Crónicas

Buitres en Madrid: Reencuentro de rock y ojos rojos

«Cerraron un concierto impecable con la explosión sonora de “Buitres”, su tema homónimo, y “Yo no voy a morir”. Toda una declaración de intenciones para afrontar la vida con valentía y fortaleza»

7 mayo 2024

Gruta77, Madrid

Texto y fotos: Henrique Pratas

Una legión incondicional de fans se agolpaba a las puertas de la mítica sala Gruta77, patrimonio cultural de Madrid, para presenciar el esperado concierto de los tenaces Buitres. Aunque a menudo se les etiqueta como un grupo de punk-rock, su música abarca una diversidad ecléctica de géneros y se distingue especialmente por sus letras contundentes, que ofrecen un mordaz visión de la realidad que no deja a nadie indiferente. Buitres, grupo de culto uruguayo que llena estadios, surgió tras la disolución de Los Estómagos, una banda que dejó una huella indeleble en la escena rock uruguaya de la posdictadura.

Con treinta y cuatro años de trayectoria sobre los escenarios, Buitres se han labrado una carrera musical impecable, repleta de auténticos himnos del punk-rock uruguayo. Sus canciones resuenan con fuerza en el corazón de sus seguidores y todos aquellos que se animan a descubrir su discografía.

Aunque su salida al escenario se demoró casi una hora después de que se abrieran las puertas a las 21:00, el público arropó cálidamente a la banda cuando salió a escena. Esta actuación marcaba su reencuentro con España (allá por 2008 actuaron en la Sala Moby Dick) y el cierre de su gira española. La atmósfera en la sala era de camaradería, como esos buenos amigos que, aunque hace tiempo que no se ven, al reencontrarse es como si no hubiera pasado el tiempo. Desde el comienzo, el concierto fue una montaña rusa emotiva guiada por los versos y acordes de sus canciones.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MariskalRock (@mariskalrock)

El repertorio arrancó con "Afuera la lluvia", uno de sus temas míticos, publicado en 1987. A medida que avanzaba el concierto, el ambiente se cargaba de energía con los punteos de guitarra de "Frío oscuro", un himno de los Estómagos con un sonido más dark, y "A cartas vistas", un punk melódico que evoca la escena rock española de los 80. Canciones emblemáticas como "Mincho Bar" incitaban al público a saltar y sumarse a los pogos fraternales, más propios de una fiesta pagana. Llovía la cerveza, aunque mejor dentro que fuera la “agüita amarilla”, si te caía encima te sentías extrañamente bendecido. La entrega del público fue total, convirtiendo cada tema que interpretaban Buitres en la banda sonora de sus vidas.

Las bromas entre los guitarristas Gustavo Parodi y José Rambao, conocido como "Pepe", así como las ocurrencias y bailes de Gabriel Peluffo, voz, armónica y maestro de ceremonias de Buitres, añadían un toque de entrañable camaradería a la noche. Acompañaban cada tema con gestos hacía sus seguidores, quienes jaleaban y cantaban a una sus temas. Era un espectáculo propio de las bandas de culto que disfrutan y se crecen sobre su medio natural, el escenario. Destacar a la batería a Federico Blanco “Kako”, zurdo, con una técnica impecable y capaz de adaptarse a cualquier estilo; y al bajo, Orlando Fernández, referente del rock uruguayo desde hace más de 30 años.

Los temas se sucedían con maestría sobre el escenario, donde la acción instrumental se subordinaba al peso y cadencia de las letras de Peluffo. Buitres trabajan como un todo cohesionado, evitando los solos virtuosos para que las letras lleguen sin distracciones al corazón de su audiencia.

Dentro del ecléctico repertorio de la banda, destacaron temas como “Condenado el corazón”, "Azul", con influencias post-punk, y uno de sus mayores clásicos, "Carretera perdida", un suave country-rock que emocionó al público. El punto culminante llegaba con "Ojos rojos", presente en su disco 'Maraviya' (1993), una explosión sonora con un sonido súper punk que recuerda a Los Ramones. Hasta hubo un guiño a temas emblemáticos de la historia del rock español con el cover de “Cadillac Solitario” de Loquillo.

Cerraron un concierto impecable con la explosión sonora de “Buitres”, su tema homónimo, y “Yo no voy a morir”. Toda una declaración de intenciones para afrontar la vida con valentía y fortaleza, que inspira a seguir adelante a pesar de las dificultades.

Con esta esperanza de continuidad se despidieron del escenario. Aunque el concierto incluyó dieciocho canciones, transcurrió sin apenas darnos cuenta. Esperamos poder volver a verlos pronto por España llenando estadios.

Este fue el setlist de Buitres en Madrid:
Afuera la lluvia
El tercer deseo
Frío oscuro
Ojos
A cartas vistas
Mincho bar
Milonga rante
Habla en la caja
La plegaria del cuchillo
No te puedo matar
Condenado el corazón
Azul
Carretera perdida
Ojos rojos
Avril
Cadillac solitario
Buitres
Yo no voy a morir

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Gran resumen hacia el gran concierto que se curraron una de las bandas más grandes tanto de Uruguay como del Rock Latinoamericano como fueron BUITRES a través de estos buenos temas en el Gruta 77 madrileño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *