kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
láudano
all sounds
four trips ahead
bow
aie

Angelus Apatrida

Angelus Apatrida

Century Media Records (2021)

Por: Josep Fleitas

8

Con el más que merecido éxito tatuado en sus espaldas, Angelus Apatrida llegan a su veinte aniversario, y lo hacen como ellos saben, demostrando su calidad y capacidad, su carácter y su ingenio, su virtuosismo y su pasión; una pasión que les ha llevado a recorrer el planeta y plantear en él la energía que promueven sus directos, y por ende sus himnos; himnos que se ven refrendados este año con la edición de un nuevo álbum, el séptimo en estudio tras: ‘Evil Unleashed’ (2006), ‘Give ‘Em War’ (2007), ‘Clockwork’ (2010), ‘The Call’ (2012), ‘Hidden Evolution’ (2015) y ‘Cabaret de la Guillotine’ (2019).

Con el nombre de la banda como título de fácil lectura, pensado para facilitar la pronunciación de los no hispanoparlantes (an-ge-lus/a-´pa-tri-da), una portada en la que el artista húngaro Gyula Havacksák (Blind Guardian, Destruction…) plasma a la perfección la radicalidad e incendiaria explosividad del contenido del álbum y una producción que nuevamente está a cargo de Zeuss (Rob Zombie, Overkill, Hatebreed…), el cuarteto albaceteño da una nueva vuelta de tuerca a la evolución en su forma de entender,  componer, tocar y trabajar el thrash metal.

En ‘Angelus Apatrida’ nos toparemos con un muro sónico en el que la calidad y la capacidad de la banda siguen siendo del más alto nivel. Asimismo, el contenido del álbum cuenta con un sonido en el que se adaptan las fórmulas clásicas de la Old School de la Bay Area a las tendencias más actuales, eso sí, sin caer en los excentricismos de los samplers, con ello nos deleitará con la calidad técnica y nos machacará a base de la más abrumadora y rabiosa energía que se ha plasmado en los diez temas que contiene un álbum cuya idea original era editarlo en EP. Pero las circunstancias vividas por causa de la pandemia y el consecuente confinamiento hicieron cambiar los planes iniciales de lo que debería haber sido un año repleto de fechas en las que la formación tenía que haber expuesto su propuesta en una intensa y apretada agenda. Ya todo roto y con la rabia de tener que posponerlo todo, la banda decidió volver a trabajar en lo que ya tenían y ampliarlo, dando lugar a un álbum en el que esa rabia, esa impotencia, ha quedado más que evidente y bien plasmada.

Es así como cada uno de los diez temas que conforman ‘Angelus Apatrida’ sacan lo más profundo de la banda, esos sentimientos que destilan energía y calidad, exponiendo todo ello en sus letras y, sobre todo, en una música que seguro conseguirá consolidarles aún más.

‘Angelus Apatrida’ golpe a golpe:

INDOCTRINATE

Iniciamos la galopada hacia el infierno subidos en un chirriante acople de guitarra que nos transporta al desbocado y directo recuerdo de la intensidad de aquel ‘Arise’ de unos Sepultura que, al igual que Angelus consiguen en este magnífico trabajo, sorprendieron tanto como convencieron. Y eso es lo que desde un primer momento ‘Angelus Apatrida’ deja muy claro: sorprendernos con la evolución en su sonido, en la saneada producción y en unas combinaciones ambientales que dejan muy asentado que los albaceteños se han convertido en todo un referente en el Thrash Metal mundial. Cambios de ritmo muy bien situados y medidos, asesinos riffs de guitarra que amplifican el efecto de una voz que sabe dar carácter a cada frase, a cada ambiente, a cada cambio; y una batería que, a base de vertiginosos dobles bombos y relatantes redobles remarcan las líneas de bajo, tan medidas que son el soporte del gran peso que toda la composición contiene, recalcando, matizando y enervando los grandes canjes que este inicio supone, unos cambios y ambientes que inefablemente nos trasfieren al recuerdo de los mejores Death Angel, reflejados estos en un balanceo que nos lleva del ámbito más rápido y cruel al más denso y pétreo. Un viaje repleto de rabia, cortantes y prominentes evoluciones, y calidad, mucha calidad, es para lo que este brutal inicio nos depara, dejando claro que este álbum no nos va a dar descanso ni cuartel.

BLEED THE CROWN

Sorprendente el cambio de ambiente que tras el fulgurante inico “Bleed The Crown” nos aporta. En este caso, el tema nos sitúa en los parámetros más modernizados del estilo, que sin llegar a las samplerizaciones, beben de las influencias de lo que bandas como Lamb Of God saben inyectar, pero eso sí, sin dejar de lado los sonidos más clásicos e intensos del estilo. Con la voz de Guillermo recordándonos ocasiones a la de Phil Anselmo y unas guitarras superpuestas, los ritmos domados de lo que fue el primer adelanto de ‘Angelus Apatrida’ se torna en una nueva demostración de que el cuarteto manchego no se cierra a las alternativas más válidas a la hora de proponer y disponer.

THE AGE OF DESINFORMATION

Otro de los adelantos del álbum penetra con un fade in y se desenvuelve al más puro estilo del Thrash europeo, ese que dejaron en incontestable valía Kreator, Sodom, Tankard y Destruction en aquel añorado The Big Teutonic Four. Rápido, eficiente, incontestable; así es “The Age Of Desinformation”, un tema que en directo no tendrá piedad, será otro parte vertebras, otro inefable descoyuntador de extremidades, otro subidón de adrenalina que intentará acabar con nuestras fuerzas a base del empuje más clásico y directo del estilo.

RISE OR FALL

Si en el álbum hay un tema que deja clara la técnica y velocidad en la batería que Víctor Valera ostenta éste es “Rise Or Fall”. Con el espíritu clásico a sus espaldas la garra de la composición envuelve, como lo hace una araña con su víctima, en una tela tan fina y sutil como fuerte y adherente. Un buen solo de guitarra, unas voces poderosas, unos coros pegadizos y unas bases desgarradoras hacen de éste un nuevo exponente de la solidez de una banda que sigue creciendo y persistiendo, animando a que el Thrash Metal siga brillando allá donde sus poderosas alas se desplieguen.

CHILDHOOD’S END

Para mí una de las grandes virtudes de este álbum está en la gran variedad y alternancia de influencias que contiene. En el caso de “Childhood’s End” no nos costará reconocerlas: Testament, Metallica, Megadeth… la old school está expuesta en su máximo esplendor en un tema crudo y directo, sólido y eficaz, un tema que se nos colará en nuestro hipotálamo para hacernos sentir, estallar, ante unos riffs que recogen la magnitud y el poder de un cañonazo que en el álbum ruge con máxima intensidad.

DISPOSABLE LIBERTY

Imposible no recordar en “Disposable Liberty” a Pantera si la sordera, el estado etílico o los psicotrópicos no te lo impiden. La voz, los riffs e incluso el empuje de las bases nos transporta a ese hegemónico ‘Vulgar Display Of Power’ que tanto sorprendió y agradó en su día, y que ve en este tema un limpio y brillante reflejo. Incontestable y dinámico, éste es un himno para disfrutarlo en varias escuchas seguidas (yo lo he reproducido en cuatro ocasiones consecutivas). “Disposable Liberty” tiene como combustible unas letras de claro contenido de denuncia y rebelión social lo que apoyan aún más el sentido agresivo que contiene. Otra pieza que sin contemplaciones ha sido ideado para garantizar inercia y disfrute, una nueva bala que acierta en el blanco.

WE STAND ALONE

Velocidad, velocidad, velocidad, velocidad… Eso es lo que posiblemente diría Marcel Schmier si tuviera que definir este tema en una frase; y es que el recuerdo de los poderosos Destruction está más que presente en esta expeditiva delicia, que en su parte más hímnica vuelve a hacer aflorar la pasión del cuarteto por la obra y el espíritu de Anselmo, Darrell, Paul y Brown; unos Pantera nuevamente reflejados sin temor ni pudor en un tema fino y directo, de esos que su potencia nos hace cabecear aún sin querer.

THROUGH THE GLASS

Al igual que en “Childhood’s End”, la esencia rápida y técnica de Testament vuelven a estar presentes en el álbum, eso sí con la puntilla de personal pasión y técnica que Guillermo, José, David y Victor saben proponer. Voz profunda en la que podemos reconocer los matices con los que Chuck Billy nos embauca, coros obscuros y riffs que me han sabido transportar a los Nevermore de aquel ‘Dead Heart In A Dead World’ con su intenso “Believe In Nothing” por bandera. Aquí la bandera ondea negra, fluctuante, agresiva, mostrando claramente una enseña ya reconocida en el mundo entero, la que blande el nombre Ángelus Apátrida.

EMPIRE OF SHAME

La recta final del álbum está tras la última curva del álbum, aquí no hay lugar para dilaciones, la velocidad tiene que ser la máxima para situarse en uno de los lugares más destacados del panorama, un lugar que se alcanza gracias a uno de los mejores trabajos de Thrash Metal de los que he escuchado últimamente.  Con este trallazo los albaceteños vuelven a mostrar sus cartas: un bajo demoledor que percute sobre unos desgarradores riffs y una batería demoledora, voces que se solidifican gracias al tratamiento impetuoso, crudo y fornido de unos coros que hacen acompañar el estribillo como si el tema lo hubieras escuchado en todas las juergas que te has metido. Claro, directo, contundente y convincente, así es “Empire Of Shame”, una oda contra la podredumbre de esa parte de la sociedad que sólo mira por su propio interés.

INTO THE WELL

Cierre con convicción, con garra, con ardor, es lo que propone “Into The Well”. El tema que en este álbum más se aproximaría a aquel esplendoroso “Give ‘Em War”, y lo hace a través de una tormenta de potencia vocal y de la más convincente técnica, un doble bombo martilleante que arrolla por la personalidad infligida a través de unos cambios que tributan melodía e ira a la vez, unas guitarras que pasan del riff de las rápidas notas altas a las harmonías del Heavy Metal más pulido. Directo, claro y contundente, un gran cierre para un álbum completo, técnico, directo, variado, pulido y, sobre todo, un álbum que sigue escalando en una trayectoria forjada durante veinte años a base de calidad, pasión y convencimiento, un álbum con el que Ángelus Apátrida siguen encumbrándose, mostrando y demostrando una capacidad que les permite seguir brillando en lo más alto del Thrash Metal mundial. ¡Y que sea por muchos años más!


Angelus Apatrida y este nuevo disco hacen acto de presencia en La Heavy 428, número en el que encontraréis una entrevista en profundidad a la banda comandada por Guillermo Izquierdo. Esta revista cuenta también con charlas con grupos como Foo Fighters, Steven Wilson, Transatlantic, The Pretty Reckless y Steve Hackett entre otros muchos. Consíguela ya en el quiosco por 4 euros o en nuestra tienda online por 6.

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Josep Fleitas

10 comentarios

  • Juandie dice:

    Cojonudo resumen hacia el nuevo álbum de los 4 jinetes de Albacete y los temas junto con sus respectivos videoclips son BRUTALES. Me haré con este nuevo álbum al igual que muchos de sus álbumes anteriores.

    • Brigadier Pescanova (Agencia Temporal de Felizonia) dice:

      smork smork… fallo en el reactor temporal, fisura y paradoja… el universo está en peligro…

      Mensaje del Brigadier Pescanova, Agente de Restablecimiento del orde espacio-temporal:

      Juandie, “Juandei” eres tú mismo que viene del futuro a contestarte después de darse cuenta de que tus irrisorios comentarios no van a ningún lado. Juandei no soporta su pasado de estulticia y te está haciendo un favor. Ayúdale al pobre y así dejará de tener remordimientos y podreis cerrar ese bochornoso bucle temporal de su pasado como: Juandie, el brasas (*) que comentaba chorradas a cada noticia de esta web.

      Juandie, es necesario restablecer el equilibro temporal, si no el universo puede replegarse sobre sí mismo y sería el fin. Deja ya de comentar jilipoyeces de una vez para que Juandei pueda regresar al futuro de una p. vez.

      Por cierto Juandie, haz el favor, haz caso a tu hermano y deja ya el LSD.

      (*) “Pero luego, en el retrete, te recorre un sudor frío, el espejo nunca miente: el brasas eres tú mismo”.

      Tú mismo de Mamá Ladilla, Requesound (1999)

  • Juandei dice:

    Soy el gilipollas de Juandie y tengo que comentar esta noticia.

  • David dice:

    En el comentario de rise to fall, cabe destacar que el batería es Víctor Valera, no Jose Izquierdo, que es el bajista, hijos míos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.