whisky caravan
adventus

Crónicas

Baby Strange: Imperdibles livianos

«A pesar de la escasa duración en torno a la media hora, nos valió de sobra para fichar a esta interesante banda a caballo entre el indie y el punk»

28 noviembre 2020

Texto: Alfredo Villaescusa

Como todavía parecen lejanos los días en los que volveremos a abarrotar salas y recintos, no son pocas las bandas que llegado a un punto determinado de su carrera optan por ofrecer a sus fieles un regalo inestimable en tiempos de pandemia. Hablamos, por supuesto, de esos shows dirigidos a todo el planeta que se pueden seguir cómodamente desde la pantalla de cualquier ordenador o aparato audiovisual. Vale que dicha experiencia nunca sustituirá a la magia de las distancias cortas, pero habrá que conformarse a la espera de que vuelvan las giras de antaño.

Para celebrar su colaboración con la discográfica sueca Icons Creating Evil Art, los escoceses Baby Strange grabaron un breve concierto en Estocolmo que se retransmitió el pasado 28 de noviembre. Respecto a esta experiencia, los de Glasgow declararon lo siguiente: “Hace un par de meses viajamos a Estocolmo para filmar una sesión en directo. Era la primera vez que tocábamos en un entorno similar desde año nuevo, lo cual nos pareció increíble. Aunque no hubo público, todavía parecía un concierto de Baby Strange, pura energía a la yugular. Se grabó en el estudio de Icons Creating Evil Art, en el sótano de su oficina, un sitio genial. Estamos muy contentos de trabajar con esta compañía, son gente estupenda y entienden a la perfección nuestros objetivos. Está siendo un año de prueba para nosotros, al igual que para el resto del mundo. Somos una banda que vive y respira música en directo, así que fue impresionante ser capaces de capturar por lo menos un poco de eso en una ciudad tan increíble como Estocolmo rodeados de gente tan guay. Estamos deseando que todo el mundo lo vea”.

Una ocasión que no desaprovecharon para arrancar con su última novedad “More! More! More!”, todo un himno que recuerda al espíritu punk del 77 desde el mismo título reminiscente del histórico “Neat! Neat! Neat!” de The Damned. El cantante y guitarrista Johnny Madden, no obstante, lo considera “una crítica hacia una generación anclada en sus costumbres que no quiere crecer”. Una reflexión que surgió de las fiestas en casa de sus vecinos que se tuvo que tragar como si estuviera allí a consecuencia de “las paredes de papel” de su vivienda.

Alternando imágenes en blanco y negro que recordaban a la estética de la peli ‘Control’ o a las poderosas fotografías de Anton Corbijn, bordearon ligeramente el indie o el post punk en “Pure Evil”, otro temón directo que suena como unos The Cure vitaminados. No en vano la voz de su vocalista tampoco anda muy alejada de la de Robert Smith. Está claro que estos muchachos saben cómo lograr que se mantenga la atención.

“Viewpoint” reincide en el legado de Joy Division, pero con un enérgico estribillo muy apropiado para quemar contenedores. Quizás por sus pintas o por el ambiente tenue de algunas canciones, muchos les encuadren en una órbita cercana a la de los primeros Editors, pero su poso punk guitarrero certifica que en realidad poco tienen que ver con esa onda. En ese sentido destacaríamos ese batera incansable que constituye uno de los máximos alicientes para verles en directo. El responsable de que la locomotora no se pare nunca.

Sin abandonar las tinieblas, “Job In The City (Working For Nothing)” recupera su vena más punkarra con un estribillo nihilista total que a buen seguro debería atronar en las distancias cortas. Y en esa misma senda, la crudeza de “Friend”, con sus coros para montar pogo, hace pensar de inmediato en Sex Pistols y otros revolucionarios del imperdible. Que no se apague la llama.

Uno de los momentos más esperados por los fans era el estreno en exclusiva de “Club Sabbath”, una pieza que sirve además para dar nombre a una sesión que lleva en activo desde 2015 en The Priory de Glasgow y The Old Blue Last de Londres. Y lo cierto es que esa atmósfera danzarina a lo Franz Ferdinand con dejes de brit pop ayudaría a que atronara en las pistas de baile indies. Los tres acordes se les quedan demasiado cortos.

Para incitar movimientos corporales se antoja asimismo “Pleasure City”, un corte pegadizo que debería entusiasmar a los fieles de los The Killers de ‘Hot Fuss’ y que seguro que aporta otro de esos instantes de subidón en sus shows. A nosotros desde luego que nos dejó con ganas de más, pues se trató de su último tema y todavía tardamos unos minutos en constatarlo hasta que les vimos abandonar el escenario con parsimonia. Casi un visto y no visto.

A pesar de la escasa duración en torno a la media hora, nos valió de sobra para fichar a esta interesante banda a caballo entre el indie y el punk y estar muy atento a las próximas novedades que surjan a su alrededor. De momento, ya han anunciado una gira por las islas británicas para junio de 2021 llamada ‘Land of Nothing Tour’. Los imperdibles nunca resultaron tan livianos.

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Potente concierto de los BABY STRANGE por tierras vascas a través de este formato por culpa del dichoso virus el cual espero que desaparezca para que no mueran más personas y para segundo lugar volvamos a disfrutar como antaño de los conciertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.