar saben bien lo que es divertirse y hacerlo pasar bien a su lado, por lo que a la postre su concierto iba a ser un gran final de fiesta. Los pupilos de Jocke Berg siempre dan la talla ante cualquier circunstancia y escenario, bien sea en una sala o en el gran espacio de un festival. El sleazy divertido y bien dispuesto del cuarteto de Gotemburgo sabe llegar y dejar el pabellón bien alto. En esta ocasión, como ya lo hicieran en el mismo escenario en 2015, Hardcore volvieron a cerrar el primer día, pero esta vez con unas condiciones mucho más beneficiosas para el disfrute que en aquella fría y lluviosa ocasión. También el escenario fue mucho menos espartano, en esta ocasión contaron con unas cruces metálicas giratorias, que ya os podéis imaginar en la posición en la que acabaron… El concierto tuvo el mismo nivel de principio a fin. Una entrega salvaje y total por parte del cuarteto, que se creció cada vez más y más ante la gran calidad vocal de Joaquim, lo que supuso el recíproco agradecimiento por parte de un público que disfrutamos de lo lindo. En la fiesta, se significaron las ejecuciones de un setlist dispuesto para hacer que nos dejemos los restos:”Quick on the Upperclass”,  “Electric Rider”, “Dreaming in A Casket”, “My Good Reputation”, “Touch the Sky”, “Wild Boys”, “Last Call for Alcohol”, “Bring the House Down”, “Have Mercy on Me”, “Simeone Special”, “Boboom”, “We Don’t Celebrate Sundays” y “Above the Law”.

Primer día de éxito rotundo y con ganas de seguir con la fiesta.

Josep Fleitas

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Josep Fleitas