parabellum
color mendigo
dinky dau
nurcry sin temer al sol
devil\\\
serafin mendoza
proyectoplasma
brunhilde
dirty honey

Crónicas

B.O.W.: El aullido del lobo

«Si pasan cerca de tu ciudad no dudes en acercarte a verlos porque te dejarán boquiabierto»

22 enero 2022

Sala Revi Live, Vicálvaro (Madrid)

Texto y fotos: David Esteban

Extraordinaria noche gracias a B.O.W. (Brotherhood of Wolves), una de las mayores promesas nacionales, capaces de trascender allende los mares con puesta en escena, solidez y unos excelentes músicos que dejaron a más de uno con la boca abierta. Todo ello para presentar uno de los mejores debuts discográficos en lo que a hardrock-AOR se refiere en nuestro país.

Con puntualidad británica, a las diez en punto de la noche, salían a escena los alicantinos con una fuerza y un empuje sin igual. Un auténtico torbellino musical que, por medio de su exquisito hard rock, hizo las delicias de los que allí nos encontrábamos. Decir que, pese a lo alejada que se encuentra la reciente sala Revi Live, sita en un polígono industrial del barrio madrileño de Vicálvaro, estamos ante un local amplio y perfectamente adecuado para llevar a cabo tanto conciertos como cualquier otra actividad artística o escénica.

La amplitud que ofrece tanto la pista como el escenario consiguen que la experiencia para los asistentes sea de lo más agradable. Impresionante el juego de luces que la organización puso a disposición de la banda, así como la bonita barra del fondo de la sala que llamaba al siempre idóneo refrigerio.

Sin demasiada pompa, y una vez dispuestos todos los músicos sobre las tablas, el primer corte en caer fue “War Combate Machine”, con ese aire tan a Guns N’ Roses que posee. Haciendo gala de una soberbia compenetración y solidez, la pegadiza “A Road to You” y la excelente “The Foyer of My Life” dejaron claro que los liderados por Marco May venía a comerse literalmente el escenario. Tal fue la entrega y la maestría ejecutoria por su parte, que sería altamente injusto poner un solo “pero” a la actuación. ¿Y qué decir del sonido expelido durante toda la velada? Sencillamente soberbio e impresionante.

Levantaron el pie del acelerador con “Wayfarer”, para dar mayor evidencia de la absoluta técnica y maestría vocal que atesora Marco May, al que es una gozada ver cómo maneja y llena el escenario. No es para menos, pues lleva ya años batiéndose el cobre sobre los mismos, y como suele decirse, la experiencia es un grado. Demostrando simpatía y cercanía con el público, introdujeron la siguiente, “Wings of Love”, con un Omar Martínez a los teclados realmente sublime. Intensidad musical máxima con este tema para acometer con la delicada “Travel Van” y “The Ghost of Time Apart”. Formidables.

Sin concesión ninguna, y sin apenas darnos cuenta, alcanzamos el ecuador del concierto por medio de la pegadiza “Our Last Tango”, pieza que abre su álbum debut, el que encarecidamente recomendamos si eres de esos que disfrutan de la música con mayúsculas. Precioso e intenso momento el que vivimos gracias al entusiasmo de la banda por medio de la bluesera “Cry of the Wind”. La dinámica y bailonga “Shout” invitó a los presentes a agolparse en las primeras filas para irresistiblemente mover el esqueleto al ritmo de su pegadizo estribillo.

“Defiant” volvió a dejar patente por enésima vez los buenos músicos que son los afincados en Alicante, desde las teclas del ya nombrado Omar Martínez, pasando por las seis cuerdas de Izzy Cueto y Rob Wolf, las líneas de bajo de Moisés Cerezo y la contundencia de Tommy López tras los parches. La hardrockera “Hypocrisy”, con un Marco May totalmente entregado moviendo la cabeza y girando sobre sí mismo, pie de micro en mano, como si del gran Steven Tyler se tratara, consiguieron el enloquecimiento generalizado del respetable para enlazar inmisericordemente con el simpático rock ‘n’ roll de “My Spanish Friend”.

Inevitablemente, el show se acercaba a su final, no sin antes ejecutar la sensacional demostración de heavy rock por medio de “Rock and Roll of Glass and Metal”, así como la hímnica “The Beginning of the End”. Para despedirse por todo lo alto, “The Glitter of Poverty” cerró un concierto absolutamente brillante, formidable, que sitúa a Brotherhood of Wolves -o B.O.W- como una banda que esconde una proyección más allá de nuestras fronteras. Si pasan cerca de tu ciudad no dudes en acercarte a verlos, porque te dejarán boquiabierto.

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Potente descarga por parte de una de nuestras mejores bandas como son los BROTHERHOOD OF WOLVES en dicha localidad madrileña presentando su nueva placa de estudio la cual tiene que ser la ostia. Las mejores de las suertes para esta potente banda de cada a sus futuros conciertos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.