guadaña octubre
jorge salan
puente rock 2021
eyrem
frack carducci
mar de fondo
higgs
hyde xxi
sodom
fausto taranto
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\

Mala Hierba

No hacer nada es elegir

Autoeditado (2021)

Por: Borja Díaz

8

Cada vez que un grupo lanza un nuevo trabajo de rock urbano, surgen los mismos comentarios. Que si suenan igual, a Marea, Rosendo y Platero, que si la voz del cantante es igual a la de Kutxi. Que si sus composiciones apenas tienen arreglos y la técnica no es muy elevada. Sim embargo, eso sería un análisis muy superficial si lo hiciéramos de ‘No hacer nada es elegir’, el segundo trabajo de Mala Hierba.

Cómo no va a sonar a Marea si seguramente habrán sido uno de sus referentes. Kolibri les ha producido el disco y hasta Kutxi colabora en “Sentado en el camino”; negarlo sería mentir, pero eso no tiene por qué ser malo. Y es que estos mallorquines saben darle su toque propio a las canciones, gracias a esas letras que parecen poesía cantada. De hecho, se atreven a meter unos versos recitados en la inicial “Llegó el crujido”, apoyando la música en todo momento a la letra en un tema de ritmo muy marcado.

Más acelerado se presenta “Media ración”, volviéndose adictivo por momentos y con un estribillo tremendamente pegadizo. Cuando empieza “Sentado en el camino” ya sabes que te esperan cuatro minutos mágicos, con un riff cortante que aporta potencia hasta llegar al estribillo, momento en el que aparece la melodía gracias a la voz. Pero es que justo después entra Kutxi para elevar todo a cotas altísimas. Para sentarse a disfrutar escuchándola.

Ya lo decía al principio, haríamos mal haciendo un análisis superfluo de este trabajo. Pueden pasar de buscar la melodía en “En un vendaval” a presentarnos una canción más pausada, con un ritmo lento, como en “Pido la cuenta”. La batería puede hacerse la protagonista de “Cuando finjo que voy a la mía”, en la que es imposible dejar de cabecear.

La voz se adueña de la melodía principal de “Donde estabas me quedé”, jugando con los arreglos de guitarra. “Retrato de sus raíces” empieza sólo con una guitarra sin distorsión y las cuerdas vocales de Nico Galindo llenado todo de sentimiento, a las que poco a poco se van sumando el resto de componentes, siempre con un nudo en la garganta gracias a lo que trasmiten.

Arrancan la parte final con mucha energía en “Con tizón candente”, antes de dar paso a una intimista “Mi espejo”, con un inicio delicado, aunque según avanza, se va volviendo más intensa y veloz. Se despiden en “Se pierden los cerrojos” dejando un gran sabor de boca con un tema que bien podría ser el mejor resumen de este trabajo. Imposible no disfrutar de ‘No hacer nada es elegir’. Déjate invadir por sus letras, saborea cada verso y descubre cada detalle de sus once canciones.

Borja Díaz
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.