proyecto hatta

Crónicas

Incubus: Reencuentro secreto antes de Mad Cool

«Los de Calabasas se marcaron un concierto de esos en los que vuelves a casa con la sonrisa puesta, sabiendo que ha merecido la pena. ¿Será así de intenso en Mad Cool? En unos días lo descubriremos»

5 julio 2022

La Riviera, Madrid

Texto: Alex Rico. Fotos: Darío Bravo

Se presentaba noche mágica para los seguidores acérrimos de Incubus, entre los que me incluyo, sin importar que tan solo tres días después vayan a actuar encabezando una de las noches como parte del Mad Cool Festival. Es de agradecer la iniciativa de este “Secret Show” de Mad Cool en colaboración con Vibra Mahou, acercando a los californianos a un recinto más cercano al público como es La Riviera, o dando una nueva oportunidad para aquellos que se quedaron sin entrada para el próximo viernes.

Estas dos fechas en Madrid serán las únicas de los norteamericanos en Europa. Acompañándolos estaba previsto que estuvieran The Regrettes, pero finalmente suspendieron toda su gira europea al tener varios casos de Covid, así que nos quedamos sin disfrutar del show de la banda de punk rock de Los Ángeles.

La semana pasada, los propios Incubus hicieron un anuncio en Twitter donde preguntaban acerca de las canciones favoritas de su segundo disco de estudio, 'S.C.I.E.N.C.E.', del que precisamente se cumple el 25 aniversario este año. Esto encendió alguna alarma sobre si estarán contemplando alguna sorpresa, como tocar el disco completo, algo que ya hizo en este mismo recinto Green Day con su mítico 'Dookie' en 2019. Demasiado bonito para ser verdad. Lamentablemente para los amantes de ese disco, no fue así, aunque nos hicieron disfrutar de lo lindo con un setlist muy bien elegido y lleno de clásicos.

La carrera de Incubus ha ido haciéndose accesible progresivamente desde ese primer ‘Fungus Amongus’, que a veces podía ser llegado a digerir por su metal-psicodelico, funk y combinaciones complejas no aptas para todos los oídos, hasta discos como ‘Morning View’, para todos los públicos.

Con el cartel de sold-out colgado, Brandon Boyd y los suyos aparecieron en el escenario ante el griterío generalizado de una sala La Riviera llena hasta la bandera. Los primeros compases de “Nice To Know You” empezaron a calentar al personal dispuesto a cantar cada uno de los versos mientras su líder, Brandon Boyz, empatizaba con el público en cada estribillo. Le siguieron “Circles”, mi tema favorito de la banda, con una pegada de Pasillas sencillamente espectacular, y la cadencia de “Wish You Were Here”, que hace que te sumerjas en cada compás. Buena forma de empezar un concierto y meterse al respetable en el bolsillo con esta trilogía de su disco ‘Morning View’. Apuesta ganadora.

Daban un salto hacia 1999 para descargar “Privilege”, el tema de apertura de su disco ‘Make Yourself’, con riffs sublimes por parte de Michael Einziger, unas guitarras que no bajaban de nivel con la animada “Anna Molly”, de las más esperadas de la noche para los fans más jóvenes.

Siempre quedo atónito ver como Einziger despliega todo su potencial y parece como que con él no va la cosa. Bajamos las revoluciones con el aura de “Just a Phase” sobrevolando nuestras cabezas, un tema que respira por momentos a la orden de DJ Kilmo, recreando esa atmósfera tan característica. "Muchas gracias. ¿Cómo os sentís esta noche?" Agradece Brandon dirigiéndose al público antes de explotar a continuación con uno de los grandes éxitos de la Incubus, “Pardon Me”, que convierte a la sala en un karaoke gigante.

Otro disco que dejó muy buen sabor de boca en su momento, quizá el último gran disco de los californianos según mi punto de vista, fue ‘A Crow Left of the Murder...’ (sin menospreciar a ‘Light Grenades’, lanzado un par de años después). De este primero dejaron caer una efectiva “Agoraphobia” y “Sick Sad Little World”, donde siempre ensalzaré la labor de Pasillas, uno de esos baterías con una fuerza y estilo únicos, que sumado al groove que siempre aporta Ben Kenney forman una base rítmica indestructible.

La voz de Brandon Boyd raya a un nivel alto en una emotiva “Stellar”(con la segunda estrofa cantada a capela por los allí presentes), se pone al mando de los djembes para el chute de adrenalina que supone un tema de la vieja escuela como “Vitamin” o cambian de tercio a la pegadiza “Karma, Come Back”, que pese a ser de las más recientes, ha tenido una buena acogida. Otro momento glorioso fue la adictiva “Megalomaniac”, donde la banda al completo se lució. Infalible, como siempre, es la versión en directo de “Drive” o “Dig”, con la que Brandon no paró de agradecer al público la efusividad demostrada desde el primer tema.

Se había consumido el concierto sin darnos cuenta y cerraron con dos temas que nos transportaron a un viaje de paz:“Warning”, primera vez que la tocan en Europa en la última década, o el baño de masas que se dieron al volver a subir al escenario en el bis e interpretar “The Warmth”.

Quizá me faltó una canción más cañera para cerrar el setlist, tipo “A Certain Shade of Green”, “Pistola” o “New Skin”. No obstante, los de Calabasas se marcaron un concierto de esos en los que vuelves a casa con la sonrisa puesta, sabiendo que ha merecido la pena. ¿Será así de intenso en Mad Cool? En unos días lo descubriremos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MariskalRock (@mariskalrock)

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.