kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente
láudano
reciclaje

XXIII FESTIVAL INTERNACIONAL BLUES DE CERDANYOLA: ROBIN TROWER, TEN YEARS AFTER, OLI BROWN BAND

18 octubre, 2010 5:28 pm Publicado por  – 1 Comentario

Pasaban las diez de la noche cuando Oriol Carbonell, director artístico del Festival, subía al escenario para anunciar -con comprensible satisfacción- la actuación del veterano y virtuoso guitarrista inglés Robin Trower.

Tras varios años ausente en nuestros escenarios, acompañado por su banda y luciendo un impecable aspecto, el que fuera guitarrista de Procol Harum fue recibido con una gran ovación por parte del selecto público que llenaba el Pavelló D´Esports de la localidad catalana.

Con Glenn Letsch al bajo, Pete Thompson a la batería y Davey Johnson a la voz, dio comienzo una actuación que resultó ser exquisita. Nos deleitó con un repaso a sus grandes éxitos – la mayoría los podéis encontrar en “Day Of The Eagle” y en “Bridge Of Sighs” -, en el que destacaron los momentos dedicados al lucimiento instrumental de Robin Trower, toda una exhibición de talento.

Después de aproximadamente hora y media de actuación, con gesto afable y escueta sonrisa, el inglés se despedía dejando patente su maestría con las seis cuerdas. Esperamos que no tarde en volver.
Set List: Confessin Midnight, Lady Love, Somebody Calling, Find Me, Twice Removed, Daydream, Day Of The Eagle, Bridge Of Sighs, Shame The Devil, The Turning, Too Rolling Stoned, Little Bit Of Sympathy.
Bises: Rise Up Like The Sun, Not Inside – Outside.

Tras una breve pausa donde, inevitablemente, el nombre de Alvin Lee sonaba en varias conversaciones, saltaban al escenario los que participaron con gran éxito en aquellos ya míticos Festivales de Woodstock e Isla de Wight, mis admirados Ten Years After. Admito mi pasión por esta banda. Seis trenes tuve que tomar para estar en primera fila. Sabía que los mil seiscientos kilómetros recorridos me harían disfrutar de un intenso y potente concierto. No me equivoqué.

Como sabéis, de aquella banda originaria en los 60 sólo falta el gran Alvin Lee, continuando Leo Lyons al bajo, Ric Lee a la batería y Chick Churchill a los teclados. Desde hace un tiempo, el fantástico Joe Gooch se encarga de forma brillante de guitarra y voz.

Es increíble la energía que transmiten nada más salir a escena. Desde los primeros acordes de I´m Coming On, los allí congregados no paramos de cantar y saltar, especialmente cuando llegó el turno de uno de los grandes himnos de la banda: Love like a man.

No faltó el ya clásico solo de batería a cargo de un muy en forma Ric Lee, quien posteriormente se acercó al micrófono para agradecer el calor del público. Y qué decir del gran Leo Lyons. Su peculiar forma de tocar el bajo es espectacular. Tan sólo Joe Gooch tuvo momentos de desconcierto al inicio, a consecuencia de unos problemas técnicos con su guitarra.

En definitiva, durante una hora y cuarenta y cinco minutos disfrutamos una vez más con los grandes clásicos de la veterana banda, aunque también hubo tiempo para temas nuevos, que espero sigan tocando en sus próximas visitas.

Set List: I´m Coming On, King Of The Blues, Hear Me Calling, Angry Words, Bad Blood, Big Black 45, 50.000 Milles, Hobbit, Love Like A Man, Rain All Night, Change The World, School Girl, Crying, Goin Home.

Pasaban las dos de la madrugada cuando todo estaba listo para la actuación de Oli Brown Band. El joven aún tiene una corta carrera, pero muchos ya le perfilan como digno sucesor de sus compañeros de cartel en la noche de Cerdanyola.

Felicitaciones a los promotores y organizadores de esta cita con el buen blues-rock. Estaremos atentos a la siguiente edición, que a buen seguro seguirá elevando el listón en la calidad de los artistas invitados. Desde aquí, mi gratitud y un fuerte abrazo a Oriol Carbonell.

Texto y fotos: MARÍA ARENAS

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por

1 comentario

  • tolblues dice:

    Interesante la incursión en cartel, junto a los artistas consagrados, de Oli Brown, un chico con aspecto de teleserie juvenil pero que pellizca las cuerdas de su guitarra con suma maestría. Para quienes amamos el blues de raíces y sobre todo el blues eléctrico, mucho más evolucionado y vibrante, el contar con jóvenes de este corte o similares (Kenny Wayne Shepherd, Jonny Lang…) es la garantía de que el género, lejos de extinguirse, tiene asegurada una larga vida por delante. Sobre los “pesos pesados” de la noche, qué decir… Todo un lujo. Riffssss!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.