Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
saurombarcelona
ñu
evildog
reveal
grantrailer
vargas2019
visitantes
hellrock
azero

THE AUSTRALIAN PINK FLOYD SHOW:MÚSICA con letras mayúsculas

12 marzo, 2009 12:53 pm Publicado por  – 1 Comentario

THE AUSTRALIAN PINK FLOYD SHOW
Palacio Municipal de Congresos, Madrid

Imaginaos que nos encontramos en el siglo XXII de nuestra era y ya no queda ni un vestigio de los artistas de rock que forjaron la música popular actual. La gente sólo conoce a clásicos como The Who, Kiss, Genesis, Alice Cooper, etc. por Internet o por viejos CDs heredados de sus antepasados, pero nunca ha tenido la experiencia de haber visto su magnífica escenografía en directo, que a veces pueden alcanzar el estatus de auténticas obras de arte popular. Sin embargo existe gente que se encarga de que no desaparezca la memoria histórica (por usar un término muy en boga en España) en directo de la música rock, que es al fin y al cabo donde muestra todo su poderío, enseñándoles a los futuros jóvenes lo que significaba en el siglo XX asistir a un show de la gira “Welcome to my Nightmare” o de “The Lamb Lies Down on Broadway”. Esta introducción creo que sirve para ilustrar en mi opinión, el papel que juegan y podrán jugar en el futuro, las bandas-tributo: Ver en vivo y en directo obras maestras del rock con todo su poderío conceptual, aunque sus creadores hayan desaparecido o retirado hace mucho, para deleite de los más viejos y enseñanza de los más jóvenes, en común la fe en el rock como seña de identidad cultural. Como anécdota, mencionaré al señor que estaba detrás de mí en la cola para entrar, que me preguntó, con toda la seriedad del mundo, si la banda se había vuelto a reunir y si íbamos a ver a Waters y compañía esa noche ante nosotros. Estoy seguro que no me vacilaba.

Esta banda oriunda de Adelaida, Australia, lleva casi 20 años mostrando su pasión hacia Pink Floyd y aunque empezó como un modesto combo de cinco músicos, lo que vimos en noche de martes, fue un grupo de diez formidables músicos acompañados por un impresionante juego de luces y rayos láser y el mejor equipo de sonido que he escuhado en mi vida. Los aussies nos presentaron en su integridad (con un intermedio al final de la cara B del doble disco) una de las obras cumbre del rock de todos los tiempos, ‘The Wall’, y el asombro me invadió desde la primera nota de “In The Flesh”. Irrumpieron con una fuerza descomunal y, como dije antes, con un sonido arrollador y una explosión de luces que me hizo encogerme en mi asiento, dejando que desde mi boca saliera un “¡wow!”.

Algunos de los músicos llevaban un uniforme parecido al de Bob Geldof en la versión cinematográfica del disco y el vocalista principal cantaba de forma casi idéntica que Roger Waters. Hay dos cantantes/guitarristas más y uno de ellos era también muy similar a David Gilmour, incluida la apariencia física de la gira del disco ‘The Division Bell’.

Detrás de ellos una enorme pantalla proyectaba animaciones muy elaboradas hechas por ordenador y muy parecidas a las de la película, que seguían el orden del disco en perfecta coordinación con la banda. Las pequeñas y curiosas diferencias eran, por ejemplo, las cabezas de los martillos marchantes, que tenían forma de canguros, pero por lo demás, las figuras emblemáticas como el maestro del colegio o el juez eran idénticas.

Otra cosa a su favor es que aunque tocan el disco nota por nota, de vez en cuando introducen pequeños desarrollos propios que no hacen sino embellecer los temas originales. Como ejemplos, daré la inclusión de una de las tres coristas haciendo la voz de la madre en “Mother”, el extendido solo de guitarra en “Another Brick in the Wall (Part 2)”, donde también añadieron uno de teclados, o el punteo guitarrero alargado en “Comfortably Numb” que hizo que el público (que, dicho sea de paso, casi llenó el Palacio) se levantara de su butacas para aplaudir.

Mención aparte merece la potente intro de guitarras en “Run like hell” donde su maravilloso equipo de sonido hizo que temblara la sala. Eso sí, cortes claramente orquestales como “Bring the boys back home” o “The Trial” tenían las pistas de la orquesta y el coro pregrabadas, pero esto ya es algo comprensible.

En cuestión de puesta de escena, el vocalista, siguiendo las andanzas del protagonista Pink, cantó sentado en el famoso sillón delante de la tele (aunque no le disparó al final), se puso la bata del doctor para “Comfortably Numb” (tuve que cerrar los ojos para disfrutar de mi canción favorita de todos los tiempos) y cómo no, se transformó en el dictador fascista, tal como se veía en la película. Las coristas por su parte se pusieron ropa sexy para “Young Lust”. En definitiva, aparte del sonido e-s-p-e-c-t-a-c-u-l-a-r (no me cansaré de decirlo), su puesta en escena fue entretenida y respetuosa con el original.

Cuando la banda tocó “Outside the Wall” en plan acústico-folk añadiendo un fragmento del himno nacional australiano (tal como hicieron al principio de su actuación) sabíamos que la cosa llegaba a su fin, pero imaginábamos que también habría bises, y efectivamente, la banda volvió para tocar “Time”, “The Great Gig in the Sky” (impresionantes las coristas), el imprescindible “Wish You Were Here” con un canguro proyectado en la pantalla dándole la mano al hombre en llamas de la portada del disco, y nos despidieron definitivamente con “Brain Damage”. Aquí por primera vez la banda puso su marca personal, proyectando imágenes de políticos y dictadores intercaladas con otras de guerra. Los que entienden la letra de la canción sabrán por dónde van los tiros.

¿Qué más puedo decir? Una noche llena de emociones y que hace honor a uno de los nombres inmortales de la música popular. Si tenéis hijos y la banda pasa por vuestra ciudad, no dejéis pasar la oportunidad de que los más jóvenes (quienes lamentablemente brillaron por su ausencia aquella noche) tengan una experiencia lo más cercana posible a ser testigos de una obra maestra y aprendan de una vez por todas lo que es MÚSICA con letras mayúsculas.

Texto: Yorgos Goumas

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por

1 comentario

  • Pablo says:

    Hola
    Estuve en el concierto de Donosti, me gustaría saber qué canción es la que tocaron en los bises que era esencialmente el bajo atronando, supongo que el setlist sería el mismo.
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.