brunhilde
carmen molina
los ruidos
opera nera
sons of exodus

Crónicas

Riverside: El fénix progresivo

«Si querían mostrarnos que estábamos ante una banda con las fuerzas renovadas, lo consiguieron con creces»

26 febrero 2020

Sala Mon, Madrid

Texto: Yorgos Goumas. Fotos: Víctor Vallespir

La banda polaca del neoprogresivo arrancó la última parte de la gira de su disco ‘Wasteland’ en Madrid el miércoles pasado, una gira, que tal como indicamos en la entrevista publicada en la web esta misma semana, indicaba que el grupo ya había empezado una nueva etapa, convirtiéndose otra vez en cuarteto, y con ganas de mostrar al mundo que los momentos malos, a causa de la pérdida de su guitarrista Piotr Grudziński, ya eran cosa del pasado, algo que quedó bien demostrado en aquella velada, tal como contamos a continuación.

Mientras entraba el público en la sala, que poco le faltó para que registrara el lleno absoluto, sonaba desde el escenario una especie de programa de radio con canciones tan vintage como “Mr Sandman” de The Chordettes o “Rum and Coca Cola” de The Andrews Sisters mientras que de vez en cuando sonaba un DJ anunciando que estábamos escuchando al Radio Riverside.

La banda arrancó fuertemente con “Acid Rain” y “Vale of Tears”, dos temas vitaminados que sirvieron para que enseguida nos metiéramos en el ambiente. Además, enseguida notamos cómo su frontman, Mariusz Duda, estaba empeñado en hacernos participes activos en el concierto invitándonos a corear los temas mientras se movía sin parar de un lado del escenario al otro; ya nos había avisado en la entrevista que esto es lo que pensaba hacer para mostrar el cambio de ánimo dentro del seno de la banda. Dentro de este marco de interacción con el público, pocas veces visto antes por parte de un servidor que ya les ha visto cuatro veces. Mariusz nos agradeció por haber casi llenado la sala en un día tan difícil para los conciertos como lo es un miércoles.

Otro tema potente, el instrumental “Reality Dream”, fue seguido por “Lament”, corte que, por otra parte, sirvió para que Mariuzs nos presentara de manera oficial al nuevo guitarrista de la banda, Maciej Meller. “Hyperactive” devolvió a la banda por los senderos de la tralla progresiva, y además se me pusieron los pelos de punta porque fue el primero tema de ellos que había escuchado, ya que les conocí con su disco ‘Anno Domini High Definition’ en 2009, y la primera línea del tema (“It’s just another day of my life”) tuvo en mi el mismo impacto que aquel “Are you readyyyy” del tema “Blind” que abría el homónimo debut de Korn. De aquel mismo disco, los polacos nos ofrecieron otro tema, “Driven to Destruction” (que arrancó con la intro del Hammond del tema de Deep Purple, “Perfect Strangers”), para que después bajaran los tonos con su preciosa balada, “Conceiving You”. Un servidor estaba en la cima del placer ya cuando empezó a sonar la intro de mi tema favorito de ellos, el himno “Second Life Syndrome”, pero me aguardaba una sorpresa desagradable porque sólo tocaron la primera parte. Entiendo que es un tema de casi quince minutos y querían tocar el mayor número de canciones posible, pero, a nivel personal, aquello supuso ser la única pega de todo el concierto y todo un coitus interruptus sonoro.

La cosa se palió parcialmente con otro temazo como lo es melancólico “Left Out”. Mariusz ya había advertido en la entrevista que incluirían canciones que iban a ser coreadas por todos, y este tema se presta precisamente a ello. En aquel momento, Mariusz nos dijo que debido a la locura desatada por el Coronavirus, habían tenido que cancelar sus fechas en Italia y que el siguiente tema era sobre el Apocalipsis: “Guardian Angel”; otra preciosa balada que fue seguida por “Lost (Why Should I Be Frightened by a Hat?”, otro tema coreado por otros. Fue durante el corte “Egoist Hedonist”, otro obús de su disco más metalero ‘Anno Domini…’, (que también sufrió cierta amputación hacia el final), cuando Mariusz paró la actuación para preguntar si la persona que aparentemente había colapsado en el centro de la sala debido al calor estaba bien. Cuando el público le indico que todo estaba OK, la banda se retomó el tema, que fue seguido por “Wasteland”. Ahí Mariusz nos pidió que colaboráramos haciendo los coros en la parte más “spaghetti-western” de la canción, pero con voz de mezzosoprano, algo que generó la risa entre el público pero también la admiración hacia las capacidades vocales de Mariusz.

Para los primeros bises, la banda nos reservó los temas  “The Depth of Self-Delusion”, “02 Panic Room” y “River Down Below”; para este último, uno de sus pipas tocó el bajo mientras Mariusz tocó la guitarra semiacústica.

Después de eso la banda se despidió del escenario, pero volvió (“como es la última gira de la banda antes de grabar el nuevo disco, hemos decidido tocar algo extra para vosotros”, dijo Mariusz) para ofrecer un homenaje a Piotr, tocando “Wish You Were Here” de Pink Floyd (“Al principio creímos que iba a sonar a cliché, pero qué carajo, lo haremos: Piotr, esto es para ti”, dijo Mariusz) y la velada llegó a su fin con “The Day After”, canción que también había servido como parte de la intro del concierto.

Si Mariusz y compañía querían mostrarnos que estábamos ante una banda con las fuerzas renovadas, lo consiguieron con creces, y el público dejó la sala más que satisfecho. Expectantes para ver qué aguarda esta nueva etapa para la banda.

Redacción
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

5 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.