magictostadora

La APM acusa al Ministerio de Cultura de poner en la cuerda floja a promotores y artistas por no amparar legalmente el aplazamiento o cancelación de conciertos

7 mayo, 2020 1:14 pm Publicado por  2 Comentarios

La Asociación de Promotores de Música (APM) asegura que el Ministerio de Cultura perjudica gravemente a la música en directo en su último Real Decreto de ayudas al sector

En un comunicado muy crítico con el reciente Real Decreto de medidas de apoyo al sector cultural, la APM, tal y como hizo la semana pasada en otro comunicado de prensa, acusa al Ministerio de Cultura de abandonar a su suerte a la música en directo al no declarar la situación de fuerza mayor ante la situación que estamos viviendo, lo cual según su criterio y tras varias negociaciones, “supone una tomadura de pelo, que pone en la cuerda floja a promotores y artistas al no permitirles aplazar o cancelar eventos amparados por un marco legal”.

En ese mismo comunicado, se hace hincapié en que “mientras el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, declaraba que hablar de eventos como FITUR o Mobile World Congress durante la desescalada no tenía sentido ya que eran inviables, el Ministro Uribes ha vuelto a dejar desamparada una vez más a la música en vivo declarando: “Tendremos que esperar con las posibilidades de su realización. Siempre, desde el minuto uno siguiendo los criterios de sanidad, científicos y el principio de prudencia. Responderemos si se produce esa celebración o no cuando llegue el momento”.  Esta actitud del Ministro se considera desde la APM totalmente errónea y perjudicial, además de resultar muy lesiva para los consumidores, pues en este Real Decreto se han quedado fuera otras demandas, como y la flexibilización de las normativas de consumo para permitir una gestión ordenada de la cancelación o la gestión de la devolución de las entradas de dichos eventos amparados legalmente.

De esta manera, los promotores declaran que el público quedará igualmente desprotegido al no declarar la Fuerza Mayor ya que, al no poderse cancelar los eventos musicales multitudinarios amparados por la ley, éstos seguirán programados y serán millones de consumidores los que quedan expuestos a perder sus reservas de hoteles y viajes “cuando llegue el momento” de aplicar esta medida.

Paco Ventura y Ger Philippens en Valencia. Foto: Rubén Rosinos

Por otra parte otras, asociaciones y sindicatos de trabajadores y trabajadoras  de la música se han mostrado críticos con varios aspectos del Real Decreto. En este sentido, entidades como UATAE, organización de gran implantación en el mundo de los trabajadores autónomos, así como la Coordinadora Sindical de Trabajadores/as Músicos, también han expresado su malestar ante el hecho de que el volumen de músicos que puedan acogerse a las medidas de apoyo son un porcentaje mínimo. En una nota de prensa, señalan que “la auténtica “intermitencia laboral del sector” es consecuencia de que la mayoría de músicos (ejecutantes, artistas y DJ’s) trabaja sin relación contractual, ni laboral ni mercantil, no siendo dados de alta en general en la seguridad social por quien los contrata, en un abuso reiterado en el sector. Ello supone que la mayoría de estos trabajadores en el sector son invisibles para las administraciones, por lo que, si no se tiene en cuenta esta realidad, en torno al 90% de estos trabajadores quedarían excluido de las posibles ayudas, con lo que incluso tendríamos un problema de carácter humanitario”.

Tanto desde estas asociaciones como desde la APM, se reclama al Ministerio de Cultura que rectifique estos errores y se muestran dispuestos a sentarse a negociar un nuevo paquete de medidas que sí sea verdaderamente factible para paliar los devastadores efectos que la pandemia ha producido sobre todo el sector cultural, en especial sobre la música.

Tan solo ha aconsejado posponer los eventos, en la medida de lo posible, sin tener en cuenta la verdadera realidad del sector. A pesar de pedir ayuda y mostrarse colaborativos, los promotores sienten que si el Gobierno de Sánchez no declara urgentemente el estado de fuerza mayor está empujándolos hacia el abismo.

APM también critica que las medidas del gobierno excluyan al sector de la música en aspectos como el tratamiento del Impuesto de Sociedades, o del IVA, la concesión de subvenciones directas para las salas de conciertos y otras medidas de apoyo específicas en relación a la ampliación de los períodos de las medidas para atender la reducción de ingresos por los derechos de propiedad intelectual de ejercicios venideros.

Otras medidas urgentes

APM reclama que la medida anunciada en materia de desempleo para los artistas se extienda a todas la personas que trabajan en la cadena de valor de la industria y pide crear un fondo de compensación económica para otorgar una renta básica temporal a los autores, productores, músicos y profesionales por cuenta propia de la industria musical que se enfrenten a necesidades ante la paralización de su actividad. Y también para aquellos autores, productores, músicos trabajadores por cuenta ajena y profesionales cuya actividad se realiza mayoritariamente por contratos de obra y servicios que no se van a llevar a cabo. Este fondo cuya administración estará asegurada por la organización de gestión colectiva u organismos respectivos.

Los consumidores, también desprotegidos por el Gobierno

Adolfo FH (Stoned At Pompeii) en Madrid. Foto: Alejandro García Aguejas

Además de la aplicación de la Fuerza Mayor, en el Real Decreto se han quedado fuera otras demandas, como y la flexibilización de las normativas de consumo para permitir una gestión ordenada de la cancelación o la gestión de la devolución de las entradas de dichos eventos amparados legalmente.

Uribes tan solo ha afirmado que desde su cartera están trabajando con el sector de la música en vivo y el Ministerio de Consumo “para encontrar una solución equilibrada al tema de la devolución de entradas”, pero tampoco ha anunciado ninguna medida al respecto.

De esta manera, los promotores declaran que el público quedará igualmente desprotegido al no declarar la Fuerza Mayor ya que, al no poderse cancelar los eventos musicales multitudinarios amparados por la ley, éstos seguirán programados y serán millones de consumidores los que quedan expuestos a perder sus reservas de hoteles y viajes “cuando llegue el momento” de aplicar esta medida.

Medidas específicas urgentes de gestión reclamadas por APM:

Aplicar el concepto por causa de fuerza mayor para permitir la posibilidad de suspensión o aplazamiento de los eventos musicales programados antes del Estado de Alarma cuya celebración esté prevista en el año 2020.

Flexibilización de la normativas de Consumo en relación a la devolución del importe de entradas en el caso de aplazamiento y cancelación tal y como se ha desarrollado en países como Portugal, Bélgica, Alemania e Italia, entre otros, con el objetivo de que las entradas de un evento aplazado sirva para la nueva fecha programada en un plazo entre la fecha del original evento aplazado y el 31 de diciembre de 2021.

En la relación de la Ley del impuesto de Sociedades y al IVA proponemos:

Reducción del tipo impositivo en el Impuesto de Sociedades en, al menos, 2 ejercicios mientras se recupere la dinámica de la actividad en el sector de la música.

Ampliar la deducción del artículo 36 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades para incluir las actividades de producción, edición y distribución discográfica, y establecer dicha deducción en un 40 por ciento de los gastos realizados tanto para estas actividades como para la producción y exhibición de espectáculos en vivo de artes escénicas y musicales e incrementar el límite en la aplicación de deducciones del mismo artículo 36 desde el 25% hasta el 50% de la cuota íntegra.

Reducción del IVA del 21% al 10% de todos los servicios relacionados con la música en vivo y música grabada y del 10% al 4% de las entradas de la música en directo.

Adaptación de los ERTE por el COVID-19 a la realidad de la industria de la música pudiéndose ampliar hasta que la actividad no pueda volver a la normalidad al 100%.

Adaptación de los Fondos de Financiación del Estado por el COVID-19 a la realidad de la industria de la música, en particular a las pymes y autónomos y a figuras jurídicas como los AIE. En este sentido, dado el desfase temporal entre los periodos de recaudación y liquidación por parte de las Entidades de Gestión en materia de derechos de propiedad intelectual, extensión de las mismas medidas de apoyo acordadas para otros sectores para los períodos en que se produzcan las disminuciones de ingresos en liquidaciones de ejercicios venideros (2021, 2022) como consecuencia de las caídas de recaudación sufridas durante el periodo de aplicación del Estado de Alarma.

Redacción
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.