Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
visitantes
ñu
evildog
reveal
grantrailer
hellrock
azero

RAILROAD:UNA MARAVILLA CON CLASE

6 octubre, 2009 12:51 pm Publicado por  – 1 Comentario

RAILROAD
Sala Excalibur (Madrid)
Viernes 2 de octubre 2009

UNA MARAVILLA CON CLASE

Lo confieso, llevaba el título de esta crónica preparado antes del bolo, sé que eso no se debe hacer pero era tan fácil tener ese título en la recámara, es la traducción de una de las canciones más exitosas de GRAND FUNK RAILROAD “Some kind of wonderful” y además estaba seguro que así sería el concierto. Hemos visto nacer la banda en ROCKCINANTE, Fernando nos ha visitado al menos tres veces para contarnos los avances del proyecto, lo hemos visto crecer y lo acabamos de ver debutar y sí, tenemos un cariño especial a la banda, no nos duelen prendas decirlo, pero que os conste que cuando nos ponemos delante del teclado para contaros algo, tratamos de ser lo más objetivos posible, por respeto a todos vosotros y a todas vosotras. Por eso en mi fuero interno deseaba que el concierto fuera lo que afortunadamente fue, que se mereciese ese título y si ahí está ese título es porque así fue.

También os confieso que durante la actuación dudé sobre el título porque Nacho desde el micro nos dio otro muy apetecible tras verles en acción, presentaba otro clasicazo (creo que el tema más conocido de Grand Funk) “We are an american band” y Nacho, que estuvo sembradísimo toda la noche, la presentó sacándonos a todos una sonrisa “We are not a maricón band” y no empecéis los de siempre con que si es un mensaje homófono u otros de esos argumentos retorcidos que a veces leemos (con cierta pena por ver hacia donde caminan algunos en esto del rock hoy día) en algún comentario. Nacho utilizó una expresión coloquial que todos hemos utilizado sin ninguna intención homófoba aludiendo a que no se andan con tonterías cuando se suben a un escenario, no le deis más vueltas.

Me rondó ese título pero recordando lo que fue la noche volví al que traía en mente desde casa porque, desde que entré en el Excalibur, todo fue una maravilla con clase. Mucha clase la de Fernando que ahí estaba, en la puerta, recibiendo a “sus invitados” como todo un gentleman que es. Mucha clase entre los asistentes lo que me alegró muchísimo, últimamente veo como la gente de la música se ha concienciado y nos apoyamos unos a otros en estos tiempos duros que corren, alegra ver a manager y promotores como Darío y Carmelo, músicos como Manolo Arias o Edu Pinilla o gente de esta casa como el siempre querido David Alcántara y el gran Mariano Muniesa, la familia unida apoyando la música, familia que se completa con la parte más importante, el público que con su presencia da toda la sustancia a un buen concierto de rock. Y por último clase en el sitio elegido para el debut, “Ni es un garito ni es un bar, el Excalibur es un hogar” podría ser el lema de mi querido Excali que después de tantos años dando calor y color a las noches del metal en Madrid hace un tiempo que se transforma (de manera muy adecuada y sonando de lujo, al menos en el concierto de Railroad que era el primero que yo he podido ver ahí) en sala de conciertos donde las bandas que luchan por salir han encontrado refugio.
Con este ambiente, con esta clase, arranca la presentación por fin de RAILROAD. No hay grupo invitado, ellos solitos se van a ventilar la noche. “Aimless lady” abre fuego para que vayamos saboreando el buen hacer de la banda. Comanda aquello desde su tarima Fernando que nos va a sorprender toda la noche tocando como un ángel, tocando como una bestia y haciendo unos magníficos coros como nunca le habíamos visto hacer en OBUS. A la derecha Paco Moreno al que ya debemos ir quitando la etiqueta de ARS AMANDI, ahí se dio a conocer pero ya no es un Amandi, ahora es un orgulloso RAILROAD que bordó la guitarra toda la noche. A la izquierda Jose Vallekas con su bajo, por si alguien se enamoró de su manera de tocar que recuerde las palabras de Nacho “como algún hijo puta nos quite esta maravilla lo mato” y es que efectivamente el Vallekas dejo mucha constancia de lo que estamos hablando en toda la crónica: CLASE, mucha clase.

En el centro un huracán, un terremoto, maestro de ceremonias, debería haber cogido en un tubo de ensayo parte de su sudor para analizarlo pero para qué, ya se el resultado “purito rock and roll” Nacho GG-R. Nos hizo reír, sonreír y meditar, que a todo le dio tiempo, y con la guitarra y la voz a su cargo demostró ser mucho más que aquel bajista que muchos conocieron por OBUS. Con más morro que un orangután silbando “puente sobre el río kwai” Nacho fue el espectáculo de la noche, morro hasta con la letras que algunas se las inventaba y nadie se daba cuenta (bueno algunos sí que había algún que otro fanático de Grand Funk en la sala que ponía unas caras ja ja ja ) pero si os soy sincero prefiero eso a que se hubiese quedado quieto y pendiente del atril de las letras porque nos hubiésemos perdido su magistral lección de lo que es pisar con autoridad un escenario, con el tiempo se irá aprendiendo las canciones tal y como son (luego se lo comenté y me dio otro punto de vista, “algunas las cambio a posta tío que tenían unas letras… alguna muy hippies y yo le meto cuatro “Fucks y cuatro cosas y quedan mejor ja ja ja )
Se puede ser un huracán sobre las tablas o se puede “matarlas callando” La melena blanca (hasta en eso tiene clase Fernando) en constante movimiento, unos coros precisos y una auténtica exhibición de cómo se toca la batería (una de las señas de identidad de Grand Funk es la dificultad de sus baterías) hacen que la peña empiece a comentar lo que hace mucho tiempo es sabido, Fernando es uno de nuestros mejores baterías y creedme, está mejor que nunca.
Disfrutando como estábamos de todo esto, sin darnos casi cuenta hemos llegado al final, han caído los clásicos de la banda y hasta ha caído mi tema favorito “Hooray” que Fernando tuvo a bien dedicarme (pero querido Fernando Hooray significa “Hurra” no “julay” como dijiste mientras me señalabas en la dedicatoria ja ja ja )
La noche ha sido mágica, la banda está de lujo, su labor difundiendo a una banda muy admirada dentro de los músicos pero poco conocida entre el gran público acaba de empezar y es de agradecer, esperemos que gracias a RAILROAD dentro de poco muchos y muchas conozcamos mejor a Grand Funk y lleguemos a admirarlos y recordarlos con la misma fuerza que siempre lo hizo Fernando o, por ejemplo Jero Ramiro o los hermanos de Castro.
¿Queréis una anécdota? En el 91 hubo una gira conjunta de Barón y Obús (había que remontar el vuelo de metal nacional y no era mala idea unir a estas dos bandas en una gira después del eterno morbo de su rivalidad) y en una prueba de sonido Fernando se arranca con un tema de Grand Funk, según él mismo me contó (y a todos los oyentes de Rockcinante porque lo hizo en una de sus visitas y a micro abierto) Armando se une de repente en esa prueba y se lían se lían y sin darse casi cuenta se tocaron el tema entero. ¿Queréis un sueño? Se lo comenté a Fernando en ese mismo programa, ¡cómo me gustaría ver una colaboración de Armando en algún concierto de RAILROAD!.. Quien sabe… tal vez algún día… Y ese día será el día que veamos juntos a un Barón y un Obús y significara tanto… pero dejémonos de sueños, volvamos a la realidad y la realidad es que ha nacido una nueva banda llamada RAILROAD para hacer que la llama de Grand Funk no se apague y si se anuncian por tu ciudad no se te ocurra perdértelos porque esa banda, sobre un escenario, son “Una maravilla con clase”

SET LIST
Aimless lady
Save the land

Upsetter
I come tumbling

People let’s stop the war
No lies
Trying to get away

High falooting woman
I just gotta know
Hooray

Rock and roll soul
Shining on
Some kind of wonderful
We are an american band

Footsomping music
Texto: Oscar Lujuria
Fotos: Thais Rojano

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.