64 nudos
hermana furia
motores
psychic equalizer
kutxi romero
icaro

La Krüel Band

El botón del pánico

Rock Estatal Records (2018)

Por: Borja Díaz

8

Segundo trabajo de La Krüel Band, formación madrileño-toledana que, con apenas tres años de vida, va camino de asentarse en el panorama musical actual gracias a un sonido único que no encontrarás en ninguna otra banda.

Es cierto que continúa dando guerra con ese rap metal que ya nos presentó en su debut ‘La furia del pobre’, pero es que con ‘El botón del pánico’ amplía su abanico sonoro con algunos temas más rockeros, añadiendo toques ska y hasta reggae en el bonus track. Además, incluye unas letras laberínticas, cargadas de crítica social y rabia. Todo ello hace que La Krüel Band sea un grupo lleno de personalidad y un sonido propio.

Las novedades en forma de ska llegan en la inicial  “Llueve gasolina”, haciendo que nos movamos al ritmo de los vientos. Más reconocible en el estilo de la banda es “El botón del pánico”, con ese contenido lírico que te deja sin respiración. Aderezadas con buen rap metal, las guitarras eléctricas se dejan ver en la parte final.

El primer adelanto que nos mostró fue “La bolsa”, con un videoclip que merece la pena verlo. El inicio calmado nos deja tomar aire, junto con ese coro repetitivo de “mañana subirá la bolsa”, que le da un punto rítmico a la canción. El violín aparece en “Gamberros”, un corte que coge ritmo en un explosivo final. En ella critican a los que llaman “gamberros” a aquellos que luchan en contra del sistema, demostrando la importancia que tienen las letras en sus composiciones.

Mención especial merece “Mediterráneo”, que trata del drama de los refugiados que se juegan la vida huyendo de la guerra. Arranca acústica con una melodía llena de melancolía. Explota con rabia y fuerza tras el primer estribillo. Imposible que no se haga un nudo en la garganta al oír versos como “fuegos artificiales no son bombas”.

Entramos en un trío de temas en el que los madrileño-toledanos no bajan la velocidad. “Antinosotros” tiene un toque rockero que hasta ahora no habían mostrado, “El método” sí es más habitual con su rap metal y “Érase otra vez” desprende mucha fuerza por los cuatro costados.

Acústica, pero llena de ritmo, se presenta “Escena de balcón”, una revisión particular de Romero y Julieta. Echan el cierre con “Aire”, de letra autobiográfica sobre lo que tienen que pelear una banda como ellos en el mundo musical actual, apoyados en una voz muy rítmica. Nos regalan el bonus track “Aquí mi fusil”, con el que a ritmo de reggae nos dejan una pincelada de lo que son capaces de hacer en vivo.

Etiquetas: ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.