Madness 2
gusylosimpostores
Ars Amandi
omniatransit
reinodehades
mrgoliath
emgrace
azrael
bronco
marionettes
puenterock
noctambul
kingaspo
rulo
dobleesfera

Crónicas

Download Festival Madrid 2019: Demencia desmedida

«La locura se apoderó de las mentes de miles de amantes del metal hasta alcanzar el éxtasis»

29 junio 2019

Caja Mágica, Madrid

Texto: Álvaro González. Fotos: Jason Cenador

Regresábamos el sábado a la madrileña Caja Mágica para disfrutar de la segunda jornada del Download Festival Madrid 2019 tras haber disfrutado en la fecha inmediatamente anterior de los shows ofrecidos por Scorpions, Papa Roach, Sabaton o Turbonegro entre otros.

Y ya comenzaba a poblarse el recinto de una manera más similar a las anteriores ediciones con la inminente actuación de Slipknot, nombre que más gente ha atraído a este evento hasta el momento y que se llevará el premio a la mayor concentración de público salvo sorpresa. Pero antes, los valientes de Graveyard se disponían a hacer sonar los primeros acordes de la tarde en el Stage 3 haciendo frente a las terribles temperaturas que sufre Madrid con la ola de calor que recorre prácticamente la totalidad del país. Grata sorpresa de los barceloneses y su death metal, pues muchos esperaban (y esperábamos, dicho sea de paso), encontrarnos con la formación sueca que acaba de editar su último disco, ‘Peace’. Aclarada la confusión de muchos al encontrarse con sonidos maléficos y guturales propios del mismísimo Belcebú, Graveyard completó una actuación de tan solo 35 minutos que nos dejó con ganas de más pero que sirvió para echarse unos cuantos nuevos seguidores madrileños al bolsillo.

Red Fang

Pasamos del aura malvada de Graveyard a la pura caña de Red Fang. Los de Portland practican un stoner que al aumentar las revoluciones  logra que los ritmos machacones de este género se transformen y suenen como un verdadero cañón en directo. Todo un puñetazo directo al mentón el que nos propinaron y los suyos, que no se amedrentaron ante las inclemencias del sofocante calor y que, por el contrario, demostraron estar preparados para dar el gran salto al estrellato considerando lo relativamente joven que la banda es, pues su primer trabajo data de 2009. Y valoramos positivamente el esfuerzo de los artistas por chapurrear la lengua de Cervantes pese a que se den situaciones cómicas como cuando Aaron Beam presentó “Antidote”, tema recientemente estrenado, afirmando que “este es una canción nueve”.

Pese a que el respetable no estuvo precisamente activo debido al principio de calcinación que provoca el asfalto cuando el Sol le lleva pegando todo el día, el grupo estuvo soberbio, aunque quizás el final de su show resultó algo precipitado cuando todos esperábamos la llegada de los bises.

Rival Sons

Uno de los nombres que en los últimos tiempos me ha logrado devolver parcialmente la esperanza en el rock es del de Rival Sons, y disfrutar de su directo por vez primera hace que uno espere que sus expectativas sean cumplidas con creces. Por descontado: en cuanto la banda hacía acto de presencia sobre las tablas con la intro de “El bueno, el feo y el malo” de fondo no hubo vuelta atrás. Qué demostración de clase y de carisma. Las referencias con las que contaban algunos de los presentes en el público eran que los californianos telonearon a Black Sabbath y que sonaban parecido a Led Zeppelin, pero lo cierto es que han sabido hacerse con un estilo propio que nos transporta a otra época en la que el hard rock reinaba sobre toda la música abanderado por el increíble chorro de voz de Jay Buchanan, quien es uno de los vocalistas más increíbles que se pueden ver en la actualidad.

El cuarteto fue de menos a más, mostrándose al principio sobrio y distante para acabar el concierto completamente desbocado y entregado al público, y sus integrantes aprovecharon al máximo la hora de la que dispusieron para no dejar indiferentes ni a propios ni extraños desgranando varios temas de su último trabajo, ‘Feral Roots’ (un verdadero discazo), como “Do Your Worst” o “Back in the Woods”, los más aclamados. Muchos ya tenemos garantizado que volveremos a verles en su próxima visita a España.

Amon Amarth

Y vale que Rival Sons juegue con sus registros para ofrecer un concierto heterogéneo, pero no podíamos estar listos de ninguna manera para la descarga que Amon Amarth nos tenía preparada. Un gigantesco casco vikingo sobre el que se situaba la batería de Jocke Wallgren no dejaba lugar a dudas de que, a pesar de estar rondando los cuarenta grados en la capital, los suecos nos iban a llevar al mismísimo Valhalla. Con un inicio frenético, fuimos testigos de los primeros pogos de la tarde en “Deciever of the Gods” con un Johan Hegg que se mostró cercano todo el tiempo. Resulta muy curioso que este gigantón se mostrara tan afable entre tema y tema antes de agarrar el micro como si fuera un cuerno lleno de cerveza y escupa unos nada desdeñables guturales como hizo. La escenografía quedaba completa por un espectacular juego de fuego y varios telones que iban cayendo uno detrás de otro conforme avanzaba la actuación.

Como no, el infiero que estamos sufriendo en Madrid no pasó por alto para Amon Amarth, que bromearon sobre cómo éramos capaces de congregarnos para verles cuando el mismo aire que respirábamos quemaba al mismo tiempo que agradecían tal acto por nuestra parte. Como agradecimiento, el grupo se arrancó con una “Ready for the First Kill” que sonó verdaderamente bestial a la que siguió una “The Way of Vikings” en la que fuimos testigos de una recreación de una batalla entre dos guerreros del Norte. La actuación en general fue de una factura notable, y pudimos disfrutar de cortes nuevos como “Crack the Sky”, extraído del último disco de Amon Amarth, ‘Berserker’. Como guinda al pastel, Johan ordenó a todos los presentes que elevaran sus cuernos llenos de cerveza sobre sus cabezas (o, en su defecto, sus vasos de mini) para dar un gran trago y entonar todos juntos a continuación la flamante “Raise Your Horns”. Vítores y aplausos al concluir un show que puede catalogarse como épico.

Stone Temple Pilots

Stone Temple Pilots se marcó un verdadero conciertazo que hacía confluir dos épocas: por una parte, los años dorados que la banda vivió en los años 90 y, por otra, la negativa a vivir de las rentas y continuar editando música nueva que amplíe su discografía. Para los más despistados: la banda sumó a sus filas a Jeff Gutt hace dos años después de que su anterior vocalista Chester Bennington, recordado por su labor en Linkin Park, falleciera. A su vez, Chester sustituyó a Scott Weiland, una de las voces del grunge sin discusión alguna. Pero es que, a pesar de estos cambios en el micrófono, Jeff parece la reencarnación de Scott, tanto por el repertorio de movimientos bajo los focos como por lo asombrosamente parecida que es su voz.

Al nervio del hombre de las mechas rubias se sumaban los divertidos bailes de Robert DeLeo al bajo, la sentida interpretación a las seis cuerdas de su hermano Dean DeLeo y el inalterable ritmo de Eric Ketz a la batería. Y aunque  muchas almas ya se apelotonaban en el Main Stage 1 esperando a la salida de los de Des Moines, Stone Temple Pilots hizo vibrar a su audiencia con verdaderos himnos como “Vasoline”, “Interstate Love Song” o una “Plush” que bajaron de ritmo y alargaron convirtiéndola en una pieza de lo más sentida. Gutt no perdió la oportunidad de rendir tributo al cantante original de la banda enfundándose una camiseta estampada con distintas fotografías de Weiland mientras señalaba al cielo antes de recorrer la pista al canto de “Roll Me Under”. Como broche de oro, STP nos regaló una “Sex Type Thing” con la que todo el mundo comenzó a saltar y que no pudo dejarnos mejor sabor de boca.

Mick Thomson (Slipknot)

Un portentoso telón con el logo de la banda hacía presagiar uno de los momentos más esperados por la mayoría de asistentes al Download. Tanto en número de gente presente con camisetas, máscaras e incluso disfraces completos de los estadounidenses como por la preocupación de muchos porque el asfixiante calor impidiera la celebración del show, Slipknot era, sin lugar a dudas, el plato fuerte de la jornada. La cantidad de gente dispuesta a ver a la banda de nu metal por antonomasia alcanzaba hasta los límites del Main Stage 2, antes de que la organización decidiera abrir las puertas de la criticable zona VIP en las primeras filas, lo que ocasionó una avalancha de personas que se saldó con varias asistencias a primeros auxilios.

Con cierto retraso que repercutiría en la hora de inicio de las bandas programadas para inmediatamente después, Corey Taylor y su séquito hacían acto de presencia con una “People = Shit” que puso a punto las gargantas de sus miles de fans y que demostró desde el primer momento la fuerza del grupo en directo, así como la calidad de su sonido. La pirotecnia también jugó un papel importante durante el resto de hora y media y estuvo presente en su justa medida: ni demasiada (llegando a agobiar) ni insuficiente (haciendo que se echara de menos).

Corey Taylor (Slipknot)

Y es que el escenario del que Slipknot hace uso en esta gira “We Are Not Your Kind” es verdaderamente asombroso: dos torres, sobre las que se disponen Clown y el otro nuevo percusionista que ha sustituido a Chris Fehn del que aún no se conoce su identidad, presiden una escalera con cintas transportadoras sobre las que Sid Wilson y Corey Taylor se deslizan. Además, cada peldaño cuenta con varias pantallas que simulan distintas imágenes como conductos de ventilación que aportaban un toque industrial al escenario.

En cuanto al setlist, el mismo que la banda lleva ofreciendo desde que arrancara este presente tour y que, si bien es correcto, no deja lugar a alguna que otra sorpresa al poder ser consultado sin fallo alguno en cualquiera de sus fechas en directo previas. A pesar de ello el ambiente que se respiraba era de fiesta por el tiempo que los estadounidenses habían pasado sin visitar Madrid y por la efeméride que se cumplía este día y que Taylor destacaría en el tercio final del show.

Si algo puede destacarse de Slipknot fuera aparte de su música es su asombrosa capacidad para captar adeptos a lo largo de su trayectoria, confluyendo entre el público un amplio sector que ya comienza a peinar canas y que se encontraba en su adolescencia cuando la formación daba sus primeros pasos con la otra mitad del público conformada por jóvenes que prácticamente se han iniciado en la senda del metal de la mano de discos como el eterno ‘All Hope Is Gone’. Complaciendo a ambas partes se encadenaron cortes como “Get This”, la nueva “Unsainted”, “Before I Forget” o “Psychosocial”, que no por esperados dejaron de resultar emocionantes en cuanto comenzaban a sonar. Con un Corey ciertamente parlanchín en una faceta que puede sacar demasiado de la atmósfera Slipknot entre tema y tema, los pogos fueron una constante durante todo el tiempo.

Jim Root (Slipknot)

Y llegó el momento en el que el aclamado vocalista tiró de calendario para informar a los más despistados: esa misma noche se cumplían 20 años del lanzamiento del primer disco de Slipknot, bautizado del mismo modo con el nombre de ‘Slipknot’. Y qué mejor celebración que bordar el otro adelanto de su inminente nuevo álbum, ‘We Are Not Your Kind’: “All Out Life”, la cual a mi parecer resultaría perfecta para abrir los conciertos de esta gira, sonó de lo más brutal e hizo enloquecer a todo el mundo.

Antes de despedirse de sus feligreses españoles Taylor quiso destacar el gran recibimiento que habían tenido en esta noche tan especial así como el hecho de dejar a un lado temas de consanguineidad para sentirse en el derecho (y tanto) de hablar de todos los allí presentes como una gran familia cuyo impulso es el amor por la música. Instantes después de este bonito discurso, el contexto cambiaba por completo con los primeros acordes de “Duality” que precederían a los bises: “Spit It Out” y “Surfacing”, los cuales se tuvo que ganar el público a base de vítores a mansalva. Un concierto en el que la locura se apoderó de las mentes de miles de amantes del metal hasta alcanzar el éxtasis , así como uno de los más destacables de este Download Festival Madrid 2019 y que tardaremos mucho tiempo en olvidar.

Corey Taylor (Slipknot)

Mientras una marabunta de fans extasiados se disponían a abandonar el festival, dos propuestas de lo más dispares pero igualmente disfrutables. El Stage 3 acogía el show de Leprous, que supieron sacar partido del poco tiempo del que dispusieron (tan solo 50 minutos que, dada la naturaleza de su música, se pasaron volando). A destacar, el alabable rango vocal de Einar Solberg, y la pompa en la que los noruegos nos encerraron con su estilo onírico; una duermevela en la que el violonchelo nos ayudaba a sumergirnos y de la que la batería nos despertaba súbitamente como si de un pulso se tratara. Especialmente bien sonaron “The Cloack”, “The Price” y la cover de “Angel”, original de Massive Attack.

 

Por desgracia, la atmósfera que lograba Leprous se veía alterada por el espectáculo que Berri Txarrak se encontraba ofreciendo en el Main Stage 2. No nos equivoquemos: el power trío euskaldun no tiene culpa alguna de que el sonido de cada banda se mezclara. El que presumiblemente sería el último concierto de Gorka Urbizu, David González y Galder Izagirre comenzó verdaderamente arrollador con clásicos como “Ikasten” o las recientes “Spoiler!” e “Infrasoinuak” que fueron coreados al completo por el sector vascoparlante del respetable. Siempre defenderé que la potencia y la riqueza sonora que estos tres hombres logran en directo es verdaderamente digna de alabar precisamente tratándose de un trío, tarea a priori más llevadera con más compañeros en los flancos.

Berri Txarrak

En la que nos confesaban que, a ojo, resultaba su visita número 20 a Madrid, los Berri se adaptaron a la tesitura hablando más en castellano que lo que acostumbran entre canción y canción (ni punto de comparación a espectáculos ofrecidos anteriormente en salas como La Riviera, donde aquello parecía un gigantesco batzoki plagado de ikurriñas e imágenes del Arrano Beltza). Haciendo honor a su lema de “la pasión es el mínimo exigible”, Berri Txarrak se entregó al máximo pese al poco tiempo del que dispusieron (una verdadera pena lo mucho que pierden algunas bandas en formato festival). Afortunadamente, Gorka se despidió poblando a toda la pista de sonrisas anunciando que dispondremos de una última oportunidad para ver a Berri Txarrak el próximo 9 de noviembre en el Wizink Center. Asistencia obligatoria.

Perturbator

Para cerrar la noche, Perturbator ocupó el Main Stage 1 ante una audiencia agotada pero con ganas de regalar sus últimas fuerzas al artista francés. Pese a lo aparentemente extraño de la propuesta (música electrónica con influencias del black metal ), lo cierto es que el recibimiento fue notable, al igual que el acompañamiento efectuado por la contundente batería que contribuía a levantar un aura oscura. Los valientes que aguantaron la jornada al completo y se quedaron durante todo el espectáculo de Perturbator dieron toda una clase de headbanging.

Y así poníamos el punto y final a la jornada intermedia del Download Festival 2019, con destino a nuestras respectivas casas, hoteles u hostales para recuperarnos de semejante paliza y afrontar la última fecha de esta fiesta del rock y del metal.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

6 comentarios

  • Juandie says:

    Todas las bandas a la altura de las circunstancias cada cual a su estilo y a través de sus pedazos de temas sobre todo sobresalieron los potentes directos de BERRI TXARRAK y SLIPKNOT que fueron dos de las bandas triunfadoras en dicho dia caluroso. Una pena que una de nuestras mejores bandas como son los navarros BERRI TXARRAK decidan hacer un parón para luego volver dentro de unos años.

  • Abel says:

    Eso de que abrieron la zona VIP… Mejor dicho echaron abajo una valla sin ningún tipo de proteccion, y la gente que estábamos guardando sitio desde hace 2 horas, casi arrollados, en menos de un segundo nos vimos envueltos en una avalancha de gente… Y esto mientras 3 agentes de Seguridad hablaban y reían a menos de 5 metros… Que se sepa esto por que no fue una apertura, fue lo que pudo ser una verdadera desgracia por culpa de una mala gestión.

  • Karen says:

    Increíble el rigor periodístico con el bolo de Slipknot, eso os pasa por ir a por la pasta y poner vallas de juguete en zona NO VIP.
    Besitos

  • Anónimo says:

    Cierto

  • Evaristo says:

    En ningún momento abrieron la vaya, un montón de cafres la saltaron y provocaron una avalancha que no acabó en desgracia de milagro. Hay que informar con más rigor

  • Carlos says:

    Creo que deberías haber comentado en la crónica que el día empezó con los españoles Walking With Wolves en el stage 4 con su primer disco. Yo no los había visto nunca y suenan brutal estos chicos, una grata sorpresa muy recomendable. Si no llegaste a tiempo a verlos al menos decir que tocaban, porque formaban parte del cartel. Después de Graveyard y antes de Red Fang tocaron en el stage 2 Kontrust que montaron una fiesta tremenda, una de las actuaciones más divertidas del sábado y ni decis que actuaron, vaya tela… Si no teneis gente para cubrir todos los escenarios al menos mencionar a los grupos y decid que no habéis podido cubrir esos conciertos. Red Fang que inauguraron el stage 1 no sonaron nada mal, pero son un grupo de stage 3 o 4, poco más (de hecho vi mejores conciertos en estos escenarios que el suyo). Una propuesta muy plana y repetitiva que se hacia aburrida. Rival Sons fueron el puto concierto del día. In creibles, sonaron de 10 y tienen un cantante de 11, alucinante como canta Jay Buchanan uno de los mejores que he visto en los 21 años que llevo llendo a conciertos. Estoy deseando verlos de nuevo. Amon Amarth dieron un buen concierto, buen sonido, fueron muy cercanos, etc. Pero, y esto son gustos, a mi después de de 5 canciones me suenan todas iguales. Todo muy repetitivo, muy a, b, c, d. Después os saltais tb a las japonesas Lovebites, que sonaron genial, con buenas guitarras y una vocalista con un registro espectacular. La gente se lo paso muy bien. Stone Temple, buen sonido, pero a mi es un estilo que me aburre, es personal, pero el rollo grunge me parece soso. Aunque entiendo que un fan disfrutara su concierto. Después fuimos a ver Slipknot y nos colocamos a la derecha a la altura de la torre. Para nuestra sorpresa el concierto sonaba fatal, era una maraña de sonido donde no se distinguía bien ningún instrumento (por lo que me han dicho unos amigos, por la parte de adelante se escuchaba mejor, pero tampoco a la altura de un cabeza de cartel) algo que comentamos mi grupo de amigos con los de alrededor. A todos nos pasaba lo mismo, no dábamos credito… Esperamos 5 canciones a ver si se solucionaba, pero nada… y como teníamos alternativa nos fuimos a ver a Enter Shikari al Stage 3. Y que diferencia…, sonidazo tanto los instrumentos como la voz!!, y una fiesta… pogos, gente saltando y bailando sin parar… estuvo genial. Estos chicos deberían haber tocado en lugar de los muermo de Red Fang. La única pega del concierto de Enter ShiKari fue no haber podido verlo entero. Y tampoco habláis de ellos… Después en el stage 3 el punk-rock de Baboom Show, mucha actitud y una cantante brutal con una voz rota chulísima. A los Berry no los vimos porque nunca nos han gustado asi que aprovechamos para ver a Leprous que sonaron bien aunque tampoco nos entusiasmaron, las cosas como son.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.