Madness 2
Hora Límite
Hysteria
natribu
nanowarofsteel
metal paradise
rivas rock

Crónicas

Drago + Outreach + The Roots of Tanuki: Brutalidad de la buena

«Brutalidad, ese sustantivo que tantas veces puede emplearse para malas situaciones y que, en este contexto, es miel para nuestros oídos. Brutalidad, sí, la que despide todo cuando sale por los altavoces cuando Javier Cardoso sube la escalinata de un escenario.»

1 febrero 2020

Sala Caracol, Madrid

Texto: Jason Cenador. Fotos: Vega Halen

El underground más abrasivo emergió a la superficie de la mano de tres bandas de puro salvajismo sonoro fenomenalmente encauzado, cada una de ellas en su distinguida tesitura y con el alto voltaje como denominador común. No era una noche cualquiera en la capital, pues atestiguaba el regreso a los escenarios, dos años después de Javier Cardoso, quien tras su marcha de Vita Imana promete seguir dando guerra muchos años junto a su nueva banda, Drago.

The Roots of Tanuki

La noche la inauguraban los salmantinos The Roots of Tanuki, ante una sala que poco a poco iba adquiriendo un aspecto más saludable en cuanto a público y que terminaría a rebosar de amantes de los sonidos más corrosivos y punzantes. Su propuesta, a caballo entre el groove metal y el sludge pero con impertérritos cimientos en el hardcore, no dejó indiferente a ninguno de los presentes, como tampoco la química que su afable vocalista, Rober, cultivaba en todo momento con el respetable, instándole a acercarse a las primeras filas para degustar más intensamente un sonido que, especialmente en la parte posterior de la sala, no hizo justicia a su tremebunda energía. Fue por una ecualización que a lo largo de toda la noche resultó cuando menos deficiente, algo inusual en la sala pero que se debería de cuidar con más esmero.

Su ejecución de los cortes que pueblan su primera referencia discográfica, compuesta más bien por dos plásticos, ‘I & II’, fue sólida, certera y vivida con suma intensidad por todos sus integrantes, entre los que parecía reinar una armonía de lo más productivo para hacer música. Entre las canciones que escuchamos, una que también tenía su reflejo en la camiseta del cantante y que responde a una más que loable iniciativa, "Hardcore Hits Cancer". En esta época de auge de sonidos fronterizos entre el hardcore y el metal, se agradecen propuestas que se desvíen del sota, caballo y rey. Hurra por ellos.

Outreach

Los segundos de la noche, Outreach, reivindicaron, y de qué manera, que el margen para adquirir una personalidad propia en el sonido de una banda sigue siendo amplio pese a las infinitas ramificaciones que los diversos géneros y subgéneros han experimentado a lo largo de las últimas décadas. Lo hicieron sirviéndose de una calidad interpretativa fuera de lo común, con guitarras a las que el calificativo de virtuosas no se les queda corto en múltiples ocasiones, y con un arma infalible: la elástica voz de Nines Bathory, quien tan pronto esgrimía una cristalina cascada de notas melódicas como tornaba esta en un incandescente flujo de magmáticas guturales.

Cómo me gusta que termine un concierto y no saber catalogar, ni siquiera para explicar a qué suena, el estilo de un grupo. Sí, claro, hacen metal, muy bien hecho, pero tiran de pinceladas de groove, metalcore y hasta de death metal melódico, sin adherirse a más cánones que a los suyos propios. El resultado, lejos de ser un indescifrable collage sonoro, cobra un sentido propio con redondez, melodías recordables, solos incisivos y mucha y muy buena dinámica. Aunque pudimos apreciar sin género de dudas las bondades de las canciones contenidas en ‘Ephemeral Existance’, su ópera prima. Dejaron el listón muy alto y, aunque perjudicados por un sonido que no estuvo a la altura de las circunstancias, se metieron en el bolsillo a un público que, estoy seguro, en su mayoría está deseando volver a paladear su elegante brutalidad.

Brutalidad, ese sustantivo que tantas veces puede emplearse para malas situaciones y que, en este contexto, es miel para nuestros oídos. Brutalidad, sí, la que despide todo cuando sale por los altavoces cuando Javier Cardoso sube la escalinata de un escenario. Volvió a hacerlo, por fin, superando incertidumbres inherentes al letargo, reivindicándose una vez más como uno de los cantantes con más poderosa presencia sobre un tablado entre los amplios márgenes del metal extremo, márgenes que estira de lo lindo su banda de nuevo cuño pero de largo recorrido, Drago.

Javier Cardoso (Drago)

Bajo una portada digna de exposición artística residen las fulminantes diez canciones que comprende ‘Vórtice’, un debut digno de una banda constituida por músicos de alta alcurnia en la escena madrileña como el batería Rodrigo De Lucas o el guitarrista Iván Checa, ambos miembros de We All Fall; el bajista Carlos Sobrino y el también guitarrista Juan Manuel Viñas, el otro pilar sobre el que se edificó el proyecto. Todas y cada una de sus piezas fueron interpretadas con una solidez apabullante, un sonido aplastante y una actitud irreprochable, nada que extrañase a los duchos en la materia.

Hubo palabras de agradecimiento por doquier por parte del frontman, cuya garganta sigue siendo más corrosiva que una charca en un cementerio nuclear, y momentos muy emotivos como el que aconteció cuando le dedicó a una íntima amiga “Estrella del norte”, agradeciendo su apoyo con una sinceridad conmovedora y contagiosa. También hubo tiempo para rendir culto a una de las bandas que más piezas depositaron en el ajuar de sus influencias musicales, Korn, cuyo “Ya'll Want a Single (Fuck That)” fue el perfecto pretexto para que los numerosos asistentes sacaran a pasear su dedo corazón.

El demoledor y muy bien dirigido groove metal de temas como “Prima Nocte”, “Lobo”, “El fantasma del espejo” o “Vórtice”, en los que, por cierto, Cardoso emplea, además de sus devastadoras guturales, las voces limpias con más frecuencia de lo que antaño acostumbraba, conquistó de pleno a una audiencia que, vaticinó, irá creciendo hasta el punto de que en próximas entregas, serán recintos más grandes los que pongan a prueba su estructura ante tamaña brutalidad. Brutalidad de la buena, claro.

Jason Cenador
Algún día en

Jason Cenador

Periodista y redactor at Mariskalrock
Periodista musical por vocación y Licenciado en Periodismo. Apasionado del rock y el metal en toda su riqueza. Libertario convencido.
Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador

2 comentarios

  • Juandie says:

    Potentes descargas por parte de estas tres prometedoras bandas además de ver de nuevo sobre un escenario a uno de nuestro mejores vocalistas metaleros como es Javier Cardoso en su vuelta con este nuevo proyecto bajo el nombre de DRAGO el cual tiene que ser la ostia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.