night dream
kamino
the baboon show
midnight road
mono inc.
aienruta
davil fantasies
david cesar
motörhead

Malditeria

Contratos de viernes noche

Autoeditado (2022)

Por: Alfredo Villaescusa

9

A los grupos de rock n’ roll habría que tenerlos entre algodones, igual que cuando uno encuentra un walkman, una cinta cassette o un teléfono fijo de los de antaño. Vestigios de otras épocas que se contemplan con nostalgia y realzan lo mucho que han cambiado los tiempos en pocas décadas, pero no se trata solo de mirar hacia el pasado, sino también de divisar un futuro que sea menos horrible que el que nos proponen hasta la fecha.

Tal actitud se palpa en este ambicioso segundo trabajo de estos alicantinos, que ya nos dejaron muy gratas sensaciones con su debut ‘Zozobra’, pues, por una parte, siguen reincidiendo en ese rock n’ roll clásico que algunos gurús mediáticos nos dicen que no está de moda, aunque grupos como Los Zigarros continúen agotando entradas, y por otro lado, no se limitan a reproducir los esquemas básicos de siempre. Podríamos decir que este trabajo mira más hacia al interior e intenta atraerse al oyente apelando al componente emocional, que tampoco es mala estrategia.

“Algo que ofrecer” ejerce a modo de manifiesto, esto es lo que hay, al que no le guste, puerta. Tal vez el poso Platero y Tú de su bautismo discográfico no sea tan evidente en esta ocasión, pero eso no es que sea malo, pues han ganado en identidad propia, quizás lo más complicado de conseguir en un grupo que empieza.

El primer single, “Sombras chinas”, se escora más hacia el rock urbano de La Fuga, y al escuchar la letra no puedo dejar de pensar en “Sueños de papel”, pues aborda todo ese postureo que nos quieren meter hasta por los ojos desde ciertos ámbitos. Bravo por ellos. La homónima “Contratos de viernes noche” es otra pieza genial que aborda los “rincones menos atractivos de la industria musical” con un leve aire funk que entroncaría con el “Quiero besarte” de Tequila, pero sin ponerse tan bailongos.

“Vasos de complicidad” echa el freno con notables resultados y estrofas con visos de himno, no sería descabellado rememorar “Agárrate a mí, María” de Los Secretos o los Nacha Pop de “Grité una noche”. En “Arde” no hay que buscarle los tres pies al gato, un rock n’ roll noctívago para ponerse en plan chulazo antes de salir de marcha. Les quedan genial esas “gafas de rock” que decían los eternos Burning.


Malditeria estará el viernes 13 de enero en la sala Stereo de Alicante y el sábado 14 en la sala El perro de la parte de atrás del coche de Madrid


“Al mando” confirma que no pierden un ápice de emoción cuando hay que relajarse, mientras que uno de los puntos álgidos del redondo llega con “Derrapando al cementerio”, donde tenemos una colaboración de altura con Pela (La Excavadora, Víctimas Club), que proporciona ese rollo supurante que poseían muchos temas de Sumisión City Blues. Inmenso. Ojalá puedan reproducir en directo esta brillante coalición de talentos.

“Puede ser” se antoja otro de los puntos fuertes de este lanzamiento con una interesante combinación entre swing y rock n’ roll, algo que nunca se ha estilado demasiado por estos lares, salvo ese soberbio “Sí” que se marcara Bunbury hace unos añitos de una manera mucho más directa. Y “Clases para no pensar” no pierde el matiz rockero mientras nos propone una suerte de diálogo interior cargado de electricidad que en las distancias cortas debería arrasar.

“Jade y semillas” se mueve en una tónica sosegada, pero explota en un estribillo muy conseguido que lo transforma en un medio tiempo bastante aceptable para ir despidiendo el disco. Ponen la guinda con “Cuenta atrás”, otra notable muestra de poderío compositivo que confirma que lo suyo no es para nada meter cortes de relleno como si se tratara de una fábrica o una rutinaria labor de funcionarios.

Con esta reválida los valencianos dan un paso de gigante en su trayectoria sin dejarse pelos en la gatera ni nada relevante por el camino, puesto que ese enfoque más escorado hacia los sentimientos les sienta divinamente. Se han mirado frente al espejo y la imagen que les ha devuelto no se ha tornado distorsionada, sino muy real y mundana, de gente normal haciendo cosas excepcionales. ¿Qué más se puede pedir?

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Sinceramente me han encantao ambos temas como sus currados videoclips para estos cada vez más grandes MALDITERIA pertenecientes ambos a su nueva placa de estudio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *