bones factory 2
magictostadora
dragonfly
swimming in a pan
lady tattoo
zalez
samu ortiga
grimner
beyond dystopia
haches
invaders
soul teller
brotherhood of wolves

Crónicas

The Hu: Metal sin fronteras

«La actuación de estos mongoles, que nos han ganado para la causa desde que escuchamos sus primeras composiciones, estará dentro de nuestro top del año, deseando que sigan creciendo y con ganas de volver a disfrutar de su estimulante propuesta»

17 noviembre 2022

La Paqui (Madrid)

Texto: José Luis Martín. Fotos: @darachriss

Las huestes de The Hu ("hu" es una palabra que en mongol designa al ser humano) arrasaron la capital con su particular estilo “Hunnu rock”, que está conquistando el mundo, en el que mezclan el canto propio de garganta de Mongolia, incluyendo instrumentos tradicionales de su tierra, y el metal, consiguiendo colgar el cartel de entradas agotadas en su primera visita a nuestro país.

El ambientazo en la antigua sala But, ahora algo remozada y renombrada curiosamente como La Paqui, era el de las grandes ocasiones, con un recinto abarrotado y con las expectativas muy altas, por toda la fascinante música que habíamos escuchado y sus espectaculares videoclips en la estepa de Mongolia.

Su currículum musical hasta la fecha, con un par de álbumes, no era muy extenso, normal para una banda que se formó hace apenas cuatro años, pero lo cierto es que acumulaban una serie de hitos que nos daban una idea de todo su potencial. Han conseguido que los vídeos de dos de sus canciones, “Yuve Yuve Yu” y “Wolf Totem”, de su primer disco, ‘The Gereg’, acumularan más de cien millones de visualizaciones, llegando esta última en abril de 2019 al puesto número 1 del ranking de ventas digitales en el Billboard’s Hard Rock Digital Song Sales, y siendo la primera banda mongola en liderar un ranking de este tipo.

El 17 de mayo de 2019, fueron recibidos por el presidente de Mongolia, Khaltmaagiin Battulga, felicitándolos por la promoción internacional de la cultura de su país, para otorgarles el 27 de noviembre del mismo año la Orden de Genghis Khan, la condecoración más grande que otorga el estado mongol.

Por si todo esto no fuera suficiente, su participación en el recopilatorio de Metallica celebrando su 30 Aniversario: ‘The Metallica Blacklist”, siendo seleccionados para versionar la canción “Through the Never”, tuvo una gran repercusión. Si además le sumamos sus actuaciones en festivales multitudinarios como Coachella, Lollapalooza o Download, su inclusión en la banda sonora del videojuego ‘Star Wars Jedi: Fallen Order” o en la película ‘The Retaliators’ con “This is Mongol”, nos podemos hacer una idea del impacto que estaban teniendo.

La noche la abrió Jason Cenador pinchando una potente sesión y representando a MariskalRock en tan señalado evento.

Entrando ya en la particular propuesta de The Hu y gozando de un excelente sonido durante toda la noche, iniciaron su solemne ritual con “Shihi Hutu”, en el que iban a mostrarnos su capacidad para engancharnos y cautivarnos, aunque no entendiéramos ni una sola palabra de sus canciones, y es ahí donde su metal autóctono perfectamente ejecutado podía derribar fronteras, con una impecable actuación y una conexión total con el público.

La formación de estudio la componen G. Nyamjantsan “Jaya”, al khelkhuur (arpa de mandíbula), tsuur (flauta de pastor) y voces; S. Galbadrakh “Gala” al morinjuur (instrumento de dos cuerdas frotadas) y voces; B. Enkhsaikhan “Enkush” al morinjuur y voces; y N. Temuulen “Temka” al tovshuur (laúd de tres cuerdas), todos procedentes de la provincia de Khovd, al oeste de Mongolia, lugar originario del canto de garganta que llevan a cargo los tres primeros miembros citados. Para el directo se hicieron acompañar de otros cuatro músicos más, como “Jamba” a la guitarra y coros, “Daava” al bajo y coros”, “Odko” a la batería, y “Ono” a la percusión y coros.

Canciones como “Shoog Shoog”, con un ritmo inicial a lo “T.N.T” de los australianos AC/DC, “The Gereg”, de tintes más oscuros, “Hohochu Zairan”, recibida con los gritos por parte de los asistentes  de “hu, hu, hu”, o la penetrante “The Great Chinggis Khaan”, con unos coros grandiosos, fueron caldeando el ambiente.

La percusión de “Ono” golpeando sus grandes tambores nos introdujo en la festiva y adictiva “Uchirtai Gurav”, también conocida por “The Triangle”, que puso a cantar y saltar a toda la sala, pasando después al protagonismo inicial del sonido del tovshuur de “Temka” y el tsuur de “Jaya” con “Shireg Shireg”, donde el folklore mongol asomaba en su máxima expresión, con unas bellas e insinuantes melodías.

Y llegaba el turno para “Bii Biyelgee”, una de nuestras canciones favoritas, la primera que escuché de ellos y que me sedujo con un videoclip que reflejaba a la perfección lo que es su música, sus tradiciones, sus bailes y su cultura. El público estaba exultante, coreando y llevando a la banda en volandas con sus palmas, que eran recibidas por los músicos con una ligera y tímida sonrisa, viendo la reacción que provocaba su música.

“Tatar Warrior” emergía a modo de un gran himno guerrero, cantada con intensidad y energía e incitando al headbanging, pasando después al contagioso ritmo de “Yuve Yuve Yu”, uno de sus primeros éxitos, que apareció en su debut discográfico, ‘The Gereg’, en 2019, y que fue reconocida enseguida por la audiencia, deseosa de sumarse a la fiesta.

El sonido del morinjuur y el ritmo marcial nos envolvían de nuevo con “Wolf Totem”, dejando para el final una canción de aire bélicos como “Black Thunder” y toda una declaración de principios como era “This is Mongol”, ambas de su reciente segundo álbum lanzado en 2022, ‘Rumble of Thunder’, con su ritmo poderoso y machacón, que desataron la locura en el recinto antes de retirarse.

No tardaron mucho en volver para regalarnos una versión de Metallica como “Sad But True”, imprimiéndola su propio sello y dejándonos con ganas de más, algo que habla muy bien de ellos.

La actuación de estos mongoles, que nos han ganado para la causa desde que escuchamos sus primeras composiciones, estará dentro de nuestro top del año, deseando que sigan creciendo y con ganas de volver a disfrutar de su estimulante propuesta. La única nota negativa fueron los desorbitados precios del merchandising, que privaron a muchos seguidores de salir con alguna prenda o disco, puesto que las camisetas a 40€ y los CDs a 25€, por mucha inflación galopante que estemos sufriendo, se nos antojaban como inalcanzables.

Redacción
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Cojonudo resumen hacia la digna y cañera actuación que se marcaron los mongoles THE HU en la Paqui madrileña presentando su nueva placa de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *