kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente
láudano
reciclaje
black sabbath

DR. CRÜE: UNA GRAN NOCHE DE ROCK AND ROLL

5 diciembre, 2011 4:23 pm Publicado por  6 Comentarios

Valhalla Club de Rock, Barcelona

Hacía muchos días que el bolo estaba anunciado y Lemmy llevaba todo ese tiempo haciendo una excelente labor de promoción. Los resultados, el viernes por la noche saltaban a la vista. El Valhalla Club de Rock, una sala no demasiado grande, de hecho, un “bar musical” que de vez en cuando ofrece actuaciones en directo, estaba prácticamente lleno. Y no solo por la labor promocional, sino, sobre todo y por supuesto, por la calidad de la banda. (Aviso a navegantes: si vais al concierto de Mägo y de Bürdel King en Barcelona, o a cualquier otro, romped esa fea costumbre de llegar cuando han acabado de tocar los teloneros y no os perdáis a Dr. Crüe. Esta es su página). Hay que reconocer que la competencia era dura el viernes, puesto que en otra sala, y a la misma hora, actuaban Los Suaves, y sin embargo, mucha peña prefirió a Dr. Crüe.

Disfrazada de intrépida reportera para esta web, y armada de cámara, plumas y grabadora, me instalé, en contra de mi costumbre izquierdista, en la banda derecha del local frente al escenario (la banda izquierda estaba ya ocupada por mesas, sillas y gente instalada en ellas) y casi enseguida Dr. Crüe saltó al escenario. Y aquí sí que se puede decir lo de saltar, porque “escenario” en este caso define la  tarima elevada unos 20 cm sobre el suelo y de unos 5 o 6 metros cuadrados en la que se instalaron Frank, Lemmy, Simon y Carles, que además estrenaban sus nuevas camisetas.

Aunque los músicos en general, y con toda la razón del mundo, para qué negarlo, prefieran tocar en salas más grandes con equipos de sonido de una cierta calidad y escenarios más amplios, a mí me gustan los conciertos en salas pequeñas por aquello de la proximidad con los músicos. Y proximidad la hubo. Mientras actuaban, saludaron y besaron al público que llegaba, cogían las cervezas que les llegaban desde la barra y entre canción y canción charlaban incluso con quien se les acercara.

Armados de sus instrumentos, micros y voces, y poca cosa más, atacaron el programa de la noche. Le gritaron al demonio y encendieron al público, cuernos en alto, igual o más que si les ayudaran miles de decibelios y focos y humaredas en un gran estadio. Pese a estar tocando “a pelo”, en palabras de un experto que tenía a mi lado, seguían sonando bien. Está claro que donde hay buenos músicos… La magnífica voz de Frank jaleaba al personal al mismo tiempo que lo hacían la guitarra del gran Lemmy, el bajo de Simon y la batería del altísimo Carles. Por cierto que lo de “a pelo” está muy gráficamente expresado en los carteles y la entrada: cuatro esqueletos, la banda al desnudísimo.

Si en algún momento los músicos en el escenario se sintieron incómodos por ese sonido tan “al natural” y esa desnudez técnica, y por el reducido espacio que ocupaban, no lo dejaron ver en absoluto. Nos hicieron sentir bien, pusieron el ambiente al rojo vivo, y sacaron su lado más salvaje, y también el del público. Como es su costumbre, subieron a unas cuantas damas al escenario a corear con ellos, en anárquica formación, el “Girls, girls, girls”, antes de regalarnos tres bises. Una hora y media o más de excelente rock and roll. Cito a los músicos: Lemmy, “ha sido estupendo, buen rollo, estupendo de la muerte”; Simon, el concierto “brutal, genial como siempre, y el público, ah… no nos dejan ir”; Frank, “ha habido ambiente, estoy encantadísimo”; Carles, “gente estupenda, superentregada, impresionante, brutal”.

Un pequeño paréntesis para un breve alegato en defensa de un par de cosas. Primero,  del poder de las palabras. Llamar “banda tributo” a un grupo, aparte de ser una mala traducción del inglés, tiene connotaciones negativas. No olvidemos que “tributo” implica “impuestos”, “vasallaje” y “sumisión”. Es mejor, y eso es lo que hace Mariano Muniesa, por ejemplo, hablar de “banda homenaje” al referirse a los grupos que se dedican a hacer versiones. Ahora bien, también este término “homenaje”, en mi opinión, tiene unas ciertas connotaciones, aunque mucho menos evidentes, de sumisión y de renuncia de lo propio. No deberíamos olvidar que lo que hacen las bandas de versiones (a mi juicio, una denominación más positiva) no es, al fin y al cabo, muy diferente de lo que hacen esos otros intérpretes, muy admirados y, en ocasiones, idolatrados y divinizados, que versionean a, pongamos por caso, Beethoven, Liszt, Bach o Paganini. Ninguno de ellos, roqueros y “clásicos”, renuncia a lo propio para interpretar a otros, puesto que si lo hiciera, renunciaría a su arte y el resultado sería una mala interpretación. Tomando prestado el lenguaje de la mal llamada música “culta” (en este caso, el entrecomillado contiene un sarcasmo crítico evidente: ¿acaso el rock y el jazz son músicas menos cultas que la “clásica”?) podríamos describir, por ejemplo a Dr. Crüe, de la siguiente guisa:  “cuarteto de cuerdas, voz y percusión cuyo repertorio está consagrado únicamente a la interpretación de la integral de la obra de Mötley Crüe” (¡a cubierto, que me llueven tomates!), una descripción, aunque cursi en el caso del rock duro, ciertamente sin connotaciones negativas. ¿Valorarían más así los pedantes  a excelentes bandas como Dr. Crüe? Digan lo que  digan algunos necios por ahí, y eso me lleva a la segunda parte de mi alegato, sólo grandes y excelentes músicos pueden hacer grandes interpretaciones, y tiene mucho, pero que mucho mérito que un grupo de versiones haga olvidar el original. Por ejemplo, Dr. Crüe.

Volvamos ahora al caso que nos ocupa, la noche del viernes. Dr. Crüe habían prometido liarla parda, habían prometido una noche de auténtico hard rock y eso es lo que tuvimos. Habían invocado a los dioses del metal, pero no los necesitaron, se bastaron a sí mismos, con la ayuda del público. Entre el público (no podía faltar mi pequeña sección de “ecos de sociedad” en esta crónica) y sus fans estaban, que yo supiera reconocer, una cuarta parte de Teorema, dos quintas partes de Mescaleros y dos quintas partes de Regresión, y, según me ha soplado un pajarito, miembros de Tribute, Diabólica, Kiss of Death y Simm. Grandes músicos admirando a grandes músicos.

Dr. Crüe, para quien no los conozca, es una banda de versiones, y su interpretación suena igual de bien que el original, una hazaña harto difícil.  Y para los que conocen a Dr. Crüe, es además y sobre todo una estupenda banda de rock duro. ¿Mötley Crüe? Ah, sí, me suenan de algo, ¿no son esos americanos que versionean a Dr. Crüe?

Texto y fotos: Rosa Salleras

Set list (o, en el idioma de Cervantes, programa):

Shout at the devil

Too fast for love

Looks that kill

Live wire

Same ol’ situation

Dr. Feelgood

Piece of your action

Smokin’ in the boys room

Louder than hell

Red hot

Too young to fall in love

Wild side

Kickstart my heart

Home sweet home

Girls, girls, girls

Anarchy in the UK

Redacción
Etiquetas:

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por Redacción

6 comentarios

  • EVA CRÜE dice:

    DR.CRÜE PARA MI EN DEFINITIVA SON MAS QUE UNA BANDA DE TRIBUTO,LES HE VISTO EN 6 OCASIONES Y NO ME CANSARE DE VERLOS NUNCA,SON MAGICOS Y EN SUS CONCIERTOS SIEMPRE PASA ALGO AGRADABLE E INOLVIDABLE PARA QUE LOS VUELVA A VER,SON PERSONAS HUMILDES Y POR LO QUE SE CON UNA TRAYECTORIA LARGISIMA COMO MUSICOS,SIEMPRE ESTAN DISPUESTOS A REGALARTE UNA SONRISA O HA HACERSE UNA FOTO,TEMBLAD CUANDO SE PONGAN A COMPONER O HACER TEMAS PROPIOS,QUE LOS HARAN POR QUE EL TIEMPO LES LLEVARA A ELLO,PERO SIEMPRE QUE PUEDA IRE A VER A MIS DOCTORES POR QUE ME HACEN LA VIDA FELIZ.

  • Dorota dice:

    I was there and i can tell you I absolutely agree with this article!! They had a great show! The atmosphere was fantastic. they really know what they doing! 😉 If you wannt to go to a great rock show I recommend Dr.Crue!!!!!!

  • manuel dice:

    La verdad es que estoy de acuerdo con los comentarios,soy de Madrid y los vi en la ritmo i compas,me quede alucinado lo bien que suena este cuarteto para mi mejores que motley crüe y ademas con muchisimos menos medios que ellos,deberiamos apoyar mas a bandas como estas que nos brindan la oportunidad de ver y escuchar a los originales,ademas de bueno musicos como personas me parecieron muy buena gente no pararon de animarnos y contagiarnos su buen rollo,no os perdais si teneis la oportunidad de ver un concierto de dr.crüe,que sigan por muchos años yo les apoyare sin duda.

  • Ferran Cabrera dice:

    ¿Para cuando por Galicia?
    Que tambien nos merecemos ver a los doctores.
    Simonet una abraçada

  • LEMMY dice:

    gracias por los comentarios,a galicia iremos encantados si nos saliese algun bolo,nada nos gustaria mas que tocar alli,un abrazo a todos y gracias por vuestro apoyo a DR.CRÜE.

  • susana lis dice:

    Wooooooooou los DR.CRÜE,buenisimos,he tenido la suerte de poderles ver y son una pasada,que conciertos,siempre brutales,soy fan de motley crue y como tal el primer concierto que fui, fui a examinarles Y NO PODIA SALIR DE MI ASOMBRO!!!!!!! 100x 100 brutales,ahhhhh me encantas BIG MARS.Un saludo a todo DR.CRÜE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.