proyecto hatta

Crónicas

Medina Azahara: 41º Festival de la Guitarra de Córdoba

«Medina Azahara presentaba su último proyecto abriendo el Festival de la Guitarra en su 41º edición. Llegó la noche y los sultanes salieron a quemar un Teatro de la Axerquía que rozaba el lleno»

1 julio 2022

Teatro de la Axerquía

Texto: Silvia Black Panther. Fotos: Antonio Vázquez

 

Medina Azahara presentaba su último proyecto, al que han llamado “Llegó el día”, título rescatado del álbum del año 1983 de Triana, el pasado viernes en Córdoba abriendo el Festival de la Guitarra en su 41º edición. Llegó la noche y los sultanes salieron a quemar un Teatro de la Axerquía que rozaba el lleno.

El concierto estuvo dividido en dos partes: la primera, desgranando su último trabajo discográfico, en el que rinden un magistral tributo-homenaje a la banda sevillana pionera del rock andaluz, Triana, donde estuvieron acompañados por una cordobesa jovencísima, Yolanda Mozos, a la guitarra flamenca, y por la corista Julia Abad, también de la tierra, y de un coro góspel al mando y dirección de Nacho Lozano, que regresarán a este teatro el próximo 16 de julio, en un concierto benéfico haciendo tributos a temas de Sabina, Camilo Sesto, Mecano, Manuel Carrasco, Miguel Bosé, etc…

Con el escenario aun apagado, escuchábamos al cantante de The Wheel & the Hammond, Félix Espejo, poniendo voz a un prólogo a modo de intro, como ya hiciera en varios trabajos discográficos, dando paso a un novedoso setlist trianero, donde los Medina seleccionan nueve temas entre los que se incluyeron “Hijos del agobio”, “El lago”, tema que nunca falta en su repertorio habitual, “Una noche de amor desesperada”, “Sé de un Lugar” o el propio “Llegó el día”, tema este donde el coro también tomó protagonismo sobre el escenario, como hicieran en este último disco. Canciones icónicas interpretadas por sus sucesores en el trono del rock andaluz, no podía haber mejor homenaje que este que les hacen sus compañeros, con los que compartieron noches mágicas en los años 80.

Los chicos siguen en forma y se podría decir que son indestructibles y que aún les queda mucha mecha que quemar. “Córdoba”, un tema para idolatrar y rendirle culto a su ciudad, que es también la nuestra, abría la segunda parte del espectáculo, la de Medina Azahara con letras mayúsculas. Imposible no cantarla, precisamente esa, que es el himno de la sultana y mora, que nos transporta a Al-Ándalus y donde también participó el coro góspel dándole una atmosfera increíble.

De nuevo, sin olvidar los temas de sus predecesores, intercalaron “Tu frialdad”, “Recuerdos de una noche”, donde Manuel Martínez se retiraba para dejar al micrófono al “pequeño Mozart”, Manuel Ibáñez, colgándose su Keytar. Regresaba de nuevo la voz original de la banda para seguir con otra trianera, “Abre la puerta”.

Dieron un giro a la trayectoria del concierto y se metieron de lleno en sus temas propios con “Paseando por la Mezquita”, salpicados de alguna otra versión como “No quiero pensar en ese amor” de Los Módulos, que lleva muchos años en su repertorio.

Más de dos horas nos ofrecieron los de “la ciudad de la luz”, donde no faltó “Necesito Respirar”, que no nos vendría nada mal tras el calor de esa noche de verano y para tomar un poco de aliento en esas horas incesantes y excitantes a un público que casi llenaba la Axerquia, entregado en cuerpo y alma a la banda más longeva del Rock Andaluz, Medina Azahara.

Y como dice la canción, “Todo Tiene su Fin”. Se acercaba el final de una noche mágica, una noche para el recuerdo, acompañados de nuevo del coro dirigido por Nacho, todo un talento de nuestra ciudad. Como muestra de agradecimiento y cariño por parte de la banda sonaba “A toda esa gente”, a los que siempre estamos ahí o lo intentamos, a los que desde casi antes de nacer ya los escuchábamos desde el vientre de nuestras madres, que también agradecemos a los de Manuel Martínez que la buena música siga muy viva y que los momentos de silencio también son parte de la música.

Emotivo final con toda la parafernalia espectacular que nos dejan y con la dedicatoria de un padre al siempre recordado y añorado hijo que tuvo que marcharse demasiado pronto, Manuel Mart, por y para siempre inolvidable.

Redacción
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • Juandie dice:

    Un honor haberme leído este pequeño resumen hacia el gran concierto que dieron los históricos MEDINA AZAHARA en el FESTIVAL DE LA GUITARRA de su ciudad presentando su último álbum de versiones hacia otros históricos como fueron TRIANA que junto con temas propios lo volvieron a bordar. Muy buen homenaje de la banda hacia el gran y añorado Miguel Angel Mart de ESTIRPE el cual nos dejó el año pasado.

  • KaMa dice:

    No Quiero Pensar En Ese Amor es de Los Módulos, al igual que Todo Tiene Su Fin.

  • Jacobo dice:

    Yo estuve alli, y decir que fue una noche mágica gracias medina!!!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.