magictostadora

Otoño de 1991: ¿La última época dorada de la historia del rock? (II) - El "Black Album" de Metallica

Blog: Mariano Muniesa

18 octubre, 2016 2:38 pm Publicado por  5 Comentarios

Como explicaba en la primera parte publicada hace algunas semanas de este blog, en esos cinco o seis meses que fueron de septiembre de 1991 a la primavera de 1992, la historia del rock cambió, y lo hizo de forma radical, aunque, como también dije, la mayoría de la gente que estábamos en el mundo del rock, bien fuera como periodistas, aficionados o músicos, en modo alguno fuimos conscientes de ello hasta pasados algunos años. Es ahora el turno, después de haber analizado el impacto y la repercusión que alcanzaron discos como el ‘Use Your Illusion’ de Guns N’Roses o ‘No More Tears’ de Ozzy Osbourne, recordar otros grandes álbumes que le cambiaron la cara al rock en 1991.

metallica-en-1991-formacion-black-album

Mentiría si dijera que lo recuerdo exactamente, pero me parece que fue una semana antes de la llegada de los discos promocionales de Guns N’Roses, cuando nos llegó –eso sí lo recuerdo perfectamente, en CD, cosa que aún no era muy habitual entre las compañías discográficas a la hora de mandar promos- el Black Album, el ‘Metallica’ que la banda liderada por James Hetfield y Lars Ulrich llevaban grabando junto al por aquel entonces afamado productor Bob Rock desde finales de 1989.

Era agosto y yo, en tanto que el Pirata estaba de vacaciones en Popular FM, me tocó presentar a toda la audiencia de la Emisión Pirata aquel disco, sobre el que no había tanta expectación como en el caso de GN’R básicamente porque si aquel disco concatenaba una cadena de retrasos en su anunciada fecha de edición que a aquellas alturas ya sonaba a cachondeo el anuncio de un nuevo aplazamiento de su salida al mercado –más o menos como pasó con el ‘Chinese Democracy’-, en el caso de Metallica las fechas de edición anunciadas se cumplieron como estaba previsto.

Así, una tarde-noche de mediados de agosto de 1991, estrené para los oyentes de la Emisión Pirata dos temas de ese esperado nuevo disco, “Enter Sandman” y “Sad But True”. En cuanto a la reacción de los oyentes, las llamadas que nos llegaron a la emisora reflejaban una innegable división de opiniones, aunque he de decir que ninguna particularmente entusiasta a favor de Metallica en ese momento, cosa por otro lado frecuente en la historia del rock: álbumes hoy considerados auténticas cátedras sonoras del Heavy Metal, como por ejemplo y aunque a más de uno le pueda parecer increíble, ‘The Number Of The Beast’ de Iron Maiden o ‘Perfect Strangers’ de Deep Purple en su día, y ahí están las hemerotecas para demostrarlo, lejos de despertar grandes pasiones, incluso tuvieron críticas muy duras en determinados medios.

black albumDe un lado estaban aquellos que como fans de la banda, les gustó lo que escucharon y lo defendían, aunque con un tono que no ocultaba que en el fondo, lo que esperaban era una vuelta al tipo de temas, sonido y producción de ‘Master Of Puppets’, y de otro, aquellos que ya consideraban que Metallica se habían vendido al mainstream y habían traicionado sus orígenes y su personalidad como banda de Thrash Metal cuando editaron ‘…And Justice For All’, y que vieron en este disco, que ya muy poco tenía que ver con el Thrash Metal, la confirmación defintiva de la “traición” de Metallica y su pase definitivo al bando de los “vendidos”. A ello hay que añadir que tan solo cinco meses antes se había editado el histórico ‘Arise’ de Sepultura, un álbum que sí era puro Thrash Metal y que había situado a los brasileños en la vanguardia del género a nivel internacional, con lo que la comparación resultaba muy desfavorable para los de San Francisco si hablamos dentro de los que era el Thrash Metal a comienzos de los 90.

Yo aquí quiero deciros con toda sinceridad lo que pensé en aquel momento. A mi, toda vez que escuché el disco dos o tres veces en su integridad, no me gustó. O mejor dicho, más que no gustarme, pensaba que Metallica se habían equivocado. Yo hasta ese momento seguía considerando a Metallica como una banda de Thrash Metal, y aunque no lo viviera como una “traición” –nunca he vivido la música como si fuera una militancia o el profesar una religión- sí que creía que este disco no iba a funcionar, que no iba a gustar a sus fans y que la jugada no les iba a salir bien. Me acuerdo que aquel día, al salir de la radio fui a tomar unas cervezas con un colega, y en plan de coña, al brindar dijimos: “Metallica han muerto, viva Sepultura”.

Obviamente, estaba muy equivocado. De hecho, ‘Metallica’ no solo ha pasado a la historia como uno de los discos más vendidos de toda la historia de la música popular contemporánea, sino que en muy poco tiempo, merced al revolucionario trabajo de producción de Bob Rock, que supo sacar lo mejor del grupo y hacerles entender ese nuevo concepto de sonido que él tenía en la cabeza y el excelente trabajo que todo el grupo hizo a la hora de pulir y trabajar hasta en el más mínimo detalle todas las canciones del disco, ese álbum se convirtió en una referencia natural, en un modelo a seguir para todos los grupos de Heavy Metal, bien se situasen en el ámbito de las nuevas tendencias, el Thrash Metal, el Heavy más convencional o el Hard Rock melódico a lo largo como mínimo, de toda la primera mitad de los años 90. Puede decirse sin ambages que el Black Album marcó el camino de evolución y progresión del Heavy Metal en la nueva década.

Huelga decir que el masivo y multimillonario éxito de ‘Metallica’, que ya venía precedido del buen resultado comercial de su anterior ‘…And Justice For All’, colocó a la banda en una situación muy distinta de la de aquellos Metallica de la época de ‘Master Of Puppets’, cuando hacían giras en autobús, comían en burgers de mala muerte y se alojaban en moteles de carretera. Metallica pasaron a acaparar el liderazgo no ya del Thrash Metal, sino del Heavy Metal como tal género musical en su conjunto, llevándolo merced a su éxito a unas cotas de popularidad, presencia en los medios y relevancia en la industria musical internacional muy superiores incluso a la que vivió en los mejores tiempos de la década de los 80.

Pasado un tiempo, escuchando el disco ya con otra perspectiva, me di cuenta del inmenso talento que había en esa magistral colección de canciones. Sin etiquetarlas, sin entrar a valorar si encajaban o no en el arquetipo de lo que se consideraba o no Thrash Metal, desde “Enter Sandman” a “Wherever I May Roam”, pasando por “Through The Never”, “Holier Than Thou”, “The Unforgiven – aún me pone el vello de punta y la piel de gallina escuchar el inicio de esta canción- o la sentida y penetrante balada “Nothing Else Matters”, hoy, 25 años después, vuelvo a escuchar este disco y me sigo maravillando de la grandeza y de la energía que atesora, y como a día de hoy sigue sonando fresco, actual, contemporáneo…

Paralelamente a esa repercusión mediática y ese éxito de ventas, en esos años, en aquellos quizá irrepetibles meses que transcurrieron entre 1991 y 1993, y teniendo como telón de fondo aquel álbum, Metallica hicieron con toda seguridad los conciertos más grandiosos de toda su carrera, y yo debo decir que durante aquellos años, vi a los mejores Metallica que había visto nunca antes ni que volviera a ver nunca después. Inolvidables aquellos días de las fiestas de la Mercé de 1991 en Barcelona, cuando el Estadio Olímpico se llenó hasta lo más alto para ver aquel Monsters Of Rock con Legion, Tesla, AC/DC y unos Metallica que aquella noche ametrallaron a la ciudad condal con una descarga de brutalidad metálica, de fiereza, de energía y de maestría que dejaron literalmente a AC/DC laminados. O como cuando en junio de 1993 en aquella histórica edición del Milton Keynes Festival, literalmente aquellos Metallica hicieron temblar la tierra. Por citar sólo dos ejemplos.

Posteriormente la trayectoria de Metallica, al menos para mí, resultó en muchos aspectos muy decepcionante, y pienso que toda la inteligencia, sentido de la evolución y visión de futuro que tuvieron en 1991, ya solo en muy contadas ocasiones se asomó a su local de ensayo o a su estudio de grabación, pero en fin… ese ya es un capítulo de otra temporada de la serie.

Próximo blog: Nirvana, Pearl Jam y el grunge en 1991

Redacción
Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

5 comentarios

  • Tryum dice:

    Me parece muy acertado todo lo que comentas respecto al black álbum. Aunque he de decir que a mí si me gustó desde un principio. Fue mucho mejor que su antecesor, y, para mí, es el último disco legítimo de metallica, aunque, también a mi entender, esté por debajo del master of puppets. Quizás el black y el master los mejores discos de metallica. Con lo que no estoy tan de acuerdo es con el anterior post. Respecto a guns n' roses, se nota que hay tiña, vale que los illusions eran menores que el appetite, pero son buenos discos en líneas generales. Demasiado extensos, y con morralla, sí, pero también con muy buenas canciones de rock. Y estranged me parece una de las canciones más complejas y completas de los guns junto con november rain, muy buena.
    Pero para gustos colorines. Por otro lado, totalmente de acuerdo con lo dicho sobre la mediocridad posterior de la historia de guns n' roses y su lider.

  • Pablo Go dice:

    Pues a mi "And Justice..." me parece dos cosas:
    - Un disco de puro thrash
    - El mejor álbum de Metallica
    Actualmente no puedo con el Black Album. Me parece lleno de cosas insustanciales. Con el tiempo he empezado a ver Nothing Else como una canción directamente ridícula y chapucera...así están las cosas...los chicos de Rock FM también han ayudado mucho a mi actual apreciación (dicho con todos los respetos).
    En fin, prefiero escuchar lo último que han sacado, me parece muy digno....veremos...

    Un beso

  • Tryum dice:

    Si hay que hablar del and justice.. A mí me parece tb un buen disco, de metallica me parecen buenos los "cinco" (el último está por escuchar), pero me resulta un poco aburrido, canciones largas y monótonas, aunque muy elaboradas en general y con una gran canción como es one, aunque no la única. Quizás lo malo que haya podido tener el black es la relevancia mediática que tuvo y que parece que sigue teniendo entre los que gustan de un metal más accesible, o rock, como puedan ser en rock FM, y no se atreven con los discos anteriores, pero que añoran a aquellos metallica. Por cierto, que ya podían ir renovando las canciones los de rock FM o variando un poco.

  • Jorge dice:

    Pues yo empezé en el mundo del heavy con ese disco. Me acuerdo que un día llevaba puesto una camiseta de Metallica con el nothing else matters y un par de "greñudos" de mi barrio me miraron con cara de asquillo como diciendo... otro pijo que le gustan los nuevos Metallica. Desde el 91 me mola el heavy en casi todas sus vertientes gracias a discos como el black. Y muchos empezamos en este rollo gracias a ese disco tan popular. Saludos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.