leaving mars
titeres ok
barrena
Anunnaki
grave digger
korriban
the rasmus
aienruta
dadá

Crónicas

Soziedad Alkoholika  + Angelus Apatrida + Rat-Zinger + Proud´z + Anal Hard: Tirando a matar

«Gasteiz tiembla con el triunfal primer gran festival de metal/hardcore post Covid. ¡La unión hace la fuerza!»

26 marzo 2022

Polideportivo Mendizorroza, Gasteiz

Texto: Aitor Zubizarreta. Fotos: Iñigo Malvido.

El festival del pasado sábado, encabezado por Soziedad Alkoholika  en su Gasteiz natal, nos reconcilió de golpe y sin medias tintas con la escena metalera, en este caso, la brutota, que casa jodidamente bien con el hardcore y la protesta callejera, la que defiende la pelea diaria de la gente de a pie que no comulga con todo lo que se nos dice por parte de los de arriba.

Tras el anuncio de la próxima visita de los otrora contestatarios reyes del thrash Metallica a Euskadi, en un evento auspiciado, contratado y presentado por un alcalde rancio y políticos de su cuerda, con grupos ajenos a su historia compartiendo cartel y a un riñón el precio de la entrada (como muchos otros festivales metaleros por otra parte), la prostitución musical más absoluta parecía haberse adueñado de todos y todo, sin atisbo de esperanza para una escena un tanto agonizante, sin relevo casi de público joven y de nuevas bandas.

En Mendizorroza, sin embargo, se hizo un fiestón “casi” como los de antaño. Cartel coherente, entradas a precio muy razonable, organización interna lógica en el polideportivo, sin “atar” a nadie a un asiento y permitiendo absoluta movilidad entre gradas y pista, algo muy de agradecer en eventos largos como el que nos ocupa, con cinco bandas y más de siete horas de música. Resultó cómodo para el espectador, con buen rollo latente entre bandas y en el público, buen sonido en general y cumpliendo horarios, pero con algunos detalles que no molaron tanto: el cambio de dinero a la moneda de festival es un incordio se mire por donde se mire, y los precios de bebidas podían haber sido algo más asequibles, en consonancia al espíritu contestatario y antifa del festi, sin comparaciones que valgan con esos otros mega eventos de postal que nos invaden por todos lados. Con todo, reiteramos: el festi estuvo muy bien montado.

Musicalmente se había dado forma a un cartelazo total con bandas estatales y corte tipo Resurrection Fest, con grupos no muy masivos y que en el mejor de los casos pueden girar en salas grandes, pero que juntos fueron capaces de llenar un polideportivo de 4000 personas. Es verdad que faltaba sangre joven en la plancha de bandas (el grupo con menos años de recorrido resultó ser Rat-Zinger, que van ya para casi tres lustros de vida, y que entraron como sustitutos a última hora de los más veteranos Anestesia, una institución en Euskal Herria, que lamentablemente cayeron por enfermedad, pero como decíamos un poco más arriba, tampoco la escena tiene apenas relevo generacional en condiciones.

Proud'z

El hardcore “old school” sirvió de apertura y cierre a la tarde/noche, con los madrileños Proud´z encargados de arrancar. Tras un cuarto de siglo de andadura con largos periodos de silencio, el militante cuarteto sigue donde lo dejó, hardcore muy NY, de toque metalero y patinetero, con pose, actitud y saber estar. El público no entró al trapo a saco, pero tenían sus fans y se marcaron una descarga sin fisuras que en la segunda mitad del bolo (“En la noche más oscura”, la coreada “Cuando éramos soldados”, “Solo los fuertes”, “Madriz 83”…) agitó cada vez más al personal. En un club tienen que ser salvajes. Con ganas de más.

Anal Hard

El cierre de noche con Anal Hard fue la otra apuesta puramente hardore del cartel. Con una apuesta más loca, “desde las putas calles del Masnou”, los catalanes agitaron la bandera HC con orgullo y convicción desde el inicio (“Bienvendidos”, adaptación del himno de Miguel Ríos), pese a la dificultad de tocar los últimos de la noche y con mucha peña ya camino a casa, agotada. Pero con “navajazos” tan cortantes como “Influencers del undergound”, “Reptilian maintenance” (Ou! Ou! Ou! Ou!), “Chibiricoki” o “El ritual”, consiguieron una muy merecida atención del respetable.

Rat-Zinger

Entre el aperitivo y postre hardcore, el menú se completó con tres bandazas de las que no dejan títere con cabeza. Rat-Zinger están ahora mismo en un momento demoledor, son una locomotora sin frenos con un directo que no da respiro. En su caso, como adeptos confesos de Motörhead (no solo por su versión del “Tenéis speed”), comulgan tanto con el punk como con el metal, así que los guiños a MCD y Quemando Ruedas encajan perfectos en un repertorio a bocajarro. “No habrá piedad”, “Larga vida al infierno”, “R&R para hijos de perra”, “Santa calavera” o “Indestructibles”. No hay más preguntas, señoría.

Angelus Apatrida

Angelus Apatrida fueron claramente la banda más esperada junto a SA, y no dejaron pasar la ocasión para aplastar Mendi, sacudiendo desde un inicio inmejorable con su nuevo himno “Indoctrinate”. Los de Albacete siempre han tenido una fuerza tremenda, pero con los años han ganado en sonido propio y si antes reconocías en sus cañonazos a Pantera, Sepultura o Megadeth, su thrash es ahora mucho más personal.

Tras dos años de sequía por el covid, han vuelto dispuestos a cortar cabezas. "Vomitive”, “One of Us”, “Violent Dawn”, “End Man”, hasta la despedida con “You Are Next” fueron una sucesión de riffs, ritmos rompecuellos, rabia y tralla sin fin. Un muro sónico desde Albacete hasta el mundo.

En EH desde luego son muy queridos y ellos también se sienten como en casa, así que se despidieron anunciando su próximo asalto vasco el 8 de mayo en Donosti.

Finalmente, Soziedad Alkoholika ejercieron de héroes locales (ikurriña con su logo entre la marea humana) y por aquello de que no todos los días tocan en polideportivos como los grandes grupos guiris, tiraron de trucos escénicos, pero sin volverse locos (fogonazos, columnas de humo, iluminación muy cuidada aunque priorizando una atmosfera oscura, con poco protagonismo para los músicos que a menudo eran sombras en escena). La música hizo el resto, con prácticamente todos los clásicos que han acumulado en más de 30 añazos de historia.

Arrancaron con “Polvo en los ojos”, “Niebla de guerra” fue un cañonazo, “Palomas y buitres” sonó imparable, y ya desde la mitad de repertorio con “Ratas” (en compañía de Guille de Angelus Apatrida) aquello fue una fiesta sin fin. La armónica dio color a “Ciencia asesina”, “Shaktale”, “Piedra contra tijera”, "Pauso bat”, “Feliz falsedad” o “Nos vimos en Berlín” evidenciaron que SA aún siguen siendo los putos jefes en su estilo. Una noche para el recuerdo.

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Potentes actuaciones por parte de todas estas bandas de estilos musicales diferentes pero con el denominador común de la caña por bandera en tan histórico recinto vitoriano. Espero disfrutar del potente y combativo directo de los históricos SOZIEDAD ALKOHOLIKA en el ESTAKA ROCK jienense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.