religion6
painkiller party
black sabbath
bow
pendejo
the loyal order
dark rails
guadaña octubre
Gato Ventura
sepultura
Deskarria2
easy rider
Pocket Piano
escuela de rock de palencia

Crónicas

Evil Seeds + The Faithless: La teoría bien explicada

«Definitivamente, la teoría y práctica del heavy metal quedó bien explicada aquella tarde. Si un marciano llegara a nuestro planeta y le preguntaran al respecto, haría bien en acudir a un bolo de estos muchachos que han asimilado como nadie los conceptos básicos en su género.»

27 junio 2021

Sala Santana 27, Bilbao

Texto y fotos: Alfredo Villaescusa

Que la música se disfruta mucho más cuando uno escucha una variedad de estilos es una verdad tan evidente que apenas merecería malgastar esfuerzo alguno en recordarlo. Pero ante tanto sectario y fanático que pulula por ahí a diversos niveles, parece inevitable repetirse en lo obvio que no entra en la mollera a muchos. ¿Dónde quedarían los beneficios de la llamada dieta mediterránea frente a mamelucos que no saldrían de hartarse de su plato favorito los siete días de la semana? Sigamos mejor ese sano equilibrio que nos permite apreciar aquellos manjares que no solemos degustar habitualmente.

Evil Seeds

Con los conciertos de heavy metal pasa un poco esto último, pues de un tiempo a esta parte tampoco puede decirse que se prodiguen demasiado por el norte de la península. Quizás esto sea una apreciación personal de un servidor al que en la actualidad le tiran sonidos más cercanos al punk, pero los garitos metaleros no podría decirse que estén precisamente a rebosar. Y no será porque no salgan propuestas interesantes, como por ejemplo, la de los murcianos Alae Noctis, que combinan metal clásico de inspiración ochentera, new wave de la misma época y algo del tan en boga synthwave contemporáneo.

Con la que está cayendo, montar conciertos debería considerarse una actividad de riesgo extremo, similar a tirarse de paracaídas o hacer puenting desde un punto tan elevado que te dé vértigo solo mirar abajo. Así sin duda se sentirán muchos profesionales que notan cómo su trabajo se ningunea, y hasta se ataca sin ningún pudor, desde instancias gubernamentales.

Evil Seeds

Porque a ver quién es el guapo que se anima a poner en pie un castillo de naipes que las autoridades de turno te pueden obligar a demoler en el último minuto. Por eso el tesón del promotor Unai es tan importante en esta incierta coyuntura, un esfuerzo que tuvo su recompensa para las casi 200 personas que abarrotaron la sala Santana 27 para contemplar esa interesante dupla conformada por Evil Seeds y The Faithless, dos maneras distintas de entender el metal contemporáneo. Un evento que debería haberse realizado ya hace unos meses, pero que se suspendió por los motivos que todos podemos imaginar.

The Faithless

Sin más dilación vayamos a lo que nos ofrecieron esa tarde los vitorianos The Faithless, que recientemente editaron su disco ‘Reflections On The Blue Side’ y que en directo demostraron múltiples matices que iban desde el progresivo al hard rock americano. Cuentan además con un vocalista que se pudo lucir desde el comienzo con “Double Standard” y sus compis a las tablas constituyen del mismo modo un más que notable acompañamiento.

Los saltos y acrobacias que ejecutaba de vez en cuando su cantante daban cuenta de que se toman en serio los bolos, al igual que temazos como “Sweet Dream” o “The Way”, capaces de ganar adeptos de inmediato. Un talento que no ha pasado desapercibido a los responsables del Azkena Rock Festival, que tras un obligado aplazamiento les han vuelto a confirmar para su próxima edición en 2022. Buena ocasión para verles las caras.

Evil Seeds

En otro rollo completamente diferente, los bilbaínos Evil Seeds también demostraron galones, pese a que no disponen todavía de una extensa discografía. Pero esto es como todo, habrá combos que se tirarán años o décadas sin pillar el punto justo, mientras que los alumnos aplicados captarán al vuelo los conceptos  y asumirán sin demasiados aspavientos las nociones básicas para epatar en las distancias cortas. Eso lo sabe seguramente el vocalista Roma, que se encargó desde el primer minuto de la ardua tarea de conseguir animar a peña sentada, una hazaña que debería incluirse entre las grandes gestas de Hércules o similares.

El trallazo “To Hell With It All” marcó los parámetros por los que discurriría la velada y “King Of The Ring” no dormiría a nadie por su ritmo trepidante. Desde luego, en lo que respecta a heavy clásico, no inventan la rueda, pero ni falta que les hace. Sus influencias son fácilmente reconocibles por los aficionados y quizás sea eso lo que realmente buscan en vez de comerse la cabeza pensando en la cuadratura del círculo. No a todos les interesa cambiar el mundo. Bastantes salvapatrias de pacotilla tenemos ya por ahí.

No se cortaron en dedicar “Inside The Vipers’ Nest” a “todos los hijos de la gran puta que en realidad son unas putas víboras”. Así sin rollos. Que nunca se pierda en el género el macarrismo y lo políticamente incorrecto. El sonidazo contundente aportaba solidez a unas canciones directas a la yugular que no dejaban margen de duda acerca de sus convicciones, al igual que esa puesta en escena con estandartes y demás que engrandecía el producto. Y la voz de Roma reminiscente a Halford también alejaba posibles debates acerca de sus artistas de cabecera.

Evil Seeds

¿Tenéis brazos o qué? ¡Quiero que salgáis con agujetas!”, retó el voceras al personal, que se mostró muy participativo dada la situación. Y pidió impedir que el miedo se apoderara más de nosotros antes de “Theory Of Fear”, que no supuso una variación descomunal en el repertorio, pero ya lo hemos dicho, hay veces en las que eso da exactamente igual. Si te molan los clásicos del metal, no te decepcionarán. No hay más que decir al respecto.

Se nota en estudio la mano de Pedro J. Monge de Vhäldemar en una pieza tan rotunda como “Stronger”, pero en directo no afloja lo más mínimo el pistón.  Roma siguió dirigiendo emocionadas palabras a la congregación cuando recalcó que “nos sudan la polla todas las religiones, solo creemos en los dioses del metal”, previamente a “Against All Gods”, otra declaración más de principios.

Evil Seeds

“Perfect Killer” sirvió para que la peña ensayara varias veces el estribillo y el carismático frontman no escatimó en pullas. “Seguro que en la terracita cantáis más sin mascarilla”, espoleó al respetable, pero al final se entonó con ganas, que quede claro. Y fue complicado contener la risa cuando amenazaron con tocar una balada “de Pablo Alborán o Antonio Orozco”. “¿Os gusta esa mierda?”, quiso saber. Menos mal que “Brutalizer” certificó que estaban de coña con un himno para agitar greñas por doquier. Sin trampa ni cartón.

Definitivamente, la teoría y práctica del heavy metal quedó bien explicada aquella tarde. Si un marciano llegara a nuestro planeta y le preguntaran al respecto, haría bien en acudir a un bolo de estos muchachos que han asimilado como nadie los conceptos básicos en su género. Y sin perder ese halo barriobajero tan en peligro de extinción. Reliquias de otros tiempos.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Potentes descargas por parte de ambas bandas con el mejor Heavy Metal de por medio y en especial la de los bilbainos EVIL SEEDS ante sus paisanos presentando su última placa de estudio la cual tiene que ser BRUTAL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.