bones factory 2
magictostadora
dragonfly
swimming in a pan
lady tattoo
zalez
samu ortiga
grimner
beyond dystopia
haches
invaders
soul teller
brotherhood of wolves

No Quiero

Monterey

Oso Polita (2021)

Por: Borja Díaz

8

En muchas ocasiones, los artistas insisten en que lo esencial para sacar un nuevo disco es tener algo que contar. Historias que nos regalan, con el gran envoltorio que es la música, pero que, sin embargo, tienen quizá su mayor reto en conjuntarlo todo y que suene bien, algo que No Quiero ha resuelto a la perfección en su primer trabajo, ‘Monterrey’, donde el grupo bilbaíno condensa en nueve temas un sinfín de relatos.

Casi tanta importancia tienen los videoclips como el aspecto musical, ya que resulta difícil separar ambas partes. A modo de cortometrajes, ponen imágenes a cada una de las canciones, lo que le da un plus a la propuesta que nos presentan en un afán por ofrecernos el mejor resultado posible. Y lo consiguen.

Su música suena fresca, pegadiza, llena de vitalidad, y también consiguen trasladar con ella los sentimientos de cada tema. Imposible no sentir angustia con el estribillo de “Cuatro paredes”, posiblemente la más oscura de todas. El contrapunto lo ponen con “Seis y diez”, ya que no todo va a ser pesimismo, con unas melodías mucho más alegres, que animan a venirse arriba y saltar por los aires.

Se muestran accesibles en “Ficción”, con una afinación aguda que les da un toque muy vivo, mientras que suben la velocidad en “Monterey”, donde el rollo ska y los ritmos cortantes dan un punto diferente. Igual ocurre con las influencias del rock clásico en “Buenos tiempos”, con un estribillo que homenajea a las grandes bandas de la historia. De hecho, merece la pena prestar la atención al desarrollo del tema, empezando más suave, con las imágenes de Los Beatles, Bowie o Michael Jackson, y para después ir subiendo la intensidad, endureciéndose, cuando aparecen en escena grupos más potentes como Guns N’ Roses, Nirvana o Hendrix.

Han sabido jugar con las voces, pero la combinación de grave y aguda que hacen en “Si te vas” destaca por encima del resto. No se atan a ningún estilo, y podemos ver influencias del funk en “Muérdeme”, donde, como no podía ser de otra manera, el bajo se convierte en protagonista. Se despiden con un tema más pop, de estribillo coreable, como “Dime Sara”, antes de ponernos a todo el mundo a bailar en “Ser un dios”.

Borja Díaz
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *