adamantis
songofanhubis
black sabbath
impostores
black ducados
four trips ahead
motorhead
old kerry mckee

Saratoga

Aeternus

Maldito Records (2018)

Por: Borja Díaz

10

El regreso de un grupo nunca es fácil. Las teorías de por qué han vuelto e intentar convencer al público en general son un duro obstáculo que sortear. Pero Saratoga nos convenció con un fantástico ‘Morir en el bien, vivir en el mal’. Ahora, tan sólo dos años después, y una vez terminada la gira de aniversario, nos vuelven a golpear con un apabullante ‘Aeternus’.

Han pasado cuatro años desde su gira de reunión y sin duda la banda está más cohesionada que nunca, saliendo a morir en los directos y siendo una locomotora en el estudio. Lo refrendan con un nuevo trabajo lleno de calidad, donde cada uno de los cuatro miembros ha dado lo mejor que tiene dentro, sin perder la esencia de Saratoga, pero con la evolución que les dan los años vividos juntos.

Unos rezos de Tete en latín nos dan la bienvenida en “El olvidado de Dios”, un tema que guarda la esencia de la banda con un Tete pasando por todos los registros vocales. El vocalista ha demostrado por qué es el cantante que más años ha pasado en la banda. En “Si tú no estás” se exprime al máximo casi sin margen para respirar en un tema frenético. Una autentica demostración de calidad.

Un potente riff de guitarra nos vuela la cabeza en “Una vez fuimos héroes”, con Jero jugando con sus seis cuerdas en un estupendo solo marca de la casa. Sin miramientos atacan con “Son tres ahorcados”, una de las grandes joyas de este disco, donde Jero sigue divirtiéndose en un tema más melódico y lleno de detalles. Más cadencioso es “Renegado”, con unas voces más graves en su estribillo, con el que te entrarán ganas de ponerte a gritar.

Tete vuelve a hacer de las suyas en “De tierra de nadie”, donde se mezclan a la perfección voces guturales con agudos afilados, dejándonos un tema muy agresivo. En él tenemos el mejor ejemplo de lo que es este disco. El estribillo tiene la esencia más Saratoga, con un sonido más evolucionado en la estrofa. Las revoluciones, que no la intensidad, baja en “Acuérdate de mí”, una canción llena de sentimiento que comienza con una acústica acompañando a la voz. Otra de sus grandes baladas que nos hará erizar la piel.

Dani es una auténtica apisonadora a los parches en “Culpo a Dios” y “Cien mil veces no”. En las dos encontrarás a los Saratoga más heavys a los que estamos acostumbrados. Además Niko demuestra que es un auténtico genio creando atmosferas con sus cuatro cuerdas. Una delicia con la que te quedarás enganchado a los altavoces disfrutando de cada detalle.

La última perla es “Siempre hacia el sol”. Las cuerdas vocales de Tete pasan de unos tremendos agudos a gritos guturales, con tonos más melódicos por el camino. Una última demostración de calidad sonora en un disco con el que sin duda se han ganado un hueco en la eternidad.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.