Madness Live!
demonik
sonandosuenos
eldromedariorobe
striker
70000tons
iraka
magodeoz
judithmateo

Crónicas

Leyendas del Rock 2018 (miércoles 8)

«Tanto público, como organización y bandas, están dando un año más el ejemplo de cómo se tienen que hacer las cosas.»

8 agosto 2018

Polideportivo Municipal, Villena (Alicante)

Texto: Andrés Brotons

Y un año más llegamos a tierras alicantinas, quizás por última vez Villena, pues, si los rumores se confirman (y cuando el río suena, agua lleva), esta podría ser la última edición en una localidad donde el festival ha crecido y se ha hecho mayor pero, sobre todo, se ha consolidado como seguramente nunca esperaba hacerlo. Tanto público, como organización y bandas, están dando un año más el ejemplo de cómo se tienen que hacer las cosas.

Stingers

Ya sabemos de la polémica que rodea siempre a las bandas tributos: que si quitan cuota de mercado a combos con temas propios, que si es una herejía mientras la banda original sigue en activo… Sí, sí, todo lo que queráis, pero creo que el caso de estos muchachos sevillanos, Stingers, es bastante particular y diferente. Por una parte, han sido alabados por los mismísimos Scorpions como uno de sus homenajes más logrados. De hecho, hasta el guitarrista Rudolph Schenker le regaló a su guitarrista clónico una réplica exacta de sus gafas. Su rendición escénica también es alabable, respetando estética y movimientos de los originales, incluido hasta un aguijón encima de la batería. Por otro lado, el pasado año editaron un disco con temas propios basándose en el sonido de los originales, con un álbum altamente recomendable a todos los seguidores de los teutones, ‘Transition’. Respecto a su repertorio, estuvo muy basado en la época clásica de la banda, con temazos como “Coming Home” y “Bad Boys Running Wild”, con los que arrancaron, “The Zoo” o el medio tiempo “Is There Anybody There”. Me encantó que tocasen ese gran single que los genuinos siempre olvidan en su setlist, la maravillosa “Rhythm of Love” de su último disco ochentero. También hubo joyas rescatadas de la época pretérita de Scorps, impensables en su repertorio hoy en día, como “Robot Man”. La siempre rápida y efectiva “Blackout” dio paso a una tripleta de tres clásicos infaltables. Primero “Big City Nights”, después la manida e icónica “Wind Of Change” (con fragmento en español final y el deseo de “Paz en el mundo” final). Con un “say yeah” coreado por el público que introdujo al siempre grandioso y efectivo, “Rock You Like A Hurricane” para cerrar. Sin duda, fue un fantástico pistoletazo de salida a esta 13º edición del Leyendas. Fuera prejuicios con Stingers: que existan hace que podamos disfrutar del legado de Scorpions en vivo muchísimos años más. Cuando estos ya no estén, reviviremos su directo con la máxima fidelidad. Como anécdota divertida final, comentar que un leyendero me confundió con su vocalista Panchi, pidiéndome que me fotografiara con él al portar una gorra parecida a la suya. ¡Un honor!

Ars Amandi

Con un DVD en vivo recién editado y todavía calentito, irrumpían en el escenario los abulenses Ars Amandi con su particular folk rock, pitos castellanos y “La voz que me guía”. Paralelamente, su sonido iría mejorando conforme fue avanzando su exitosa actuación. Fueron alternándose varios de esos temas que recopilan su actual lanzamiento, como “Gritando al mar”, alternando su cantante voz y flauta; o “El viajero”, de su álbum de hace doce años, ‘Desterrado entre sueños’. Ya con “Donde estás” dio las buenas tardes a todos, con especial hincapié a toda la gente que curra para el Leyendas y lo hace posible. Sonó “Desterrado de tu cuerpo” y, a continuación, nos comentan que nos vamos a Ávila, tierra de todos por igual con todo ese “Ábula”, homenaje a su tierra natal. Prometen volver con disco nuevo bajo el brazo el próximo año, no obstante, mientras tanto siguen rescatando himnos de toda su discografía, como “Escuchando al corazón”. La primera sorpresa de la tarde fue con el cover de Barricada “Esto es una noche de rock & roll”, en claro tributo a que tuvieron que ser los sustitutos forzados a última hora del maestro Boni por su inesperada enfermedad y posterior operación. “Boni tiene que estar orgulloso”, nos grita Dani, y vaya que lo estará, precioso detalle que agradecimos todos. Acaban una vez más con “Abre la puerta”, su particular homenaje a Triana que también versionan otras formaciones nacionales como Medina Azahara o Alhándal. Fantástica interpretación toda la banda, que sonaron sólidos y convincentes, y gran estado vocal de Dani Aller, que la comenzó cantando a capela y alargó al final del tema las notas finales. Grandes Ars Amandi, que continuaron con el buen arranque de que aquello tenía que ser una fiesta.

Riot V

La nota de heavy metal clásico de la tarde, rozando el power, la pondrían los míticos estadounidenses Riot, rebautizados desde hace unos pocos años como Riot V. Hay que recordar que el tercer escenario del Leyendas del Rock está bautizado como su tristemente desaparecido líder y guitarrista, Mark Reale, por lo que su presencia en este festival era una deuda que por fin se saldaba. Componentes como el guitarrista Mike Flyntz o el bajista Don Van Stavern, desde los 80 en las filas de la banda, decidieron continuar con el legado de Reale gracias a la aprobación de sus familiares, algo que todos agradecemos. Su actual vocalista Todd Michael Hall es un auténtico fuera de serie, llegando a notas altísimas inalcanzables para la gran mayoría. Respecto a su actuación, hicieron un amplio repaso por toda su extensa trayectoria, iniciándola con “Victory” de su reciente lanzamiento de este año ‘Armor Or Light’, de la que también sonó “Angel’s Thunder, Devil’s Reign” ya en su parte final. También hubo un breve recuerdo al disco con el que decidieron reiniciar el legado, el hardrockero single “Take Me Back”, que fue el tercer tema en sonar después del clásico “Flight Of The Warrior”, de su álbum más representado e icónico, ‘Thundersteel’, de los que sonaron hasta cuatro temas como “Bloodstreet”, “Johnny’s Back”, o el homónimo y speedico con el que acabaron. En medio, muchos de los cortes que forjaron la leyenda del motín más famoso del metal (con permiso de Quiet Riot), como “On Your Knees” “Angel Eyes”, “Road Racin” o el siempre celebrado y pegadizo “Warrior” ya en la parte final. Hubo por supuesto recuerdos y brindis para Reale, con un coreado “Reale, reale…” por parte de banda y público. Ni la lluvia, que hizo acto de presencia durante su actuación, pudo pararles. Otro que nos “alborotaron” para bien…

Mariskal no quiso perderse esta fiesta del rock

Con un telón de fondo con su último disco ‘Machine Messiah’, del que hicieron un buen repaso, Sepultura fueron los absolutos triunfadores de esta jornada: ¡Madre mía, cómo sonaron! Viendo bolos como el que tuvimos la suerte de presenciar en esta jornada, uno entiende que no quieran mirar al pasado ni reunirse con los hermanos Cavalera, y más después del estado bastante lamentable que demostró Max el pasado año, con mucha pose y pocas nueces. Todo lo contrario que esta actual encarnación de Sepultura, que no necesita demostrar ya nada a estas alturas. Así, “I Am The Enemy” y  “Phantom Self” de su último disco arrancaron a toda tralla con su descomunal descarga.  Tras el recuerdo para su duodécimo álbum con “Kairos”, llega el turno del primer clasicazo de la noche con “Territory” de ‘Chaos A.D’, del que también caería un poco más adelante “Refuse/Resist”. Tras un tema de nueva hornada como “Sworn Oath”, Andreas Kisser nos recuerda que se cumplen nada más y nada menos que veinte años desde que Derrick Green entró en la banda, con “Against”, para a continuación acometer el corto pero contundente corte homónimo de aquel lejano álbum con el que debutó el imponente vocalista estadounidense. Siguieron con “Choke”, del mismo álbum, y tampoco olvidaron “Sepulnation”, del lanzamiento que sucedió al mencionado.

Sepultura

De su último álbum, me sorprendió gratamente en vivo el que lo titula, “Machine Messiah”, una semibalada en la que Derrick canta en un registro grave poco habitual y que sin embargo, le queda de lujo; fue impresionante. Aunque es evidente que el público, tal y como comentó él, siempre espera las canciones de “old school”, que tampoco faltaron pese al equilibrado repertorio entre presente y pasado, con las infaltables “Arise” o “Ratahamattah” incitando al público a hacer el recurrente moshing, lo que nos obligó a algunos a apartarnos para particular “baile”. Con la esperadísima “Roots Bloody Roots”, en la que Derrick ayudó a la percusión al excelente, jovencísimo y efectivo actual batería de la banda, Eloy Casagrande, terminó el magnífico recital de los brasileños. Nos sepultaron un año más con un sonido y actuación que superó, con creces, la que realizaron en la edición de hace tres años.

Rosendo

Rosendo es un grande y sigue aguantando el tipo tal y como dice el tema con el que abrió su bolo, pero tristemente este será su último “Leyendas” a menos que se lo piense y repiense como tantos otros que han dado marcha atrás en el último momento. “Por meter mis cosas entre mi nariz” o “Cada día” nos hacían ver el excelente estado en el que siguen el señor Mercado y su banda. Temas más recientes como “Muela la muela” se fueron alternando con otros clásicos como “Deja que les diga no” o “La prima Elena”. Su acelerada y siempre bien recibida versión del malogrado Antonio Flores, “No dudaría”, puso en pie una vez más a todo el escenario. “Madre mía, que ambientazo que hay aquí esta noche”, nos dice el de Carabanchel, comentándonos que se iban a poner plan un poco más tranquilos para arrancar con su “Mala vida”. No faltó el recuerdo a Leño con la hardrockera “El tren”, que sonó a gloria. “¡Leño por siempre…!”, nos gritó el madrileño. Tras “Vergüenza torera”, el periplo final del setlist del madrileño estuvo lleno de clásicos, empezando por “Flojos de pantalón” o la gamberra y vacilona “Masculino singular”, coreada con ímpetu por todos. La lluvia no impide que la mayor parte del recinto cante y baile “Pan de higo” y “Agradecido”. Bromea al final con un “Larga vida al Leyendas, al que le queda mucha vida, aunque algunos ya nos queden poco, nos veremos quizás en otra vida; ha sido un placer”. Su cierre no podría ser otro que con la infaltable “Maneras de vivir”, coreada por varias generaciones, seguida de “Navegando”. “Que lo paséis de puta madre”, se despide… ¡Pues hasta siempre, maestro…!

Soziedad Alkohólika

Soziedad Alkoholika se estrenaban en el festival y la verdad es que lo hicieron bajo una puesta de escena espectacular, con efectos de humos acompañando algunos temas. “Alienado” fue el que dio el pistoletazo de salida a su esperada actuación, que estuvo repleta de clasicazos como “Causas podridas”, “Tiempos oscuros” o “Dirección propia”. Hubo discursos políticamente incorrectos sin morderse la lengua, como los dedicados al nuevo ministro interior, mientras siguieron sucediéndose temazos como “Sangre al fin” o esa “Cienzia asesina” introducida por harmónicas. “Eskerrik asko”, nos agradecía su carismático vocalista Juan tema tras tema la calurosa acogida que tuvo la banda.  “Ratas” o “Piedra contra tijera” fueron otros de los muchos trallazos que la agrupación vasca nos ofreció. Con el esperadísimo “Nos vimos en Berlín”, S.A. demostraron que todavía les queda por dar mucha guerra.

Gigatrón

El festival se cerró de una manera un tanto más desenfadada con Gigatrón volviendo al mismo. Con Charlie Glamour ataviado con cuernos, “Rollo primitivo” arrancó con fuerza esta jornada, viniendo a presentar su último álbum ‘The Aluminium Paper Album’. Lo mejor sin duda fueron los discursos humorísticos que se fueron marcando, como “que el festival se había montado por ellos”, “que el pueblo del metal era Villena y no Benidorm” (ante el descojone de la concurrencia), o que habían tenido unos cuantos teloneros antes de llegar ellos. Aunque con el que más me reí fue cuando Charlie comentó “que le había jodido tener que pegar a Rosendo”, porque era un tío de puta madre.

En su versión de “Mazinger” sacaron hasta el hinchable que ilustra la portada de su mencionado debut. Tras temas más recientes como su trilogía “Illuminati”, no faltaron clásicos de ese primer álbum con el que volverán a girar en otoño, como “Barco de colegas” o “A mí sólo me gusta el rock”. Sus respectivas y divertidas versiones de Manowar (“Caballón”) y Twisted Sister (“Heavy hasta la muerte”) nos hicieron despedirnos de una jornada exitosísima y con gran afluencia de público. Una vez más… ¡seguimos!

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.