Madness 2
gusylosimpostores
Ars Amandi

Crónicas

Download Festival Madrid 2019: Ritual hipnotizante

« Tool posee la capacidad de cautivarnos como si fuéramos polillas ensimismadas con una bombilla»

30 junio 2019

Caja Mágica, Madrid

Texto: Álvaro González. Fotos: Jason Cenador

Habiendo disfrutado ya de la primera y la segunda jornada de este festival, la Caja Mágica se disponía a acoger la última fecha de esta celebración del rock y del metal en la capital, en un día que se mostraba algo más cálido que los anteriores y que propiciaría unos mayores ánimos por parte de la audiencia.

Brass Against

Manuel Gagneux, líder de Zeal & Ardor, ha reconocido que una de las formas mediante las que llegó a desarrollar su originalidad musical fue componer canciones fusionando estilos que la gente le proponía a través de Reddit. Pues parece que Brass Against empleó la misma norma desde que empezaron a tocar. La premisa es directa: Rage Against de Machine versión  vientos. “Bullet in the Head”, “Know Your Enemy”, “Killing in the Name” o “Bulls on Parade” fueron de las más celebradas. Los neoyorkinos ofrecen versiones de la emblemática formación liderada por Zach de la Rocha y Tom Morello con instrumentos como la tuba, la trompeta o el trombón, logrando un sonido a medio camino entre el punk y el jazz, una especie de ska de lo más disfrutable. Por si fuera poco, el conjunto neoyorkino también se atreve a versionar a Tool, Audioslave y Beastie Boys, como demostraron con las covers de “The Pot”, “Cochise” y ” Sabotage”.

Toundra

El primer plato fuerte que nos echamos a la boca no fue otro que el concierto que Toundra llevó a cabo en el Main Stage 1. Pocas bandas nacionales han gozado de un crecimiento tan dilatado en los últimos tiempos, y es de justicia afirmar que se trata de un crecimiento totalmente merecido, pues la banda ya ha dado el salto internacional y ha logrado varios éxitos en salas de toda Europa. Si escuchar ‘Vortex’ ya resulta un viaje de introspección delicioso al escucharlo en solitario, disfrutar de la música de los madrileños en directo es sencillamente delicioso. Parece que todo el mundo entre en sintonía y el público pase a ser un ente propio gracias a lo ensimismados que todos quedamos con el sonido logrado por el cuarteto. La compenetración entre Esteban, David, Alberto y Álex merece ser destacada del mismo modo; una sincronía que dota a sus temas instrumentales de una solemnidad brutal.

Soulfly

Y de la hipnosis colectiva ofrecida por Toundra a la furia desorbitada que esputan los miembros de Soulfly. Parece mentira, pero al público le costó entrar en el concierto, manteniéndose muy tranquilo durante los primeros minutos. Afortunadamente, Max Cavalera debió de percatarse de esto y no tardó en convertir un pequeño pogo que se originó en el lateral derecho del escenario en una fiesta que se extendió por toda la pista, además de levantar olas, haciendo que todo el respetable empezara a saltar o lanzando botellas desde el escenario continuamente. Los únicos que no se unieron a este ataque de locura grupal fueron los espectadores que estaban descubriendo al rey del thrash brasileño, y aún así no tardaron en sumarse.

Pero con el permiso de Max, creo que es su hijo, Zyon Cavalera, el verdadero motor del grupo. Había pasado mucho tiempo desde que viera por última vez tal demostración de batería. Los golpes que Zyon propinaba al bombo sonaban como verdaderos cañonazos. Incluso sin que podamos llegar a saber nunca si se trató de algo fortuito o una demostración más de calidad, el batería lanzó una de sus baquetas por los aires de tal modo que rebotó en un plato y fue a parar de nuevo a su mano. Max y su séquito defendieron su directo con uñas y dientes disparando verdaderos misiles como fueron “Ritual”, “Jumpdafuckup” o “Tribe”. Tras toda una demostración de poderío, la banda se despidió entre vítores y con la certeza de haber firmado un gran show.

Minutos después de que Cavalera y los suyos comenzaran a tocar, Fever 333 se hacía con el control del Stage 3 en lo que fue un concierto de lo más impetuoso , en el que la recientemente formada banda hizo gala de una actitud muy combativa generando una agitación total entre los presentes. Jason Aalon Butler, Stephen Harrison y Aric Improta no dejaron de moverse por todo el escenario, de proclamar reivindicaciones y e interactuar con el público, algo que por supuesto fue celebrado desde la pista.

El trío estadounidense puso especial énfasis  en los comentarios a favor de la inmigración y de la igualdad entre los seres humanos, problemática que no podría estar más de actualidad con las numerosas crisis humanitarias que se dan a lo largo y ancho del planeta. Los californianos se mostraron muy concienciados con la tragedia que muchos inmigrantes están sufriendo estas semanas en la frontera sur de su país. En cuanto a lo meramente musical, los apenas 45 minutos que duró la actuación nos dejaron con ganas de más, sonando especialmente bien “Burn It” y “Out of Control”.

Architects

Soberbio concierto de Architects en el Main Stage 1. Salvo por el quizás excesivo volumen al que se encontraba la batería de Dan Searle, los británicos sonaron de maravilla, y su metalcore a ritmo de contínuos circle pits ordenados por los propios músicos nos hizo disfrutar durante los momentos previos al show más esperado de la jornada (algo que los propios Architects reconocían: la conquista de Tool al Download Festival Madrid 2019). Pero hasta entonces, el quinteto ofreció un nada desdeñable espectáculo que fue correctamente correspondido por sus seguidores, los cuales fueron felicitados por la propia banda tras haber soportado una hora dando brincos con un calor bastante sofocante de por medio.

‘Holy Hell’, álbum que el grupo publicaba en 2018, fue el trabajo más presente de su setlist, en un show que fue de menos a más; de la aparente sobriedad inicial mostrada por Sam Carter y compañía a la fiesta por todo lo alto en la que se convirtió el concierto en su recta final. La cita finalizó por todo lo alto y Architects nos dejó con un gran sabor de boca.

Hace unos meses Watain estuvo en boca de todos después de que la banda sufriera la cancelación de un concierto en Singapur por su fama de satanistas. Y sin bien todos estaremos de acuerdo en que ejercer tal censura hoy en día es ponerle puertas al campo y una estupenda manera de poner en evidencia el gobierno del país asiático en cuestión, lo cierto es que la escenografía de los suecos no ayuda a que se sigan sucediendo episodios de este tipo. Con esto no pretendo menoscabar en ella, nada más lejos de la realidad; el altar presidido por dos cruces invertidas, los banderines del grupo al estilo medieval y numerosas velas alrededor de todo el escenario, todo ello acompañado por un brillante juego de luces moradas, decoración que no se permitió que fuera captada por los fotógrafos, ayuda sobremanera a que el público se sumerja en la atmósfera.

Watain hizo acto de presencia a oscuras en la noche madrileña en completo silencio con la única ayuda de una antorcha y con cantos gregorianos sonando de fondo. Un silencio que sería destruido por el endiablado volumen de los altavoces. Uno de los shows que más sordos nos dejó de este Download sin ninguna duda. Y no sé si la categoría “speed black metal” está contemplada ya en el Diccionario de la Real Academia de la música, pero Watain es un perfecto exponente de esta combinación. Si bien iniciarse en la música que este quinteto ofrece puede no ser sencillo en un principio, todo aquel que se estrenara en ellos anoche en su directo quedó impresionado con la técnica y el gran sonido ofrecidos.

Sum 41

Mientras tanto, Sum 41 nos hacía retroceder quince años en el tiempo con su actuación en el Main Stage 2. Le pese a quien le pese, el punk rock protagonizado por los canadienses, Blink 182, Green Day y compañía tuvo su momento, y no son pocos los que conservan aún discos de estas bandas adquiridos durante la época en la que la condición de melómanos pesaba aún demasiado en los hombros de consumidores de música casuales. No seamos esnobs.

Este concierto suponía el final de la gira para Sum 41, y Derek y su séquito se aseguraron de despedirla por todo lo alto llevando a cabo un show que los consagra como una de las bandas más triunfantes de este festival. A un setlist liderado por clásicos como “In Too Deep”, “Still Waiting”, “Fat Lip” o “The Hell Song” se sumaron cortes como “Walking Disaster” y “A Death in the Family”, adelantos de ‘Order in Decline’, su próximo disco. El vocalista interactuó mucho con los fans, e incluso invitó a dos a ver el concierto desde el propio escenario. Por su parte, el respetable disfrutó de lo lindo y celebró las covers que pudimos escuchar de “Another Brick in the Wall” y “We Will Rok You”, de Pink Floyd y Queen respectivamente.

Maynard James Keenan (Tool)

Aunque la cifra se aproxime realmente a los 27 años, lo cierto es que la sensación general era que Tool llevaba sin visitar Madrid 10.000 días, número con el que la ecléctica banda de metal progresivo bautizó a su último disco allá por 2006. Todo apunta a que este mismo verano podremos llevarnos a los oídos nuevo material de Maynard James Keenan, Justin Chancellor, Adam Jones y Danny Carey, aunque para ser prudentes hablemos de lo acontecido a medianoche en la Caja Mágica: una experiencia extrasensorial.

Un hilo casi imperceptible de música clásica rompía con la expectación de 70.000 personas que se congregaban frente al Main Stage 1. Puede que, junto al de Slipknot en la jornada inmediatamente anterior, este se tratara del concierto en el que más difícil resultara alcanzar las primeras filas. Con una puesta en escena aparentemente sobria, pues la batería de Danny solo se encontraba acompañada de una estrella de siete puntas con focos de luz que presidía la zona superior del escenario.

Pero nada más lejos de la realidad: en cuanto Tool comenzó a descargar su repertorio, las pantallas empezaron a proyectar imágenes dignas de una experiencia con drogas de diseño: hombres que se ramifican, extraterrestres, pirámides en medio del desierto, figuras antropomórficas… Parece que, tal y como afirman algunas teorías conspiranoicas, hubieran sido los aliens quienes antaño regalaran a Tool el arte de la música. La prodigiosa base rítmica, obra de Justin y Danny, sumadas a la técnica increíble de Adam (cuya habilidad para compenetrarse con Justin es digna de alabar) y al estilo tan característico de Maynard al micrófono son los ingredientes perfectos para conformar un concierto inolvidable. Tool posee la capacidad de hipnotizarnos como si fuéramos polillas ensimismadas con una bombilla, y verles en directo es verdaderamente una experiencia que permea más allá de los sentidos.

Adam Jones y Maynard James Keenan (Tool)

Las ya reconocidas habilidades del cuarteto quedaron patentes en himnos como “Schism”, que fue introducida por Adam con un xilófono, “Forty Six & 2” o “The Pot”, a las que hay que sumar “Invincible” y “Descending”, los primeros adelantos del próximo álbum de Tool. Uno de los trabajos que más expectación ha causado en los últimos años. Del mismo modo, cabe destacar el papel de un Keenan, que en esta gira se enfunda en un atuendo punk, que casi como si del Joker se tratara reta al público con una actitud burlona y desafiante al mismo tiempo, cantando durante la mayor parte del show sin mirar de frente a la pista ni tan siquiera. La personalidad del aventajado vocalista es totalmente atrayente, de eso no hay duda. Y la música nos hizo estremecernos desde la coronilla hasta los dedos de los pies. Desconocía que podían vibrarme determinadas partes del cuerpo. Para culminar, una “Vicarious” que fue presentada por una tan larga como disfrutable intro y una “Stinkfist” que fue de los cortes más aclamados de la noche. Ningún reproche posible a Tool, tan solo el ruego de que no vuelve a pasar más de una década para que regresen a la capital.

Maynard James Keenan (Tool)

Y hasta aquí la tercera edición del Download Festival Madrid 2019. Tan solo unas horas después de su final, la organización ha confirmado que la cuarta edición ya se encuentra en camino, e independientemente de que logre un cartel que guste más o menos, lo importante es que el rock y el metal de la ciudad ha protagonizado una fiesta que suscita a seguir apostando por traer lo mejor de la escena internacional y nacional a Madrid.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • Axl says:

    Huele a mierda todo el día por la depuradora de al lado, y a 40º, es una experiencia exquisita.

  • Juandie says:

    La verdad que casi todas las bandas estuvieron a la altura de las circunstancias ofreciendo cada cual su cojonudo directo pero esta claro que en este ultimo dia sobresalieron las actuaciones de TOOL y de otra pedazo de banda que me encanta desde hace muchos años como son los brasileños SOULFLY que con su Groove Metal en directo son brutales. Menos mal que en 2020 habrá DOWLOAD porque sin duda ha sido uno de los festivales españoles que mas ha triunfado.

  • Alex says:

    Ver a Tool en vivo ha sido cumplir un sueño. Es más de no ser por ellos ni hubiera ido al festival, me alegra haber cambiado de parecer porque he vivido algunas de las experiencias que más me han hecho crecer como persona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.