iván allué
la excavadora
blackpaisley
polar

Crónicas

Asfalto

«Medio siglo enseñando a tus hijos a amar»

6 febrero 2021

La Riviera, Madrid.

Texto: Manu Gamarra. Fotos: Irene Montes

Una de las bandas pioneras del rock and roll en nuestro país dio el pasado sábado 6 de febrero el pistoletazo de salida a su gira 50 aniversario. Casi nada.

Poca cosa cincuenta años de carrera. Para el que escribe estas letras, más del doble de su edad. Y, si ya me da vértigo a mí, no me quiero ni imaginar lo que debe ser esto para los que se subieron el pasado sábado al escenario de La Riviera a celebrarlo; especialmente, por supuesto, para Julio Castejón. Sobre todo, imagino, cuando te pones a recordar a los que se quedaron en el camino, el último de ellos Mario del Olmo (a quien todos llamaban Fernando), miembro fundador de Asfalto en 1972 cuando su discografía se basaba en dos singles y en un disco versionando a los Beatles, y que falleció el pasado mes de octubre. Estuvo presente en ese mismo escenario durante la grabación del concierto 45 aniversario del grupo en 2017 (que se editaría bajo el nombre de ‘Sold out’), interpretando un tema perteneciente a uno de esos dos primeros singles, y el sábado se llevó, por supuesto, su ovación de rigor. Pero, como dijo Castejón en cierto momento, “la nostalgia está bien siempre que no te haga caer en la melancolía”.

julio castejón asfalto

Julio Castejón

Lo cierto es que el concierto, uno de los últimos del festival Inverfest (a quienes también hay que aplaudir), se promocionó muy bien, con artículos y entrevistas incluso en medios generalistas (algunas generando una cierta controversia a la que mejor no aludir para no darle más bombo del necesario). Y no es para menos, puesto que hablamos de una banda que empezó cuando todo en España era campo en lo que al rock and roll se refiere, una expresión que además les viene al pelo por ese carácter urbano de su música y letras.

Asfalto anunciaban en redes sociales los días previos, y también lo harían más adelante en el concierto, que pretendían hacer un repaso por todas las etapas del grupo, con presencia de antiguos integrantes, e incluso interpretando temas por primera vez en directo. A mi esto me generaba mucha curiosidad, sobre todo teniendo en cuenta que a las nueve tenía que estar la sala completamente desalojada debido a las restricciones; y que son cincuenta años de carrera, claro.

Dicha rigidez horaria (lo tenían todo calculado el detalle en el setlist) sí que se pudo notar en momentos puntuales; la música en directo es de las ciencias menos exactas que existen en este mundo. Es por ello que arrancaron muy puntuales a las siete de la tarde con “La isla del amor”, de su primer álbum homónimo de 1978, la cual estuvo precedida de una excelsa introducción instrumental y acompañada de imágenes de playas, palmeras, barcos y demás en la pantalla gigante situada detrás de los músicos. A partir de entonces, en dicha pantalla se alternaron imágenes relacionadas con la temática de las canciones (ciudades en “Ser urbano”, paisajes en “La paz es verde”, dirigentes políticos en “Crónicas de un tiempo raro”, imágenes de colegios aquella época y del 15-M en “Días de escuela”…) con otras más puramente psicodélicas. De hecho, con “Días de escuela” iba a apuntar que algunos fragmentos del vídeo eran al más puro estilo “The Wall”, ¡hasta que caí en que “Días de escuela” es anterior a “The Wall”!

La segunda en sonar, todavía con el ambiente algo frío (lo que toca en estos tiempos), fue otro clásico de la banda, “Desaparecido”, de ‘Cronophobia’ (1984), seguida de “Abraza la ocasión”, sorprendente referencia a su último trabajo ‘Crónicas de un tiempo raro’ (2017). Después, “Ser urbano” (‘Asfalto’, 1978); “La generación perdida” (‘Déjalo así’, 1981), que afirmaron haber tocado anteriormente solo en el aniversario del disco; “Crónicas de un tiempo raro”, y “La otra maría” (1979).

Llegó entonces el, para mí, momento culmen del concierto. Los cinco miembros de Asfalto se marcaron un popurrí progresivo de más de diez minutos de duración, en el que mostraron su lado más psicodélico y juguetón y en el que Paul Castejón tuvo la oportunidad de mostrar sus habilidades con la guitarra, flauta y efectos electrónicos, e incluso los teclados de Nacho de Lucas tuvieron un espacio para ellos solos. Una auténtica gozada para los oídos al estilo de Jethro Tull o Camel y que no habla sino de la calidad de los músicos con los que se junta Julio Castejón para mantener vivo el espíritu de Asfalto.

Jorge García Banegas

Al finalizar, el resto de la formación (Arturo García a la batería y Pablo Ruiz al bajo) se tomó un merecido descanso y se quedó solo sobre el escenario Julio con su guitarra acústica, acompañado, previa presentación, de Jorge García Banegas, teclista de Asfalto de 1978 a 1987 y con quien interpretó en formato intimista algunos temas de aquella etapa, como “Mujer de plástico” (‘Al otro lado’, 1978) o “Canción para un niño”, del recopilatorio de Chapa ‘Lo mejor’ (1980). Disco recopilatorio cuya portada es, por cierto, una fotografía del concierto que ofreció la banda en el mítico Marquee Club de Londres en 1978, y cuyo cartel estaba en venta en el puesto de merchan en La Riviera: “Only UK appearance of Spain’s premier rock band”. Castejón despidió Jorge García Banegas con una sonrisa de oreja a oreja y proclamando: “Años maravillosos”.

Prosiguieron con “El viejo”, también de ‘Al otro lado’, y llegó otro de los grandes momentos, si no el que más, de cualquier velada de Asfalto: “Rocinante”, penúltima referencia a aquel mítico primer disco del grupo madrileño y una de las mejores canciones, bajo mi punto de vista, que ha concebido el rock patrio; piel de gallina. Acto seguido subió el segundo invitado, Raúl Santana, guitarrista de Asfalto de 2006 a 2012, cuando Julio Castejón decidió resucitar la banda después de diez años. Con él interpretaron, de nuevo para mi sorpresa, “¿Quién castigó a la mujer de Lot?” del EP de 2011 ‘Music’ y “La paz es verde” (‘Más que una intención’, 1983).

Se retiraron del escenario y volvieron poco después para los bises, cuando el respetable ni siquiera había empezado a reclamar su regreso. El tiempo apremiaba y, de hecho, como comprobé más tarde viendo el setlist, tenían intención de volver a escena con “Es hora de vivir” de ‘El color de lo invisible’ (2014), disco grabado por el grueso de la formación actual. Sin embargo, lo hicieron con “Días de escuela” (‘Asfalto’, 1978), con los dos invitados también sobre el escenario y con la cual dieron por cerrado el bolo.

La verdad es que sí cumplieron con lo de ir tocando palos de todas las etapas del grupo, aunque primaron, claro está, las de la primera, la más exitosa, y lo que produjo, también claro está y por la serie de circunstancias señaladas unos cuantos párrafos más arriba, que se dejasen en el tintero algunos clásicos (soñaba con “Halley” del, en mi opinión, infravalorado ‘Corredor de fondo’ (1986)); pero también “Es nuestro momento”, “Más que una intención” o “Capitán trueno”. No se puede tener de todo en esta vida.

Creo que Asfalto merece algo mejor por sus 50 años; algo que esté más cerca de lo que se vio en ‘Sold out’ (2017) que en el sábado pasado. El aniversario de la banda, todo sea dicho, se producirá en 2022, y ya han anunciado que tienen previsto terminar la gira dentro de dos años en el mismo lugar en el que la han iniciado, con la situación más normalizada para poder hacerlo en condiciones, y quizás para siempre. Hasta entonces recorrerán el país con una serie de conciertos en los que tienen la intención de que “puedan subir al escenario TODOS y cada uno de los músicos que han pasado por la banda”. Y que, como reza el eslogan de la gira, “sigan yendo con nosotros más allá” mientras tanto.

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Concierto muy digno de los históricos ASFALTO en la mejor sala de Madrid a través de esos grandes clásicos de toda la vida en ese 50 aniversario como banda. Cabe recordar que fue la banda pionera en salir fuera de España a tocar como hicieron en el mitico Marquee Londinense y donde por supuesto estuvo Mariskal Romero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.