Sweetzerland Manifesto

Joe Perry

Roman Records (2018)

Por: Alejandro Rico

8

Hablar de Joe Perry es hablar de una leyenda viva del rock. Junto a Steven Tyler, compañero de batallas y de alguna pelea también, formó una de las bandas más grandes de la historia, Aerosmith. Su vida siempre ha estado ligada a los chicos de Boston salvo el periodo comprendido entre ‘Night In The Ruts’ (1979) y ‘Done With Mirrors’ (1985), cuando abandonó el grupo para formar The Joe Perry Project. El resultado de este proyecto fueron tres discos: ‘Let The Music Do the Talking’ (1980), ‘I’ve Got the Rock’n’Rolls Again’ (1981) y ‘Once a Rocker, Always a Rocker’ (1983).

Poco más de dos décadas después de este último, Aerosmith se encontraba en un receso creativo y decidió tomar las riendas de nuevo en solitario con su disco homónimo ‘Joe Perry’ (2005) y ‘Have Guitar, Will Travel’ (2009), que como curiosidad tiene a las voces a Hagen Grohe, un vocalista descubierto en YouTube por su mujer Billie Perry. Cinco años después salió a la luz un EP navideño ‘Joe Perry’s Merry Christmas’ (2014), poco antes de enrolarse en Hollywood Vampires, banda que comparte con Alice Cooper y su amigo Johnny Depp, quién aparece en este nuevo trabajo como productor ejecutivo.

Tras ponernos en situación de su pasado fuera de Aerosmith, vamos a analizar este ‘Sweetzerland Manifesto’ que comienza instrumentalmente con “Rumble In The Jungle”, tejida a base de ritmos étnicos y cantos tribales, que pone una alfombra sonora para que Perry introduzca solos a su antojo. “I’ll Do Happiness” es un blues de época que cuenta con dos aportaciones de lujo: Zak Starley, hijo del mítico batería Ringo Starr y Terry Reid, quien también aparece en la rítmica “Sick & Tired” y “Won’t Let Me Go”. Otro corte sobresaliente es una versión endurecida con Johnny Depp a la batería, del tema escrito por P.F. Sloan y grabado en 1965 por Barry McGuire, “Eve Of Destruction”, todo un clásico.

La canción más ecléctica quizá sea “Spanish Sushi”, donde sus propios hijos, Roman a los sintetizadores y Tony programando baterías, ocupan el papel de invitados. Y siguiendo con las colaboraciones, el vocalista de Cheap Trick, Robin Zander, pone su toque en la animada y rockera “Aye, Aye, Aye” mientras que David Johansen, conocido por haber formado parte de “New York Dolls”, imprime su sello personal en “I Wanna Roll”, “I’m Going Crazy” o “Haberdasher Blues”, marcada por un excelente ritmo shuffle a la batería.

Todo lo que sale de su mástil es sinónimo de éxito, aunque personalmente siempre que pueda ser de la mano de su “gemelo tóxico” en Aerosmith, mejor.

Alejandro Rico

Alejandro Rico

Un melómano sin medicación, entusiasta del hard rock de los 80 que disfruta de la música intentando aportar mi granito de arena
Alejandro Rico
Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Alejandro Rico