peter martinez
sons of exodus
jorge valverde
brote

SKA-P + REINCIDENTES: TERRITORIOS DE LIBERTAD

28 mayo, 2014 1:28 pm Publicado por  1 Comentario

Festival Territorios Sevilla 2014, Sevilla

El rock más contestatario y comprometido tuvo una más que destacada representación, de la mano de Reincidentes y Ska-P, en la recientemente celebrada decimoséptima edición del Festival Territorios Sevilla, una ecléctica convención musical con cierto apoyo institucional que cada año congrega a una considerable cantidad de público y que en esta edición ha apostado por una interesante dosis de rock con artistas como Loquillo o The John Spencer Blues Explosion además de los mentados y protagonistas de esta crónica.

Ante una audiencia condicionada en número por la coincidencia de la prórroga de la final de la Champions League, los sevillanos Reincidentes ofrecieron toda una exhibición de consistencia y nervio sobre el tablado con el aliciente de jugar en casa, algo que parece hacerles sentir todavía más confortables a la hora de ofrecer su versión más aguerrida y emocionante en vivo. Como el tiempo apremiaba, redujeron en número las canciones de su última obra, ‘Aniversario’, que publicaron a doble CD (uno con versiones y otro de temas propios además de un DVD documental) con motivo del los treinta años de carrera que siguen celebrando, también, en el presente tour conmemorativo. Así, se decantaron por las más efectivas, como “Vamos Pal Infierno”, “Grandola Vila Morena” (José “Zeca” Alfonso), “Rosas en el Mar” (Luis Eduardo Aute), “Al Asalto” o “Andalucía, la que Divierte” (Pepe Suero, Salvador Távora). En esta última, un seguidor se encaramó a la escena con una bandera andaluza con la estrella roja, lo cual consintió Fernando que disuadió a los miembros de la seguridad cuando estos hicieron ademán de perseguirlo. El vocalista y bajista se mantuvo impertérrito en la ya habitual retahíla de canciones apenas interrumpida, y desprendió una solidez descomunal durante todo el show, que prosiguió mirando cada vez más hacia atrás en su discografía. Así, “La Infancia en un Cargador” fue sucedida por “La Ciudad de los Sueños”, “La Republicana”, tras hacer alusión al “fraude democrático” vigente, y “¡Ay, Dolores!”, que obtuvo una espléndida acogida. Ironizó en frontman del grupo, ataviado con una camiseta contraria a las corridas de todos, aseverando que iban a tocar una que nunca interpretaban antes de arrancar con “Vicio” y sembrar el éxtasis colectivo. En ese instante, una joven del público trato de acceder al escenario y, cuando los encargados de la seguridad la interceptaron, la banda interrumpió el tema llegando a hacerles frente para que soltaran a la chica. Todo pasó muy rápido, y no había más que ver el enfadadísimo gesto de Barea, para darse cuenta de que estaban dispuestos a actuar para defender a la chiquilla, que consiguió finalmente su propósito y fue recibida en escena con un beso del propio guitarrista. Con más adrenalina si cabe reiniciaron “Vicio”, en la que la joven y una amiga cantaron junto a ellos en un alarde de mutuo afecto. El show prosiguió su ruta hacia la apoteosis colectiva con clásicos de la solera y la irreverencia de “La Cucaracha Blanca” o “Rip Rap”. Antes de “Andalucía Entera”, que venía como anillo al dedo en aquel contexto, con una bandera de Marinaleda pululando entre el respetable; todos cantamos a capela, instados por Fernando, la tradicional “En la Plaza de mi Pueblo”. La identidad andaluza siguió reluciente cuando la banda hiló el tema dedicado al ejemplarizante pueblo sevillano con el mismísimo Himno de Andalucía, versión rock para la ocasión en la que, por cierto, sustituyeron en la frase “Sea por Andalucía libre, España y la Humanidad” la palabra “España” por “los pueblos”.  “Huracán”, “Un Día Más”, “Grana y Oro” y “Jartos d’Aguantar” pusieron el broche de oro a un show memorable al que no le sobró ni le faltó de nada. Son un referente del punk rock estatal y cumplieron a las mil maravillas con su papel de banda intergeneracional que, seguro, será recordada durante muchos años, aunque seguro que alguna década les queda por sumar a las tres que ya tienen a sus espaldas.

Con cierto margen de tiempo entre una y otra actuación que nos permitió acercarnos a disfrutar durante unos instantes del agradable concierto The John Spencer Blues Explosion, el escenario principal que iba a albergar el esperadísimo show de SKA-P se preparaba a marchas forzadas, con incesantes pruebas de sonido que retrasaron el comienzo de show veinte minutos. La alustre banda madrileña, punta de lanza de la reivindicación y la lucha incansable por medio de la palabra envuelta en ska-rock contagioso y siempre logradísimo, hacía su última aparición de las contadísimas que ha llevado a cabo en esta gira en el Estado español antes del parón que realizarán una vez concluya su tour mundial, en principio en Perú el 11 de noviembre, que les servirá de barbecho para cultivar un futuro álbum aún lejano en el horizonte.

Ante una numerosa audiencia que no dejó de incrementarse en los minutos previos a la actuación, el nutrido combo germinado en Vallecas prendió la mecha con la cuasi instrumental “Full Gas” mientras el carismático vocalista y guitarrista Pulpul saludaba “al público rebelde”. La agitadísima “Estampida” caldeó aún más el ambiente, con mucho movimiento abajo y sobre el escenario, especialmente por parte del hiperactivo Joxemi. Todo un espectáculo ver sobre un escenario al hacha navarro, que sin virtuosismos (el estilo tampoco lo requiere) sabe transmitir toneladas de energía con su efusividad, recorriendo de un lado al otro y saltando una y otra vez. “Niño Soldado” y “Ni Fu ni Fa” sonaron con garbo y nitidez antes de que el frontman nos recordase que en este sistema el 1% de la población somete al otro 99%, a lo cual también hacía alusión el título de su última y aclamada obra de estudio. A ella pertenece precisamente “Se Acabó”, una de las más celebradas de los últimos tiempos con un mensaje certero y esclarecedor. Pocas semanas después de una feria en la que, por desgracia, la tortura animal aún copa un protagonismo destacado, encajaban a la perfección la divertidísima “Abolición”, de su primerísimo trabajo, y “Vergüenza”, ambos himnos rotundos contra el sadismo y la barbarie de las corridas de toros. A todo esto, en la última Pipi, que es puro espectáculo en vivo, ya se había ataviado con su primer disfraz de una noche en la que se transformó menos veces de lo habitual, el de torero.

“Cannabis” es un clásico imperecedero y así quedó de relieve con la abrumadora acogida que recibió, antes de la trepidante “Vándalo”, “ETT’s” y “Derecho de Admisión”, con un Kogote impecable al teclado. En ella, Pipi se cobijó bajo una gigante figura de “segurata” con la cabeza desproporcionadamente pequeña. Tras “Ska-Pa”, inesperada elección de su ‘99%’, y la siempre aclamada “Mis Colegas”, “Romero el Madero” puso picante al ambiente y nos hizo vibrar y sonreír cuando vimos el curioso disfraz de policía antidisturbios de Pipi, que ha evolucionado sustituyendo el casco por una vistosa cabeza de simio.

Antes de una “Intifada”, con la que nos recuerdan con un mensaje incisivo y serio las atrocidades del Estado israelí sobre el pueblo palestino, Pulpul recordó que llevan “veinte años llevan sin dar un paso atrás” y lamentó que la situación siga igual en Oriente Próximo, cargando contra las violaciones de derechos humanos que ahí acontecen.  “El Vals del Obrero” hizo de aquello una olla a presión, en la que los aplausos fueron generalizados cuando, bandera incluida, se alabó el modelo del municipio sevillano de Marinaleda antes del tema que lleva el mismo nombre. Por cierto, que también se acordaron del tema de Reincidentes que esa misma noche sonó y animaron, además, a rodear los parlamentos autonómicos el 21 de junio de acorde con las movilizaciones convocadas por parte de Diego Cañamero, sindicalista del SAT. Encararon posteriormente el cierre del show con “A la Mierda” y la emblemática “El Gato López”, para concluir definitivamente “insistiendo” con la parte final del ya interpretado “El Vals del Obrero”, haciendo bailar y disfrutar a los miles de personas que aquella noche unieron sus voces para cantar himnos de libertad en la preciosa ciudad andaluza de la luz.

Texto y fotos: Jason Cenador

Redacción
Etiquetas: , , , , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Muy extensa además de buena entrevista por parte de JASON CENADOR hacia esta dos reinvidicativas bandas puesto que al parecer se explayan bien en directo con sus últimos albumnes cada una realizando un gran concierto ambas.Muy guapa la imagen de FERNANDO MADINA con el seguidor de fondo sujetando esa preciosa bandera de nuestra tierra con la estrella roja en medio.La única pega que en los conciertos de punk rock los que sobran son los putos seguratas!!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.