proyecto hatta

Crónicas

Ñu en Madrid: Calor humano y musical en la batalla naval

«Vallekas tenía que volver a recuperar, tras los dos malditos años de pandemia, a grupos como Ñu para esas maravillosas fiestas populares que se coronan cada verano con la batalla naval. Una actuación que sinceramente disfruté y que espero repetir en breve si se da la ocasión. De los mejores Ñu que he visto últimamente.»

17 julio 2022

Fiestas de Vallekas, Madrid

Texto: Mariano Muniesa. Fotos: Charly Rock 'N' Roll

Desde Obús a Ska-P o desde el Jimmy Jazz – ahora Godfather- al Vkaos. O desde el Bulevar con la estatua de la Abuela Ángeles al Cathouse. Vallekas, uno de los barrios con más personalidad propia de Madrid, es rock. Por tanto, en sus fiestas el rock, tristemente desaparecido hace años el Festival Vallekas Rock, necesariamente tenía que volver a recuperar, tras los dos malditos años de pandemia, a grupos como Ñu para esas maravillosas fiestas populares que se coronan cada verano con la batalla naval.

Obviamente, Ñu eran conscientes de ello, y para esta ocasión prepararon un concierto muy especial y emotivo, de una más que amplia duración – sobrepasó las dos horas- y en el que el grupo dio en mi opinión un excelente concierto, que me resultó muy potente y muy atractivo por varias razones: La primera, porque esta formación de Ñu, que lleva ya unida bastante tiempo, suena muy bien, se la nota compenetrada, sólida y bien estructurada musicalmente. Juan Miguel Rodríguez en los teclados, César Sánchez en el bajo, Oscar Pérez en la batería, Luis Calzada y Manolo Arias en las guitarras, y la nueva incorporación de Sara Ember como violinista, junto al propio José Carlos Molina, conforman un grupo que está ofreciendo actuaciones verdaderamente espectaculares. La de Vallekas, previa a su presentación en la próxima edición de Leyendas del Rock en Villena, fue una prueba más.

El setlist es otro de los principales atractivos de estos conciertos que Ñu están dando en 2022. A lo largo de las casi dos horas y cuarto de concierto, el grupo hace un repaso muy extenso y variado de casi toda su discografía por supuesto basándose mayoritariamente en sus clásicos más reconocidos y que la práctica totalidad de sus fans siempre reclaman, pero yo, personalmente, agradecí mucho que en los primeros temas del concierto de entrada abriera con una originalísima versión de “Algunos músicos fueron nosotros”, con José Carlos al piano dándole una dimensión diferente, para seguir entre otras con “Nuevos himnos para viejos guerreros”,  “La cruz de hierro”, “La granja del loco” y “Manicomio” en este primer tramo de la actuación.

Muy a destacar, a mi juicio, lo que aporta al sonido del grupo Sara Ember con su violín. Además de compenetrarse muy bien con ambos guitarristas y aportar un colorido y una variedad mucho mayor a las canciones del grupo en general, también refuerza la dureza en los temas que más la piden, como por ejemplo en “La Bailarina”, e incluso en lo que se refiere a puesta en escena se la ve suelta, con tablas sobre el escenario y con auténtica madera de frontwoman, de líder. La veo más temprano que tarde afrontando nuevos y arriesgados retos. Creo que José Carlos, que siempre ha tenido muy buen ojo para elegir a los músicos que han formado parte de Ñu en sus diferentes épocas, ha vuelto a acertar con este fichaje.

E indudablemente, José Carlos Molina, el líder de Ñu, sencillamente soberbio. Creo que está en uno de los mejores momentos que le he visto nunca encima de un escenario, y la primera vez que le vi fue en 1985. Mantiene su voz intacta, cantando con la misma fuerza, energía y potencia que hace 30 años, llenando el escenario con su carisma, en un estado de forma física perfecto y sabiendo llenar su música de esa atmósfera tan especial que Ñu son capaces de crear tanto cuando ejerce de flautista como cuando se sienta al piano.

Si debo quedarme con los mejores momentos del concierto, me gustó mucho esta noche por un lado la colaboración del ex Mägo de Oz Fernando Ponce de León al whizzle, y de Pepe Moreno al saxo, y las versiones de clásicos más antiguos, como la preciosa “El juglar”, “Animales sueltos”, “No hay ningún loco” o la canción que han recuperado del más reciente disco en solitario de nuestro hombre, “Calor nublado”. Y en el lado más sensible, más baladístico, preciosas tanto “Ella” como “Una copa por un viejo amigo”.

Por problemas de sonido, José Carlos no pudo hacer “Tocaba correr” con guitarra acústica, y aunque al piano la bordó… noté que no la disfrutaba igual. Y en el final, por un lado “Preparan” me dio la impresión de que la hicieron de manera algo atolondrada, aunque, por supuesto, “Más duro que nunca” puso el broche de oro a una actuación que sinceramente disfruté y que espero repetir en breve si se da la ocasión. De los mejores Ñu que he visto últimamente.

Redacción
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Cojonudo resumen hacia el gran concierto que se marcaron los históricos ÑU en uno de los barrrios más humildes y obreros de la rockera Madrid como es Vallekas presentando su nuevo álbum que junto con los temas mas clásicos de la banda madrileña lo volvieron a bordar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.