el dromedario
sormoky
clang
artabans redemption
dino rockys
haches
spin offs
3n
poire
javier solo
VAIRE
Playa 4
tres de copas

Güru

10 Years

Autoeditado (2021)

Por: Josep Fleitas

9

Nacido en tierra de grandes vinos, el Penedés, y al igual que lo que necesitan las buenas añadas para convertirse en excepcionales, el compositor, productor, director musical, guitarrista y premio Grammy David Palau se toma su tiempo para componer y redondear su trabajo. La paciencia es una de las virtudes en el arte, y eso David lo tiene muy claro, por ello, pasados ya diez años desde la creación de su propia banda, Güru, Palau ha querido celebrar esta primera década de existencia regrabando algunos de los temas de los tres discos que durante ese tiempo ha editado, proponiendo tres canciones de cada uno de ellos, reacondicionándolos, actualizándolos, dándoles una nueva capa de color y otorgando a estas nueve composiciones una perspectiva actual, tanto, que incluso en tres de ellos ha cambiado el idioma en el que estaban compuestos.

Pero David también piensa en que a los fans no se les puede dejar con las ganas de novedades, así que, de manera inteligente, Palau pincela el ya de por sí colorido lienzo con cuatro extraordinarias novedades que, grabadas durante la pandemia, realzan la calidad de las anteriores y sigue mostrando que el tiempo solo mejora su estatus.

Si desconoces a David Palau y la propuesta de Güru, no pierdas más el tiempo, pues no sabes lo que estás dejando escapar. Si aún tienes alguna duda, aquí te dejamos la crítica de lo que este extraordinario álbum contiene.

Open Road (Nuevo tema): El disco se abre con una atrevida y magistral muestra de técnica e imaginativa creación, una nueva composición que navega entre los ámbitos del jazz progresivo y el A.O.R. de ambientación clásica y sinfónica, esa que atrae a David Palau a componer temas orientados hacia la esencia que Toto ha transmitido durante más de cuarenta años. La mezcla es al mismo tiempo intensa e interesante, con una de las premisas sobre las que se ha construido este álbum: una producción milimétricamente cuidada y bien ordenada. “Open Road” no solo desvela el portento del cuarteto, también asiste los brillantes detalles que no dejan de sorprender a cada escucha. Sin duda, elegir esta pieza como single fue todo un acierto, un espejo en el que limpiamente se refleja la ambivalencia y creatividad sobre la que se ha fundamentado la existencia de la banda.

Black (2009)

Tras la nueva composición, toca referirse al primer trabajo de la banda, ‘Black’, ese nacimiento que nos deleitaba con su gran fiabilidad y una amplitud de miras de la que hace honor este tema repleto de ambientes funkies, referencia a otra de las influencias de la banda: los Extreme más técnicos, progresivos y domesticadamente melódicos.

Addictive Love: Al igual que lo refiere el título de la canción, las melodías son de lo más adictivas y penetrantes gracias a la amplitud de registros que Dagarod en todo momento demuestra ser poseedor. Otro de los puntos fuertemente afianzados, y no solo en este tema sino en todo el recorrido del álbum, es la gran técnica que David expone en las seis cuerdas de una guitarra que sabe trasmitir y electrificar, y lo hace a través de unos vertiginosos y divertidos riffs, unos solos cuyas dimensiones son las exactas para desbordar sin empalagos y unos teclados que, a modo de sección de viento, apoyan la también gran labor que realiza las líneas de bajo, que a manos de Diego Teruel nos amplía la escucha y la no menor gestión que Joan Barbé realiza tras una batería que marca y sincroniza la nada fácil tarea de ensamblar cada uno de los múltiples movimientos de los que “Addictive Love” hace gala.

No More Time: Bajo la base de un riff secuenciado y con un componente delicadamente comercial, nos encontramos con un tema en el que las partes más sinfónicas de los omnipresentes Toto se funden con la técnica en una nueva y amplia demostración del virtuosismo y la capacidad en la que toda la formación se asienta. Generoso, divertido y progresivo, “No More Time” cuenta con el portento de unos solos de teclados y a los de guitarra, incluyendo en ellos el tapping, solos que gracias al talento de Palau nos transportan al recuerdo del tristemente desaparecido Eddie Van Halen y a los portentos más melódicos de Steve Vai y de Joe Satriani. “No More Time” nuevamente cuenta con el bien aprovechado aporte que la voz de Dagarod sabe inyectar, gracias a unas combinaciones vocales que saben fluctuar ante unas sedosas combinaciones, que se hacen tan amables como bien estructuradas. Por todo ello, para mí, “No More Time” se convierte en uno de los momentos más destacados de esta bien estudiada compilación.

Sometimes: Aquí Güru nos agasajan con la excelencia de una balada a medio tempo en la que la eficacia y elegancia del hard rock melódico con esencia west coast nos vuelve a aproximar a los Van Halen de la época en la que la voz de Sammy Hagar ejercía de acompañante a unos teclados amorosos y a los solos de rápidas y ascendentes escalas que se interludiaban con los tappings más divertidos y afectivos. En “Sometimes”, nuevamente el componente comercial sabe influenciar a tal medida que el estribillo vocal se reproduce una y otra vez cual suave eco en un acantilado. Un tema perfecto para escuchar tanto en una noche de embargante melancolía como en un momento de distendidas emociones.

It Can’t Be Wrong (Nuevo tema): Repasado con buen acierto en la selección de ‘Black’, le toca el turno a ‘White’, un álbum en el que no encontraremos la otra cara de la moneda que con tanta personalidad Güru han sabido acuñar, sino que en él hallaremos una evolución bien construida y amoldada. Pero antes, le toca el turno al interludio que otra nueva composición nos ofrece. En esta ocasión “It Can’t Be Wrong” nos vuelve a sumergir en el hard rock melódico con esencia A.O.R. en unas condiciones tan remarcables como las que Jim Peterick nos ofrece en los mejores momentos de sus Pride Of Lions, aunque sin los altos registros que Toby Hitchcock ostenta. Sorprende el ejercicio progresivo a mitad del tema y el subsecuente solo a lo Steve Vai que Palau aporta para romper con la suave harmonía de una canción que vuelve a avisar de lo que esperemos pronto podamos disfrutar de una formación que, de haber nacido en un país como Suecia, estaría entre lo más solicitada de la escena.

White (2013)

White: Si en el álbum hay una canción de ámbito comercial y happy éste está expuesto muy claramente en “White”, una pieza muy ambientada en esos ritmos dance en los que los calentadores blancos hacían furor en los gyms de casi todo el mundo. Pero que no se me malinterprete, ya que lejos de ser un ámbito negativo éste es un interludio bien expuesto en el que gracias a los matices A.O.R. a lo TOTO, y los solos experimentales influenciados por Vai y Satriani, el tema no cae en lo sintético y sabe sostener una personalidad propia y consistente.

Straight To Your Heart: A pesar de su título y ser un medio tiempo con grandes componentes de hard melódico, un gran solo, coros bien interpuestos y ritmos pegadizos, a “Straight To Your Heart” le falta algo, y es que estamos ante un tema en el que, en mi opinión, la voz de Dagarod no acaba de encajar del todo, ya que, a mi parecer, los tonos graves no acaban de conceder la suficiente justicia como para convertir esta pieza en una secuencia de lo que el resto del álbum ofrece. Y es que con un álbum en el que el listón está tan alto, cualquier pequeño desnivel se convierte en socavón.

It’s All Different Now: Además de haber acompañado a Bobby Kimball como guitarrista, entre muchos otros grandes, y como ya hemos podido discernir, David Palau es un confeso fan de Toto, y esas influencias se dejan notar sobre manera en esta maravilla del A.O.R. más consecuente con la trayectoria de la formación de Los Ángeles. “It’s All Different Now” es una pieza que bien podría estar entre los éxitos más aclamados de la banda (TOTO) que acompañó el éxito más destacado del pop: el ‘Thriller’ de Michael Jackson. Con un componente fronterizo entre el A.O.R. y el pop, “It’s All Different Now” se convierte en un tema eficaz y suntuoso en el que las guitarras se apoyan en unos teclados que hacen de columna vertebral a unas melodías que, gracias a su perfil, no necesitan de refuerzos ni apósitos. Aunque David, en su demostrada búsqueda de propiedad, sí proporciona el aporte que, de nuevo, ofrecen las expeditivas influencias que Vai / Satriani propician. Otra parte destacable composición es su pegadizo estribillo, una parte  en la que nuevamente brilla por su nitidez y señalada exposición.

Days Of Youth (Nuevo tema): Una nueva canción vuelve a aportar un sabio paréntesis entre los discos de Güru. En este caso, Güru lo hace con una balada que cuenta con la esencia de esos tempos hardbluseros que hicieron destacar a Richie Sambora en su primer legado en solitario: aquel extraordinario ‘Stranger In This Town’, que este año cumple su treinta aniversario. Y ahora sí que los matices graves de Dasgarod se postulan como eficientes conductores de la pasión y la melancolía que esta pieza contiene: un feeling que se amplifica gracias a las notas altas de una guitarra que transmite, habla y llora para hacernos sentir, disfrutar y emocionar en el mismo momento y por todo lo alto… Sin duda, “Days Of Youth” es una de las joyas que más hacen brillar el cofre de este tesoro llamado ‘Güru 10 Years’.

Red (2016)

Red: Entramos en la tercera y última entrega de Güru, ese álbum que se editó en castellano y que se ha reconformado en el idioma de Shakespeare para hacerlo más consecuente con el resto, y, cómo no, para consentir a unos fans que solicitaban unas versiones en consecuencia de los dos anteriores trabajos, y lo hacemos a lo grande, con el tema que da título al álbum con una pieza que enlaza las partes funkies con la más pura esencia de lo que Jeff Scott Soto nos ofrece en sus admirables composiciones. Pero eso no es todo, ya que en ‘Red’ podemos volver a beber de esas fuentes de las que emanan las aguas más puras del A.O.R. y las mineralizadas del hard melódico, combinaciones entre los venerados Toto y de las bandas europeas como Bonfire o Art Nation. Con la soltura de una buena voz a cargo de Dagarod, los absorbentes punteos de Diego Teruel al bajo, los ritmos cambiantes y acompasados de Joan Barbé y los teclados absorbentes y la inmensa técnica a las seis cuerdas de un David Palau que vuelve a sacar su inmensa técnica a relucir para condicionar un tema que goza de la intensidad suficiente como para destacar entre el bosque de virtuosismo en el que esta recopilación nos sumerge.

Stay: “Stay” es una impresionante balada que en ‘Red’ aparecía bajo el título de “Quédate”, balada que cuenta con una inflexión más dinámica que en la ofrecida en el idioma de Cervantes, lo que hace más que aprobable el cambio de idioma, ganando con ello muchos enteros con respecto a la fórmula original. Sentimiento, emotividad y pasión, como marcan los cánones de las grandes baladas del hard rock melódico, es lo que nos aporta “Stay”. Todo ello muy ambientado y bien recogido, gracias a una guitarra que no tan solo sabe trasmitir el feeling necesario, sino que sabe traspasar esa frontera imaginaria en la que el sentimiento se transforma en intensa y persuasiva emoción, llama que sobre todo se inflama en un solo que hace crecer exponencialmente la efectividad de este nuevo gran momento del álbum.

I Can’t Believe: Con el reconformado medio tiempo “I Can’t Believe” llegamos al final de la etapa discográfica editada hasta ahora por Güru. Originalmente titulado: “No Puede Ser”, este pasaje vuelve a disfrutar de la elocuencia de unos TOTO que en esta ocasión fluyen por las partes más intensas y comerciales para dar dinamismo a un tema con coros muy bien situados, una voz ajustada a la necesidad y unos componentes musicales que remarcan la comercialidad de lo que fue el tema embajador de ‘Red’. El preludio al cierre que propone “I Can’t Believe” y su situación en esta compilación hacen que el tema despunte aún más su carácter y efervescente condición.

Into A Black Night (Nuevo tema): El cierre del álbum se apoya en otro tema tranquilo y pasional, una balada en la que claramente vamos a comprobar las influencias que han jugado un papel sobresaliente en David Palau para crear una música que, ha llegado a traspasar fronteras gracias a su más que buena capacidad musical, compositiva y técnica ha llegado a traspasar fronteras. En “Into A Black Night” Güru nos trasladan en un pendulante viaje en el que se balancean las partes A.O.R. de los irrefutables Toto y el pop new age de The Police, el hardrock más emotivo de Bon Jovi y el ambiental trino del prog sinfónico de Peter Gabriel, la técnica a veces extravagante de Satriani y Vai y el ignifugo tapping de Eddie Van Halen, incluso las guitarras acústicas de gente como Paco de Lucia y Al Di Meola tienen su espacio… En definitiva: “Into A Black Night” se transforma en un tranquilo y crepuscular paseo por entre una vibrante alameda de matices y sensaciones para dar cierre a un camino que se hace imprescindible seguir dibujando.

Espero ya con ansia la nueva propuesta discográfica de Güru en un álbum que, de seguir con la línea de colores que puede ofrecernos a nivel musical, pueden ser muchos aun los que salgan de su personal Pantone, pero entre todos los posibles, seguro que el único que no estará presente será el gris.

Redacción
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.