Madness Live!
suru
guadalupeplata
abducidos
vagos
pendejo
morlanriver
gatoventura
eldromedariorobedvd
javiersolo
gritandoensilencio
leyendasdelrock
resurrection

Crónicas

Desastre: Rock de barrio

«Si Carabanchel tiene a Rosendo, Usera puede presumir de Desastre»

6 abril 2018

Sala Caracol, Madrid

Texto y fotos: Borja Díaz

Treinta años sobre los escenarios son los que llevan los Desastre dando guerra con su rock de barrio. Letras combativas y comprometidas siempre les han acompañado. Si Carabanchel tiene a Rosendo, Usera puede presumir de Desastre.

Tocaban en casa, en una sala Caracol que registró media entrada de un público deseoso de celebrar este trigésimo aniversario. Además, se encuentran presentando nuevo disco, ‘No hay sitio para nadie más’. Teníamos los ingredientes para una celebración por todo lo alto. Las canciones de este último trabajo, que tocaron íntegro, se mezclarían con grandes clásicos de la banda que no podían faltar.

Buena forma de arrancar con el riff cañero de “La cometa azul”, primer single de su último trabajo. Seguirían con “De pena” y “Mal trago”, todavía con el ambiente un poco frío. De animar y calentar la sala se iba a encargar “El circo”, con un payaso sobre el escenario repartiendo confeti. Poco a poco la comunión entre público y banda iba a incrementar gracias a Diego y Sergio, dupla que paseó sus guitarras por todo el escenario.

A lo largo de los años, muchas fueron “La princesa de Usera” que se quedaron por el camino. Quizás por eso la musicalidad de este tema sonó especial, también gracias a su poética letra. Siguieron cayendo “Acción” y “Arenas del tiempo”, con Alfonso disfrutando sobre el escenario del público, que no paraba de cantar y animar. En esos momentos de diversión llegó “Manicomio”, en la que el cantante aprovechó para acordarse del máster de Cristina Cifuentes, a lo que el público respondió con humor coreando el “Master of Puppets” de Metallica.

En tantos años de carrera nunca han abandonado las letras reivindicativas. Con “Aylan” ponían nombre a todas esas personas que mueren intentando huir de la guerra; una letra muy emocionante que agarró nuestros corazones. Levantarían el ánimo del respetable con ese grito que supone “No hay sitio para nadie más”, antes de recordar que llevan treinta años de carrera con “Soltando lastre”.

El escenario se iba a llenar de gente con la trompeta, saxo y trombón de Oferta Especial, y David Mangado (Sweet California, The Rebel Boogie Trio) al bajo. Los sonidos más reggae nos iban a poner a bailar con “En el sur”. Un espectáculo todos los músicos encima del escenario. Tras el momento festivo llegarían tres temas antiguos como “Utopía”, “Dando que hablar” e “Incordiar”, que no iban a bajar la intensidad. La fuerza y el sonido más moderno de “No les creas” retumbaría por toda la sala, con el público dejándose la voz en los coros del estribillo.

Después de “Algo mejor” y el medio tiempo “Dispárame” encarábamos la parte final del concierto. Se habían guardado las canciones más ska de su discografía para dejarnos un buen sabor de boca a base de saltar y bailar. La primera sería la funky “Super Funky Love Machine”. ¡Nos dejaron cantar parte del estribillo! Otra que no puede faltar es “Tambores de guerra”, fundamental en los directos de la banda; si alguna vez les has visto en concierto, entenderás por qué. La mejor muestra de su alcance fue el público dando palmas y coreando el nombre de la banda al terminar la canción.

El quinto elemento de la banda es Javi, aportando energía ya sea disfrazándose de payaso o tocando el whistle en “Combo del perdedor”. La sala estaba en ebullición y subió un grado más la temperatura “El loro”, ideal para corear. Acabaron con “Quien mucho abarca”.

La limitación de hora en las salas siempre juega malas pasadas. Para evitarlo, decidieron atacar los bises del tirón. Pero antes, Alfonso quiso agradecer a Tony López (Ska-p) su labor como productor en los dos últimos discos. De nuevo con los invitados en el escenario sonaría el ska de “Tabernera”. El punto y final llegó, como no podía ser de otra forma, con “Me piro”.

Para llevar tantos años en esto, algo están haciendo bien los Desastre. Y lo volvieron a demostrar una vez más. Ellos apuntan que son una banda de calle; así lo demuestran, hablando de cosas que nos pasan a nosotros. Lo suyo es rock de barrio.

Borja Díaz

Borja Díaz

Graduado en periodismo con el rock como banda sonora y como filosofía de vida. Salud y libertad
Borja Díaz
Etiquetas: ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.