uoho
azkena rock festival
apologia
mr goliath
nurcry sin temer al sol
gran asalto
runa llena
a destajo
oliskull death metal
invisible
ardi beltza
astral warrior
metal paradise
ñu
stratuz
dirty honey

El Rey Salitre

Vértigo

Autoeditado (2022)

Por: Alfredo Villaescusa

9

Existe algo llamado rock de autor que cuando se menciona, la mayoría vuelve a leer el término una y otra vez para intentar entender a qué se refiere el redactor de turno. Lejos del ánimo de un servidor de resultar pedante, explicar que se suele utilizar esta palabra para referirse a un género que abomina de la ortodoxia y los convencionalismos rockeros en el que la personalidad de su compositor principal lo inunda todo y se convierte en lo más relevante, con giros particulares y letras con mucha personalidad que hacen imposible que aquello fuera escrito por otra persona.

En esta categoría incluiríamos sin duda el primer larga duración de este prolífico monarca insular que casi va sacando material nuevo por año y además con una calidad impecable. Si ya el anterior EP ‘Magia’ nos causó una grata impresión por su peculiar manera de hacer las cosas, lo mismo podríamos aplicar a este soberbio redondo sin desperdicio de principio a fin. He aquí una propuesta interesante para aficionados al rock de poso intelectual tipo Nacho Vegas, Pablo und Destruktion o Nick Cave que tampoco renuncia a cierta dosis de crudeza.

“De cero” apela de primeras al lado salvaje de la vida con mucha chulería de la escuela Burning y una letra nihilista que aboga por “quemarlo todo y volver a empezar”. Claro que sí. En “Envenenados” se apuntan a la fiesta los mallorquines The Surfin’ Limones y eso nos deja un resultado de altura, una impresionante coalición de talentos en la que las palabras no se las lleva el viento. Determinadas estrofas parecen para enmarcar.

“Con las manos vacías” me la puedo imaginar cantada por Bunbury, aunque el dueto de voces masculina y femenina que se marcan es magnífico en cualquier caso, sacan punta por completo a un tema doliente cargado de fuerza y que en directo debe poner piel de gallina como poco. La homónima “Vértigo” no ahonda tanto en la miseria, pero conserva ese rollito de macarra urbano de garito que poseían algunas piezas de Pereza o de Rubén Pozo.

“Perro fiel” dirige más la vista hacia el gran Tom Waits por ese ritmo de vodevil, aunque la letra vaya más en la línea del “I’m Your Man” de Leonard Cohen, otro tipo dechado de elegancia que también ofrecía a las amantes ponerse una máscara si hiciera falta. Cualquier cosa con tal de amoldarse a su voluntad. Amor romántico a borbotones, algo tan políticamente incorrecto hoy en día.

“Nada podrá derrumbarme” pisa el freno sin perder ni un ápice de clase y con un texto de nivel elevado que nos lega inolvidables frases como que “el paraíso es estar tarado”. “Tot sol” quizás se acerca más al rock convencional, pero no sería descabellado acordarse de Ángel Stanich en su faceta más eléctrica, al igual que “Pánico”, donde este cantautor mallorquín utiliza el recurso de la repetición con tanto tino como maestros de la altura de Joaquín Sabina.

“Cambio de planes” adopta un tono nostálgico que no le alejaría de Rulo y la Contrabanda o Leiva, aunque con bastante menos almíbar. “Tocados y hundidos” echa mano del legado de Los Rodríguez, pero dotando al corte del inefable toque personal del autor, mientras que “Un nuevo despertar” recupera el nervio rockero al tiempo que van cayendo palabras proféticas que se clavan en la memoria y un saxofón pone la guinda en el pastel final. Solo nos queda tomarnos la última con “Anabel”, con un punteo épico y visos de himno de los que se recuerdan durante largas temporadas. Otro temón que en las distancias cortas debería epatar sí o sí.

Que el rock n’ roll hable de sexo, drogas y demás está bien, pero no desagrada en absoluto que de vez en cuando amplié su enfoque tanto como hace este artista de personalidad apabullante que solo realiza reverencias a los que de verdad lo merecen. Una joyaza para los que no se conforman con esas abominaciones en jerga ininteligible que se escuchan por ahí.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.