Madness 2
leyendasdelrock
Taken
evildog

Crónicas

Rock the Coast 2019 (15 de junio)

«Gran éxito en su primera edición y que esperamos tenga su continuidad el próximo año.»

15 junio 2019

Marenostrum Music Castle Park, Fuengirola (Málaga)

Texto: Andrés Brotons. Fotos: Hughes Vanhoucke

Tras una intensa primera jornada en el Rock the Coast 2019, Los alemanes Freedom Call, liderados por Chris Bay al frente a la voz y guitarra, y el también hacha Lars Rettkowitz, abrían esta jornada del sábado con un sol imponente todavía de frente.

Freedom Call

Su formación se completa en esta gira con el bajista Francesco Saverio Ferraro y el batería Timmi Breideband (ex- Bonfire). En agosto está previsto que se edite su nuevo álbum, “M.E.T.A.L.”, el décimo en su carrera, pero eso no fue óbice para que en esta actuación nos regalaran una buena selección de sus temas clásicos. Así, joyas del mejor power metal como “Tears of Babylon”, el homónimo “Freedom Call” o “Warriors” se encargaron de terminar de despertar a aquellos que pretendían dormir la siesta. Buenas melodías y canciones para arrancar, a pesar de las típicas parrafadas que sueltan, como otras tantas bandas, sobre la hermandad del metal. Después del verano, además, iniciarán su gira de 20º aniversario junto a Visions of Atlantis. Esperemos que confirmen nuevas fechas en nuestro país.

Para los que gustan de sonidos más modernos y extremos, la opción de Chaos Before Gea en el Castle Stage era más que ideal. Este combo malagueño tiene claras influencias de bandas foráneas como Machine Head, Mastodon o Gojira. Destacaba la potente voz de su frontman Ismael Pérez, con la que jugaba con constantes fraseos guturales y melódicos, y que no paró ni un momento de moverse durante toda la actuación. Bien arropado por las guitarras de Adrián López y Hernan Jensen y de su bajista Damián, que sumados a la contundente pegada de David Arroyo a la batería hicieron temblar todo el recinto. ¡Tremendos! Cortes como “The Void” o su último single, “Rebirth”, del que recientemente han grabado un videoclip muy elaborado en cuanto a montaje y planos, fueron muy bien recibidos. Y es que no en vano, su tercer y último disco hasta la fecha, ‘Chronos’, ha recibido excelentes críticas en todos los medios especializados, llegando incluso a abrir para los brasileños Soulfly en su anterior tour el pasado año. “¡Muchas gracias, Fuengirola!”, nos decían al final de su show, tremendamente agradecidos. Continuaremos siguiéndole la pista.

Von Hertzen Brothers

Aunque los fineses Von Hertzen Brothers no sean excesivamente conocidos en nuestro país, su presencia en el Main Stage 1 sin duda hará que su popularidad en nuestro país se acreciente en los próximos meses. Han tenido hasta tres álbumes en su país que han sido número 1, y es que ya cuentan con una amplia trayectoria que les avala y que comenzó a principios de este siglo. Incluso han llegado a telonear a bandas tan importantes como Foo Fighters, Neil Young o ZZ Top. El grupo está compuesto por tres hermanos (Kie, Mikko y Jonne). “¿Cómo andan las cosas, saben que nosotros somos los hermanos de corazón?”, nos decían en un casi perfecto castellano. Temas como “The Arsonist” o “Jerusalem”, extraídos de su último disco hasta la fecha, ‘War Is Over’, demostraron su validez fusionando rock progresivo psicodélico y hard rock. Otros cortes como “Frozen Butterflies” terminaron de refrendar su original propuesta, donde las armonías de teclado cobraron un gran protagonismo.

Con componentes de Murcia, Valencia y Elche, The Holeum sorprendían al público que decidió escoger su propuesta en el Castle Stage con un estilo que ellos mismos definen como un híbrido entre post metal, el doom y el dark ambient drone. Dieron un buen repaso a su único álbum editado hasta la fecha hace ya tres años, ‘Negative Abyss’. Así, sonaron temas como “Philosopher’s Stone” o el medio tiempo “Vertical Parallel Infinites”, que introdujeron con un “vamos a ponernos más melancólicos”. Y es que ante todo la tónica de su concierto fue sobre todo caña pura y dura. “Distopya”, fue la elegida para despedirse, muy bien defendida por la voz de Pablo Egido, dándonos las gracias por aguantar estoicamente todo el concierto pese al sol de justicia que caía.

Jinjer

Era el turno de los ucranianos Jinjer en el Main Stage 2, con su peculiar toque de groove metal con toques progresivos. Integrados por la vocalista Tatiana Shmailyuk, Roman Ibramkhalilov a la guitarra, Eugene Abdiukhanov al bajo y Vladislav Ulasevich a la batería, la banda está obteniendo cada vez más reconocimiento en nuestro. Esto lo puedo certificar pues ya tuve oportunidad de verlos el año pasado en el festival Leyendas del Rock, donde ya consiguieron entonces una gran acogida. En este concierto no se quedaron atrás y congregaron a muchísimo público, que ovacionaba cada tema que sonaba. Su repertorio se basó principalmente en presentar su nuevo Ep ‘Micro’. No obstante, también hubo momentos para rescatar cortes de su segundo disco editado en 2014, ‘Cloud Factory’, con “Who’s Gonna Be the One”, así como una mayor representación para ‘King of Everything’ de 2016, del que sonaron piezas como la inicial “Words of Wisdom”, o ya, en la parte final, el siempre bien recibido “Sit Stay Roll Over”. Tatiana, pese a ser una vocalista de corte gutural, demostró también su talento en algunos fraseos melódicos francamente espectaculares. Seguirán creciendo.

Angelus Apatrida

¿Qué podemos decir de nuestros Angelus Apatrida que no se haya dicho ya? Que es un orgullo patrio que una banda nuestra haya conseguido destacar como una de las más importantes de nuestro rollo, con amplias giras por toda Europa, y es que sin duda, esta descarga en el Main Stage 1 fue una prueba más de que todo lo han conseguido gracias a su buen hacer y profesionalidad. En esta tarde la suerte no les acompañó técnicamente, ya que tuvieron algunos problemas con el bajo que enfriaron un poco el ánimo de los presentes. Presentaban su último disco, ‘Cabaret de la Guillotine’, que ha logrado importantísimas ventas también en nuestro país encaramándose incluso al número 4 en listas, lo que ya es una prueba más de su éxito. Descargaron para la ocasión cortes como “Downfall of the Nation”. Su carismático vocalista y guitarrista, Guillermo Izquierdo, consiguió transmitir al público toda la energía que la banda desborda, merced a clásicos como “Give ‘Em War” o la siempre potente “You Are the Next”. Seguirán siendo el máximo estandarte del thrash metal en nuestro país.

Siendo el festival en la localidad de Fuengirola, no podía faltar un grupo originario de aquí, y los reactivados Siddharta sin duda demostraron que sí son profetas en su tierra, dejando a todo los que se acercaron al Castle Stage perplejos. Basaron principalmente su repertorio en su último álbum hasta la fecha, ‘III’, con su magnífica propuesta de hard rock melódico y técnico que sorprendió a los que no lo conocían, abriendo su show con el corte “Títere”. Su excelente vocalista Fernando y compañía demostraron con creces porque este combo debería llegar mucho más lejos de lo que ya lo ha hecho. Aunque el concierto en sí fue corto en cuanto a duración, nos resultó intenso y muy bien aprovechado, con grandes canciones como “Si duele existe”, “Caín o Abel” o “Rotos”. Tras “Funambulista”, la banda introdujo un fragmento del clásico “Maniac” de Michael Sembello de la película ‘Flashdance’ en su tema “M.U.A”. “Hacemos una canción que hizo que se nos conociese”, nos decían para introducir “Nadia”, con la que cerraron. Son una banda de culto fantástica, que ojalá se sumen próximamente a más festivales españoles.

Dark Tranquility

El vocalista Mikael Stanne con su voces guturales y melódicas, junto a los guitarristas Martin Henriksson y Niklas Sundin, el teclista Martin Brändström y el batería Anders Jivarp se disponían a asaltar el Main Stage 2 con ese death metal melódico que facturan los suecos. Y es que sigue teniendo un gran peso en el repertorio de Dark Tranquility su último disco ‘Atoma’, editado hace ya tres años, pues trallazos como el tema título, “Encircled” se están convirtiendo en nuevos clásicos en la historia de la banda. No faltaron los recuerdos a otros himnos como “The Wonders at Your Feet”, de su clásico quinto disco, ‘Haven’, o “Misery Crown”, con el que acabaron. Agradecidos y comunicativos con el público, el combo de Gotemburgo se despidió con relativo éxito, pese a que tuvieron algunos problemas de sonido que deslucieron bastante su actuación. Una pena, pero ellos lo dieron todo.

 Curiosísima la propuesta de los franceses Hypno5e, que llegaban al Castle Stage con un curioso estilo que ellos definen peculiarmente como “cinematographic metal”. Sí, porque su música es además la banda sonora de una película que bien podría catalogarse como cine de autor, “Alba – Les Ombres Errantes”, inspirada en los viajes por Latinoamérica de la banda. Un grupo con canciones de corte más sosegado, y que daban un respiro a tanta tralla en el festival, con guitarras acústicas y ambientales, y paisajes de música clásica, complementados con algunos samplers con narraciones en castellano. Y es que por momentos, su música experimental, que incluía también toques progresivos, me recordaba a grupos como Pink Floyd, e incluso, salvando las distancias, a Dream Theater. Aunque, por supuesto, no faltaba la tralla en su propuesta. Pueden gustar más o menos, pero nadie puede negar que su apuesta es arriesgada y muy original.

Magnum

Que Magnum es una de las grandes bandas del rock de todos los tiempos, quedó manifiestamente patente una vez más en el Main Stage 1. El combo británico liderado por Bob Catley sigue teniendo cuerda para rato, pese a que su líder cumplirá 71 años el próximo septiembre. Con un reciente álbum en vivo editado este mismo año, ‘Live at the Symphony Hall’, el repertorio de la banda en Rock The Coast fue otra demostración de elegancia y profesionalidad con himnos como “Sacred Blood “Divine” Lies”, “Lost on the Road to Eternity” (en cuya versión grabada en el mencionado álbum en vivo colabora el mismísimo Tobias Sammet de Edguy/Avantasia), o “How Far Jerusalem”, de su mítico y celebrado disco ‘On a Storyteller’s Night’. Seguramente, a algunos les faltaría caña, pero el grupo tiene su sello inconfundible y es un clásico imprescindible que sin duda hubiese merecido una mejor posición en el cartel, a pesar de que su tiempo lo aprovecharon más que bien con joyas como “Vigilante”, “Don’t Wake The Lion” o “Sacred Hour”. Facturaron un concierto, por tanto, con un repertorio mucho más melódico y movido que en otras ocasiones que les he visto en festivales. Un concierto más que magno de una leyenda que ya prepara nuevo disco para el próximo año.

Crisálida

Desde Chile llegaban Crisálida al Castle Stage (no confundir con la banda zaragozana de rock de blues rock). Banda histórica en su país, en activo desde 1997, y que han girado por Europa, Mexico, Perú y Argentina habiendo siendo sido teloneros de multitud de bandas como Deep Purple, The Gathering o Asia, entre otros muchos. Tardaron bastante en comenzar, haciendo una prueba de sonido que se alargó en demasía. Están liderados por la inconfundible y particular voz de Cinthia Santibáñez al frente de la banda, que se mueve con soltura por el escenario haciendo headbanging, igual que los otros componentes de la banda. “Somos Crisálida de Chile”, nos decían, con un repertorio centrado particularmente en su último disco hasta la fecha, ‘Terra Ancestral’, que repasa en sus letras la amplia historia de su país. Su puesta en escena y su rock de corte progresivo con temas extensos y trabajados gustó bastante a quienes se acercaron a este escenario, puesto que no es fácil verlos por estos lares, por lo que mereció la pena su presencia.

Opeth

En el segundo escenario, llegaba ahora otro de los platos fuertes de la jornada con los suecos progresivos Opeth, que tienen todavía recién salido del horno su 13º álbum, ‘In Cauda Venenum’, editado en sendas versiones en inglés y sueco. No obstante, quisieron basar su setlist en otros clásicos como “Sorceress”, de su álbum homónimo de 2016, “Ghost of Perdition” de su octavo disco, ‘Ghost Reveries’, o “Demon of the Fall”, de su ya lejano y aclamado tercer disco, ‘My Arms, Your Hearse’. “Cusp of Eternity”, “The Drapery Falls” o “Deliverance” fueron otros de las piezas que la banda de Estocolmo nos regaló en esta tarde, pese que quizás se dieron cuenta que buena parte del público estaba algo indiferente a su descarga, esperando a los cabeza de cartel Rainbow, como hicieron constar. Aun así, el grupo del vocalista, guitarrista y compositor, Mikael Åkerfeldt, ofreció una descarga técnicamente impoluta.

Taken

Con su nuevo disco editado este año, ‘Unchained,’ todavía calentito, los pamploneses Taken irrumpían con su power metal de corte clásico en el Castle Stage. En el mismo ha colaborado en el tema “Worgen Slayer” donde cantó el mismísimo cantante líder de Freedom Call, Chris Bay y que fue ampliamente ovacionado. Así, dentro de su excelente repertorio, cayeron temas como “Back to Zero”, aunque en su setlist todavía suenan unos cuantos cortes de su primer disco homónimo de hace tres años, como “Afterlife”. Gran descarga.

Mucho se ha hablado de si esta nueva encarnación de Ritchie Blackmore’s Rainbow está o no a la altura de la leyenda, pero qué queréis que os diga: después de ver el incontestable repertorio de clásicos que Ritchie y su nuevo fiel escudero Ronnie Romero nos regalaron, creo que quien se queje simplemente no sabe delante de quién está. El concierto fue apabullante en todos los sentidos. Así, y todavía a plena luz del día (lo que suscitó algunas quejas por su ubicación en el horario) y tras sonar por los altavoces en el escenario principal su propia versión del “Land of Hope and Glory” como introducción, siguió la habitual y célebre melodía de la película de “El Mago de Oz” compuesta por Harold Arlen y utilizada de introducción desde los 70, tras la cual la banda arranca con los melódicos “Spotlight Kid” y “I Surrender” de la etapa de Joey Lynn Turner. Todo suena a la perfección, pero lo mágico fue ver la conexión que se produjo entre banda y público, y es que se notó que había mucha hambre de Rainbow por estos lares desde hace años. Romero saluda al público emocionado dirigiéndose en castellano y comentándonos que lleva tres años intentando convencer a Ritchie de que España es la mejor audiencia del mundo.

Ronnie Romero (Ritchie Blackmore’s Rainbow)

Ronnie es un vocalista versátil y defendió a la perfección cada etapa de la banda: ¡cantó de diez, se salió! Por si eso fuera poco, tuvo el precioso detalle de portar una camiseta con el logo del tristemente desaparecido vocalista Manzano: increíble homenaje por su parte. Respecto al resto de la banda, esta formación se completa con el teclista de Stratovarius, Jens Johansson, mientras que en la base rítmica el bajista Bob Nouveau y el batería David Keith de Blackmore’s Night cumplen su papel con solidez. Las coristas Candice Night (mujer de Ritchie) y Lady Lynn (también de Blackmore’s Night) son un aliciente más en esta nueva encarnación de Rainbow, reforzando las partes vocales. El hombre de negro es cierto que ha bajado algunos temas de tempo y toca con menos velocidad que antaño y más improvisación, pero es que estamos hablando de un músico que lleva cincuenta años en activo y acaba de cumplir 74 años. ¡Ahí es nada! Lo importante es que su toque a las seis cuerdas sigue siendo mágico, además de que mostró muchísima camaradería con Ronnie y el público, bromeando incluso constantemente pese a esa leyenda negra sobre su irascible personalidad. Si hasta en un momento determinado en el que se retiró del escenario, tocó sin cortarse el trasero a su mujer Candice, que mostró cara de sorprendida ante el descojone del público.

Ritchie Blackmore (Ritchie Blackmore’s Rainbow)

De verdad que lo que vivimos no tiene nombre y que los vídeos filtrados en YouTube de sus conciertos no le hacen justicia al espectáculo que vivimos, que incluye un repertorio y un sonido abrumador, con varios clásicos de Deep Purple como “Mistreated” (que también cantaba Dio en el mítico álbum en vivo ‘On Stage’) o “Perfect Strangers”. En “Black Night”, el mismísimo Blackmore aplaude al final del mismo, y con gran detalle por su parte, al público, por su entrega al corearlo. En cuanto a los clásicos del arco iris, también sonaron en esta ocasión “Since You Been Gone” y “All Night Long” de la etapa de Graham Bonnet, así como las infaltables “Man on the Silver Mountain”, la épica “Stargazer” (los pelos de punta) y la coreadísima “Long Live Rock & Roll” de la etapa Dio. También hizo acto de presencia la larguísima pieza instrumental “Difficult To Cure” para lucimiento de toda la banda, en lo que no deja de ser la 9ª sinfonía de Beethoven en versión rock. Con dos clásicos más de Deep Purple como son “Burn”, del disco homónimo de 1974 (y que la actual formación con Gillan no toca, aunque sí lo suele hacer Glenn Hughes y Whitesnake), y sobre todo, la cansina pero imprescindible “Smoke on the Water”, con el riff más famoso de la historia del rock, llegamos al final de un concierto histórico, que estuvo lleno de bromas entre Ritchie y Ronnie; éste hasta se llegó a cantar un fragmento de “Whole Lotta Love” de Led Zeppelin cuando pedía al público qué es lo que querían escuchar.

Que si faltaron temas, que si son demasiados de su etapa en Purple y pocos de Rainbow… A ver, es Ritchie Blackmore, muchos ya nos podemos morir tranquilos después de verle en acción. Lo que vivimos fue magia pura, incluso escénicamente, con las portadas de los álbumes y otras bellas proyecciones ilustrando cada canción. Memorable descarga que creo hará replantear a Blackmore y compañía hacer nuevos conciertos en España en un futuro cercano, vista la abrumadora respuesta que tuvo, pues no hubo ni un momento donde la audiencia dejase de cantar cada himno. La banda se despidió abrazándose en el escenario, incluso haciéndose un selfie final. Impresionante es quedarse corto.

Twelve Foot Ninja tocaban paralelamente en el Castle Stage, como otra de las grandes curiosidades de la jornada, congregando un pequeño número de adictos en ese escenario. Este combo australiano factura un metal de corte moderno, yo diría que muy influenciado por grupos americanos, con toques experimentales y de funk metal, recordándome en algunos pasajes a Faith No More. Con dos álbumes publicados, ‘Silent Machine’ y ‘Outlier’, y un par de EPs editados en su trayectoria, lo cierto es que fueron una alternativa fantástica para los que no les convencía la nueva alineación de Rainbow. Con temas como “One Hand Killing”, “Collateral” o “Coming For You” seguro que consiguieron sumar nuevos seguidores con su actuación.

The Darkness

El triplete de hard rock iniciado con la banda de Ritchie Blackmore tendría su continuidad con el concierto que los también británicos The Darkness nos ofrecerían en el Main Stage 2. Que su ópera prima ‘Permission to Land’ sigue siendo su buque insignia imbatible en todos sus conciertos no es, a estas alturas, ningún secreto, pero de la misma manera que todos queremos escuchar la mayor parte del ‘Appetite for Destruction’ siempre en un concierto de Guns N’ Roses, con The Darkness sucede más o menos igual. ¡Y es que menudo discazo con el que irrumpieron en el panorama del rock! Clásicos como “Giving Up”, “Growing On Me” o el baladón de radiofórmulas “Love Is Only A Feeling” tienen la culpa de que esos temas sean tan demandados en directo y que funcionaron una vez más a la perfección aquí. No obstante, la banda publicó otro discazo de órdago antes de su separación como ‘One Ticket To Hell’, del que tristemente sólo acostumbran a rescatar el tema título, y aquí no fue una excepción; una lástima. De su nueva hornada sonaron “Barbarian” y “Open Fire” de “Last Out Of Kind” o “Japanese Prisoner of Love” de ‘Pinewood Smile’. Justin bromeó a lo largo de todo el show vacilando con constantes chistes a la audiencia, haciendo que bailasen al ritmo de un trabalenguas vocal que entonó cachondamente, e incluso hizo el pino durante el show. Con los coreados clásicos “I Believe a thing Called Love” y “Love on the Rocks with No Ice” los hermanos Hawkins y compañía se despidieron con una gran ovación del público. Su próxima entrega llegará en octubre, ‘Easter Is Cancelled’, con una nueva gira que volverá a pasar por nuestro país a principios del año que viene. Ya que a AC/DC podrían quedarle dos telediarios, esta banda bien podría ser un buen relevo generacional.

Otro de los grandes alicientes de este Rock The Coast era el regreso de la banda progresiva Conception, que extrañamente fuerelegada a tocar en el Castle Stage a pesar de la expectación que su actuación generaba. Lamentablemente, su actuación se retrasó cerca de cuarenta minutos por problemas de sonido, lo que hizo mella en su actuación. Además, venían a presentarnos su nuevo EP editado el pasado año y que ha tenido una excelente acogida, ‘My Dark Symphony’, de los que sonaron temas como “Grand Again” o “Quite Alright”. La reaparición de estos noruegos suponía también el retorno al panorama musical del desaparecido vocalista Roy Khan, ex-Kamelot, que sigue contando con ese dulce y característico timbre de voz como sello particular a pesar de los problemas de sonido que hubo en la primera parte del show, y que fueron solventados en la segunda. Hace un par de décadas seguro que muchos se quedaron con las ganas cuando se canceló su gira española teloneando a Elegy y Stratovarius, pero ahora esos seguidores se desquitaban con este conciertazo, en el que además nuevas generaciones fliparán al descubrir clásicos como “Roll Fire” o “Reach Out”.

Michael Monroe

Tras la descarga de The Darkness, seguiría el buen rock & roll en el otro escenario principal de la mano de la leyenda finesa y exlíder de Hanoi Rocks, Michael Monroe, que irrumpía con fuerza en el Main Stage 1 y con un setlist repleto de punk y sleazzy rock. El vocalista se sigue manteniendo en muy buena forma a sus cincuenta y seis años, no obstante, no hay que olvidar que es una leyenda que ha influenciado a bandas como Mötley Crüe o Guns N’ Roses en sus primeros años, colaborando incluso en los álbumes ‘Use Your Ilusion’ y ‘The Spaguetti Incident’ de la banda de Axl & Slash. Su concierto fue enérgico y sin tregua, con una banda potente que poco tiene que envidiar a Hanoi Rocks. A pesar de que su último disco de estudio, ‘Blackout States’, data del 2015, tuvimos un repertorio muy variado, pues en sus conciertos todavía tienen cabida algunos clásicos de Hanoi como “Malibu Beach Nightmare”, o incluso de Demolition 23 como “Nothin’s Alright”

Entre las muchas actividades del Rock The Coast, hubo un pase el pasado jueves por la noche para ver la película documental ‘Lords of Chaos’, dedicada precisamente a la banda que ponía punto y final a las actuaciones grandes en el Main Stage 2, Mayhem. Con el recuerdo latente de su mítico guitarrista Euronymous (asesinado en los 90 por Varg Vikernes de Burzum), la banda volvió a triunfar en este festival. A pesar de los inevitables cambios de formación debido a su leyenda negra, (su vocalista original, Per Yngve Ohlin, también se suicidó) es un grupo de culto que sigue girando con éxito, y este concierto no fue ninguna excepción. Álbumes como ‘De Mysteriis Dom Sathanas’, de los que sonó el tema homónimo entre otros, el EP ‘Deathcrush’, del que también rescataron el corte título, junto a otros clásicos como “Dark Night of the Soul” o “Carnage” comprendieron el contundente setlist de los noruegos, que asombraron una vez más con una impactante puesta en escena.

Dry River

El definitivo punto final lo pondrían Dry River tocando paralelamente en el Castle Stage. Cuentan con tres álbumes de estudio en el mercado, siendo el más laureado el que editaron el pasado año, ‘2038’, con grandes temas como “Fundido a negro” o “Me va a faltar el aire”. Sin embargo, la banda de Castellón cuenta con otros clásicos como “Peán”, contando para cuya grabación de su inminente nuevo disco y DVD en directo, ‘DC’, con la inestimable ayuda del omnipresente vocalista Ronnie Romero de Rainbow. Pero volviendo a esta descarga, lo cierto es que su concierto rayó la perfección. Su estilo de rock progresivo, con temas increíbles como “Traspasa mi piel”, y que ellos catalogan cachondamente como “Surtido-Cuétara-Rock” suena espectacular en directo. No en vano los castellonenses tienen entre sus influencias desde Queen a Muse, pasando por The Beatles, Deep Purple o incluso Asfalto como máxima influencia patria. Montaron una buena, aunque tuvieran que recortar el repertorio, con chistes como “no tenéis pinta de querer suicidaros, si fuese así estaríais viendo a Mayhem” o incluyendo performances incluidas absolutamente delirantes, sacando a dos bailarines haciendo spinning con coreografía en su cachonda y funkera canción “Irresistible”, que nos hicieron reír hasta la extenuación. Desde luego, fue un conciertazo digno de cierre a un festival absolutamente genial que se corona con un gran éxito en su primera edición y que esperamos tenga su continuidad el próximo año. Rock y playa, la combinación perfecta. ¡Que no decaiga!

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

14 comentarios

  • Patriciaco says:

    The Darkness fueron los que más me gustaron. Menudo sonido y frontman. De acuerdo en que son el relevo de AC/DC. Transmiten algo parecido sin ser una copia (no como muchos clones de otras bandas que hay por ahí).
    Respecto a Ritchie… fue un concierto con mucho sentimiento. Pero se nota que ha estado separado de la eléctrica demasiado, y creo que las nuevas tecnologías le harían sonar mucho mejor, ya que no tiene el mismo ataque se podría acentuar la distorsión que supliera dicho problema. Aún así, fantástico. Y todas las chorradas que escuché de que Romero no transmitía… pedazo cantante.

  • ignacio san miguel puertas says:

    mejor crónica del concierto de Rainbow no se puede hacer. Ronnie Romero estuvo grandioso. La forma en la que cantó Stargazer fue sublime. Mi querido Ronnie James Dio estará orgulloso allí arriba o abajo, donde esté.
    Entre Ronnie Romero y el comportamiento del público que estuvo de 10, conseguimos que Blackmore conectase y se quedase sorprendido de lo que estaba viendo. Hasta el bajista y el teclista , que en los videos que yo había visto hasta el momento, eran bastante sosos, estuvieron muy enganchados. Teníamos ganas de Rainbow y ahora tenemos ganas de que esto no se acabe aquí

  • DaveBloodstream says:

    Pedazo de crónica exhaustiva, qué trabajazo! Lo único que quería comentar es que Adrián López, ex-guitarrista de Chaos Before Gea, estaba en primera fila dándolo todo en el público. Raúl Muñoz completa junto a Hernan Jensen desde hace casi un año la formación.

    Nada más, muchas gracias y un saludo!

  • sendo says:

    UFO y Rainbow triunfadores…por tablas por set y por presencia. A mi el de UFO me pareció un show de 10, con fuerza, solvencia y buenas tablas. Una gran despedida….y sin necesidad de un Shencker que si no quiere pues el se lo pierde

  • Anónimo says:

    Conception no tocaron Roll the Fire ni Reach Out. Eso sí, estaban incluidas en el set list.

  • Juandie says:

    Dignas actuaciones por parte de todas las bandas cada cual a su estilo musical. Para su primera edición ROCK THE COAST se ha asentado como uno de los mejores y más grandes festivales rockeros de nuestro país.

  • Anónimo says:

    En la crónica falta el concierto de tribulation, grandísima banda que tuvo la mala suerte de coincidir con Rainbow.

    • Carla says:

      Pues debe ser de las pocas que no ha reseñado Andrés Brotons, porque menudo currazo de detalles, yo tampoco los vi. Y buenísimas las fotos de Hughes Vanhoucke! Me ha encantado, casi los he podido revivir pues estuve allí

  • Sartxo says:

    UFO el primer día y Rainbow el segundo. Eso es lo que fue. Muy buenos grupos, mucho rock. El pelotazo fueron los que fueron y punto.

  • japp says:

    larga vida a rainbow por muchos años

  • japp says:

    he visto a Ritchie 7 veces 4 con rainbow desde el 16 a 19 dos con su mujer en 97y 2000 y una con los purple 85 y la del sábado con rainbow solo la supera la del 85 con Deep purple, pero entonces Ritchie tenia 40 años, espero que el año que viene si hacen gira europea vuelvan a España y toquen ellos solos y asi los podremos disfrutar al menos media hora mas, Ritchie esta en plena forma a pesar de su edad aunque toca mas lento el sonido roza la excelencia y romero estuvo genial. respecto a el viernes ufo tuvieron el mejor sonido y me parece lamentable que sonaran mejor que scorpions. un saludo y larga vida a rainbow por muchos años.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.