escuela de rock de palencia
tridente
religion6
painkiller party
black sabbath
bow
pendejo
the loyal order
dark rails
guadaña octubre
Gato Ventura
sepultura
Deskarria2

Crónicas

Carolina Durante + Biznaga: Apoteosis nihilista

«Hay una generación que viene pisando fuerte en materia de punk. Cuidado, apoteosis nihilista. »

25 septiembre 2021

Iradier Arena, Vitoria (Álava)

Texto y fotos: Alfredo Villaescusa

Lo bueno de la época actual es que para ser punk ya no hace falta tener una cresta de tres metros o llevar imperdibles hasta en las zapatillas. Al igual que sucedió en el 77, todo sigue siendo una cuestión de actitud y de reacción ante movimientos anquilosados que impiden el avance de la sociedad. Y eso incluye a veces soltar cosas que pueden no resultar del gusto del gran público, en eso consiste precisamente la libertad de expresión. Con frecuencia se nos suele olvidar esto último ante tanto inquisidor pululando y soltando su catecismo en redes sociales. Los meapilas del siglo XXI.

Carolina Durante

Dos maneras diferentes de entender el punk se juntaron aquella noche en el Iradier Arena en el marco de otra sesión de la edición especial del Azkena Rock Festival. Fue uno de esos bolos en los que cualquiera se pudo dar cuenta de la profunda inutilidad de mantener sillas en los recintos cuando la música invitaba precisamente a lo contrario. Una imposición que provocó algún que otro incidente a lo largo del show, como contaremos más adelante.

Sin llegar al lleno casi absoluto de la jornada precedente con El Drogas, hubo ambiente concurrido, sobre todo en la zona de las mesas, para catar a los madrileños Carolina Durante y Biznaga, toda una prodigiosa dupla de los grupos más prometedores de la península en el campo de los tres acordes. Quedarse quieto como una estatua iba a resultar tarea complicada.

Biznaga

Y más si Biznaga, los primeros en salir a escena, parecían cabreados con el mundo. El batera Milky ya calentó el percal desde el comienzo alegrándose de que las plazas de toros “no se utilicen para matar animales” y no tardaron en alabar la condición “verde” de la capital alavesa: “Vamos a traer a Ayuso, a ver si hace algo esa hija de puta”. Ofendiditos miren para otro lado.

En lo musical, rescataron piezas de sus tres álbumes, por lo que alertaron del apocalipsis tecnológico en “Error 404”, derrocharon bilis por doquier en “Máquinas blandas” y ahora que se va acabando la pandemia hablaron sin tapujos sobre “síntomas extraños que no son Covid” en “Fiebre”, según nos relató su bajista Jorge.

Biznaga

El siniestrismo heredado de Parálisis Permanente sobresalió en “Jóvenes ocultos” y no dudaron en dedicar “Héroes del no” a un grupillo sentado que “la estaba liando pardísima”. Y para no perder las viejas costumbres del punk, también en “Atentado” se acordaron de la policía, que “en todos lados es un asco”.

Oficiaron a piñón fijo, sin apenas pausa, como tienen por costumbre, y por esa misma regla de tres no condescendieron con bises, algo que nunca hacen, a pesar de que la multitud gritara con insistencia “beste bat”. Nos vemos a la próxima cara a cara”, retó el vocalista Álvaro antes de “Mediocridad y confort”, que sigue sonando tan rompedora como el “Anarchy in the U.K.” de los Sex Pistols. Impecables, una vez más.

Carolina Durante

A Carolina Durante se les considera un combo más cercano al indie o al pop, aunque en las distancias cortas su actitud sea genuinamente punk. Ya de entrada, temimos que peligrara el bolo cuando solicitaron al respetable un Ventolín para el problema de asma que tenía su vocalista Diego. Pero tras ver a este irrumpir en el escenario con sus movimientos espasmódicos habituales, nadie diría que andaba de bajón ni nada por el estilo. Podría decirse que pisaron incluso el acelerador en la estela de Los Nikis con “KLK” o “Cementerio (El último parque)”, de las mejores piezas de su primer larga duración.

“Nuevas formas de hacer el ridículo” gana asimismo bastante en directo, al igual que “Buenos consejos, peores personas”, deseando que en breve editen su reválida. Suelen rescatar cortes no incluidos en el debut, es el caso de “Niña de hielo”, punk y ruidosa a tope con la complejidad de las relaciones sentimentales como telón de fondo.

Carolina Durante

No faltó “Moreno de contrabando”, uno de sus últimos singles, muy a lo Airbag por su rollo estival. No pasa nada, los malagueños ya nos dijeron que “septiembre aún es verano”. Y si había que aflojar un poco, no había problema con “Falta sentimiento”. Configuraron un repertorio muy equilibrado, por lo que los remansos de paz más bien fueron escasos y alcanzaron un pico realmente memorable con el himno contra el postureo “Famoso en tres calles”. Enormes.

Las féminas, por su parte, se emocionaron con “Perdona (Ahora sí que sí)” y hasta se pudieron ver algunos saltos en la zona de las mesas. Consciente del subidón que estaban generando, Diego espoleó a la concurrencia con un “Esta sí que os gusta” antes de un celebrado “Las canciones de Juanita”. Y la espectacular revisión de “Espacio vacío” de Séptimo Sello provocó un intento de motín cuando la peña se abalanzó hacia el escenario mientras el personal de seguridad trataba de llamar al orden.

Carolina Durante

Un hecho que provocó que el vocalista estallara y censurara la situación actual de muchos garitos que antaño acogían conciertos: “Así están las salas, vacías”. Cristalizó su indignación con un “Estamos hasta la polla” que seguramente compartirían gran parte de los músicos de este país, aunque luego pidió perdón a los promotores Last Tour por el calentón, porque “no es culpa suya” y “montar un ciclo de conciertos es jugársela”.

La recta final pudo ser de infarto con “Joder, no sé”, con alguna silla levantada a modo de protesta, y por supuesto la peña se tuvo que incorporar para el himno “Cayetano”, con letra adaptada a la incursión de Vox en el panorama político, un auténtico volcán sonoro. “La noche de los muertos vivientes” apeló a las ganas de muchos de salir de fiesta hasta las seis de la mañana y dejó un sabor de boca inmejorable para despedirse.

Si no fuera por el detalle de las sillas, diríamos que ha sido la mejor vez que hemos visto a Carolina Durante, una banda consolidada desde hace tiempo, a pesar de contar con un único disco. Y no nos olvidamos tampoco de Biznaga ni de su voluntad de adecuar su propuesta a las nuevas tecnologías. Hay una generación que viene pisando fuerte en materia de punk. Cuidado, apoteosis nihilista.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.