guadaña octubre
jorge salan
puente rock 2021
eyrem
frack carducci
mar de fondo
higgs
hyde xxi
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\
sodom
rob halford

Crónicas

Robe: Con el alma abierta de par en par

«No sabemos lo que pasará en el futuro, con el alma abierta de par en par acabábamos de disfrutar de un concierto de rock con sensaciones previas a la pandemia»

20 noviembre 2021

WiZink Center, Madrid

Texto y fotos: Álex Rico

A estas alturas de la película, Roberto Iniesta no necesita presentación alguna. El músico de Plasencia ha ido labrándose una merecida reputación a lo largo de sus más de tres décadas de carrera, cosechando miles de fans que, como el pasado sábado, abarrotaron el WiZink Center a su paso por la capital. La última temporada para Robe había sido bastante agitada, en gran parte por toda la polémica en torno a la que iba a ser la gira de despedida de Extremoduro. Si a esto le sumas las ganas de volverse a subir a un escenario (y tomamos una de las líneas del exitoso 'Mayéutica'), teníamos la gira “Ahora es el momento”. Y tras lo vivido en Madrid, estaba en lo cierto.

Llegadas las 21:00 de la noche, cada uno de los músicos entraba en escena atravesando un telón serigrafiado con la imagen de su citado último trabajo, 'Mayéutica'. Como no podía ser de otra forma, el último en aparecer es Robe con los primeros acordes de “Hoy al mundo renuncio”, un tema que también abría el disco 'Destrozares, canciones para el final de los tiempos', lanzado hace ya un lustro. Seguida de ella, “Guerrero”, donde no sería de justicia pasar por alto la calidad de los músicos que le acompañan, que han sabido incorporar su personalidad a cada canción para que suenen y se saboreen de forma especial.

Podríamos decir que el concierto se gestó en tres secciones bien diferenciadas. Una primera centrada más en sus álbumes en solitario e intercalando algún tema de Extremoduro, seguida de la interpretación de 'Mayéutica' al completo, para terminar con un “grandes éxitos” de Extremoduro, convirtiendo el antiguo Palacio de los Deportes en un karaoke gigante.

El cariño que la gente tiene al grupo de origen extremeño se hacía patente en cada acorde que puso banda sonora a la juventud de muchos de los allí presentes. La primera en sonar fue “Si te vas...” e iría introduciendo pinceladas de su discografía en solitario como “De manera urgente”, “Contra todos” o “Un suspiro acompasado” junto a temas inmortales como “So Payaso”, del que poco tenemos que decir. Parafraseando a Cicerón al recordar que “existe una ley no escrita, sino innata” presentaba “Dulce introducción al caos”, que sonó majestuosa poniendo fin al primer tercio del concierto. Y mientras todavía sonaban los aplausos, Robe se dirigió a la multitud diciendo en actitud bromista:“Vamos a hacer un parón de unos quince o veinte minutos para mear, beber y fumar. Eso sí, sin que os vean”.

Con las pilas recargadas era turno de degustar su más reciente trabajo de estudio. Un disco conceptual con una estructura similar a la que encontramos en 'La Ley Innata' de Extremoduro:  Interludio, cuatro movimientos y una coda para finalizar. Es asombroso ver como 'Mayéutica' ha calado profundamente entre sus seguidores, y para un servidor que escribe se trata de uno de los mejores discos nacionales del año. “Después de la catarsis” musical del primer movimiento, la “Mierda de filosofía” puso a “bailar como una puta loca" a todo el WiZink Center. De los mejores momentos de la noche. Durante los tres cuartos de hora de este acto, gran parte del público no dejo de corear cada verso emanado del puño de Robe en su reciente creación. “Vivir significa para nosotros convertir continuamente todo en luz y en llama”, rezaba Robe antes de arrancarse “Un instante de luz”, que enlazaron con el último movimiento, “Yo no soy el dueño de mis emociones”. Quiero destacar nuevamente a todos los músicos de la banda, en este tema en especial al corista Lorenzo González, hacía mucho tiempo que no escuchaba una voz tan emotiva llegando a unos agudos imposibles.

Si 'Mayéutica' es el término griego que acuña la filosofía aplicada por Sócrates, en la que el maestro provoca que el alumno descubra las verdades por sí mismo, es el fiel reflejo de la simbiosis entre la música de Robe y cómo sus seguidores hacen suyas las canciones.

Llegamos al último tramo del concierto, y la oportunidad más cercana de rememorar algunas canciones de Extremoduro que, para qué nos vamos a engañar, era la motivación de más de alguno de los que estaban allí presentes. Con Robe recitando un fragmento del poema “Ideario” de Francisco M. Ortega Palomares se introducía “Stand By”, sin duda otra de las más aclamadas de la noche. “Gracias y hasta siempre. Se está acabando la gira, pero el año que viene vendremos con más”. No sabemos qué pasará en un futuro con la gira de Extremoduro, pero lo que está claro es que la maquinaria a nivel individual no se va a detener.

Turno para otro de los mayores éxitos de Extremoduro, del que hace casi ya dos décadas, “La vereda de la puerta de atrás”, en el que incluso pudimos ver algún pogo gigante en pista, algo que hasta hace poco era utópico. Continuaba “...Y rozar contigo” dando un respiro justo antes de la estocada final, “Ama, ama, ama y ensancha el alma”. Y así, con el alma abierta de par en par acabábamos de disfrutar de un concierto de rock con sensaciones previas a la pandemia.

Setlist: Hoy al mundo renuncio / Guerrero / Si te vas... / De manera urgente / Contra todos / El camino de las utopías / Un suspiro acompasado / So payaso / Dulce introducción al caos / Interludio / Primer movimiento: Después de la catarsis / Segundo movimiento: Mierda de filosofía / Tercer movimiento: Un instante de luz / Cuarto movimiento: Yo no soy el dueño de mis emociones / Coda feliz / Standby / La vereda de la puerta de atrás / ...Y rozar contigo / Ama, ama, ama y ensancha el alma.

Redacción
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • Juandie dice:

    Pedazo de crónica del gran concierto que se marcó ROBE y sus buenos músicos en el Palacio de los Deportes de la bella Madrid presentando su última placa de estudio que tanto con temas propios como con algunas versiones de los históricos EXTREMODURO lo volvio a bordar.

  • Sodoma dice:

    Mayeútica "uno de los mejores discos nacionales del año"??!!!!
    Sin duda, es el mejor. No se le acerca ni por asomo ningún otro disco de ningún otro artista. Es sencillamente redondo y genial!
    Os habéis quedado bastante cortos.
    Demasiado Robe para cualquiera. Saludos

  • JM Prieto dice:

    Alex, lo primero ¡enhorabuena por la crónica! pude asistir y coincido con tu valoración... fue casi casi prepandemia... y efectivamente también creo que la gente estaba más motivada con los temas de Extremoduro que con los de Robe... ¿¿tal vez entre el público hubiera mucho "veterano" 🙂 ??

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.